La Ultima Cima
1996
post-template-default,single,single-post,postid-1996,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

La Última Cima

He estado dando vueltas, durante los últimos tres días, a como escribir este post. No por el hecho de escribirlo, sino al hecho en si del mensaje.

Posiblemente querido lector de mi blog, puedas asustarte al leer este post. No es mi intención, pero, sin embargo, me gustaría que lo leyeses.

Hace cuatro años, por estas fechas, concretamente, el 27 de mayo de 2006, mi tercer hermano fue ordenado sacerdote en Roma. Algunos conocidos nos dieron la enhorabuena, sin embargo otros me dieron el pésame. Como les comenté en su día, ser hermano de un sacerdote no es una desgracia sino todo lo contrario, una bendición de Dios. Y no sólo porque haya celebrado la ceremonia de mi matrimonio, que también, o porque haya bautizado a algún sobrino, que también, sino por un sentido mucho más profundo: la alegría y la paz que se palpa en el ambiente cuando hablas con él, cuando está presente, en definitiva tener un hermano sacerdote, en estos tiempos que corren, no está bien visto, y menos, si cabe, cuando va vestido de negro; como si los “mod´s” no fuesen vestidos de negro.

Hace unos días, coincidiendo con esa misma fecha, otro amigo era ordenado sacerdote también en Roma. Su familia, a la que conozco desde los cuatro años, está muy feliz en estos momentos. A una de sus hermanas, cuñada mía, cuando le oyes hablar de su hermano se le iluminan los ojos, como a tantas madres, hermanos, amigos, que conozco que tienen la dicha de tener un sacerdote en su familia.

En estos tiempo que contemplamos, no está de moda hablar de los sacerdotes, debido sobretodo a que algunos de ellos, no han hecho las cosas bien en su vida, y, desde la prensa, desde la política y, sobretodo, desde un sector de la población cada vez menos respetuoso, se trata de meter en el mismo saco a todos los sacerdotes del mundo.

Hace un mes, un buen amigo, mientras manteníamos una animada conversación, me habló de Pablo Domínguez, un sacerdote, decano de la Facultad de Teología San Damaso, que falleció en febrero de 2009 cuando estaba de excursión en el Moncayo. Pablo, que había nacido en Madrid, se dedicó desde su infancia a hacer sonreir a todo aquel que pasase por su lado: al que iba en el metro, al que le insultaba, a quien le odiaba y a quien le quería.

Y Pablo, por encima de todo, por encima de su pasión por la montaña, por encima de si mismo, siempre trato de estar cerca de Dios, y conseguir, que todo aquel que pasase a su lado descubriese la maravilla de estar cerca de Dios.

Juan Manuel Cotelo, a quien conocí hace muchos años, aunque posiblemente él ni se acuerde, ha desarrollado su carrera profesional en el mundo del cine, primero como actor, en conocidas series españolas, y ha dirigido cuatro películas, El Sudor de los Ruiseñores (1998), Esto no es una ONG (2007), Corto Descafeinado (2007) y La Última Cima (2010).

La Última Cima nos habla sobre la vida de Pablo Domínguez y, en 80 minutos, desarrolla un semblante de la vida de un sacerdote: pero no uno de ficción, sino uno de carne y hueso, con testimonios vivos de quienes estuvieron en su vida.

No voy a contar mucho más de este documental, pero os aconsejo ir a verlo, sobretodo, a quienes tienen un concepto del sacerdocio equivocado, sobretodo, para quienes piensan que la Iglesia Católica es, simplemente, un grupo de gente que quiere enriquecerse a costa de los demás.

Inicio Película “La última cima” YA EN + 60 SALAS DE TODA ESPAÑA from infinitomasuno.org on Vimeo.

Solo una nota, finalmente, en catástrofes naturales como las de Haití, en situaciones difíciles para la economía mundial, en situaciones de paro extremo, como la que vivimos en España, actualmente, cuando se acaban los subsidios por desempleo, cuando un Estado o un Gobierno se desentiende de sus parados, de sus ciudadanos, etc, es cuando la Iglesia Católica, a través de muchas organizaciones como Cáritas y a través de muchos sacerdotes, ayuda a todos aquellos que pasan penurias.

Algunos sacerdotes católicos, por el mero hecho de enseñar la fe cristiana, tal y como mando Jesucristo, son perseguidos y asesinados en muchos lugares del mundo, como Pakistan, Afganistán o países islámicos. Y, sin embargo, se nos sigue pidiendo, por parte de las autoridades políticas que respetemos las tradiciones del Islam. El respeto se debe a todos aun cuando no estemos de acuerdo con sus creencias. Pero, debe ser un respeto mutuo.

Trailer Película “La última cima” YA EN + 60 SALAS DE TODA ESPAÑA from infinitomasuno.org on Vimeo.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.