radio

Consumo tradicional o digital?

Cuando fue la ultima vez que leíste la prensa en papel..,? Cuando descargaste una canción por ultima vez? Consumes televisión, prensa, radio… pero donde?

Estas y otras muchas preguntas sobre el consumo nos la hacemos cada día quienes nos dedicamos a esto del marketing y la publicidad digital.

Hasta no hace mucho tiempo, la mayoría de los clientes, a la hora de orquestar una campaña de publicidad o comunicación, le orientábamos hacia un modelo mixto de medios tradicionales, esto es, prensa, radio y TV, especializados o generalistas.

Hoy en día, y sin que podamos retornar a situaciones del pasado, estas inversiones aconsejamos diversificarlas, pero sobretodo ajustarlas a la búsqueda de los clientes potenciales allí donde se encuentran.

Esta mañana, de domingo, tan similar a otros días, he estado leyendo la prensa, y me preguntaba Juan Luis en twitter, si en papel o en que soporte?

Me hizo gracia la pregunta, porque ya no recuerdo cuando compre el ultimo diario en papel.

Desde el año 2005 no leo la prensa en papel. Comencé a leer la prensa diaria a través de Google News, evitando así algunos formatos publicitarios, que si bien traían fuertes ingresos a los periódicos digitales, no dejaban de ser un engorro para el lector. En esos tiempos bombardeábamos al lector con múltiples formatos, cada vez que hacia click en una noticia. Hoy algunos continúan con ese modelo, pero la mayoría optan por modelos diferentes.

En 2007 con la irrupción del iPhone, el auge de las pseudo-tarifas planas y el aumento del parque de móviles en España, comenzó una nueva etapa a la hora de consumir contenidos digitales, confirmando las lecturas a través de diferentes aplicaciones, que con la llegada del iPhone 3G a España se ha llegado a una situación más que beneficiosa para el usuario, que ahora puede leer su diario tradicional en formato digital, bien a través de su propia web o bien en su aplicación móvil.

Hoy son muchos los usuarios que no solo consumen contenidos en sus smartphones o en sus tabletas, sino que además generan leads y conversiones al hacer transacciones económicas desde los mismos, lo que conlleva que muchas marcas se planteen opciones diferentes para llegar a más y más clientes.

El consumidor tradicional, en muchos casos, se ha transformado en consumidor digital. ¿Cuántas familias que en 2005 leían la prensa papel, hoy lo hacen en sus teléfonos móviles o en sus tabletas de ultima generación?

En nuestro país y, mas si cabe desde la publicación del estudio de medios digitales de hoy, el consumo de medios tradicionales parece que va descendiendo a gran velocidad, y si en 2009 no teníamos muy claro cuanto crecería la inversión en medios digitales, sobretodo por la incipiente crisis que se nos venia encima, si podemos decir que en este 2010 lo digital se posiciona como tercer soporte, superado solo por la TV y los diarios, aun cuando sus crecimientos son mínimos.

Si a todo esto añadimos algunas facilidades tecnológicas que, desde diferentes estamentos o empresas privadas, facilitan la conexión y el acceso, casi en cualquier momento y lugar, a esos contenidos digitales, podemos concluir que nos vamos convirtiendo en consumidores digitales.

Muchos días tomo un bus en la puerta de casa, la mayoría tienen conexión wifi gratuita a Internet. Uno de los conductores tiene un Kindle de Amazon, algunos viajeros se les ve con un iPod, otros llevan smartphones, casi todos pueden conectarse para consumir contenidos, de una forma u otra. Pueden comprar cosas a través de sus móviles, escribir sobre una noticia, hacer un comentario en su red social y un largo etcetera, que ha conseguido que el consumidor se coloque en la cúspide de la comunicación de las marcas.

Y tú, querido lector, consumes contenidos digitales o tradicionales?

