redes sociales

redes sociales y herramientas tecnológicas: usos diferentes

Hace algunas semanas, un día por la mañana, se suscitaba en el TimeLine de mi twitter, una conversación muy interesante sobre la realidad social de la aplicación móvil Whatsapp.

Hablando con Rafa García Plata manteníamos nuestras dudas sobre si esta aplicación móvil podría ser o no una red social.

WhatsApp

Después de leer, escuchar y charlar sobre este tema con diferentes personas, durante los últimos cuatro años, creo interesante hacer una distinción que a muchas personas les lleva a equívocos.

Las redes sociales, al menos como funcionan hoy en día, a finales de 2011, son plataformas de interconexión entre usuarios como personas físicas y, desde hace menos tiempo, como plataformas de conversación entre las marcas y esos usuarios, fans o no, de las marcas.

Tuenti.com

El ecosistema digital en el que nos movemos, cada vez más personas, no sólo a nivel nacional sino también internacional, genera conversaciones de todo tipo entre estos dos grandes grupos de personas, físicas y/o jurídicas. En una proporción bastante grande, las dos plataformas por antonomasia, que se utilizan en España, son Facebook y Tuenti, aunque les sigue de cerca la red de microblogging Twitter.

Siguenos en Facebook

Y, en este punto, es donde debemos tener clara la distinción. Twitter, por ejemplo, es una herramienta de microblogging o micro conversación entre usuarios y entre usuarios y marcas, en la que, por ejemplo, podemos conocer cuales son los temas que tienen mayor relevancia en este momento, cuales son las ofertas de las marcas de cara, por ejemplo, a la Navidades. Actualmente, podemos enviar a través de twitter nuestras fotos o vídeos para que otros puedan verlos, podemos enlazar un artículo de interés, podemos utilizar la herramienta con diferentes aplicaciones, dependiendo si la utilizamos en un escritorio de ordenador, en un smartphone o en una tableta.

Pero twitter no es una plataforma de comunicación social, como es entendido, por ejemplo Facebook y Tuenti, en los que puedo, además de crear una comunidad de, por ejemplo, amigos de la infancia, subir fotos, vídeos, compartir noticias, y cerrar ese grupo para que sólo vean los contenidos sus miembros, sin límite por otra parte, en cuanto a la cantidad de información que subo a las mismas. Otra cosa, es que yo utilice twitter para comunicar los hitos más relevantes de mi desarrollo de identidad personal o corporativa a mis seguidores.

Al final la combinación de estas herramientas crea un ecosistema de comunicación entrelazado, en el que cada uno podemos participar de forma activa, pero además podemos visitar un lugar donde está toda esa información disponible, en cualquier momento.

Por esta razón, no creo que la aplicación Whatsapp pueda ser considerada como una plataforma social; y tampoco como una herramienta similar a twitter, simple y llanamente, porque la información que yo comparto con alguien en Whatsapp, aunque la pueda enviar a más de una persona, no es susceptible de convertirse en un ecosistema en el que yo pueda disponer en todo momento de esa info.

Whatsapp es, en primer lugar, una herramienta de comunicación móvil, es decir, que sólo puede utilizarse en movilidad, y por tanto no hay acceso a una “supuesta plataforma” online, que esté disponible en cualquier lugar del mundo, desde un móvil o desde un escritorio de ordenador personal.

Aunque Whatsapp permite la difusión de mensajes de diferente formato, como son fotos, audio, mensajes de voz grabados previamente, cada contenido no es enviado como un todo, sino que cada elemento conforma un mensaje independiente. Es decir, para entendernos, que cuando enviamos un mensaje escrito con una fotografía adjunta, la aplicación lo envía como dos mensajes.

Whatsapp es una aplicación multi-marca, que funciona, no sólo en iphone o blackberry, sino también en entorno Android y entorno Nokia, no necesitando como en el caso de iMessage de iPhone, que el usuario destinatario tenga instalada la última versión de software, en este caso IOS5. Es una de las mayores ventajas de esta aplicación móvil, pero no por ello los mensajes enviados pueden convertirse en algo susceptible de ser llamado Red Social.

Con la llegada de Whatsapp y otras aplicaciones como iMessage, o las ya conocidas de Messenger de Blackberry, los diferentes fabricantes de smartphones, los desarrolladores de los sistemas operativos y los desarrolladores de aplicaciones, se han dado cuenta del potencial que tiene poder enviar este tipo de mensajes a través de las tarifas planas de datos, que disponemos a lo largo y ancho del planeta.

El preocupación o miedo, si puede catalogarse así, viene por parte de las operadores móviles, harina de otro costal, que ahora regalan y regalan paquetes de mensajes (SMS) a todos los usuarios. La vida del SMS va camino de llegar al punto en el que llegaron muchas aplicaciones de hace 10 o 15 años. Con el desarrollo de internet móvil y con el desarrollo de herramientas tecnológicas, que me permiten comunicar con mis amigos, enviando todo tipo de información, el SMS o el MMS, con el consiguiente coste que tiene, tiende a quedarse obsoleto.

Pondré un ejemplo, en el que muchos de los lectores se verán reflejados: las diferentes operadoras móviles, si hoy te cambias de una a otra, te ofrecen una tarifa plana de voz (x número de minutos al mes por un precio) conjuntamente con una tarifa plana de datos (en la que disminuirá la velocidad de descarga cuando superas un límite de megabytes de información) por un precio, que podría parecer razonable, añadiendo X número de SMS. Para quienes no disponen o no quieren un smartphone, me parece una solución correcta, pero para el que si lo necesita, para trabajar o para comunicarse con sus iguales, deberían ahorrarse esos SMS, en incluso muchos de los minutos de voz, cuando hoy, son muchas las personas que utilizan herramientas como Skype o Viber para realizar llamadas de voz, vía internet, y son muchas las que utilizan Whatsapp, iMessage o BlackBerry Messenger, para enviar todo tipo de información escrita y contenidos multimedia, utilizando sus tarifas planas de internet móvil.

Por eso no puedo estar de acuerdo con Rafa. Seguimos pensando en la distinción entre herramientas de comunicación y plataformas de comunicación. La utilización de la tecnología permite utilizar herramientas de comunicación, para crear ciertos ecosistemas de relación interpersonal, pero no van más allá. Herramientas como Whatsapp no pueden ser consideradas una plataforma social, como Facebook o Tuenti, porque, objetivamente, no lo son. Un ejemplo muy claro, para aclarar este punto, sin tener que acudir al ejemplo de Apple, es el caso de Windows Live:

El famoso messenger de Hotmail, es una herramienta de comunicación, un chat, en el podemos enviar información escrita y archivos multimedia, pero si queremos crear un ecosistema de relaciones personales con nuestros contactos, debemos darnos de alta en Windows Live, donde crearemos nuestra identidad personal en la red, y donde podremos compartir también todo aquello que publicamos. A Whatsapp le falta este último paso.

