renault

Así nos va: el himno es lo importante

Cuando aun no se han apagado los ecos de la victoria de FC Barcelona frente al Athletic de Bilbao, en la noche de ayer, nos despertamos esta mañana con la confirmación de la contracción de nuestra economía en un 2,9% respecto al año pasado. Y en el primer trimestre de 2009, la caida es del 1,8% respecto al último trimestre de 2008.

Sin embargo, a nuestros ciudadanod, en general, les das futbol, carnaza anti-monarquía, pitidos al Himno de España, o noticias sobre el abandono de Ferrari y Renault de la Formula One de cara a 2010, y todo solucionado, aparcamos la crisis durante unos días.

Igualmente, no consigo entender, aunque me lo expliquen los políticos de turno, como es que este mini-puente que tenemos en Madrid, saldrá tanta gente a las playas. Los niveles de paro van a rondar el 20%, el gobierno propone medidas para incentivar el gasto, sin contar previamente con las comunidades autónomas, como en el caso de las medidas del sector del automóvil, y así desviar la atención de lo realmente importante.

La prensa, en general, con contadas excepciones, por ejemplo en La Razón, incluso está dejando de tener credibilidad, pues en vez de explicar a los ciudadanos la realidad de nuestra economía, se dedican a polemizar sobre los pitidos al Himno de España en la final de la Copa del Rey.

No queremos darnos cuenta, o es que preferimos mirar para otro lado. Ayer sin ir más lejos Valérie Ségond de La Tribune, en su artículo “La loca apuesta del deficit público“, y mi buen amigo Marc Vidal, reflexiona hoy sobre las medidas que debería tomar nuestro Gobierno, aunque como siempre, dirán que estamos locos y somos unos exagerados.

No respetar a la Corona es una falta de respeto. No alegrarse, si eres culé, de la victoria del FC Barcelona, anoche, el domingo, o el 27 de mayo, Gritar cuando se interpreta el Himno, me parecen acciones típicas de todo ser humano, pero tratar de hacernos olvidar los problemas reales del país, del paro, de la deflacción económica, sinceramente, esto si que me parece una falta de respeto.

En el debate del Estado de la Nación, del pasado martes, se escenificó, por parte de sus señorías, los del PSOE, los del PP, y los del resto de formaciones políticas, una obra de teatro, bien planificada, en la que unos proponen y otros critican, en vez de poner en común propuestas, y debatirlas para sacarnos del embrollo en que nos han metido todos ellos. Era más fácil bromear e ironizar sobre el resultado de la final de la Copa del Rey, que ponerse manos a la obra, y arreglar la cagada económica en que nos han metido.

En épocas, no muy lejanas, de nuestra historia, por hechos similares, cierto es que eran otras circusntancias, ocurrieron hechos de los que, en este momento, no deberíamos olvidar.

Los extremos por otro lado no son buenos. Esos extremos nos llevaron a una guerra civil, a una guerra mundial, y en muchos paises del mundo musulman, a una guerra continua. Sin olvidarnos del terrorismo de ETA, ni el de las Torres Gemelas en New York. Proliferan grupos en Facebook sobre discrepancias extremas en muchos temas, y no nos damos cuenta, que le hacemos el juego a nuestros gobernantes, al desviar la atención hacía otro lado, y no realmente a lo que importa.

Fernando Alonso y Renault: ¿dos marcas?

A propósito del último spot publicitario de Renault, que apuesta por el claim, “puedes ser una persona normal, aunque tu coche no lo sea…”, se plantean algunas dudas, pues Fernando Alonso, precisamente, no es una persona normal, y Renault si es una marca normal.

Lo que habría que preguntarse es que entendemos en este spot por “normalidad”, y quizás podríamos comprender dónde quiere llegar el anunciante. Y posiblemente la marca, de este modo, no arriesga por la contradicción.

Qué piensas sobre esta cuestión