Twitter

Twitter tres años después…

Gracias a los chicos de TwopCharts esta mañana me he enterado que estoy en twitter desde hace tres años, nada más y nada menos. Y por eso he pensado en escribir esta entrada para hacer un poco de historia sobre una de las herramientas de microblogging más importantes que existe, hoy por hoy, en el ecosistema de comunicación digital: TWITTER

A finales de noviembre de 2007, unos meses después de empezar a trabajar, como responsable de publicidad de la revista Interactiva Digital, tuve la oportunidad de asistir a una charla, sobre los parabienes del futuro sistema operativo que desarrollaba Google, llamado Android, y que tres años después ha visto la luz, para hacerle competencia, no sólo a Apple, sino a Nokia y RIM. En aquella animada charla, en la ETSIT del campus universitario de la Complutense, tuve la oportunidad de conocer a una persona, que aunque había oído hablar de él, bastante bien sea dicho de paso, que me ha ayudado a entender el cómo, el por qué, y el para qué de twitter, él se llama Enrique Dans. No es este el post para hacer publicidad de qué hace o no Enrique, pero por entonces, al crear mi cuenta en twitter, a la primera persona que comencé a seguir fue a Quique Dans.

Curiosamente, rebuscando y preguntando en twitter esta mañana de lunes, Francisco Mesa me recomendaba el blog de twitter, sobre el número de usuarios en twitter, he encontrado un dato curioso: en marzo de 2007, Enrique Dans tenía 108 seguidores, Eduardo Arcos 308; doce meses después los números llegaban hasta los 1.491 y los 1519, respectivamente; hoy, tres años después, Enrique anda por los 119.103 seguidores y Eduardo por los 92.843.

En mi TL (Time Line) entonces, en 2007, personas que siguiesen mi conversación había pocos, creo recordar que a final de ese año andaban por los 10, a quienes les agradezco seguir lo poco que yo pudiese aportar al ecosistema digital. Hoy, tres años después, esos seguidores han subido hasta 1.182. A todos y cada uno de ellos les estoy agradecido por leerme, seguirme o simplemente estar ahí.

Sin embargo, ¿qué ha pasado en twitter en los últimos tres años? Daría mucho para escribir esta pregunta, pero básicamente señalaré que el mundo ha cambiado tanto, que aunque se vaticinaba una crisis, nadie podía imaginarse que llegaría hasta dónde nos encontramos en este momento.

Twitter, que en 2007, tenía pocos usuarios, en septiembre de 2008 se aupaba hasta los 3 millones de usuarios, como podíamos leer en el blog de Bitelia, y en 2009, Roberto Cerrada señalaba en su blog que el número de usuarios únicos de twitter llegaba hasta los 20 millones; y en 2010 llegamos a la mágica cifra de 100 millones de usuarios en twitter. Por tanto el crecimiento en cuanto a usuarios está ahí, aunque lo realmente espectacular es el número de twitts que se escriben al día, que rondan los 65 millones.

Si en 2007, en twitter sólo estábamos unos cuantos locos, unos cuantos frikis como gustaba llamarnos a quienes teníamos cierta debilidad por la tecnología, la información online y la necesidad de crear un mundo más accesible, que podría conseguirse con una utilización de Internet, más cercana al usuario de la calle, hoy, en 2010, cada vez más personas utilizan twitter, para, como le decía esta mañana a Antxón de San Sebastián, poder estar informado en unos minutos, sin necesidad de ir al kiosko  a comprar la prensa escrita. En mi caso, como en el de muchos, las noticias las sigo en twitter, porque entre otras cosas el periodismo tradicional tergiversa, en muchas ocasiones la información, como ocurrió, por ejemplo, hace unos días con el plante de los controladores. En twitter, ante tamaña situación, estábamos informados sobre lo que realmente ocurría.

Hoy, tres años después, además de tener muchos usuarios más, en el ecosistema del microblogging de twitter, con sus 140 caracteres en contra de lo que muchos pensaban en 2007, han ido entrando muchas marcas, que se han unido a la conversación de los usuarios, para precisamente hacer un ejercicio de escucha del consumidor, al que tenía muy, pero que muy abandonado. El consumidor era eso, un consumidor de productos. Hoy, gracias a la redes sociales, los consumidores tenemos voz y voto, y no sólo opinamos sobre tal o cual campaña, sino que nos hemos convertido en referenciadores y prescriptores de muchas marcas. Las marcas, en ese sentido, unas más que otras, se han dado cuenta, y cada vez es mayor el número de marcas, que entre sus filas, de forma interna o externa, tienen una persona que escucha, modera y aporta contenido de valor, para el usuario, en el ecosistema digital, utilizando, por ejemplo twitter, como un vehículo de comunicación, escuchando y aportando soluciones al consumidor.

