Todo va a cambiar

Crecimiento tecnologico

Al comenzar este post, son las 18.26 de la tarde, y junto a mi tres personas escriben mails y navegan por la red con smartphones en la línea 9 del metro de Madrid.
Hasta hace muy poco disfrutar de conexión a Internet en muchos lugares del mundo, era impensable. Nuestros padres decían que estábamos locos: si ya lo éramos hablando con un pinganillo por la calle, hacerlo bajo tierra era, cuanto menos, surrealista.
Ya no digamos si les hablábamos de mantener una conversación en avión, en tren o desde el otro lado del mundo, gracias a los avances de la telefonía móvil.

Sin ir mas lejos, cuando a finales de los 80 visite Polonia, Checoslovaquia y la antigua Unión Sovietica, solo comunicábamos con nuestras familias en caso de extrema necesidad. Para conseguir una comunicación, más o menos fiable, el tiempo mínimo de espera era de 30 minutos.

La celeridad en la evolución tecnológica es, hoy por hoy, bestial. No acaba de actualizarse una facilidad de un fabricante, cuando alguien, al otro lado del mundo, ya está desbloqueando esa facilidad tecnológica, para que otros muchos pueden utilizarlo. Tal es, por ejemplo, el caso del nuevo firmware que presentará en junio Apple, para su gadgets más populares, el iPhone y el iPad. A las pocas horas de presentar las bondades del iPhone OS4, y sacar la primera beta de desarrollo, ya había quien había conseguido desbloquearla, para su utilización en los primeros dispositivos iPhone, osea el 2G y el 3G.

La evolución tecnológica, además, ha llegado al mundo de los contenidos, donde las luchas fraticidas entre quienes siguen apostando por un modelo tradicional y quienes apostamos por un modelo de consumo de contenidos, son cada vez más dispares. Cuando a finales del siglo XIX, Ford fabricó su primer automóvil todo el mundo le llamó loco. Cuando Marc Vidal, en 2005 o 2006 predijo que el cambio en el modelo económico sería brutal, no sólo no le creyeron sino que le llamaron visionario o loco.

Hace unos días terminaba de leer “Todo va a cambiar” excelente publicación que Enrique Dans ha escrito para explicar a quienes tenemos poca idea de tecnología, como es el avance de todo en la vida, cómo la tecnología va a cambiar nuestra vidas, cómo la está cambiando; y, al escribir este post comprobaba, como en los dos años que escribo en mi blog, los cambios que ha tenido, han venido por los avances tecnológicos que escribia Quique Dans.

El desarrollo de diferentes modos de ver la vida, de diferentes formas de comunicación, apoyadas en avances muy profundos de la tecnología nos conducen hacia un lugar diferente, hacia un nuevo panorama, una nueva realidad. Quien no esté preparado para aceptar esos cambios, quien se resiste a mantener los viejos modelos, como los CD´s o DVD´s, sin detenerse a pensar que en el caso de los contenidos audiovisuales, los modelos que triunfan son los basados en la tecnología, en la escucha en cualquier lugar del mundo, sin necesidad de disponer de un receptor de música a la antigua usanza, llegará un momento que o cambia o quedará anclado en el pasado, como ya le ocurre a personas de nuestra generación, que no quieren entender ni comprender que los cambios son buenos.

Termino de escribir este post al compás de las notas de mi querido Chopin, sin necesidad de haber desempolvado el viejo tocadiscos que compró mi padre, simplemente con una conexión de adsl y una cuenta premium en Spotify puedo disfrutar de las maravillosas notas de su piano. Todo gracias a la tecnología.