Paris

y tú… ¿cómo has planificado tus vacaciones?

Cuando en 1994 se comenzó a hablar de Internet, pocas mentes imaginaban dónde podría llegar aquel nuevo engendro tecnológico, y hoy, 17 años después son muchos los que no pueden vivir sin Internet; y lejos de ser algo malo, como algunos trataban de decir antaño, hoy nos ha simplificado mucho la vida, que a día de hoy es de lo que se trata.

Esta mañana, mientras echaba un vistazo en mi timeline de Twitter  sobre las últimas noticia de la mañana, pude leer  un tweet de Juan Otero, en el qué preguntaba sobre la conveniencia o no de desarrollar catálogos o folletos de sus casas rurales de Huerta San Benito o de Campón de Antrialgo para acceder a un determinado tipo de cliente, que hoy por hoy continúa accediendo a una agencia de viajes a consultar sobre las bondades de un destino turístico.

He seguido el hilo de esta conversación en el timeline de Juan y he pensado en escribir esta entrada sobre la planificación de las vacaciones, tratando de entender el concepto de “marca turística” que muchos gobiernos, agencias de viaje y touroperadores turísticos tratan de imponer a los turistas, a la hora de hacer una planificación de sus destinos turísticos.

Hoy por hoy, con la penetración de internet en nuestros hogares, tratar de convencer a una persona que su decisión por un destino turístico u otro, debe depender de un folleto, de un papel, significa estar jugando en una liga muy diferente. El modelo de explotación del turismo, por parte de los intermediarios debe mirar hacia las iniciativas que tienen muchas empresas, como la de Juan, para que sus clientes se conviertan en clientes fieles, en advisors, en recomendadores de los servicios de un lugar, de una compañía aérea, de un hotel, una casa rural, una actividad turística o una visita cultural.

Pongamos algunos ejemplos reales:

1. Hace dos años estuve de vacaciones de luna de miel en Islas Mauricio. En este caso la gestión burocrática de compra de billetes de avión, paquete vacacional lo hicimos a través de una agencia de viajes de Madrid. Sin embargo, en lo que se refiere a la elección del hotel, las excursiones y las actividades a desarrollar durante esa semana, todo lo hicimos mediante consultas en la red, no sólo buscando los hoteles, sino tratando de conocer las opiniones de usuarios que hubiesen estado en tales complejos turísticos, en sitios como TripAdvisor, donde puedes conocer de primera mano esa opinión que, por supuesto no te da un folleto. En el caso del hotel que menciono, hoy hay 265 referencias.

2. Durante 2010, viaje por motivos profesionales y personales a Sevilla, Barcelona y Granada, en todos los casos las reservas de hoteles las hice a través de Booking, las compras de vuelos a través de web sites de vuelos, la contratación de algunos servicios, como el forfait para esquiar en Sierra Nevada, realizada a través de su web. Donde además, muchos servicios de información son ofrecidos no ya en paneles informativos en la propia estación, sino directamente en tu terminal móvil.

3. En septiembre de 2010, hace ahora un año, estuvimos de viaje en París, por entonces había nacido nuestro primer hijo, por lo que la planificación fue diferente. Sin embargo tanto la contratación del hotel Abba Montparnasse, como los vuelos con Ryanair, no fueron hechas en base a ningún folleto, simplemente visitamos algunos portales, blogs de viajes, como Minube, para conocer sobre tal o cual hotel, vuelo, aeropuerto. Aquel viaje, hoy lo planificaría de otra forma, iría a otro hotel, volaría en línea regular, no iría a determinados restaurantes y quizás alquilaría un par de bicicletas, pero no porque alguien me trate de meter en la mente la marca “París” a través de mil y un catálogos y folletos, que después sólo ocupan lugar en una estantería o arcón.

4. Por último, este verano, hemos disfrutado de unos días de descanso en Sanlúcar de Barrameda, gracias a un familiar, el viaje lo hicimos en automóvil, en dos etapas, tanto a la ida y a la vuelta, en un caso a Bailen, en el Hotel Salvador y en el otro en Trujillo, el Izan Trujillo, habiendo planificado estas dos estancias, la reserva y la compra de los servicios a través de Booking. Para conocer referencias de estos hoteles, TripAdvisor nos fue de gran utilidad y el tiempo dedicado a la planificación no superó el que hubiese supuesto ir a una agencia de viajes y hojear uno y mil folletos. Disponemos de un iPad en el que además podemos realizar cualquiera de estas tareas, sin necesidad de estar sentados en un lugar fijo, pudiendo ver otras posibilidades, sin agobios de tiempo y, sin en ocasiones, tener que soportar determinados gestos por cambiar  o no de destino.

Desde hace algo más de tres años, hablo con Juan sobre un viaje a sus casas rurales en Antrialgo; aun no lo hemos logrado, pero cuando veo las experiencias de Huerta San Benito, otro de los complejos que disponen, de algunas personas que conozco en TripAdvisor, se confirman todas mis expectativas:

No necesito ver un catálogo o un folleto para planificar mis vacaciones; por determinados destinos sólo visito Viajes Nuba, si bien su web cada vez está mejor, pero esta agencia ha conseguido entender  la integración offline y online, y sus catálogos nada tienen que ver con esos que hablábamos anteriormente.