Twitter, además, es utilizado por muchas personas para establecer nuevos contactos profesionales, nuevas amistades, como una forma de entretenimiento para conocer sobre tal o cual película, obra de teatro, ropa o automóvil, que estamos interesados en comprar. La aparición de términos de búsqueda, llamados “hashtags” y simbolizados por el signo “#”, han significad un cambio bestial, por ejemplo, a la hora de hablar de una marca, de disfrutar de un evento deportivo como el último mundial con 2.000 tweets por segundo, de seguir un evento tecnológico como Ficod, en el que hubo 25.000 tweets en tres días, o simplemente, seguir una conversación sobre tal o cual tema de interés.

Twitter ha supuesto tal cambio en la forma de comunicar, que muchos periodistas, que antaño, renegaban de todo lo que olía a Internet, pues les sonaba a pérdida de derechos adquiridos, hoy han descubierto el valor, que aporta esta herramienta de microblogging, repito con 140 caracteres, a las noticias, a sus conversaciones con los lectores, en definitiva, y, al igual que ocurre, por ejemplo con Facebook o Linkedin, a darse cuenta, que el importante, hoy, ya no es la marca o lo que dice la marca, sino el usuario.

Por tanto, el creciente uso de twitter, lejos de parecer un espejismo, viene a confirmar que el ecosistema creado a raíz de la aparición de las tarifas planas de internet, junto al creciente uso de las misma en smartphones, tiene visos, no sólo de mantenerse en el tiempo, sino de alcanzar cotas inimaginables por aquellos locos, que hace tres años comenzábamos a utilizar twitter y las redes sociales para hacer contactos profesionales, para recuperar amistades o para seguir un hecho histórico, a través de los Trending Topics, mediante diferentes aplicaciones o widgets.

Aquellos que empezábamos a utilizar twitter en 2007 lo hacíamos a través del servicio web del portal de microblogging, que sin embargo hoy tiene una interfaz, no sólo adecuada a los nuevos tiempos, que puedes personalizar como bien quieras. Hoy, llegando al final de 2010, podemos utilizar diferentes clientes para acceder a twitter, tanto a nivel de aplicaciones desktop como aquellas adaptadas o desarrolladas en formato móvil, como TweetDeck, Twettie, Twitter for iPhone, HootSuiteTweetMeme, entre otras muchas, sin olvidarnos de aquellas aplicaciones que permiten acortar las largas url´s de nuestros enlaces, o subir nuestros momentos fotográficos o de video a nuestro timeline.

Si Facebook ha supuesto un cambio para los usuarios de Internet, con sus cerca de 500 millones de usuarios, Twitter promete convertirse en modelo de comunicación en el momento, entre diferentes usuarios, y entre éstos y las marcas que, cada día con mayor profusión, utilizan los medios digitales para comunicar con sus consumidores.

Finalmente, y como twitter y las redes sociales puedes provocar cierta virtualización de todo lo que se dice o hace en la red, algunos locos de esto, como Antonio Domingo, Raul Albiol o Ismael Teijón con eventos como Eats&Twitts o Futbol And Tweets, ejemplo de desvirtualización, en los que hemos podido ponernos cara, muchos de los que usamos las redes sociales para trabajar, y que no tenemos mucho tiempo para poner cara a tal o cual persona.

¿Utilizas twitter? ¿Qué ha supuesto twitter en tu vida?

Muchas gracias por todo lo aprendido en estos tres años.

