Un gran derby

Fue uno de los derbys quizás más esperado. Hace 6 días los chicos de Abel y Cerezo, sin hacer un gran juego le endosaron 4 al Barcelona, y claro su moral andaba por las nubes, aunque esto es un tópico de los últimos 30 años: si ganas al Madrid en el Bernabeu, salvas la liga. Es uno de los tópicos de los cules y los atléticos, por el que daba igual como quedases en la liga, siempre y cuando hubieses ganado al Madrid.

Un año más, y van cro que once, los inquilinos del Manzanares no ganan en Chamartín. Hay que remontarse a la época de Paulo Futre. Hoy las cosas han cambiado. Los atléticos sueñan durante todo el año con este match, y luego llegan y la pifian, como pasó el sábado.

Quizás, y que me perdonen los madridistas, yo lo soy desde hace muchos años, el sábado pudimos salir escaldados de nuestro campo. Si el Kun Agüero llega a tener bien enfocada la escopeta, un dos a cuatro no hubiese sido nada extraño. Pero, desde hace unos cuantos años, al Atleti cuando se enfrenta al Real Madrid le entra una pájara difícil de entender, y al final, o empatan, o salen derrotados.

En muchos momentos del sábado, frente a un equipo errático y preocupado sólo de defenderse, como gato panza arriba, el Atlético pudo llevarse una goleada a su favor del Bernabeu. No sólo no fue así, sino que si el Madrid, hubiese tenido a un holandés más compañero, los efluvios del Atlético, habrían acabado como antaño. Un baño, con las aguas de la Cibeles, y a casa.

Lo que, realmente, comienza a ser preocupante, y esperemos que cambie, es que jugadores de cierto renombre que juegan en el atlético, para triunfar, y consagrarse en el mundo del futbol, deban salir de este club centenario, vease el caso de Torres, que en el Liverpool no sólo se ha hecho un hueco, sino que en sus dos primeros años, ha marcado goles y logrado título, que en el Atlético, quizás nunca hubiese logrado.