Cómo dice en su web, “WhatsApp Messenger is a cross-platform mobile messaging app which allows you to exchange messages without having to pay for SMS” y como señala Eduardo Arcos, “Whatsapp hace lo mismo que muchas de estas plataformas pero de forma más barata

Puedes seguirnos en:

MB Comunicación 2.0

El post-partido

El post-partido

A pesar de haber estado organizando congresos, presentaciones de productos de la industria farmacéutica y alguna que otra manifestación durante varios años, no recordaba las subidas y bajadas de adrenalina que teníamos cuando salían bien o mal los diferentes actos de los mismos.

Pero el jueves pasado, al terminar el I Congreso de Redes Sociales, la sensación, aunque parecida, sin embargo fue diferente, será por los años de experiencia o mas bien por el gran equipo que organizaba este Congreso: Carlos Mendiola, Mariela Salazar, Javier Saenz, Carla Noguera y toda la gente de la agencia de comunicación Evercom, y la pequeña aportación de quien escribe al desarrollar e implementar la web del Congreso.

Asistir a un Congreso de Redes Sociales para Pymes, en el que los ponentes, lejos de venderse como grandes expertos en Social Media Marketing, tratan de explicar a los asistentes, qué es esto de las redes sociales, cómo pueden ayudarles en sus negocios, qué herramientas pueden utilizar, cómo pueden medir sus resultados y de qué modo pueden sacar partido al SMM para sacar beneficio de su empresa, en definitiva de su negocio.

Desde mi etapa en la revista Interactiva he asistido a muchos congresos de este tipo, aunque la mayoría estaban enfocados a profesionales del marketing, y asistir a uno en el que, por un lado llevas a un cliente para que hable sobre su experiencia, con sus palabras, no marketinianas precisamente, y por otro escuchas a otros responsables de negocios contar su experiencia en las redes sociales, no deja de ser un ejercicio enriquecedor.

Con expertos de la talla de Juan Antonio Merodio, uno de los tipos mas simpáticos que hay en esto del SMM abierto siempre a resolver una duda que tengas, le hayas contratado o no. Mauro Fuentes, que desde su posición en Tinkle no para ni un minuto, para dejar con sus ejemplos una claridad cristalina en aquellos ejemplos, en los que el SMM esta triunfando. Leila Nachawati que con su gran delicadeza y pasión por las cosas bien hechas nos hablo de la importancia de saber y conocer qué es una comunidad y como debe posicionarse un community Manager que se precie. Javier Martin, que a pesar que algunos asistentes señalaban que solo se vendía asimismo, es un ponente, que por sus conocimientos esta a la altura de quienes saben de que va esto de Internet. Al final de la jornada llego uno de los platos fuertes, con Ismael El-Qudsi, que puso los puntos sobre las íes, como acostumbra sin dejar a nadie indiferente.

Sin embargo y a diferencia de otros congresos o encuentros de este tipo, pienso que dieron con un punto de conexión con el destinatario de este evento: sacar en una mesa redonda a los representantes de algunas pymes a explicar sus sensaciones con el trabajo desarrollado en redes sociales.

Fue el turno del CEO de El RanchoMadrid, que con su concepto de “ranchosfera” han conseguido que su restaurante sea el mas seguido de Madrid, en twitter y Facebook, con una política de atención al cliente como hacia tiempo que no veía en un negocio tan tradicional como el gastronómico, en la que la participación del cliente es primordial. Como llamativo el caso de éxito del portal de asistencia informática CheckMyHead, que siendo un sector que no es que no tenga adeptos, sino que sus servicios son muy concretos y específicos, sin embargo se han hecho con una posición en el mercado. Similar al ejemplo de Viscoform, una empresa valenciana de fabricación y venta de colchones, o como ellos mismos dicen de espacios para el descanso, con una estrategia buen definida en la que el cliente que viene a través del canal digital, es tratado con mucho mimo. Otro caso de éxito que salió a la palestra fue el de Boutique Baccana, esta boutique del soho madrileño que centra gran parte de su negocio en el trato directo, a través de la web y de las redes sociales, con una estrategia y unos objetivos bien definidos.

El Congreso fue un éxito, aunque debería haber una mayor asistencia, de nivel de las ponencias y los ponentes, de presentación de casos de éxito, y por supuesto de networking, aunque para futuras ocasiones, quizás un catering en la comida venga bien, para evitar cierta dispersión, y poder conocer a tantas y tantas caras que conocemos en twitter y que pudimos desvirtualizar como Laura Cuesta de Vvirus,  Inma Ferragud de LincPublicidad o Paco Tamayo que tanto aportan desde sus posiciones y empresas a la comunicación y publicidad digital.

Aquí podéis ver el video resumen del Congreso que grabaron los chicos de PRNoticias.

Hablando de comunicación

Aunque mi andadura en el mundo de la comunicación, me refiero como única labor profesional data de primeros de 2010, sin embargo desde muy pequeño ha estado presente debido a lazos familiares.

Y desde hace algunos meses, debido en gran medida a la crisis económica que estamos sufriendo en España, me encuentro con frecuencia a quienes me preguntan que deben hacer para llegar a sus clientes, si deben o no estar en las redes sociales, si deben hacer marketing digital o, en algunos casos, si deben desembarcar en el apasionante mundo del mobile marketing.

Ni pretendo crear una corriente de opinión ni convertirme en un guru, pero pienso que en muchas ocasiones al cliente le tratamos de convencer de super acciones en Internet, sin preocuparnos de estudiar primero su idiosincracia, sus objetivos, su estrategia actual de comunicación, de ventas, de trato con sus clientes.

Posiblemente no es el caso de muchas de las agencias de marketing digital que conozco, y que son unas cuantas, pero si he ido descubriendo, a lo largo de los últimos 16 meses, que existen muchos aprendices de gurus, de community Manager o sabe usted qué, que en muchos casos están echando por tierra el trabajo de quienes con profesionalidad, honestidad y transparencia, nos dedicamos a la publicidad, al marketing y a la comunicación.

Lo he visto en clientes con los que trabajo, en futuros clientes y en personas que me preguntan por tal o cual negocio.

Cuando echo un vistazo al panorama de la comunicación en España, examinando casos como el de @juanmerodio pienso que algunos hacemos las cosas medianamente bien, y estamos en una fase de constante aprendizaje, que en ningún momento provoca que se nos suba el éxito a la cabeza.