el papel de los medios de comunicación en la red

Ayer tuve la oportunidad de asistir a una mesa redonda en Ficod, que versaba sobre las claves de futuro de los medios de comunicación online.
Moderada por Juan Valera de Periodistas 21, entre los componente estaban Chus del Río, director de Contenidos de Prisacom; Rosalía Lloret, directora general de desarrollo digital en Unidad Editorial; José Luis Rodríguez, director general de Godó Digital; Juan Luis Moreno Ballesteros, director de estrategia de Internet en Grupo Vocento; Mario Tascón, fundador de La Información y Alfredo Peña, director de multimedia en LaSexta.
He de puntualizar que llegué a la mitad de la mesa, pero parece que no me perdí gran cosa, porque el plato fuerte parece que llegó en ese momento, cuando uno de los asistentes, protagonizó una de las frases célebres de Ficod2010, al afirmar que “Twitter no es un medio de comunicación” y, efectivamente, es posible que no sea un medio de comunicación al uso, es mucho más, porque cada vez más gente, utilizamos twitter para estar informados.
Por tanto algo no tan bien hecho estarán haciendo los medios de comunicación, cuando hay una desbandada generalizada para obtener información. Posiblemente, como señaló Juan Luis Moreno, el papel no desaparezca en un breve plazo de tiempo, como trataba de hacerles ver con sus críticas, el periodista Javier Piedrahita en una de sus inquisitorias reflexiones, como responsable de MarketingDirecto. Sin embargo, me gustaría apuntar que o cambian mucho las cosas, o el papel está condenado a convertirse en el soporte residual. ¿Cuántos puestos de trabajo han desaparecido de las rotativas de papel? ¿Cuántos trabajadores han sido reconvertidos a las cabeceras digitales? Los monstruos de la comunicación parece que continúan abogando por un modelo, en el que el papel es importante.
Pero el episodio más jugoso de la mesa ocurrió casi al final de la misma, cuando Rosalia Lloret de Unidad Editorial, con un discurso que no había visto en mucho tiempo, cuestionó sin morderse la lengua el papel de las centrales de medios a la hora de vender la publicidad a los medios, y atreverse a cuestionar, fuera de un contexto más amplio, que las agencias de publicidad no hacen bien su trabajo a la hora de distribuir la publicidad de los anunciantes en los medios de comunicación, que las centrales no targetizan ni segmentan el público objetivo de los anuncios de las marcas con qué trabajan.
No dudo, que algunas agencias venden impresiones por kilos, pero cuestionar el trabajo de las agencias y centrales de medio en estos términos, cuanto menos me pareció esperpéntico. Que los medios de comunicación se dediquen a cuestionar a las agencias y centrales de medios a la hora de contratar anuncios, cuando ellos, precisamente ellos, no han hecho los deberes, por ejemplo al vender formatos infumables, que por ejemplo no permiten dicha segmentación, me parece una falta de respeto a todos aquellos que nos dedicamos a la comercialización de espacios publicitarios digitales.
La nota de humor final fue puesta, como señalaba anteriormente, por Javier Piedrahita, al cuestionar el modelo de pago por información, que practican todos medios. Jesús del Río apunto, que él cuando viaja en avión, cuando se toma un café o cuando compra un libro lo paga. Ninguno de los presentes dudamos en este sentido, pero el modelo de pago online que se intenta vender desde plataformas como Orbyt, en mi humilde opinión no es similar a cuando compro un vuelo en la red.
Si puntualizaré a Javier Piedrahita, que meter en el mismo saco de los contenidos de pago Mario Tascón, fundador de La Información, creo que estaba fuera de contexto, porque si de algo ha presumido LaInformación, después de convertirse en el tercer medio digital, ha sido de ofrecer todos sus contenidos a sus lectores de forma gratuita, mediante el modelo de inserción de diferentes formatos publicitarios en su portal, con una segmentación bastante bien hecha.
Al terminar la mesa intercambiando impresiones con Julio Alonso de WeblogsSL coincidimos en que la postura de la directora de digital de Unidad Editorial había sacado sus afirmaciones de contexto, y debería haber explicado su postura en un escenario más ajustado a la realidad.
Yo sigo pensando que los medios de comunicación deben seguir teniendo un papel relevante en la comunicación digital, pero algunos de ellos deben cambiar mucho sus formas de ofrecer la información a sus lectores. Decir que herramientas, como las redes sociales o twitter, no son formatos reconocidos para ofrecer o viralizar sus contenidos, es cuanto menos estar fuera del contexto actual. Muchos blogs especializados se han comido muchas secciones de los medios de comunicación tradicionales, simplemente, por la razón de la especialización.
Hoy, si quiero leer algo sobre Apple, sobre el lanzamiento de un nuevo modelo de automóvil, sobre unos muebles o un restaurante donde comer, ya no acudo a la prensa tradicional, en su formato papel o su formato digital, sino que lo hago, por este orden, en twitter, blogs especializados y redes sociales. Y, por una única razón, el contenido es el rey y la opinión que vale es la de los usuarios. El papel del periodista debe, en ese sentido reconvertirse, porque de lo contrario, ocurrirá, como en los ochenta, cuando se decía que había más abogados en España, que litigios que defender y juicios que celebrar.

El valor de los blogs

Hasta hace muy poco tiempo, cuatro o cinco años, el número de blogs escritos en español y en España eran mas bien pocos. La conciencia de identidad digital apenas era reconocida por nadie. Me vienen a la mente solo dos ejemplos de blogs de aquella época, que hoy son conocidos, pero que entonces eran, como decían algunos, unos visionarios, si bien yo pienso que estando adelantados a su tiempo, sin embargo tuvieron el valor de emprender dicha faceta en sus vidas. Uno es Enrique Dans y otro Marc Vidal.

Hoy, 3 de noviembre de 2010, hay inmensa cantidad de blogs, tanto personales, como especializados, y en creciente numero los de contenido empresarial.

Pero cual es la ventaja de los blogs, frente a otras formas de comunicación, como es, por ejemplo, la prensa tradicional o la especializada? Si aun querido lector no conoces la respuesta, vamos a ella: la comunicación tradicional, especializada o generalista, se realiza en una sola dirección, el periodista escribe para el lector, sin esperar respuesta de este ultimo. Alguno podrá decirme que con los nuevos diarios digitales esto no es así, y no le falta un ápice de razón, porque en algunos puedes compartir la noticia con tus contactos, en otros puedes dejar un comentario, pero en todos ellos la línea editorial del medio impone, por un lado la línea de información del periodista y, por otro el no poder devolver o aportar una opinión sobre tal o cual noticia.