Escuchando a Jose Ignacio Munilla

Hace unos meses el Obispo de Palencia, recibió el encargo de tomar las riendas de la diocesis de San Sebastián.
Monseñor Jose Ignacio Munilla ha sido y es un Prelado que no se muerde la lengua, a la hora de hablar sobre como debe vivir el cristiano del siglo XXI su fe, y sobretodo la forma de mostrarse ante sus amigos, su familia, en definitiva, ante la sociedad civil.
Anoche tuve la ocasión de escucharle, en directo, durante la emisión de un programa en la emisora Radio Maria: y me llamo la atención su franqueza, su forma de hablar a la hora de hacer radio
Monseñor Munilla a la hora de hablar en la radio, al tiempo de manifestar sus inquietudes a la audiencia, comentaba que, a la hora de tratar un tema, suele coger el Catecismo. Y el tema del programa lo desmenuza, lo “vulgariza”, trata de estirarlo como un chicle. El gran reto es la transmisión de la fe a las nuevas generaciones. Y Radio Maria lo escuchan gentes de todas las clases, de todas las edades, y contaba el caso de un oyente reciente: un chico de 16 años, cuando falleció JPII encontró Radio Maria, su familia no es muy católica, y, sin embargo, a pesar de los pesares continuo escuchando Radio Maria.

Es falso que haya una metodología no valida para los jóvenes. Radio María, apostillaba Monseñor Munilla, puede llevar a los jóvenes a la Radio. Seguramente uno de los principales apostolados es llevar a los jovenes al encuentro con Jesucristo a través de la radio.

la radio acompaña, ayuda y salva en muchas ocasiones y desde la fidelidad que se nos exige, puede ser una manera de entrar en muchos hogares rotos, para llevarles a Cristo

Nos encontramos en momentos en los que la fe, necesita de nuevos modos de ser acercada a los jóvenes, a los adolescentes, en general, a todos aquellos que necesitan una experiencia cristiana, y es un buen momento para hacerlo, a través de la Radio digital, de los medios sociales de comunicación.

En estos tiempos en los que la Iglesia sufre ataques, desde muy diversos ámbitos de la vida publica, se hace muy necesario, que voces autorizadas, expliquen cual es el mensaje del Evangelio, que no es otro que la Salvacion de las almas.

Monseñor Munilla representa a aquellos que queremos vivir de acuerdo con nuestra de y, que no dudan, a la hora de dar testimonio de su fe.

Enfrente, pero sin mostrarles odio ni repugnancia, tenemos a aquellos que tratan de desnaturalizar al hombre, con políticas como el aborto, la diferenciación del genero como base de las relaciones sociales, la eutanasia, o el vale todo, as hora de dictar una u otra política económica.

Me congratula escuchar a personas, que, como Mons. Munilla, no dudan a la hora de propagar su fe, de declararse cristianos, le pese a quien le pese.

Os aconsejo leer la entrevista que le hicieron el pasado días 18 de abril.

Internet y los medios de comunicación

Hay muchos lugares, y no precisamente pequeños, en Estados Unidos, en los que la prensa tradicional ha dejado de existir hace relativamente poco. El diario quizás más conocido, el USA Today, goza de una cierta buena salud, debido en gran parte al alto número de suscripciones, a lo largo y ancho, no sólo del pais, sino de todo el planeta; y sin embargo, muchos de esos medios locales, debido en gran parte a los cambios en los usos de sus habitantes, han dejado de acercarse a los estancos o tiendas de periódicos, a comprar el diario local, porque desde hace algún tiempo, pueden leer la prensa en sus ordenadores, en, practicamente, tiempo real, sin tener que esperar al día siguiente para consumir la información que demandan.

Por ello es, seguramente, una de las causas principales en el descenso de las ventas de los periódicos, lo que ha llevado, a muchas cabeceras a, en ocasiones replantearse el negocio, y en otras a desaparecer, debido a que el lector, en muchas ocasiones, ya ni siquiera lee las noticias en las versiones online de los periódicos, sino que lo hace en las agencias de noticias, en blogs, en redes sociales, etc.

Debido al cambio que se está produciendo a la hora de consumir información, muchos anunciantes han comenzado a reducir sus inversiones en medios tradicionales, como prensa, radio o televisión. Muchas de estas inversiones se están redirigiendo al nuevo soporte, que no es tan nuevo por cierto, que es Internet, aunque en diferentes formatos, ya sea a través de las redes sociales, de los blogs, de herramientas de comunicación social, u otros como redes horizontales o comunidades de usuarios de determinados servicios.

Por otra parte, a la hora de consumir o tomar partido por uan determinada línea editorial, Enrique Dans en sus conferencia sobre el papel de los medios de comunicación, en las Segundas Jornadas de la Catosfera en Granollers, apuntaba algo, que comienza a estar en boca de mucha gente: para qué necesito una línea editorial del director, o sobre determinados contenidos, si leyendo los blogs sobre ese tema, junto a los comentarios que hacen los usuarios, puedo formarme una opinión bien válida y correcta. Si quiero saber sobre una cuestión política, no tengo más que leer los blogs sobre el tema, que escriben determinados políticos, de muy diferentes signos, y llegar a una conclusión determinada, sin tener que esperar al editorial en papel del director del diario, que, por otra parte, ya no leo a diario.