La labor de quienes nos dedicamos a la comunicacion digital en diferentes escenarios, desde hace un par de años, es demandada por muchas empresa que se encuentran en una encrucijada, al no tener claro que hacer con la comunicacion emergente que deben tener con sus consumidores. Y aquí es donde todos deberíamos hacer ver al cliente que la conversación, actualmente, no es dirigida por la marca, sino por el consumidor, el usuario que, ahora, decide qué hace, cómo, dónde y cuándo.

De todas formas, sigo pensando sede hace algunos meses, que lo que necesitan muchas empresas a la hora de comunicarse con sus consumidores, sus usuarios, es ir pensando en la necesidad de tener en su organización la figura profesional del Strategic Manager, entre otras cosas debido a que con su vision de marketing, publicidad y comunicación podrá tener una visión mas global y real de la situación global de la comunicacion de esa marca. No quiero decir con ello que la figura del community Manager no deba existir, valgame Dios, pero es una posición que deberá estar encuadrada en una estrategia de marketing, de comunicacion.

2011 un año diferente

Terminaba el año 2010 haciendo balance de sus vicisitudes, personales y profesionales, de los hitos históricos que han marcado este año a nivel de tecnología, de marketing, de estrategias, y no puedo mas que agradecer cuantas cosas geniales pasaron en el año que dejamos atrás.

A nivel personal, además de salud, el nacimiento de mi primer hijo ha traído algunas consecuencias, todas ellas positivas ya que contribuyen a una vida mejor: optimizar las horas trabajadas, utilización de la tecnología al servicio de la productividad, área en la que Apple ha jugado un papel importante y, finalmente, deshacerme de aquellos usos que solo conseguían alejaría en diferentes momentos de mi hijo y mi mujer, como la famosa granja de Farmville.

Desde el mes de julio he tratado de no descuidar este blog, y aunque la frecuencia de publicación de posts ha bajado, me propongo darle una mayor profusión de temas en 2011 que aporten valor, por ejemplo, en las estrategias profesionales, aunque habrá tiempo para temas de candente actualidad.

2010 lo recordare como el año del despegue profesional por mi cuenta, aunque en el mismo he colaborado con diferentes agencias, como Super y e-strategia, que me han brindado excelentes oportunidades profesionales para creer que mi trabajo puede tener utilidad y aportar hitos diferenciadores en el complejo ecosistema del marketing y la comunicacion digital.

A nivel tecnológico 2010 será un año para recordar por algunos momentos, ciertamente, excelsos, como fue la aparición de los nuevos iO´s de Apple, que equipan sus gadgets, y que en 2011 desembocará el Mac OS X Lion para Mac y, por supuesto la llegada del iPad.

La nueva tableta de Apple con cerca de siete millones de unidades vendidas consigue posicionar a Apple en un nuevo nicho del mercado informático, convirtiendo al iPad en un gadget espectacular, con aplicaciones, con un modelo de negocio aceptado y con unas perspectivas de crecimiento de gran envergadura de cara a 2011.

La apertura en Barcelona, CC El Maquinista, y en Madrid, en el CC Madrid Xanadú, de las dos primeras Apple Store Oficiales en España, ha sido uno de los hitos más esperados por la comunidad maquera de este país, concepto que, en mi caso conocía de Londres y París, y que me llamaba tanto la atención que no podía entender como en España no teníamos un servicio de este calibre.

La aparición de la nueva tienda de aplicaciones MacAppStore, ahora para quienes utilizamos Mac, junto a la llegada, posiblemente a principios de año del nuevo iPad 2, con cámara y la llegada del nuevo iPhone5 allá por verano, serán algunos de los hitos mas importantes a nivel tecnológico en el ecosistema maquero.

Los diferentes fabricantes de gadgets trataran de hacer competencia a los chicos de la manzana, faltaría mas, esperamos ver si dan con el producto que bata las ventas, por ejemplo del iPhone.

2011 promete ser un año diferente, parece que muchos comienzan a tomar conciencia acerca de su presencia y comunicacion digital. Cada vez habrá mas programas, reality shows, que utilizaran las nuevas herramientas de comunicacion social, en detrimento de otras tradicionales; el momento de cambiar que comenzó en 2010, aparentemente se afianza, y ya son muchos, medios, periodistas, empresas de todo tipo que buscan la manera de encontrar su posición en Internet, como es estos días Operación Triunfo, donde Ismael el-Qudsi, Juanjo Amorin y Carlos Blanco, se han convertido en los moderadores de la comunidad digital sobre la música española.

Terminaba 2010 colaborando con la agencia de publicidad e-strategia, y continua 2011 trabajando por mi cuenta al cien por cien: buscando nuevos proyectos, desarrollando otros, pero sobretodo evangelizando, en muchas momentos del día, acerca de la importancia del marketing digital, como algo intrínseco en la vida cotidiana de cualquier empresa.

Alguien, no recuero quien, me decía, terminando 2010, que quien en 2011 no estuviese en Internet, lo iba a llevar bastante crudo. Son muchos los negocios que veo cerrar cada día, sin embargo los que apuestan por las formas de comunicacion digital, son los que comienzan a obtener resultados, no espectaculares, sino, al fin y al cabo resultados, en muchas ocasiones positivos.

Espero seguir por aquí mucho tiempo, leyendo vuestros comentarios. Este año, promete y prometo hablar de los clientes, de aquellos que han confiado en mi. Posiblemente el próximo post hable de un cliente de 2010, apuntando a como debe ser la comunicación en redes sociales de alguien que emite a nivel mundial y deseaba llegar a quienes no escuchan precisamente la radio en un equipo de alta fidelidad.

Twitter tres años después…

Gracias a los chicos de TwopCharts esta mañana me he enterado que estoy en twitter desde hace tres años, nada más y nada menos. Y por eso he pensado en escribir esta entrada para hacer un poco de historia sobre una de las herramientas de microblogging más importantes que existe, hoy por hoy, en el ecosistema de comunicación digital: TWITTER

A finales de noviembre de 2007, unos meses después de empezar a trabajar, como responsable de publicidad de la revista Interactiva Digital, tuve la oportunidad de asistir a una charla, sobre los parabienes del futuro sistema operativo que desarrollaba Google, llamado Android, y que tres años después ha visto la luz, para hacerle competencia, no sólo a Apple, sino a Nokia y RIM. En aquella animada charla, en la ETSIT del campus universitario de la Complutense, tuve la oportunidad de conocer a una persona, que aunque había oído hablar de él, bastante bien sea dicho de paso, que me ha ayudado a entender el cómo, el por qué, y el para qué de twitter, él se llama Enrique Dans. No es este el post para hacer publicidad de qué hace o no Enrique, pero por entonces, al crear mi cuenta en twitter, a la primera persona que comencé a seguir fue a Quique Dans.

