whatsapp

Mensajería móvil

Cuando hace dos años renovamos nuestro contrato de telefonía móvil con Movistar nos encontramos con la sorpresa que los mensajes, más conocidos como SMS pasaban a convertirse en un paquete de envío de mensajes en cantidad ilimitada, con la salvedad que los MMS (los mensajes multimedia seguían siendo de pago, aunque no a 0,15 céntimos de euro, sino 0,50 como he comprobado en alguna ocasión).

En casa tenemos dos iphones con el mismo sistema operativo, que conlleva de serie la aplicación iMessage de Apple, con la que podemos enviar mensajes escritos y multimedia, en número ilimitado, simplemente a través de la tarifa plana de datos, o bien a través de la conexión a redes wifi. En nuestra familia y en nuestro entorno de amistades son muchos los que disponen de terminales con IOS, iphones 3GS, 4, 4S o 5. Por tanto los mensajes que nos enviamos son gratuitos.

imessage

Sin embargo, mucho antes de la llegada de iMessage, comencé a utilizar Whatsapp, que en su día me costó 0,79 céntimos de euro. El coste de esos mensajes, haciendo un cálculo sólo con formato de texto, es de casi 3.000€. Por tanto el ahorro es considerable.

Desde hace poco, los usuarios de Android, Windows Phone y Blackberry están recibiendo una notificación que señala que su licencia gratuita ha expirado y deberán pagar, como hicieron en su día los usuarios de la aplicación en iPhone.

El revuelo es considerable, sobretodo por desconocimiento, pocos usuarios de esas otras plataformas leyeron en su día, que aun siendo gratuita la descarga de whatsapp, el “uso gratuito” de la licencia de utilización lo era por un tiempo determinado, no para siempre. En la configuración de la opción Información de pago lo puedes comprobar.

Whatsapp

En el caso de usuarios de Android, Windows Phone y Blackberry al término de un año deberían desembolsar algo menos de un euro para seguir utilizando el servicio. Hasta hace bien poco, la compañía prorrogaba esa licencia de manera automática y el usuario no debía pagar nada. Aspecto que ahora ha cambiado.

El blog de Whatsapp lo deja muy claro, los usuarios con sistemas distintos a IOS, tendrán que pagar esa cantidad cada año para seguir teniendo acceso al servicio. El usuario que la descarga en iPhone paga una vez y la utiliza de por vida.

Whatsapp mantiene este tipo de modelo de negocio por varias razones: los usuarios de Android, al ser una plataforma de código abierto, son más propensos a utilizar aplicaciones gratuitas, y sus usuarios son más reacios a pagar. Blackberry y Windows Phone llegaron hace poco a este mercado y a sus usuarios se les ha puesto un precio para utilizar la licencia.

El usuario de IOS es más propenso a comprar aplicaciones de pago. El usuario de iPhone e iPad gasta cinco veces más en videojuegos que los usuarios de Android. Posiblemente esta sea una de las causas por las que Whatsapp lanzó su aplicación con un modelo de negocio diferente para cada plataforma.

Uno de los grandes problemas operativos a los que se enfrenta Whatsapp con este cambio de política de pago anual por licencia es que la mayoría de mensajes con malware fue a parar a smartphones con sistema operativo Android, mensajes que Google no controla al conformar una plataforma de código abierto en el que cualquiera puede subir una aplicación maliciosa.

La decisión de Whatsapp es cuanto menos controvertida, sin embargo en su configuración expresamente se advierte de sus condiciones al cabo de un año de uso.

Hoy existen otras aplicaciones gratuitas, como Line o Viber, mediante las cuales podemos enviar mensajes de texto o multimedia sin necesidad de pagar una cuota o licencia de uso.

line

Whatsapp ha manifestado en varias ocasiones que el usuario de IOS es más propenso al envío masivo de mensajes por lo que compensa el pago de una licencia de por vida.

Whatsapp es la aplicación de mensajería móvil más utilizada, con mayor número de clientes, si bien es la aplicación de mensajería móvil mas insegura y en ocasiones mas oscura que existe. El ahorro mensual utilizando esta aplicación es considerable, pagues la tarifa plana que pagues. El cobro por la aplicación es más razonable en IOS que en Android.