En este momento no necesito, por otra parte, leer noticias sobre determinados productos. Cuando tenemos conocimiento de la nocividad de un producto, de un buen hotel, de una compañía de viajes con buenas ofertas, de unas buenas entradas para un concierto de música, la opinión de los diarios tradicionales, aun con su formatos online, ya no tienen la relevancia de antaño. Ahora forjamos nuestra propia opinión en comunidad, en comunicación con nuestros amigos, con nuestros contactos profesionales, incluso con personas, que sin conocerlas físicamente, nos ofrecen información de calidad respecto a esos productos, esas ofertas o esos viajes. Buscamos, utilizando herramientas sociales, como las redes sociales tipo Facebook, MySpace o Tuenti o herramientas como twitter, esa información, en los canales que nos aportan valor, conocimiento, etc.

Durante este fin de semana, asistiendo a las Segundas Jornadas de la Catosfera, Antonio Fumero, señalaba, que si en este momento, quizás la tecnología no estaba pudiendo con nosotros. y polemizaba, como en él es habitual, y mira que me gusta esa forma de hablar, sobre si el uso de todas estas herramientas tiene una utilidad o son utilizables en general. Pienso, que dichas herramientas no deben ser un fin, sino un medio, para llegar al conocimiento de la información relevante, para cada uno de nosotros. Lo que no puede ocurrir, y en eso coincido con Antonio, es que lleguemos, y parece que comienza a ser así, a un momento, en que ante la busqueda de información, se desnaturalice la persona. Es cierto qué, quizás, seamos unos pocos los que sentimos de esta manera, a la hora de informarnos, y de recoger y opinar sobre los contenidos que suceden a nuestro alrededor, pero cada vez somos más.

El fenómeno de las redes sociales, como herramienta de comunicación, entre el qué  escribe e informa y los que leemos y opinamos, es muy reciente en España, pero cada vez son más los que, a nivel personal están presentes en las mismas de una manera participativa, y hasta en ocasiones, colaborativa. No hay más que darse una vuelta por las redes sociales catalanas de la comarca del Penedes o por el proyecto Guadalinfo.

El problema, mas acuciante, que tiene el modelo de negocio de la información es el de su forma de financiación, a través de la publicidad, que si bien, podemos considerarlo en un segundo plano, pienso que es, uno de los principales causantes de esta crisis en el medio de comunicación.

El anuncio en prensa escrita, en radio, o en televisión tradicional, ha perdido fuerza y vigencia, debido entre otras cosas, a las bajadas de audiencia, que provocan, menos periódicos vendidos, menos audiencia radiofónica, y por supuesto caida en las audiencias televisivas. La rentabilidad, palabra clave en este negocio, ha provocado, quie muchos anunciantes se hayan replanteado, ante la bajada de las audiencias, si conviene seguir manteniendo esta forma de comunicación, en la que cada vez menos, los clientes finales, participan.

En muchas ocasiones la publicidad es intrusiva, nos visitas sin pedir permiso. En la prensa escrita, radio y televisión es algo habitual. Aunque, en descargo de algunos modelos online, la solución no ha acabado de llegar a buen puerto. Y, sin embargo, hay modelos de comunicación, en redes sociales, que han sabido entender, en cierta manera, la forma de hacer publicidad, y qué, no sólo no sea intrusiva, sino qué hasta se realice la conversión enventa, qué, no lo perdamos de vista, es lo que persigue la publicidad.

En cuanto a los formatos de hacer publicidad en medios de comunicación online, sean del tipo que sean, no hay una cierta unanimidad, en cuanto a los mismos. Existen voces muy críticas con los anuncios por pago que realiza Google, que de alguna manera se está conviertiendo en una gran agencia de medios, pues piensan, las mismas, que el posicionamiento de las marcas debe ser natural, sin mediar un posicionamiento por pago.

Otras voces hablan de la contextualización de los anuncios, en relación con los contenidos, a los que se enfrenta la industria publicitaria, por considerarlos un modelo tan intrusivo como los antigüos pop-up.

Finalmente habría que hablar sobre otros tipo de contenidos, en los que sin llegar al grado de informativos, el modelo de negocio, debe cambiar sustancial y radicalmente; tales comom la música y el cine.

