servicio

Llegando a Santiago, descansando en Arca

La verdad sea dicha, entre el desayuno de esta mañana en Arzua, todo amabilidad, ganas de hacer las cosas y bien hechas, y la soberbia de ayer en Palas de Rei, donde por dos zumos, dos cafes, y dos croisants, me cobraron 10€. En algunos sitios (Bodega 99 Palas de Rei) parece que cobran un canon, no se si digital, o que. Me duele decir esto ya que tengo amigos gallegos.
Al grano, hoy Regina y yo teniamos pensado andar desde Arzua a Arca O Pino, en realidad Pedrouzo. Y eso hemos hecho; las fuerzas empiezan a flojear, por eso Regina ha andado al un ritmo menor, durante la mitad de los 19 km hemos andado juntos, para luego andar yo durante 6 km en solitario, coger cama en un albergue, cosa que ha sido imposible en los publicos y al final hemos acabado en uno privado, donde por 10€ tienes cama y ducha. No es una ganga, pero de verdad, la gente de Galicia ha tenido bastante buena vision de la jugada, han acondicionado algunas viviendas y las han convertido en Albergues, donde al menos por un modico precio, tienes esa cama tan ansiada y deseada, y en la que sueñas, a veces, incluso el dia anterior para dormir y descansar la noche siguiente y la siguiente. Al final empezamos a caminar hoy a las 8.30 y a las 13.00 yo llegaba al albergue publico, aunque al final, como os decia hemos terminado en el Albergue Porta de Santiago, el cual recomiendo a quien quiera venir por estos lugares de la provincia de A Coruña. Son las 17.45 y, despues de una comida suave y una buena ducha, me bajo a ver un poquito este pueblo por el que ya es la octava vez que paso y duermo, y que no me deja de sorprender con su hospitalidad. He dejado a Regina descansando ya que una de sus rodillas anda un tanto fastidiada. Voy a ver como esta.

Ya solamente nos quedan 18 km para llegar a Santiago, mañana trataremos de llegar a las 12 a la Santa Misa del Peregrino, pero esa sera otra historia.

Que alegria tan grande, se me pusieron los pelos de punta, como el dia que ganamos la Eurocopa a los alemanes, escuchar en un bar el himno nacional por la medalla de oro de Samuel Sanchez en la prueba de fondo en carretera en los JJOO de Beijing.