En los blogs, debido a su vocación y a su nacimiento, el que bloguea, el blogger, lo hace para que la comunidad lea, opine, comente, y hasta, en muchos casos, a diferencia de la prensa, pueda compartir el 100 por 100 del post con sus contactos, simplemente citando la fuente.

Han surgido blogs de todo tipo, los que hablan de publicidad, de marketing, de las diferentes formas de estar en Internet, de estrategias, de cocina, de automóviles, de pisos, de viajes, de cine, de teatro, de dispositivos móviles, de motos, de fútbol, en definitiva de cualquier área de nuestras vidas. Consiguiendo, además, que mucha gente no busquemos las cosas en las webs de muchas marcas, sino que buscamos opiniones en blogs y referencias en las redes sociales.

Sin embargo ese valor que hablábamos al principio, se consigue cuando el blogger atrae hacia su espacio web a un numero de personas, indeterminado, que generan conversación en torno a tal o cual tema.

Los blogs profesionales y los blogs de las marcas pienso que deben ser lugar de confluencia de opiniones, positivas, neutras o negativas, sobre una marca, sobre lo bien o lo mal que hace las cosas, y debe servir para que la propia imagen de la marca, su reputación, su branding se enfoque hacia una dirección correcta, producto de la conversación generada por los usuarios de la misma.

La vocación del blog, lejos de convertirse en una exaltación propia del blogger, debe dirigirse hacia un fin y unos objetivos claros, en unos casos, los del blog personal, de comunicación, de hablar sobre sus gustos, sobre las cosas que hace etc, no estando bien visto copiar lo que otros dicen, ni dedicarse a enlazar, única y exclusivamente, los contenidos de otros. Y en el caso de una marca, el objetivo debe ser todavía mas claro; algunas ideas, hablar de sus productos, de los comentarios de los usuarios, en tal o cual red social, generando una conversación positiva en torno su marca, moderando o no los comentarios que hablen sobre esa marca.

Lo que si he aprendido en estos cuatro últimos años, es que un blog, en el formato que sea, personal o empresarial, debe actualizarse con cierta frecuencia, y no escribirse a impulsos, de ahora me conviene o en este momento no. Cosas que explicar, hablar sobre nuestra competencia, sobre comentarios de tal o cual usuario, se puede convertir en el punto sobre el que desarrollar un tema u otro.

Que es difícil, no lo dudo, y doy fe de ello, ya que desarrollar un tema requiere, cuanto menos informarse, leer a otros, suscribirse a otros blogs, utilizar herramientas como twitter o Facebook con cierta soltura, y estar preparado para la alabanza y para la crítica feroz y despiadada.

Y en el siguiente post me gustaría hablar sobre el uso de twitter en relación con los blogs y la presencia personal o profesional en la redes sociales.

Has pensado en tener tu propio blog? Necesitas que alguien te asesore sobre tal o cual blog? Cual es tu experiencia como blogger?

Privacidad, contenidos, compartir información

Pues ya estamos de vuelta de las vacaciones y, como os contaba en mi último post, nuestro hijo va creciendo cada día un poco más. Y, al contrario de lo que muchos podrían pensar, nos deja dormir y, normalmente, podemos descansar, que ya es un logro, pues tiene mes y medio.

Muchas veces, con ocasión de un evento importante, solemos hacer co-partícipes de esa alegría, de lo bien que lo pasamos en un viaje, o, en mi caso, con el nacimiento de un hijo, con nuestros amigos. Hasta hace poco tiempo ese compartir se reducía a mandar una fotografía, una carta o una dedicatoria con ese momento que queríamos compartir, y normalmente venía de vuelta con una llamada de teléfono, con una carta y, en los últimos años, con un email.

Sin embargo este panorama ha cambiado, ha dado un giro radical, que no sólo ha afectado a la forma de comunicarnos con nuestros amigos, sino que, además utilizamos para ello nuevas herramientas, como las redes sociales, las herramientas de compartir fotografía, video o música, y un largo etcetera.

No pretendo dar una clase magistral sobre privacidad en este post, ni nada que se le asemeje, sino, simplemente, haceros partícipes de un tema, del que muchas personas tienen tal desconocimiento, por los dimes y diretes que escuchan cada día, que les han llevado a montarse una película de terror con esto de las redes sociales y herramientas como YouTube, Picasa, Flickr o Facebook.

En este momento, llegando a mitad del mes de septiembre de 2010, hay cerca de 10 millones de usuarios españoles que utilizan Facebook, formando parte de los 500 millones que lo hacen en todo el mundo. No dispongo, a estas horas, de datos sobre cuentas de hotmail o Yahoo en España, pero imagino que no son pocas.

En diferentes conversaciones durante este último mes, he escuchado frases como “Facebook tiene todos los derechos sobre los contenidos que subimos a su plataforma“, “Internet se ha adueñado de nuestras vidas, de lo que hacemos, de quienes somos, por qué tienen que estar mis datos en Google” o “si quiero compartir unas fotografías por qué debo pasar por el aro de MSN, Flickr o Picasa para que los demás tengan acceso a ellas“.