Sin embargo reflexionando sobre el tema del pago o no de una aplicación, sea el precio que sea, el problema en España no viene dado porque el español sea un usuario al que no le gusta pagar apps, como tratan de hacer ver muchos blogs. El problema es más de fondo: el modelo de pago o no en nuestro país esta dominado por un grupo de señores, defensores de derechos de autor, que se encargan ellos solitos de que todos debamos de pasar por el aro del pago. El uso de whatsapp por parte del usuario español, pagando, sería una realidad sin ningún problema, si su política de condiciones no fuese tan oscura como lo es hoy en día.

Aún siendo un hecho que whatsapp es utilizada por mucha gente, sin embargo hay quienes, referentes en sus sectores, no la usan y lo hacen con otras menos oscurantistas. En España como en otros países, debido a la sinrazón de unos cuantos, sobretodo los llamados defensores de los contenidos, el acceso gratuito a determinados servicios se produce porque el usuario esta harto de pagar por determinadas cosas unos precios insultantes.

Y, este problema de whatsapp no sólo ocurre en España; en el resto de países se oye el mismo cantar. Aquí se agrava por la política que ampara el pago salvaje por todo tipo de contenidos.

¿Utilizas alguna aplicación para envío de mensajes de texto o mensajes multimedia? ¿es de pago o, por el contrario, gratuita?

redes sociales y herramientas tecnológicas: usos diferentes

Hace algunas semanas, un día por la mañana, se suscitaba en el TimeLine de mi twitter, una conversación muy interesante sobre la realidad social de la aplicación móvil Whatsapp.

Hablando con Rafa García Plata manteníamos nuestras dudas sobre si esta aplicación móvil podría ser o no una red social.

WhatsApp

Después de leer, escuchar y charlar sobre este tema con diferentes personas, durante los últimos cuatro años, creo interesante hacer una distinción que a muchas personas les lleva a equívocos.

Las redes sociales, al menos como funcionan hoy en día, a finales de 2011, son plataformas de interconexión entre usuarios como personas físicas y, desde hace menos tiempo, como plataformas de conversación entre las marcas y esos usuarios, fans o no, de las marcas.

Tuenti.com

El ecosistema digital en el que nos movemos, cada vez más personas, no sólo a nivel nacional sino también internacional, genera conversaciones de todo tipo entre estos dos grandes grupos de personas, físicas y/o jurídicas. En una proporción bastante grande, las dos plataformas por antonomasia, que se utilizan en España, son Facebook y Tuenti, aunque les sigue de cerca la red de microblogging Twitter.

Siguenos en Facebook

Y, en este punto, es donde debemos tener clara la distinción. Twitter, por ejemplo, es una herramienta de microblogging o micro conversación entre usuarios y entre usuarios y marcas, en la que, por ejemplo, podemos conocer cuales son los temas que tienen mayor relevancia en este momento, cuales son las ofertas de las marcas de cara, por ejemplo, a la Navidades. Actualmente, podemos enviar a través de twitter nuestras fotos o vídeos para que otros puedan verlos, podemos enlazar un artículo de interés, podemos utilizar la herramienta con diferentes aplicaciones, dependiendo si la utilizamos en un escritorio de ordenador, en un smartphone o en una tableta.

Pero twitter no es una plataforma de comunicación social, como es entendido, por ejemplo Facebook y Tuenti, en los que puedo, además de crear una comunidad de, por ejemplo, amigos de la infancia, subir fotos, vídeos, compartir noticias, y cerrar ese grupo para que sólo vean los contenidos sus miembros, sin límite por otra parte, en cuanto a la cantidad de información que subo a las mismas. Otra cosa, es que yo utilice twitter para comunicar los hitos más relevantes de mi desarrollo de identidad personal o corporativa a mis seguidores.

Al final la combinación de estas herramientas crea un ecosistema de comunicación entrelazado, en el que cada uno podemos participar de forma activa, pero además podemos visitar un lugar donde está toda esa información disponible, en cualquier momento.

Por esta razón, no creo que la aplicación Whatsapp pueda ser considerada como una plataforma social; y tampoco como una herramienta similar a twitter, simple y llanamente, porque la información que yo comparto con alguien en Whatsapp, aunque la pueda enviar a más de una persona, no es susceptible de convertirse en un ecosistema en el que yo pueda disponer en todo momento de esa info.

