paternidad responsable - Enrique Martinez Bermejo
531
post-template-default,single,single-post,postid-531,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

paternidad responsable

Hace tiempo que quería escribir un post sobre este tema, y hoy me voy a lanzar, por primera vez, ya que me parece un tema muy interesante.

El pasado fin de semana, unos amigos, celebraban sus 40 años de casados, con sus hijos, y con algunos nietos. Hoy, hablando con otros amigos, hablabamos de esas familias, que tiene tantos hijos y nietos, después de 40, 50, o 20 años de casados, y en las que parece que nunca hubo problemas.

Al igual, que en la mía, como en la de muchos amigos, siempre ha habido y habrá problemas, con los hijos, con tu esposa, con tu esposo, o con un hermano. La clave, no siempre igual para todos, se halla, en la convivencia con respeto, en no mirarse el ombligo, cada vez que hay un problema. Buscar soluciones, en conjunto, entre los padres, con los hijos o sin ellos, y llegar a un entente.

Esas familias, con sus 40 o 50 años de casados, son un ejemplo, para quienes empezamos o empezaremos a tener nuestra propia familia. Dificultades, siempre habrá, pero tienen solución, y sobretodo, cuando son problemas de los hijos, deben tratar de resolverse, sin traumas, pero con soluciones concretas, visibles y, hasta en ocasiones, palpables.

Cuando hoy se hablaba, en un programa de radio, que este Gobierno se preocupa por la familia, más que ningún otro, no me queda más remedio que reirme, y pensar dónde están esas familias, porque conozco muchas, y el Gobierno, precisamente, no toma partido, en políticas, qué aboguen por la paternidad responsable, y no sólo de los padres, sino de los padres y de las madres, en su conjunto.

Todas nuestras familias habrán pasado, o pasarán, por momentos, más o menos difíciles, pero si hay voluntad de solucionarlos, se solucionaran, no quepa la menor duda. No se trata, de echar ningún rapapolvos, a los matrimonios separados, no es mi intención. Se trata, de ser un padre y una madre responsables.

Existen situaciones con un difícil retorno a un tiempo pasado, pero en la medida, en que se pueda, hay que tener, o debemos tener mucho ojo, con las amistades de nuestros hijos. Es una de las claves, de esta paternidad responsable, junto a la educación, qué demos a nuestros hijos en casa y en el colegio.

Me decían hoy, que hay gente que tiene suerte en la vida con sus hijos. Yo le decía, que no se trata de tener suerte, sino más bien, de estar preocupados por la salud, no sólo física, de sus hijos. Y que, al menor síntoma, acercarse a ese hijo, y tratar de hacerle entender la realidad de las cosas, sin gritos, sin castigos de no salir en un mes, en definitiva, sin cosas raras, es la mejor solución.

He visto, y comprobado, en algunas ocasiones, que hay padres, que no se ponen de acuerdo, en que hacer con un hijo rebelde, y al final, el “problema” se les ha escapado de las manos, y han llegado los lamentos. Las posible soluciones, para ser unos padres responsables, hay que tomarlas con cierta celeridad, no se puede esperar a pasado mañana, ya que será demasiado tarde.

Sobre estos temas me parece muy interesante leer a José María Contreras Luzón.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.