Sebas Muriel

Creo en Internet

Hace algo mas de un año, cuando la crisis estaba pegando fuerte, no es que ahora no lo haga, llego a mis oídos sobre una empresa que buscaba comerciales. Todos los días llegan a mi email ofertas de muy diversa índole; ésta, sin embargo, llego a través de mi madre.

Revaloria, la empresa en cuestión, tiene entre sus fines los de defender los valores cristianos en Internet; por ello me pareció una idea interesante conocerles. Les llame y mantuve un primer contacto con Antonio González, un zagal, super joven, con unas ganas de hacer cosas buenas en Internet, sin esconderse, que, en mi caso fueron muy bien recibidas. Me contó su proyecto, en el que la faceta comercial, no estaba casada con estar con ellos en exclusividad, y quedamos en vernos pasados unos días para tener una reunión con el presente y futuro de Revaloria.

Y…. ¿Por qué os cuento esto….? Muy sencillo: las cosas a nivel profesional comenzaron a tomar un camino mas claro, comencé a tener algunos clientes, a conocer a otros futuros y posibles que, a día de hoy, han sido o serán clientes; sin embargo las conversaciones con Antonio fueron derivando hacia nuevas formulas, y una de ellas ha sido el primer congreso Creo en Internet, que tuvo lugar el 11 del 11 del 11 en Distrito C de Telefónica en Madrid.

Al principio Antonio me contó su idea, y le fuimos poniendo patas a algunos de los ponentes. Le puse en contacto con algunos de los ponentes mas relevantes en el ecosistema digital, pero sobretodo, a diferencia de otras ocasiones, pasadas en mi vida, trate no ya de mantener en un segundo plano, sino de estar para lo que necesitase y, en la medida de mis posibilidades, echarle un mano o un cable.

Creoeninternet ha sido un rotundo éxito, por los ponentes, como Ismael el-Qudsi, Gustavo Entrala, Juanjo García-Noblejas, Manuel Echánove, Carlos Salas, Quique Infante, Sebas Muriel y un largo etcétera, acompañado de un mago y de una organización que se dejo la piel para que todo salese bien. Montar un congreso de este tipo, de un día de duración con 30 ponentes, con un catering servido por Lazcano, en un enclave tan espectacular como el Distrito C de Telefónica, a algunos que, previamente les había hablado de esta jornada, les pareció una locura, y he de reconocer que, en un principio, a mi también, pero que cuando conoces y te sientas con Antonio a comer, y te habla, no se anda por las ramas, va muy directo al grano. No digo que otros no lo hagan, pero éste era el primer Congreso que Antonio montaba de esta magnitud.

Conocía a muchos de los asistentes, y sus comentarios, eran los de personas, que no se dedican a esto del marketing Online o digital, sino a profesiones muy diversas, pero que, sin embargo, estan preocupados por la influencia de Internet en las personas, por la necesidad de impregnar valores en la red, para que nuestros hijos utilicen internet, no con control, sino con cabeza, poniendo pasión en lo que hacen, pero pasión racional, de la que requiere sentarse a pensar. Algunos de ellos, directores de colegios, periodistas de medios tradicionales, profesionales independientes, médicos, abogados, arquitectos, comentaban en corrillos, no ya lo bien que estaba hecho todo, sino la importancia de tomar cartas en el asunto, del uso de las nuevas tecnologías, internet, los smartphones, entre nuestros hijos.

Insuflar la red de valores es una tarea árdua, difícil y, en muchas ocasiones, costosa, por la influencia de quienes no estan dispuestos a consentir, que los católicos, estén presentes en Internet. Sin embargo no van a conseguir callarnos. Se hace muy necesario, que tanta gente de bien, que asistía al primer congreso “CreoenInternet”, nos pongamos, manos a la obra, para enseñar, tanto a nuestros hijos como a todas las personas que pasan a nuestro lado, que Internet debe ser una herramienta para conocer, para aprender, para hacer la vida agradable a los demás, poniendo valores enraizados en todas nuestras actividades y, como señalo Manuel Echánove de la Fundación Telefónica y de Generaciones Interactivas, poniendo Internet al servicio del hombre, no el hombre al servicio de Internet.

Mb Comunicación 2.0 y los que trabajamos aquí nos unimos a este planteamiento; desde hace algun tiempo, nos hacemos este planteamiento: si ponemos valores cristianos en las cosas une a nivel profesional hacemos, posiblemente algunos nos miraran como bichos raros, pero a la larga la satisfacción es mayor. Se nos critica a los cristianos muchas cosas, pero “Creoeninternet” es el ejemplo claro de cuanta gente, ya hace el bien a nivel profesional y trata de enseñar a los que tienen cerca sobre, no ya la importancia de hacer las cosas de forma diferente, sino de hacerlas para encontrar la felicidad de esas personas.

Los ejemplos fueron muchos y variados, el dinamismo del congreso fue tal que, incluso después de comer, con la presencia de un hacker, Chema Alonso, de la red, se oyeron hasta grandes carcajadas y comentarios, sobre que debemos dejar hacer o no a nuestros hijos en la red. En este enlace puedes ver el vídeo de su presentación, que no tiene ningún desperdicio.

Internet tiene sus peligros, porque no todos los que entran en la red de redes lo hacen para estar informados u obtener información para cosas saludable para él, su familia o sus hijos; sin embargo está en cada uno de nosotros tratar de hacer las cosas bien, y de enseñar a los demás como pueden hacerlo mejor.

Y cómo el movimiento se demuestra andando, Creo en Internet, ha sido una jornada dedicada a todos los que utilizamos Internet, para trabajar, como herramienta de ocio, como buscador de información, para encontrar viejos amigos a través de las redes sociales o cualquier uso legítimo que queramos darle para hacer una vida más cómoda y agradable.

Por ello, además, y haciendo caso a algunos de los ponentes, en cuanto a que debemos subir buenos contenidos o hacer saber sobre herramientas o cosas que hagan una vida mejor a los demás, os dejó aquí algunos enlaces que me ha mandado un familiar esta mañana, y que seguramente tendrán utilidad para vosotros.

1. Para tener todo a mano

2. Saber de un libro antes de comprarlo

3. Tu kiosko en casa

4. Actividades gratis en Madrid

5. Multas

6. Documentales

7. Para los cocinillas

8. Biblioteca de la Unesco

9. Para ver cine

10. Series de TV