¿¿¿sentencia por descargas ilegales??? - Enrique Martinez Bermejo
1209
post-template-default,single,single-post,postid-1209,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

¿¿¿sentencia por descargas ilegales???

Cuando el viernes pasado desperté, con la noticia de la sentencia condenatoria de un chico de Logroño, condenado a seis meses de prisión y una multa de 4.900 € por el delito de descargas de contenidos sujetos a derechos de autor, simplemente se me ocurrió pensar que la Sra. Ministra de Cultura, ya había empezado a mover hilos, en favor de los chicos, por no faltarles el respeto, de la SGAE. No recuerdo en que medio de comunicación lo leí. En ese instante daba igual, sobretodo, porque me parecía muy peligroso lo que se estaba provocando con esa sentencia.

Pero lo realmente peligroso ha ocurrido tres días después, cuando leyendo un post de Enrique Dans, sobre los medios, la desinformación y los intereses creados, descubro que todo ha sido una farsa, pero una farsa falsa.

En primer lugar porque la “supuesta” sentencia se produjo hace 6 meses, y la prensa la airea como si fuese de anteayer.

En segundo lugar, y lo que es más grave, porque no ha existido sentencia de ningún tipo. Porque previo a la celebración del juicio, procesalmente posible, las partes llegaron a un acuerdo delante del Juez. La abogado defensor, en conversaciones con su cliente, qué no era muy docta en esta materia de loas descargas de contenidos, pacta una multa simbólica con los demandantes, y el Juez, simplemente es un testigo.

En tercer lugar David Bravo entrevista a Kuve, que es su pseudónimo, y nos enteramos, que realmente su negocio non consistía en descargas de contenidos. Vamos que él sólo enlazaba con páginas de descargas. Kuve resulta que es un estudiante, sin apenas medios económicos, que no podía, ni permitirse el lujo de pagar una cuantía, valga la redundancia, cuantiosa, y, aunque sin antecedentes penales, acabar en la carcel, o correr la suerte de un juicio condenatorio a una cantidad astronómica de dinero.

Por tanto, ni ha habido juicio, ni por supuesto, sentencia condenatoria. Sin embargo, lo más grave del caso, es como quedamos los medios de comunicación, pues aunque trabajo en un medio especializado, considero que estoy en ese grupo de medios de comunicación.

Hasta hace no mucho, un año a lo sumo, era de la opinión de informarme a través de medios de comunicación tradicionales, costumbre que he ido perdiendo. Aunque dispongo de un agregador de contenidos, Netvibes, en el que puedo leer la prensa, y sin embargo, he dejado de hacerlo. Finalmente, al leer tanta informacione contradictoria, y por otra parte, no contrastada con sus fuentes, he llegado a una conclusión, que puede parecer bizantina para unos, con cierta lógica: en los blogs que leo, no sólo encuentro información, sino, también y seguramente más importante, opiniones contrastadas y verídicas.

Hay crisis, bastante peligrosa además, pero los medios de comunicación han perdido toda credibilidad para mí. No me considero el ombligo del mundo, pero mi opinión prefiero contrastarla, y no leer lo primero que llega a mis manos, con el periódico de la mañana, ese que me traen de la editorial. Contadas excepciones existen a esta reflexión, pero, como ocurre en numerosas ocasiones, el mal de uno se convierte en mal para todos.

La noticia de la “supuesta sentencia” parece que parte de Europa Press. O las agencias de noticias se ponen las pilas, o el daño, que se están haciendo a sí mismas, a los medios y a los lectores, finalmente, les conducirá a la ostración más absoluta.

Obtener información, contrastada y verificada, hoy en día, es fácil. Tenemos muchas herramientas para estar informados, y los medios de comunicación deben tomar cartas en el asunto, de lo contrario, tienen los días contados.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.