Por ello me gustaría aportar algunas reflexiones sobre la privacidad de los contenidos y sobre la facultad de compartir los mismos.

  • Qué pasa con el derecho al honor, cuando subimos un contenido a una plataforma social? Normalmente cuando subimos un contenido en una red social, en una herramienta de almacenamiento como Flickr o Picasa, o bien en twitter, el contenido es nuestro, y podemos compartirlo con quienes nosotros estimemos oportuno.
  • Cómo controlamos esa privacidad? En todas las herramientas sociales, como Facebook, Flickr, Picasa, YouTube o Vimeo, hoy por hoy, existe la posibilidad de limitar quien puede y quien no puede ver, copiar o tomar prestado un contenido, que hemos generado en nuestro perfil social. De hecho en plataformas como Facebook, aunque pueda parecer complicado realizarlo, cabe la posibilidad de reducir el visionado de nuestros datos, incluso a sólo nosotros mismos.
  • Pero, las plataformas sociales vende nuestros datos…??? Como señalaba Enrique Dans en un post escrito sobre la privacidad el pasado 15 de junio, en la revista Man:

La empresa no “vende” los datos: los custodia rigurosamente, y se limita a posibilitar el acceso a unos clientes, acceso que ejecuta la propia red social sin “pasar” información al anunciante más allá de datos agregados. Las cosas no siempre son lo que parecen, y guiarse por clichés no es una buena práctica.” en clara referencia a Tuenti.

  • y qué ocurre con la propiedad de los contenidos, que generamos y compartimos en las redes sociales o en lugares de almacenamiento de los mismos? En principio, y en final, la propiedad de los contenidos es de quien los genera, de quien los crea. Sin embargo el problema se genera cuando compartimos todos nuestros contenidos, y, además lo hacemos con todo bicho viviente. La propiedad sigue siendo nuestra, pero al compartir con quien sea, corremos el peligro de que ese contenido llegue a manos, que en principio nosotros no queremos.
  • ¿Es posible no compartir información en buscadores? Hace unos días tenía esta conversación con un amigo de mi mujer, del que obviaré su nombre, ya que él no quiere estar en ningún sitio de la red. La conversación giraba al punto de no entender por su parte, que haya personas como yo, que tienen una identidad digital, que, entre otras cosas forma parte de un todo, de una persona. Cuando generamos información, cuando generamos contenidos, hasta hace bien poco, había que entrar en las hemerotecas de los periódicos para leer una carta que publicamos hace tiempo, o buscar los álbumes de fotos del baúl de los recuerdos, para ver una fotografía de nuestros años de infancia. Hoy, sin embargo, las nuevas tecnologías, las redes sociales, los portales de fotografía, de video, YouTube, los blogs, y, un largo etcétera, nos simplifican la vida a la hora de compartir algo con alguien. Indexar o no mi información en buscadores, es la consecuencia lógica para alguien que sube contenidos a la red, aun así, cabe limitar esa indexación, como hace, por ejemplo, Facebook. Pero repito, y no me cansaré de hacerlo, los contenidos subidos a los diferentes portales, redes o blogs, siguen siendo nuestros, aunque algunos pretendan convencernos de lo contrario. Sus razonamientos no son correctos. Y, si además no quieren estar en la red, que no estén, no pasa nada; ellos se lo pierden.
  • Compartiendo  información en las redes sociales… puedo limitar el acceso a los contenidos? Haciéndome eco de las palabras de Enrique Dans, en el mismo artículo antes citado, por supuesto que podemos e incluso, en algunos casos, debemos limitar, el acceso a los contenidos que compartimos con nuestra red de contactos. El problema viene dado, cuando al crear nuestro perfil en una red social, no tomamos medidas en aras de privatizar nuestra personalidad, diferenciando con quien compartimos que, por ejemplo, hemos cambiado de estado civil o hemos tenido un hijo, o quien compartimos las fotografías de nuestro último concierto, o de nuestra última farra. En plataformas como Facebook, existen estas posibilidades, pero hay que sentarse para estudiar y aplicar cómo y a quién le permitimos entrar en nuestros contenidos.

“Una red social es una herramienta sofisticada. Permite sentir un nivel de proximidad agradabilísimo con otras personas cuando no estamos con ellas, y se comporta como complemento, no como sustituto de nuestras relaciones sociales: no nos volvemos taciturnos y huidizos por usar redes sociales, sino que seguimos saliendo y tomando copas con nuestros amigos exacta- mente igual. Simplemente, disfrutamos de mayor contexto. Es posible que muchos hechos relevantes en su futuro, temas sociales, personales o profesionales, tengan lugar en una red social. Con el nivel actual de uso, los “raros” ya no somos los que estamos en una red social, sino los que se mantienen al margen de ellas. Las redes sociales son un signo de los tiempos. Pero dado que las redes sociales nos llevan a revisar el concepto de privacidad, hágase un favor, y hágalo. Revise lo que comparte, con quién lo comparte, y si efectivamente quiere que así sea. En el nuevo debate de la privacidad, sin duda, vivimos tiempos interesantes.”