Curiosamente, rebuscando y preguntando en twitter esta mañana de lunes, Francisco Mesa me recomendaba el blog de twitter, sobre el número de usuarios en twitter, he encontrado un dato curioso: en marzo de 2007, Enrique Dans tenía 108 seguidores, Eduardo Arcos 308; doce meses después los números llegaban hasta los 1.491 y los 1519, respectivamente; hoy, tres años después, Enrique anda por los 119.103 seguidores y Eduardo por los 92.843.

En mi TL (Time Line) entonces, en 2007, personas que siguiesen mi conversación había pocos, creo recordar que a final de ese año andaban por los 10, a quienes les agradezco seguir lo poco que yo pudiese aportar al ecosistema digital. Hoy, tres años después, esos seguidores han subido hasta 1.182. A todos y cada uno de ellos les estoy agradecido por leerme, seguirme o simplemente estar ahí.

Sin embargo, ¿qué ha pasado en twitter en los últimos tres años? Daría mucho para escribir esta pregunta, pero básicamente señalaré que el mundo ha cambiado tanto, que aunque se vaticinaba una crisis, nadie podía imaginarse que llegaría hasta dónde nos encontramos en este momento.

Twitter, que en 2007, tenía pocos usuarios, en septiembre de 2008 se aupaba hasta los 3 millones de usuarios, como podíamos leer en el blog de Bitelia, y en 2009, Roberto Cerrada señalaba en su blog que el número de usuarios únicos de twitter llegaba hasta los 20 millones; y en 2010 llegamos a la mágica cifra de 100 millones de usuarios en twitter. Por tanto el crecimiento en cuanto a usuarios está ahí, aunque lo realmente espectacular es el número de twitts que se escriben al día, que rondan los 65 millones.

Si en 2007, en twitter sólo estábamos unos cuantos locos, unos cuantos frikis como gustaba llamarnos a quienes teníamos cierta debilidad por la tecnología, la información online y la necesidad de crear un mundo más accesible, que podría conseguirse con una utilización de Internet, más cercana al usuario de la calle, hoy, en 2010, cada vez más personas utilizan twitter, para, como le decía esta mañana a Antxón de San Sebastián, poder estar informado en unos minutos, sin necesidad de ir al kiosko  a comprar la prensa escrita. En mi caso, como en el de muchos, las noticias las sigo en twitter, porque entre otras cosas el periodismo tradicional tergiversa, en muchas ocasiones la información, como ocurrió, por ejemplo, hace unos días con el plante de los controladores. En twitter, ante tamaña situación, estábamos informados sobre lo que realmente ocurría.

Hoy, tres años después, además de tener muchos usuarios más, en el ecosistema del microblogging de twitter, con sus 140 caracteres en contra de lo que muchos pensaban en 2007, han ido entrando muchas marcas, que se han unido a la conversación de los usuarios, para precisamente hacer un ejercicio de escucha del consumidor, al que tenía muy, pero que muy abandonado. El consumidor era eso, un consumidor de productos. Hoy, gracias a la redes sociales, los consumidores tenemos voz y voto, y no sólo opinamos sobre tal o cual campaña, sino que nos hemos convertido en referenciadores y prescriptores de muchas marcas. Las marcas, en ese sentido, unas más que otras, se han dado cuenta, y cada vez es mayor el número de marcas, que entre sus filas, de forma interna o externa, tienen una persona que escucha, modera y aporta contenido de valor, para el usuario, en el ecosistema digital, utilizando, por ejemplo twitter, como un vehículo de comunicación, escuchando y aportando soluciones al consumidor.

Twitter, además, es utilizado por muchas personas para establecer nuevos contactos profesionales, nuevas amistades, como una forma de entretenimiento para conocer sobre tal o cual película, obra de teatro, ropa o automóvil, que estamos interesados en comprar. La aparición de términos de búsqueda, llamados “hashtags” y simbolizados por el signo “#”, han significad un cambio bestial, por ejemplo, a la hora de hablar de una marca, de disfrutar de un evento deportivo como el último mundial con 2.000 tweets por segundo, de seguir un evento tecnológico como Ficod, en el que hubo 25.000 tweets en tres días, o simplemente, seguir una conversación sobre tal o cual tema de interés.

Twitter ha supuesto tal cambio en la forma de comunicar, que muchos periodistas, que antaño, renegaban de todo lo que olía a Internet, pues les sonaba a pérdida de derechos adquiridos, hoy han descubierto el valor, que aporta esta herramienta de microblogging, repito con 140 caracteres, a las noticias, a sus conversaciones con los lectores, en definitiva, y, al igual que ocurre, por ejemplo con Facebook o Linkedin, a darse cuenta, que el importante, hoy, ya no es la marca o lo que dice la marca, sino el usuario.

Por tanto, el creciente uso de twitter, lejos de parecer un espejismo, viene a confirmar que el ecosistema creado a raíz de la aparición de las tarifas planas de internet, junto al creciente uso de las misma en smartphones, tiene visos, no sólo de mantenerse en el tiempo, sino de alcanzar cotas inimaginables por aquellos locos, que hace tres años comenzábamos a utilizar twitter y las redes sociales para hacer contactos profesionales, para recuperar amistades o para seguir un hecho histórico, a través de los Trending Topics, mediante diferentes aplicaciones o widgets.

Aquellos que empezábamos a utilizar twitter en 2007 lo hacíamos a través del servicio web del portal de microblogging, que sin embargo hoy tiene una interfaz, no sólo adecuada a los nuevos tiempos, que puedes personalizar como bien quieras. Hoy, llegando al final de 2010, podemos utilizar diferentes clientes para acceder a twitter, tanto a nivel de aplicaciones desktop como aquellas adaptadas o desarrolladas en formato móvil, como TweetDeck, Twettie, Twitter for iPhone, HootSuiteTweetMeme, entre otras muchas, sin olvidarnos de aquellas aplicaciones que permiten acortar las largas url´s de nuestros enlaces, o subir nuestros momentos fotográficos o de video a nuestro timeline.

Si Facebook ha supuesto un cambio para los usuarios de Internet, con sus cerca de 500 millones de usuarios, Twitter promete convertirse en modelo de comunicación en el momento, entre diferentes usuarios, y entre éstos y las marcas que, cada día con mayor profusión, utilizan los medios digitales para comunicar con sus consumidores.

Finalmente, y como twitter y las redes sociales puedes provocar cierta virtualización de todo lo que se dice o hace en la red, algunos locos de esto, como Antonio Domingo, Raul Albiol o Ismael Teijón con eventos como Eats&Twitts o Futbol And Tweets, ejemplo de desvirtualización, en los que hemos podido ponernos cara, muchos de los que usamos las redes sociales para trabajar, y que no tenemos mucho tiempo para poner cara a tal o cual persona.

¿Utilizas twitter? ¿Qué ha supuesto twitter en tu vida?

