A los 14 años - Enrique Martinez Bermejo
751
post-template-default,single,single-post,postid-751,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

A los 14 años

El próximo 30 de abril cumplira 14 años. Hace 4 años nuestro padre nos dejó, víctima de la enfermedad del siglo XX: cáncer.
Estos cuatro años han sido diferentes, y en ocasiones difíciles. Hace un año y medio deje de tener relación con mi hermano. Estaba en el comienzo de la pubertad y seguro habrá necesitado de mi en muchos momentos. El siempre ha sido muy retraido, y en muy pocas ocasiones ha mostrado sus sentimientos. Sin embargo se que para él ha sido muy difícil quedarse sin padre a los 9 años: al fin y al cabo los demás éramos mayores y, tenemos nuestras vidas hechas.
No es momento de echarse las manos a la cabeza, sino de madurar, de alcanzar un grado tal de madurez, que estas cosas no vuelvan a pasar.
Rodrigo, mi hermano pequeño, ha crecido y se está, o se ha convertido ya, en un hombrecito de catorce años. En nuestro último viaje juntos, dos años atrás esquiando en Cerler, le dije que nunca le faltaría, no ya mi cariño, sino todo mi apoyo en lo que necesitase. Y, ayer, volví a decirselo, pero esta vez para no volver a prometerle nada, sino para ser efectivo. Su infancia ha terminado, esta en el momento adolecescente, momento tan difícil hoy en día, más si cabe con la que esta cayendo.
En poco tiempo, si sigue así, me pasará en altura, mi altura 193cm, se ha convertido en un buen jugador de tenis, ayer me dijo que me machacará la próxima vez, tendré que ponerme las pilas. Le ha cambiado la voz, el carácter y todo lo que le cambia a un crio de 14 años.
Lo mejor de todo, que no ha cambiado nada, es que sigue siendo un buen estudiante, quizás de los mejores.
Es mi hermano pequeño convertido en mayor. Las propuestas no valen de nada, solo los hechos. Espero no recaer en viejos errores y volver a fallarle.
Tengo muy claro que si no cuidamos a la familia o a los amigos, quién nos va a cuidar, quién no va a echar una mano.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.