  • Finalmente, para todos aquellos escépticos de las redes sociales, existen recetas para poder compartir contenidos, para poder enviarlos sin necesidad de saturar nuestras cuentas de correo. Existen herramientas como DropBox, MobileMe o los discos virtuales de almacenamiento como el de gMail.
  • Y, para quienes no quieren compartir ni utilizar las redes sociales, o herramientas de fácil uso como Flickr, Picasa, YouTube o Vimeo, ni tan siquiera los discos duros virtuales, con todo mi cariño, aunque no estoy de acuerdo, podéis continuar con métodos tradicionales, como son los CD´s los DVD´s o los discos de BlueRai, para enviar copias de vuestros contenidos a vuestros amigos y familiares, y de paso, continuar dando de comer a los “señores” de la SGAE.

Finalmente, querido lector, me interesa conocer cual es tu opinión sobre el tema de los contenidos y la privacidad de los mismos en la red.

    Gestión de reputación online

    Después de una semana de mucho me pongo manos a la obra, para hablaros de un mini evento, cortesia de Ismael elQudsi, al que tuve oportunidad de asistir el viernes pasado, en las oficinas de la agencia Havas Digital, para la presentación de una herramienta de gestión de la reputación online, desarrollada por la propia agencia, tanto para clientes como para aquellos que podemos necesitar, para nuestros propios clientes, una herramienta fiable.

    Artemis Buzz, que así se llama, trata de realizar un control y un seguimiento de la reputación online, así como medir el ruido que genera una marca en la red, lo que comúnmente llamamos Buzz. Partiendo del buscador semántico  Noxtrum, desarrollado por la propia compañia, y hoy cerrado, Artemis ofrece un servicio personalizable para medir la influencia de la marca, basándose en unos parametros definibles previamente.

    Una herramienta, de gestión de la reputación online, que ofrece resultados de detección semántica cercanos al 85% de localización de sentimientos hacia una marca, combinada con la detección de buzz de una marca, por ejemplo, en twitter, atendiendo a tres parámetros como:

    • Seguidores (audiencia)
    • Número de ReTweets con nombre (viralidad)
    • Número de menciones con nombre (engadgement)

    Me parece todo un acierto para llegar a datos fiables sobre la reputación de una marca. Hoy prima el valor de la audiencia, ya que es difícil medir sentimientos o tweets con ironía.

    Particularmente, pienso que es interesante que, en el mercado español, existan herramientas de este tipo, ya que las que utilizamos habitualmente, como BuzzMetrics, Asomo o Radian6, suelen ofrecer resultados semánticos traducidos del español al ingles.

    Si quieres conocer más sobre Artemis Buzz, puedes ponerte en contacto con Roberto Barreto o Ismael elQudsi en Havas Digital

    falsos profiles

    Mientras escuchaba esta mañana un curso de buenas prácticas en Social Media, dirigido por Gabriel Garcia Agraz, que podéis seguir aquí, venía a mi memoria el gran problema de los Falsos Profiles, de los cuales fui víctima, a primero de este año, cuando había dejado de colaborar con la anterior compañía, y comenzaba a organizar mi agencia MB Comunicación 2.0.

    Habrá personas, por llamarles de alguna forma, a quienes les pueda divertir, por un lado suplantar la identidad de otro o crear un perfil falso de su persona o su compañía, por el mero hecho de divertirse.

    Cuando el pasado mes de enero, después de unos días de descanso en Granada, recibí la noticia de que alguien trataba de hacerse pasar por mí en twitter, colgando comentarios de mi perfil real en otro creado para tratar de despretigiarme, y haciéndose seguir de mis followers, no pude por menos que echarme las manos a la cabeza.

    Posiblemente la persona o personas que trataron de desprestigiarme, leeran este post. Se coge antes a un mentiroso que a un cojo. Hoy por hoy, hay personas que siguen haciendo follow a ese perfil, llamado kikennb, del que por cierto tengo medio localizada su dirección IP. Alguno de los followers de ese perfil pirata, posiblemente, lea este post, y le pido que bloquee ese perfil. Si bien aparece mi fotografía, quien la ha utilizado no sabe ni de donde es, confunde mis apellidos, pone una M en mi perfil que no sabe que significado tiene, o lo hizo para no pillarse los dedos.

    Es el mismo que se dedica a hacer críticas despiadadas a la policia española por sus actuaciones en redadas de todo tipo, el mismo que critica desde hace muchos meses todo lo que hago, el mismo que escribe en todo tipo de sitios con faltas de ortografía, con palabras malsonantes, y el mismo o los mismos, que critican y ponen a caldo a todo aquel, que no les cae bien, pero que después RT su noticias en twitter.