Muchas gracias por todo lo aprendido en estos tres años.

el papel de los medios de comunicación en la red

Ayer tuve la oportunidad de asistir a una mesa redonda en Ficod, que versaba sobre las claves de futuro de los medios de comunicación online.
Moderada por Juan Valera de Periodistas 21, entre los componente estaban Chus del Río, director de Contenidos de Prisacom; Rosalía Lloret, directora general de desarrollo digital en Unidad Editorial; José Luis Rodríguez, director general de Godó Digital; Juan Luis Moreno Ballesteros, director de estrategia de Internet en Grupo Vocento; Mario Tascón, fundador de La Información y Alfredo Peña, director de multimedia en LaSexta.
He de puntualizar que llegué a la mitad de la mesa, pero parece que no me perdí gran cosa, porque el plato fuerte parece que llegó en ese momento, cuando uno de los asistentes, protagonizó una de las frases célebres de Ficod2010, al afirmar que “Twitter no es un medio de comunicación” y, efectivamente, es posible que no sea un medio de comunicación al uso, es mucho más, porque cada vez más gente, utilizamos twitter para estar informados.
Por tanto algo no tan bien hecho estarán haciendo los medios de comunicación, cuando hay una desbandada generalizada para obtener información. Posiblemente, como señaló Juan Luis Moreno, el papel no desaparezca en un breve plazo de tiempo, como trataba de hacerles ver con sus críticas, el periodista Javier Piedrahita en una de sus inquisitorias reflexiones, como responsable de MarketingDirecto. Sin embargo, me gustaría apuntar que o cambian mucho las cosas, o el papel está condenado a convertirse en el soporte residual. ¿Cuántos puestos de trabajo han desaparecido de las rotativas de papel? ¿Cuántos trabajadores han sido reconvertidos a las cabeceras digitales? Los monstruos de la comunicación parece que continúan abogando por un modelo, en el que el papel es importante.
Pero el episodio más jugoso de la mesa ocurrió casi al final de la misma, cuando Rosalia Lloret de Unidad Editorial, con un discurso que no había visto en mucho tiempo, cuestionó sin morderse la lengua el papel de las centrales de medios a la hora de vender la publicidad a los medios, y atreverse a cuestionar, fuera de un contexto más amplio, que las agencias de publicidad no hacen bien su trabajo a la hora de distribuir la publicidad de los anunciantes en los medios de comunicación, que las centrales no targetizan ni segmentan el público objetivo de los anuncios de las marcas con qué trabajan.
No dudo, que algunas agencias venden impresiones por kilos, pero cuestionar el trabajo de las agencias y centrales de medio en estos términos, cuanto menos me pareció esperpéntico. Que los medios de comunicación se dediquen a cuestionar a las agencias y centrales de medios a la hora de contratar anuncios, cuando ellos, precisamente ellos, no han hecho los deberes, por ejemplo al vender formatos infumables, que por ejemplo no permiten dicha segmentación, me parece una falta de respeto a todos aquellos que nos dedicamos a la comercialización de espacios publicitarios digitales.
La nota de humor final fue puesta, como señalaba anteriormente, por Javier Piedrahita, al cuestionar el modelo de pago por información, que practican todos medios. Jesús del Río apunto, que él cuando viaja en avión, cuando se toma un café o cuando compra un libro lo paga. Ninguno de los presentes dudamos en este sentido, pero el modelo de pago online que se intenta vender desde plataformas como Orbyt, en mi humilde opinión no es similar a cuando compro un vuelo en la red.
Si puntualizaré a Javier Piedrahita, que meter en el mismo saco de los contenidos de pago Mario Tascón, fundador de La Información, creo que estaba fuera de contexto, porque si de algo ha presumido LaInformación, después de convertirse en el tercer medio digital, ha sido de ofrecer todos sus contenidos a sus lectores de forma gratuita, mediante el modelo de inserción de diferentes formatos publicitarios en su portal, con una segmentación bastante bien hecha.
Al terminar la mesa intercambiando impresiones con Julio Alonso de WeblogsSL coincidimos en que la postura de la directora de digital de Unidad Editorial había sacado sus afirmaciones de contexto, y debería haber explicado su postura en un escenario más ajustado a la realidad.
Yo sigo pensando que los medios de comunicación deben seguir teniendo un papel relevante en la comunicación digital, pero algunos de ellos deben cambiar mucho sus formas de ofrecer la información a sus lectores. Decir que herramientas, como las redes sociales o twitter, no son formatos reconocidos para ofrecer o viralizar sus contenidos, es cuanto menos estar fuera del contexto actual. Muchos blogs especializados se han comido muchas secciones de los medios de comunicación tradicionales, simplemente, por la razón de la especialización.
Hoy, si quiero leer algo sobre Apple, sobre el lanzamiento de un nuevo modelo de automóvil, sobre unos muebles o un restaurante donde comer, ya no acudo a la prensa tradicional, en su formato papel o su formato digital, sino que lo hago, por este orden, en twitter, blogs especializados y redes sociales. Y, por una única razón, el contenido es el rey y la opinión que vale es la de los usuarios. El papel del periodista debe, en ese sentido reconvertirse, porque de lo contrario, ocurrirá, como en los ochenta, cuando se decía que había más abogados en España, que litigios que defender y juicios que celebrar.

Privacidad, contenidos, compartir información

Pues ya estamos de vuelta de las vacaciones y, como os contaba en mi último post, nuestro hijo va creciendo cada día un poco más. Y, al contrario de lo que muchos podrían pensar, nos deja dormir y, normalmente, podemos descansar, que ya es un logro, pues tiene mes y medio.

Muchas veces, con ocasión de un evento importante, solemos hacer co-partícipes de esa alegría, de lo bien que lo pasamos en un viaje, o, en mi caso, con el nacimiento de un hijo, con nuestros amigos. Hasta hace poco tiempo ese compartir se reducía a mandar una fotografía, una carta o una dedicatoria con ese momento que queríamos compartir, y normalmente venía de vuelta con una llamada de teléfono, con una carta y, en los últimos años, con un email.

Sin embargo este panorama ha cambiado, ha dado un giro radical, que no sólo ha afectado a la forma de comunicarnos con nuestros amigos, sino que, además utilizamos para ello nuevas herramientas, como las redes sociales, las herramientas de compartir fotografía, video o música, y un largo etcetera.

No pretendo dar una clase magistral sobre privacidad en este post, ni nada que se le asemeje, sino, simplemente, haceros partícipes de un tema, del que muchas personas tienen tal desconocimiento, por los dimes y diretes que escuchan cada día, que les han llevado a montarse una película de terror con esto de las redes sociales y herramientas como YouTube, Picasa, Flickr o Facebook.