Whatsapp es, en primer lugar, una herramienta de comunicación móvil, es decir, que sólo puede utilizarse en movilidad, y por tanto no hay acceso a una “supuesta plataforma” online, que esté disponible en cualquier lugar del mundo, desde un móvil o desde un escritorio de ordenador personal.

Aunque Whatsapp permite la difusión de mensajes de diferente formato, como son fotos, audio, mensajes de voz grabados previamente, cada contenido no es enviado como un todo, sino que cada elemento conforma un mensaje independiente. Es decir, para entendernos, que cuando enviamos un mensaje escrito con una fotografía adjunta, la aplicación lo envía como dos mensajes.

Whatsapp es una aplicación multi-marca, que funciona, no sólo en iphone o blackberry, sino también en entorno Android y entorno Nokia, no necesitando como en el caso de iMessage de iPhone, que el usuario destinatario tenga instalada la última versión de software, en este caso IOS5. Es una de las mayores ventajas de esta aplicación móvil, pero no por ello los mensajes enviados pueden convertirse en algo susceptible de ser llamado Red Social.

Con la llegada de Whatsapp y otras aplicaciones como iMessage, o las ya conocidas de Messenger de Blackberry, los diferentes fabricantes de smartphones, los desarrolladores de los sistemas operativos y los desarrolladores de aplicaciones, se han dado cuenta del potencial que tiene poder enviar este tipo de mensajes a través de las tarifas planas de datos, que disponemos a lo largo y ancho del planeta.

El preocupación o miedo, si puede catalogarse así, viene por parte de las operadores móviles, harina de otro costal, que ahora regalan y regalan paquetes de mensajes (SMS) a todos los usuarios. La vida del SMS va camino de llegar al punto en el que llegaron muchas aplicaciones de hace 10 o 15 años. Con el desarrollo de internet móvil y con el desarrollo de herramientas tecnológicas, que me permiten comunicar con mis amigos, enviando todo tipo de información, el SMS o el MMS, con el consiguiente coste que tiene, tiende a quedarse obsoleto.

Pondré un ejemplo, en el que muchos de los lectores se verán reflejados: las diferentes operadoras móviles, si hoy te cambias de una a otra, te ofrecen una tarifa plana de voz (x número de minutos al mes por un precio) conjuntamente con una tarifa plana de datos (en la que disminuirá la velocidad de descarga cuando superas un límite de megabytes de información) por un precio, que podría parecer razonable, añadiendo X número de SMS. Para quienes no disponen o no quieren un smartphone, me parece una solución correcta, pero para el que si lo necesita, para trabajar o para comunicarse con sus iguales, deberían ahorrarse esos SMS, en incluso muchos de los minutos de voz, cuando hoy, son muchas las personas que utilizan herramientas como Skype o Viber para realizar llamadas de voz, vía internet, y son muchas las que utilizan Whatsapp, iMessage o BlackBerry Messenger, para enviar todo tipo de información escrita y contenidos multimedia, utilizando sus tarifas planas de internet móvil.

Por eso no puedo estar de acuerdo con Rafa. Seguimos pensando en la distinción entre herramientas de comunicación y plataformas de comunicación. La utilización de la tecnología permite utilizar herramientas de comunicación, para crear ciertos ecosistemas de relación interpersonal, pero no van más allá. Herramientas como Whatsapp no pueden ser consideradas una plataforma social, como Facebook o Tuenti, porque, objetivamente, no lo son. Un ejemplo muy claro, para aclarar este punto, sin tener que acudir al ejemplo de Apple, es el caso de Windows Live:

El famoso messenger de Hotmail, es una herramienta de comunicación, un chat, en el podemos enviar información escrita y archivos multimedia, pero si queremos crear un ecosistema de relaciones personales con nuestros contactos, debemos darnos de alta en Windows Live, donde crearemos nuestra identidad personal en la red, y donde podremos compartir también todo aquello que publicamos. A Whatsapp le falta este último paso.

Cómo dice en su web, “WhatsApp Messenger is a cross-platform mobile messaging app which allows you to exchange messages without having to pay for SMS” y como señala Eduardo Arcos, “Whatsapp hace lo mismo que muchas de estas plataformas pero de forma más barata

Puedes seguirnos en:

MB Comunicación 2.0