Qué opinas de esta realidad?

hacia donde va la prensa…

Desde hace unos meses, la convulsa situación económica está provocando, entre otras muchas cosas, que la prensa escrita sufra una de las mayores crisis de identidad de toda su historia. La prensa escrita, junto con la radio y la televisión, vienen sufriendo una crisis de identidad, provocada, entre otros muchos factores, sobretodo, por el descenso, tan brutal, en la inversión publicitaria.

En momentos de vacas gordas, como los vividos hasta hace muy pocos meses, la inversión en papel, en radio o en televisión se hacía a destajo, y sin importar mucho el retorno de inversión. Hoy, esa inversión tan descomunal está decreciendo a un ritmo, quizás más descomunal, ya que incluso está consiguiendo, que algunos diarios, se planteen el cierre de sus ediciones papel, para pasar, única y exclusivamente, a editar su edición digital, tal es el caso, por ejemplo, de San Francisco Chronical, el diario escrito más leído en el norte de California, dónde, además, la incipiente crisis, ha conducido a sus editores, a reducir su plantilla de 150 a 2o empleados. Igual suerte, el pasado 18 de febrero sufrió el diario de anuncios por palabras Segunda Mano.

La prensa escrita tradicional, junto con la radio y la televisión, se han visto, y cada vez será una necesidad mayor, abocados a una reconversión, por un lado, de su forma de editar y producir contenidos, y por otra, la quizás más dolorosa, la de su personal. Existen periodistas mayores, de otra generación, que no han visto otra forma de hacer periodismo en su vida, y que les está costando muchísmo el nuevo formato periodístico, más enfocado a lo digital.

Prensa escrita

En los últimos meses hemos asistido a la aparición de nuevos modelos de prensa cien por cien online, como el caso de DixiRed; en otros casos, los grupos tradicionales de comunicación, han abogado por explotar su marca en diferentes formatos; y seguro que habrá alguna nueva forma de hacer periodismo. En la TV, quizás antes de lo previsto, se está produciendo un caso similar, que, aunque inicialmente, no confluye hacia la IPTV o la televisión online, sin embargo no tardará en reconducirse hacia ese modelo de negocio. 

El problema de la TV es mayúsculo, porque a los problemas, y a la falta de visión de negocio de los principales actores, se le une el tema de la medición de audiencias, qué aunque aceptado desde hace años, sin embargo, no es creible, para una industria, que bien o mal, trata de dar un retorno a cada euro que se invierte en publicidad.

A principios de esta semana han surgido discrepancias, entre la forma de medir que utiliza la IAB, asociación de agencias de publicidad interactiva, que aboga por un modelo de medición de audiencias, frente al que utilizan los principales medios de comunicación online, MediosOn, lo que ha conducido, a que los usuarios únicos de El Mundo, hayan crecido en casi 6 millones en un mes.

El modelo publicitario evidentemente es el que ha provocado estas convulsiones en la prensa, pues el modelo anterior no se sostenía en pie, debido, en la mayoria de las ocasiones, a la falta de rigor, y a la falta de retorno de la inversión, que suponían los anuncios en prensa, radio y televisión.

El futuro de la prensa va a cambiar, mejor dicho, ya está cambiando. En el camino van a quedar muchos; los menos los de la prensa especializada, aunque la conversión aquí también se impone. El problema más grande va a ser muy similar al de otros sectores, como el de la construcción. Los empleos y negocios derivados de la prensa están empezando a notar signos inequívocos de estar llegando a sus fín, tal es el caso de muchos kioskos de prensa, en los que, cada día, se venden menos periódicos, así como los repartidores de prensa.

El negocio está cambiando, y pienso, que quien no utilize las nuevas herramientas de comunicación, las herramientas de posicionamiento de sus marca, la herramientas para llegar cada día, de una forma más segmentada a sus lectores, ofreciendo, por un lado, a los anunciantes nuevos formatos publicitarios, en los que prime el valor de la inversión, y por otro a los lectores, oyentes o televidentes, a los que la oferta de información y contenidos, no sólo satisfaga su necesidad de estar informado, sino que les aporte un valor, que hasta ahora no tenían. 

No es un tema trivial, es necesario, porque, de lo contrario, en el camino van a quedar muchos más de los que esperamos. No se trata de una crisis, que afectará a unos medio o a otros, va a afectar a todos, del color que sean. En España hay claros ejemplos, de grandes grupos de comunicación que empiezan a pasarlo muy mal en este sentido.