En este momento, llegando a mitad del mes de septiembre de 2010, hay cerca de 10 millones de usuarios españoles que utilizan Facebook, formando parte de los 500 millones que lo hacen en todo el mundo. No dispongo, a estas horas, de datos sobre cuentas de hotmail o Yahoo en España, pero imagino que no son pocas.

En diferentes conversaciones durante este último mes, he escuchado frases como “Facebook tiene todos los derechos sobre los contenidos que subimos a su plataforma“, “Internet se ha adueñado de nuestras vidas, de lo que hacemos, de quienes somos, por qué tienen que estar mis datos en Google” o “si quiero compartir unas fotografías por qué debo pasar por el aro de MSN, Flickr o Picasa para que los demás tengan acceso a ellas“.

Por ello me gustaría aportar algunas reflexiones sobre la privacidad de los contenidos y sobre la facultad de compartir los mismos.

  • Qué pasa con el derecho al honor, cuando subimos un contenido a una plataforma social? Normalmente cuando subimos un contenido en una red social, en una herramienta de almacenamiento como Flickr o Picasa, o bien en twitter, el contenido es nuestro, y podemos compartirlo con quienes nosotros estimemos oportuno.
  • Cómo controlamos esa privacidad? En todas las herramientas sociales, como Facebook, Flickr, Picasa, YouTube o Vimeo, hoy por hoy, existe la posibilidad de limitar quien puede y quien no puede ver, copiar o tomar prestado un contenido, que hemos generado en nuestro perfil social. De hecho en plataformas como Facebook, aunque pueda parecer complicado realizarlo, cabe la posibilidad de reducir el visionado de nuestros datos, incluso a sólo nosotros mismos.
  • Pero, las plataformas sociales vende nuestros datos…??? Como señalaba Enrique Dans en un post escrito sobre la privacidad el pasado 15 de junio, en la revista Man:

La empresa no “vende” los datos: los custodia rigurosamente, y se limita a posibilitar el acceso a unos clientes, acceso que ejecuta la propia red social sin “pasar” información al anunciante más allá de datos agregados. Las cosas no siempre son lo que parecen, y guiarse por clichés no es una buena práctica.” en clara referencia a Tuenti.

  • y qué ocurre con la propiedad de los contenidos, que generamos y compartimos en las redes sociales o en lugares de almacenamiento de los mismos? En principio, y en final, la propiedad de los contenidos es de quien los genera, de quien los crea. Sin embargo el problema se genera cuando compartimos todos nuestros contenidos, y, además lo hacemos con todo bicho viviente. La propiedad sigue siendo nuestra, pero al compartir con quien sea, corremos el peligro de que ese contenido llegue a manos, que en principio nosotros no queremos.
  • ¿Es posible no compartir información en buscadores? Hace unos días tenía esta conversación con un amigo de mi mujer, del que obviaré su nombre, ya que él no quiere estar en ningún sitio de la red. La conversación giraba al punto de no entender por su parte, que haya personas como yo, que tienen una identidad digital, que, entre otras cosas forma parte de un todo, de una persona. Cuando generamos información, cuando generamos contenidos, hasta hace bien poco, había que entrar en las hemerotecas de los periódicos para leer una carta que publicamos hace tiempo, o buscar los álbumes de fotos del baúl de los recuerdos, para ver una fotografía de nuestros años de infancia. Hoy, sin embargo, las nuevas tecnologías, las redes sociales, los portales de fotografía, de video, YouTube, los blogs, y, un largo etcétera, nos simplifican la vida a la hora de compartir algo con alguien. Indexar o no mi información en buscadores, es la consecuencia lógica para alguien que sube contenidos a la red, aun así, cabe limitar esa indexación, como hace, por ejemplo, Facebook. Pero repito, y no me cansaré de hacerlo, los contenidos subidos a los diferentes portales, redes o blogs, siguen siendo nuestros, aunque algunos pretendan convencernos de lo contrario. Sus razonamientos no son correctos. Y, si además no quieren estar en la red, que no estén, no pasa nada; ellos se lo pierden.
  • Compartiendo  información en las redes sociales… puedo limitar el acceso a los contenidos? Haciéndome eco de las palabras de Enrique Dans, en el mismo artículo antes citado, por supuesto que podemos e incluso, en algunos casos, debemos limitar, el acceso a los contenidos que compartimos con nuestra red de contactos. El problema viene dado, cuando al crear nuestro perfil en una red social, no tomamos medidas en aras de privatizar nuestra personalidad, diferenciando con quien compartimos que, por ejemplo, hemos cambiado de estado civil o hemos tenido un hijo, o quien compartimos las fotografías de nuestro último concierto, o de nuestra última farra. En plataformas como Facebook, existen estas posibilidades, pero hay que sentarse para estudiar y aplicar cómo y a quién le permitimos entrar en nuestros contenidos.

“Una red social es una herramienta sofisticada. Permite sentir un nivel de proximidad agradabilísimo con otras personas cuando no estamos con ellas, y se comporta como complemento, no como sustituto de nuestras relaciones sociales: no nos volvemos taciturnos y huidizos por usar redes sociales, sino que seguimos saliendo y tomando copas con nuestros amigos exacta- mente igual. Simplemente, disfrutamos de mayor contexto. Es posible que muchos hechos relevantes en su futuro, temas sociales, personales o profesionales, tengan lugar en una red social. Con el nivel actual de uso, los “raros” ya no somos los que estamos en una red social, sino los que se mantienen al margen de ellas. Las redes sociales son un signo de los tiempos. Pero dado que las redes sociales nos llevan a revisar el concepto de privacidad, hágase un favor, y hágalo. Revise lo que comparte, con quién lo comparte, y si efectivamente quiere que así sea. En el nuevo debate de la privacidad, sin duda, vivimos tiempos interesantes.”

  • Finalmente, para todos aquellos escépticos de las redes sociales, existen recetas para poder compartir contenidos, para poder enviarlos sin necesidad de saturar nuestras cuentas de correo. Existen herramientas como DropBox, MobileMe o los discos virtuales de almacenamiento como el de gMail.
  • Y, para quienes no quieren compartir ni utilizar las redes sociales, o herramientas de fácil uso como Flickr, Picasa, YouTube o Vimeo, ni tan siquiera los discos duros virtuales, con todo mi cariño, aunque no estoy de acuerdo, podéis continuar con métodos tradicionales, como son los CD´s los DVD´s o los discos de BlueRai, para enviar copias de vuestros contenidos a vuestros amigos y familiares, y de paso, continuar dando de comer a los “señores” de la SGAE.

