Un año despues, de nuevo arriba - Enrique Martinez Bermejo
1993
post-template-default,single,single-post,postid-1993,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Un año despues, de nuevo arriba

Los últimos doce meses han sido un tiempo de sufrimiento, de recuperación, de volver a tener las mismas sensaciones que antaño. Hace once meses, a primeros del mes de julio, Rafa hacia un parón en su meteórica carrera tenística.
Una lesión en las rodillas, el cansancio, los agobios por temas personales, posiblemente una mezcla de muchas causas, tuvieron como consecuencia la perdida del numero uno del tenis mundial, precedido de la eliminación en octavos de final del torneo de los cuatro mosqueteros, a manos del temido Sodherling, que luego sucumbió en la final con Roger Federer, que a su vez recogía el testigo del gran Rafa, para colocarse en el primer lugar del ranking ATP.
Han sido 11 meses de mucho trabajo, en los que su tío Toni, su manager Carlos Costa, su equipo, su familia y su novia, han conseguido devolver a Rafa la ilusión por competir, por ganar, por volver al sitio de donde nunca debió bajar.
Después de oir voces señalando que, posiblemente, Rafa no volvería al Olimpo, después de ver un comienzo de temporada memorable, no me cabe ninguna duda, el Rey de la tierra batida, no es que haya vuelto, es que lo ha hecho por la puerta grande.
Hoy, 7 de junio, once meses después, Rafael Nadal ha ganado por quinta vez el torneo de tierra por excelencia, Roland Garros, quedando solo por delante el gran Bjon Borg, por cierto también como Sodherling, que ayer comprobó, en sus carnes, que este Rafa Nadal no tienen nada que ver, con el de 2009 en octavos de Paris.
Rafa Nadal es el único tenista que ha ganado los tres Masters1000 de tierra batida (Montecarlo, Roma y Madrid) y después Roland Garros, entrando así por la puerta grande de los récords.

Ayer gano su séptimo Grand Slam, su torneo 40, su partido 202 o 203 en tierra batida, y como se pudo comprobar desde los cuartos con Almagro y las semis con el austriaco, la progresión de Nadal queda fuera de toda duda.

Ademas, por si fuera poco, Nadal no solo recupera el numero uno de la ATP, sino que, al no haber jugado los torneos desde ahora a octubre, no tiene que defender puntos, sino por el contrario ganarlos, lo que es un acicate para seguir arriba durante mucho tiempo.
Ahora llega Queens, Winbledom, la hierba, y es momento de ponerse muy arriba, de seguir batiendo récords.

Y lo de ayer fue solo el comienzo de una nueva etapa en la vida deportiva de Nadal.

En la final, disputada en la Philippe Chatrie, solo había un jugador; Soderling nunca entro en el partido, sobretodo porque Nadal maniato al sueco desde el principio sin dejar ni un resquicio al mínimo error, ni siquiera cuando el break estuvo a punto de decantarse del lado del escandinavo.

Rafael Nadal ha vuelto con esa pegada descomunal, y rozando la perfección en muchos de sus saques. No recordaba a Nadal metiendo tantos aces, con solo 16 errores no forzados, frente a los mas de 45 de su contrincante.

Con esa fuerza que despliega, junto a golpes tan suyos, y si las lesiones le respetan, parec que tendremos numero uno para un largo tiempo.

FELICIDADES CAMPEON

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.