    La persona que suplantó mi identidad digital no tenía otra cosa que hacer, simplemente, tratar de desprestigiarme. No tengo enemigos, como he dicho en muchas ocasiones, quizás alguno, entre ellos esta o estas personas. Mi identidad digital está a buen recaudo, dirigida por quien escribe este blog, y no por terceros, que tratan de confundir a las personas.

    Quien hizo esta barbaridad, además, mientras comenzaba a colaborar con una agencia de publicidad digital, con la que nunca me unió una relación laboral, aunque si de colaboración, y de la que no me arrepiento, se permitió el lujo de suplantar mi identidad en el portal de anuncios de trabajo CraigList, al solicitar personal para la agencia en mi nombre. La agencia de la que hablo es Layerbit, de quienes sólo puedo dar excelentes referencias, y un comportamiento exquisito.

    La fotografía que puedes ver en este post refleja una realidad aplastante. Quienes se dedican a este tipo de manipulación, paracen no tener otra ocupación en su vida, que la crítica despiadada.

    ¿Conoces a alguna persona o empresa, que gestione perfiles falsos de su compañía? ¿Es importante para tí la reputación onlline?

    Redes Sociales: ¿moda pasajera o revolución?

    Me ha gustado mucho la presentación, que a raiz de este tema, han presentado los chicos de 101. Os aconsejo echarle un vistazo, sobretodo para los escépticos.

    bienvenidos a Foursquare

    Como sabrás, desde hace un par de meses, muchos utilizamos un cliente de geolocalización compatible con twitter y Facebook, llamado FourSquare. Venimos utilizando está app para conocer las opiniones de nuestros amigos respecto de los lugares que visitan, también les tenemos localizados, a través del posicionamiento que ofrece la aplicación. En muchas ocasiones nos sirve para, incluso, localizar a alguien y poder tomarte una cerveza. En MB Comunicación, Kike Martinez Bermejo, viene utilizando esta app desde hace casi 2 meses, y nos ha parecido muy interesante la encuesta que está haciendo Victor Gil de la empresa CoolInsights. Son dos minutos, pinchando en el logotipo de Foursquare. Gracias.

    Todo está por hacer

    Mi querido Joan Jiménez disculpa lo primero por haber hecho mía una frase tuya, que, por otra parte, me hace despertar cada día con espíritu renovado, y ganas, de vivir y seguir luchando tanto a nivel personal como profesional.

    Cuando hace tres años, comencé a trabajar en esto del marketing digital, desarrollando mi carrera en el departamento de publicidad de la revista Interactiva, que todos conocéis, ni por remota casualidad pensaba que , finalmente, yo iba a ser parte o, al menos iba a intentarlo, de este mundo del marketing digital, no ya como usuario y consumidor, sino también, y lo que es más gracioso, como diseñador de estrategias online, en el maravilloso mundo del Social Media.

    Las amplias posibilidades que ha abierto la Web2.0 a las empresas, a las marcas, al pequeño y mediano negocio, a la hora de lanzarse a la busqueda de su cliente, a la busqueda de su comprador y a la fidelización del mismo, me han llevado, con el nacimiento del nuevo año, a comenzar mi labor profesional en este ámbito.

    Durante 2009 gracias a la colaboración de muchas personas y gracias a la conferencia que impartí sobre la presencia en buscadores y en redes sociales, en las Jornadas de la Cinnta, organizadas por la Oficina de Turismo de la Junta de Andalucia, comencé a darme cuenta que, en muchas ocasiones, algunos conocidos y, otros no tan conocidos,  eran quienes me preguntaban sobre que hacer, en relación con su presencia, como internautas o empresas, en la web social. En muchos de esos caso, mis modestos consejos fueron concienciando a quienes creían debían estar en las redes sociales.

    En los primeros días de 2010, y gracias, a la labor de emprendedor, que durante 2009 hizo sobre mi Toni Mascaro, CEO de la agencia eMascaró, tomé la decisión de comenzar una nueva etapa en mi vida, a nivel profesional: fundar mi agencia de social media.

    MB Comunicación 2.0 (abreviatura de Martínez Bermejo Comunicación 2.0) nace con la idea de desarrollar estrategias de comunicación 2.0 para aquellas Pymes,  que desean establecer o consolidar  nuevas relaciones de comercio electrónico, de socialización, de conectividad con sus clientes y, en definitiva, lograr una conexión más intima con ellos, donde la opinión del consumidor tenga el valor que debe tener. Desde MB Comunicación tengo el objetivo de llegar a aquellas  empresas que necesitan de la comunicación con sus clientes. Pero no una comunicación al estilo de nuestros padres o, al estilo de las agencias tradicionales de comunicación; se trate más bien de ahondar en el concepto de comunicación digital, ejercitando la escucha como valor y  utilizando las herramientas que la web 2.0 pone a nuestro alcance, para lograr una conexión perfecta y total con nuestro cliente, con nuestro usuario, en definitiva con aquel que compra nuestros productos.