Finalmente, querido lector, me interesa conocer cual es tu opinión sobre el tema de los contenidos y la privacidad de los mismos en la red.

    falsos profiles

    Mientras escuchaba esta mañana un curso de buenas prácticas en Social Media, dirigido por Gabriel Garcia Agraz, que podéis seguir aquí, venía a mi memoria el gran problema de los Falsos Profiles, de los cuales fui víctima, a primero de este año, cuando había dejado de colaborar con la anterior compañía, y comenzaba a organizar mi agencia MB Comunicación 2.0.

    Habrá personas, por llamarles de alguna forma, a quienes les pueda divertir, por un lado suplantar la identidad de otro o crear un perfil falso de su persona o su compañía, por el mero hecho de divertirse.

    Cuando el pasado mes de enero, después de unos días de descanso en Granada, recibí la noticia de que alguien trataba de hacerse pasar por mí en twitter, colgando comentarios de mi perfil real en otro creado para tratar de despretigiarme, y haciéndose seguir de mis followers, no pude por menos que echarme las manos a la cabeza.

    Posiblemente la persona o personas que trataron de desprestigiarme, leeran este post. Se coge antes a un mentiroso que a un cojo. Hoy por hoy, hay personas que siguen haciendo follow a ese perfil, llamado kikennb, del que por cierto tengo medio localizada su dirección IP. Alguno de los followers de ese perfil pirata, posiblemente, lea este post, y le pido que bloquee ese perfil. Si bien aparece mi fotografía, quien la ha utilizado no sabe ni de donde es, confunde mis apellidos, pone una M en mi perfil que no sabe que significado tiene, o lo hizo para no pillarse los dedos.

    Es el mismo que se dedica a hacer críticas despiadadas a la policia española por sus actuaciones en redadas de todo tipo, el mismo que critica desde hace muchos meses todo lo que hago, el mismo que escribe en todo tipo de sitios con faltas de ortografía, con palabras malsonantes, y el mismo o los mismos, que critican y ponen a caldo a todo aquel, que no les cae bien, pero que después RT su noticias en twitter.

    La persona que suplantó mi identidad digital no tenía otra cosa que hacer, simplemente, tratar de desprestigiarme. No tengo enemigos, como he dicho en muchas ocasiones, quizás alguno, entre ellos esta o estas personas. Mi identidad digital está a buen recaudo, dirigida por quien escribe este blog, y no por terceros, que tratan de confundir a las personas.

    Quien hizo esta barbaridad, además, mientras comenzaba a colaborar con una agencia de publicidad digital, con la que nunca me unió una relación laboral, aunque si de colaboración, y de la que no me arrepiento, se permitió el lujo de suplantar mi identidad en el portal de anuncios de trabajo CraigList, al solicitar personal para la agencia en mi nombre. La agencia de la que hablo es Layerbit, de quienes sólo puedo dar excelentes referencias, y un comportamiento exquisito.

    La fotografía que puedes ver en este post refleja una realidad aplastante. Quienes se dedican a este tipo de manipulación, paracen no tener otra ocupación en su vida, que la crítica despiadada.

    ¿Conoces a alguna persona o empresa, que gestione perfiles falsos de su compañía? ¿Es importante para tí la reputación onlline?

    Personas y Marcas digitales

    En los últimos tiempos han proliferado, en nuestro ecosistema, voces diversas, cada uno con sus razones, que hablan sobre el tema del tratamiento que debemos tener y debemos dar a nuestros perfiles digitales.

    Hace un par de semanas comencé a leer el blog de Maria de Andres, y su ultimo post, “Estimada empresa X: yo soy persona“, junto a algunas conversaciones con un par de futuros clientes me reafirman en el pensamiento de tratar de diferenciar un perfil digital personal del corporativo.

    Cuando comencé a trabajar en 2007 en la revista Interactiva, referente en las publicaciones de marketing digital tuve el convencimiento que cada marca debe tener su perfil digital, con independencia de la persona o personas que lo gestionen. Ósea, que el perfil de @movistar_es, aunque pueda estar gestionado por si director de marketing, en ese momento gestiona el perfil de una marca.

    Las marcas, sin embargo, en muchas ocasiones tratan de hacerse con ingentes cantidades de admiradores, amigos, consumers y fanboys, sin pensar que son personas, personas de carne y hueso, que pueden ser fan o no de tu marca, porque los gustos de unos no son los mismos que los de otros.

    Por ejemplo, una marca de automóviles desea llegar a los usuarios hardcore, consumidores de deportivos, y diseña con su agencia una estrategia en medios sociales. En ocasiones encontramos que la agencia o la propia marca quiere cumplir con unos datos, simplemente datos, sin pararse a pensar como es el usuario de este tipo de productos.

    Y se lanza a la carrera sin cuartel, sin pausa, hasta que consigue “X” numero de fans, admiradores o seguidores. Algunos utilizan herramientas como YouTube para lograr visitas a su site, y, otros buscan fans desesperadamente para su FanPage de Facebook.

    En los últimos meses, desde que comencé a trabajar por mi cuenta, en el diseño y desarrollo de estrategias digitales, he tratado de tomar la dirección adecuada en este sentido.

    Al hablar con un posible cliente he llegado al convencimiento de tratar de ser muy honesto con el cliente, y explicarle con razonamientos validos, sobre la importante diferenciación del perfil personal y el perfil corporativo.

    Como muchos sabéis, hace alguno meses, la red social por excelencia, Facebook, con 400 millones de usuarios, tomo la determinación de proveer a las empresas de herramientas de social media propias para las mismas, a través de las FanPages. Muchas marcas, que hasta entonces venian utilizando perfiles personales, dieron el salto y pasaron al otro lado del rio, creando su página de empresa, de la que te puedes hacer admirador (hoy me gusta). Muchos, por el contrario continuaron con el viejo esquema, obsoleto, por otra parte, y que en muchas ocasiones confunde al usuario, ya que lo normal es tener amigos de carne y hueso, y no entes mercantiles, de los que cuando menos puedo ser admirador.
    Llegados a este punto resulta curioso comprobar como, por otra parte, las marcas, a la hora de conseguir fans o amigos, se embarcan en una guerra sin cuartel, enfocada a conseguir cuantos mas fans mejor. Cuantos de esos fans, de gran cantidad de marcas, consumirán alguna vez un contenido de una marca, de la que se hicieron fan por el mero hecho de que están sus amigos, o, simple y llanamente, porque son coleccionistas de amigos o de marcas.
    Desde hace cinco meses, habitualmente, cada día, en varios momentos de la jornada, recibí en mi perfil de Facebook invitaciones a diferentes tipos de paginas. Normalmente aquellas que son agencias de publicidad, de comunicación, marketing, social media, suelo aceptarlas, porquee interesa conocer que hacen, que soluciones aportan, y, por encima de todo, para aprender.

