Cuanta jeta tienen algunos - Enrique Martinez Bermejo
1435
post-template-default,single,single-post,postid-1435,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Cuanta jeta tienen algunos

Hace ya muchos años, mi difunto padre me enseño algo, que he procurado llevar siempre por delante, a la hora de trabajar, y, es no ser un jeta, un caradura. A lo largo de los últimos 20 años, he encontrado personas de todo tipo, raza y condición, y la gran mayoría, casi el 99 por ciento, sois unas personas maravillosas, en todos los sentido, pero, como ocurre siempre, debe haber gente con mucha cara, para confirmar las generalidades.

Aproximadamente hace  quince años, en la casa donde vivo desde hace 34, después de ciertos momentos tortuosos y de mal gusto, la comunidad de vecinos decidió cambiar al conserje, y traer a una persona, con ciertas recomendaciones, si bien ya sabemos todos que, a veces, las mismas sirven de bastante poco.

El conserje de nuestra finca, en la que vivimos 44 familias, tiene unas tareas muy concretas, muy definidas, como son la limpieza del edificio a unas horas concretas, atender la conserjería en el horario normal establecido, y, por encima de todo, porque somos personas, ser amable con los vecinos, que aunque somos los que le pagamos, al menos demandamos una actitud amistosa. Estas son las atribuciones del conserje, ah, además de sacar las basuras por la noche.

Desde hace bastante tiempo, quienes, por unas cosas o por otras, no le damos el aguinaldo, no somos bien vistos, y sus relaciones con nosotros son bastante desagradables. Por otro lado, quienes ponemos alguna queja, ante su actitud, con algunos vecinos, somos tachados casi de nazis o terroristas.

Si, simplemente, ocurriesen estos hechos, y ahora que, en breve, dejo de vivir en esta finca, quizás aguantariamos, pero clama al cielo la actitud, y, sobretodo, porque además de cobrar un pastón, por desarrollar las actividades enunciadas más arriba, cercana a los 2.200 €, encima, vive en una casa de 80 metros que le facilita la comunidad, sin necesidad de pagar un alquiler, no paga agua, ni luz, ni teléfono, tiene su vida gratis, por el hecho de ser el conserje.

Mucha gente, con quienes he hablado de este tema, me proponen despedirle: es un hecho poco factible, quienes hemos incoado procedimientos para su despido, nos hemos encontrado con una gran mayoría de vecinos en contra, a quienes, en alguna ocasión ha hecho alguna pifia, pero que con el tiempo le han reido todas las gracias.

Yo, en concreto, duermo encima de su casa, y cuando deja a su Foxterrier sólo, debo aguantar sus ladridos, al altas horas de la mañana, cuando no han sido mis sobrinos de corta edad.

Mi padre me enseño a ir con la verdad de frente, y hacer las cosas bien hechas, pero sobretodo a no ser un caradura. El conserje de Pez Volador 15 en Madrid, es una de esas personas, influenciado por su familia en muchas ocasiones, que tienen, como dice el dicho, más cara que espalda.

En algunas ocasiones en la vida te encuentras personas, no con jeta, sino con una caradura, de esas que claman al cielo; me gustaría que si conoces a algunos, nos lo contases,

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.