    Estoy en una primera fase, casí podría decir embrionaria, en la que lo más importante es tener, en torno a cuatro o cinco clientes, que puedan ver y experimentar la razón de ser de una consultoria en comunicación 2.0.

    Desde los comienzos, hace casi un mes, mi idea es ofrecer una apuesta de valor a aquellas empresas que necesitan de la comunicación con sus clientes. Por ello, desde el principio nuestro trabajo va a estar enfocado a los resultados del cliente, y, con su consentimiento, iré ofreciendo aquellos casos de éxito a los lectores de este blog.

    Como no podía ser de otra manera, la presencia de MB Comunicación 2.0 en los medios y herramientas sociales es una realidad, que debe ir refrendada por las opiniones de los clientes. Y, aunque, desde el inicio tenemos una web, durante este mes de marzo y el próximo de abril voy a ir desarrollando la página web.

    Si quieres seguir mis pasos puedes seguir leyendo mi blog. En Twitter, Facebook y Linkedin ire publicando sobre los nuevos proyectos, sobre mi caminar en este mundo de la web 2.0. Próximamente podrás seguir sobre en mi también en MB Comunicación 2.0.

    A continuación puedes ver la presentación que hemos desarrollado, espero vuestras opiniones.

    ¿Son las redes sociales rentables en la empresas?

    De un tiempo a esta parte, cuando hablas con alguien del fenómeno de Internet, pero sobretodo del fenómeno de las redes sociales, del fenómeno twitter, etc, surgen, fuera de este entorno, muchas dudas. Sin embargo, quienes nos dedicamos a desarrollar estrategias para las marcas, para las empresas, al menos, lo tenemos bastante claro, si bien luego hay que descender al barro y, sobretodo, estudiar cada posible cliente, cada empresa, su negocio, y una serie de variables, que servirán para obtener esa rentabilidad.

    Hasta hace poco, si bien se siguen utilizando, las empresas fiaban la medición de la rentabilidad de sus presupuestos publicitarios a los EGM, a los OJD, a Sofres, etc. Entonces la sinrazón de creerse unos datos estadísticos era una realidad. Hoy con los índices de Nielsen, por ejemplo, los anteriores nos parecen de la prehistoria.

    Sin embargo, lo que realmente me lleva a esta reflexión, es ver como existen empresas que piensan, que deben estar en las redes sociales, simple y llanamente, porque está de moda, porque están muchos, y un largo etcetera. Las redes sociales, las herramientas de comunicación social, deben ser las nuevas armas para mantener una fluida comunicación entre Marca y Cliente.

    Si no partimos de esa base, entonces no sirve de nada tener una página en Facebook, o un perfil en Twitter. Muchas empresa deben partir de la base de entender para que quieren estar en Internet: bien como un motivo de branding, de creación o consolidación de marca, bien para conseguir más tráfico, caso de la prensa, bien para vender más, bien para comunicarse con su fuerza de ventas, en definitiva un objetivo claro.

    Pero, siempre hay algunos peros, pero, y esto ¿con quién lo hago? ¿necesito una agencia? ¿cualquier tipo de agencia vale? No voy a dar recetas mágicas, para eso hay muchos profesionales que las darán como mi buen amigo Juan Sánchez, hoy en Sackleton DMO, o Gaby Castellanos de SrBurns, u otros que saben de esto y más, como Enrique Dans, Carlos Blanco, Antonio Domingo, Ismael el Qudsi, y un largo etcetera. Todos ellos os darán recetas muy interesantes.

    Hoy con herramientas como Twitter podemos lograr una comunicación bidireccional y multidireccional entre la empresa y sus clientes, pero debemos partir de un objetivo, por ejemplo de aumento de contactos, de leads o de ventas. Estar presente en Facebook, ¿es interesante? depende de para qué: por ejemplo, Ferrari, equipo de Formula Uno, conocido en todo el mundo, actualiza casi a diario su pagina en Facebook, para que los 712.000 fans tengamos conocimiento de lo que pasa en nuestro equipo número uno, con un fin de obtención de contactos, para vender sus productos, por ejemplo.

    Desde Layerbit nos hemos propuesto dar una serie de soluciones globales en publicidad digital: no se trata de estar en Internet por estar, se trata más bien de diseñar una estrategia que lleve a nuestros clientes a la rentabilidad; y aunque, si, hacemos microsites, diseñamos campañas con nuestros clientes a su medida, donde la presencia en redes sociales ocupa un lugar destacado, pero sin despreciar otros medios. Hacemos rentables los presupuestos de nuestros clientes, por ejemplo, utilizando twitter, desarrollando una aplicación de Mobile Marketing, posicionando su web, por supuesto, planificando campañas de Media, y un largo etcetera.

    La utilización de las redes sociales será rentable siempre que haya un objetivo claro y definido, hacia el cual dirigirse: tener esto claro es, hoy por hoy, vital. Encaminar todas las estrategias digitales en esa dirección nos llevará al éxito, sin descuidar ninguna de ellas.