    Mientras otras muchas marcas, directa o indirectamente, tratan de conseguirme como admirador, se produce una disyuntiva: lo hacen, realmente, para que sea admirador con algún fin; o simplemente para tenerme como un número más.

    Hay opiniones para todos los gustos, pero, en más de una ocasión, me he inclinado por la segunda opción, porque yo esa marca, no es que no la conociese, es que sencillamente no es mi preferida. Hasta hace bien poco, aceptaba ser fan de cualquier marca, porque la invitación me llegaba via algún conocido; sin embargo, desde hace un par de meses he tomado la determinación de ver primero quién es esa marca, quién está detrás de ella, qué me puede aportar, qué valor diferencial tiene con su competencia, y, después de contestadas, he tomado una decisión.

    El bombardeo, como decía más arriba, es diario, y, aunque, solo tengo 1400 contactos en Facebook, no se si es por eso, o, porque las marcas o sus gestores necesitan tener fans y, cada vez, más fans, pero me siento más que persona, un poco objeto.

    Acumular amigos en nuestros perfiles personales, acumular admiradores en nuestros perfiles corporativos, ¿para que sirve? ¿para decir bien alto que somos los más guays? No, me niego, en rotundo. Pero no por nada, simplemente, porque trato de estar conectado a esos contactos, en el caso de mi perfil digital personal. Y, en el caso del corporativo, porque me parece fundamental dar contenido a todos los seguidores que tiene una marca.

    Finalmente, cada marca tiene un objetivo claro en su estrategia de Social Media, por ejemplo, Movistar, tratará de vender sus productos, y crear comunidad alrededor de su marca: qué conste que no soy fanboy de esta marca, simplemente, me gusta como lo están haciendo, porque detrás hay una agencia que sabe de que va esto del Social Media, la gente de Territorio Creativo.

    Aprovecho finalmente mi blog para mandarle un afectuoso y cariñoso saludo a Juan Luis Polo, al que muchos conoceréis, que se encuentra en plena recuperación de un accidente.

    descubriendo la experiencia de usuario…

    Leyendo el pasado martes algunos comentarios, a raíz del post “iPad: se acerca la hora de la verdad“, escrito por Enrique Dans, no pude por menos que contestar a alguna persona que hablaba sobre la usabilidad o la poca visión de Apple a la hora de crear un gadget, que sólo serviría para unos pocos.

    Tanto en asuntos relacionados con la tecnología, como en aquellos relacionados con la estética de las cosas, suelo ser partidario de hacer una escucha activa, que suele concluir en una reflexión más sosegada, racional y profunda, que cuando hablamos del fragor de las batallas deportivas.

    Ayer tuve la oportunidad, pues aunque trabaja al lado, cada vez hay menos ratos de hablar sobre estos temas, de comer con mi hermano pequeño, él estudio arquitectura y hoy es un profesional con unas expectativas de crecimiento a nivel profesional bastante notables. Desde el inicio de su carrera profesional trabaja en IDOM, conocida empresa vasca de ingeniería, y, hoy por hoy, conscientes de su potencial, es el Jefe del Proyecto de sus nuevas oficinas en el barrio de Montecarmelo, a escasos 50 metros de mi vivienda.

    Cuando escucho hablar a mi hermano de tecnología o de estética, siempre le oigo poner un punto de cordura, y ayer, no fue una excepción.

    Entre los cuatro hermanos, el primer iPhone que cayo en nuestras manos fue el mío, un modelo 2G americano con jailbreak, ya que aquí aun no se comercializaba, al mismo tiempo que un iPod Touch. Al poco tiempo, con la llegada del 3G, el modelo negro, hace unos meses, el modelo 3GS con 16Gb de memoria. Hoy esos gadgets están repartidos por toda la familia. Hace unos 6 meses volví al redil de Mac, después de dos años utilizando un portatil de la marca Acer y otro de HP, porque la experiencia de usuario es brutal.

    Ayer, como decía, mi hermano pequeño, no tan pequeño claro, va camino de los 34 y está esperando el cuarto hijo, me hablaba sobre el iPad mientras buscaba información en mi iPhone 3GS (él es un enamorado de la tecnología, pero es el menos tecnológico de la familia), y reflexionaba que en determinados ámbitos profesionales o personales, quizás el iPad tuviese una presencia muy grande. Él no dispone de un portátil ni un Netbook, pero claro él necesitaria uno con posibilidad de disponer de Autocad y Photoshop, y claro para esos menesteres ni el iPad, como tampoco ningún Netbook, que a la mínima se queda colgado (Autocad necesita muchos recursos de ram).

    Sin embargo, durante la conversación, sus ojos fueron cambiando de aspecto y color, con tres hijos pequeños duerme poco, al utilizar el iPhone. La experiencia de 2 años y medio de quien escribe, y su experiencia, cada vez que tiene uno entre sus manos, le han ido convenciendo cada día más. No es que lo necesite como el comer, pero de sus palabras entendimos todos, su mujer incluida, que el próximo que quiere es un iPhone, sin temor a equivocarnos.

    Y, ¿por qué? Sencillamente por la experiencia de usuario y la usabilidad del iPhone. Como él decía, disponer por 15€ de tarifa plana, de información en la palma de la mano, allí donde se encuentre, no tiene precio. Él es más fuerte que yo, tiene dedos más rudos, pero utilizaba mejor el iPhone con pantalla táctil, que su Nokia con teclado tradicional. En cinco minutos se hizo con los mandos de semejante nave, como decía uno de sus hijos, color, usabilidad, experiencia, navegabilidad, información a golpe de click, con una tarifa plana real.

    No se si él lee mi blog, porque, según dice, en su bandeja de entrada hay mil y pico mails sin leer, aun en negrita, pero desde luego su experiencia en 20 minutos, vale más que todas esas críticas que leía hace un par de días en el blog de Enrique Dans.

    Hoy, me decía, van a ir a Ávila con sus hijos: la información que le pasé en dos minutos sobre las procesiones le vino de perlas; él no es nada expresivo, en ese sentido, pero sus ojos lo reflejan todo: estaba encantado. Mi cuñada sugirió comprar uno cuando nazca su cuarto hijo, yo sin ella saberlo quizás me adelante.

    Mi hermano me ha servido para entender, que muchas veces, nos enfrascamos en discusiones bizantinas sobre las nuevas tecnologías, ah, él no usa twitter, tiene un perfil en Facebook, que no actualiza, y qué lo que debemos hacer es atender a esos usuarios, que no siendo frikis de la tecnología, sin embargo, con su mirada, nos abren los ojos y el entendimiento a la hora de mantener una discusión sobre el iPad, el iPhone, etc.

    Me parece, vital, la experiencia de usuario, pero por encima de todo, escuchar sobre la misma, a quienes no son enamorados de la tecnología.

    Gracias, por hacérmelo entender ayer.