Por tanto, ¿qué futuro tienen todas esas ferias de viajes, que promueven la marca turística, desarrollando modelos de negocio, en los que el papel, el catálogo, el folleto, juega un papel básico e importante, cuándo es más importante la experiencia del usuario, del viajero, como bien pude comprobar ayer al descubrir BloguerosViajeros, gracias a José Ortega?

No se trata de cerrar las agencias de viaje, sino de cambiar el modelo de negocio de la planificación de vacaciones, sino de crear modelos en los que las propias agencias inviertan en agentes de viajes, que con la ayuda de la tecnología muestren al cliente las bondades, criticas positivas o negativas, de un destino turístico; como me dijo el Maître del restaurante Bizcocho en Trujillo hace unos días, “hoy no tome este solomillo que no me ha salido bueno, le aconsejo un chupetón”: esto es saber vender, y para ello no necesito mirar un catálogo, sino utilizar, por ejemplo herramientas como Foursquare, para saber si un sitio es de fiar o no, como bien decían algunos usuarios del restaurante contiguo al nombrado, que no tiene muy buena fama.

de celebración en París

Cuando hace un mes reservamos el fin de semana del 19 de septiembre, para disfrutar de 3 días en la Ciudad de la Luz, con mi mujer y mi hijo, celebrando nuestro primer año de casados, no podía pensar que el viaje, el desplazamiento en sí, tuviese tantos avatares.

Desde hace cinco años, cuando quiero viajar, suelo organizar mi propios viajes, y, casi siempre, lo hago a través de Atrápalo, no por simpatía, sino simple y llanamente, porque son de fiar, algo importante, a la hora de hacer una compra de un viaje en Internet.

Sin embargo, y una vez que empiezas a contratar el viaje, me pregunto por qué Atrápalo no informa, con más detalle, a sus viajeros, cuando van a volar a una ciudad como París con una compañía de bajo coste, como en nuestro caso fue Ryanair, aterrizando en una aeropuerto como Paris Beauvais.

La hora de salida del vuelo, se retrasó más de una hora, simple y llanamente, porque el avión no llegaba (ese día hacía buen tiempo en Madrid). El paso de unas turbulencias con nubes normales, de las que ves en cualquier vuelo, me pusieron el estómago del revés. El aterrizaje, como los de Aterriza Como Puedas, pero sin ningún tipo de risa, con botes del avión de un lado a otro de la pista (tiempo meteorológico en calma, mucha calma). El pequeño aeródromo, por llamarle de alguna forma, es un caos, y además a 80 kilómetros de París, con lo que debes tomar un bus, que al menos ante tanta desilusión, circula con mucho acierto.

El vuelo de vuelta, mejor dicho el momento de facturar para poder subir al vuelo, sinceramente de aeropuerto tercermundista. Un mostrador para facturar a 250 personas que vuelan en un Boeing 737 a Madrid. Al mismo tiempo otra compañía facturaba para un vuelo a Timisoara, con una celeridad que he visto en pocos aeropuertos. No sé, ese día debió tocarnos la mala suerte que alguna vez te toca en la vida.

He viajado a aeropuertos pequeños, como Ciampino (Roma) donde, por cierto el transporte a la ciudad no cuesta los 15€ que nos costó en París, Pamplona,San SebastiánLutonSantiago de Compostela, pero lo visto en este de París clama al cielo.

Capítulo aparte merecen todos los pasajeros, de este vuelo o de otros que he realizado en los últimos 7-8 años, desde la aparición de las compañías Low-Cost. Nos podrá gustar más o menos que el máximo peso a facturar sea de 15, 20 o 25 kilogramos, pero debería ser algo a respetar por quienes pretenden volar en esas compañías aéreas. Una cosa es pasar el peso en un kilo o dos, y otra muy diferente lo que compruebo siempre que vuelo con estas líneas aéreas: hay mucho listillo que trata de colar el doble de peso, y arreglar el trámite del sobrepeso, en España hablando español, puede suponer unos minutos de retraso para el siguiente viajero, pero en un país extranjero, sin tener ni idea de inglés o francés, cuanto menos, en nuestro caso, hizo que en Paris, subiésemos los penúltimos al avión. A este tipo de viajeros, que por otra parte tratan de subir maletones enormes a la cabina del avión, deberían penalizarlos de alguna manera. Una cosa es que el vuelo sea de bajo coste, pero otra muy diferente es hacer la vida imposible al resto de los viajeros. Comprobé como los mismos viajeros tenían los mismos problemas en Madrid-Barajas y en París, con el consiguiente sobrecargo de precio que les hicieron.

Finalmente, conociendo la reputación de Atrápalo con las cadenas hoteleras que trabaja, pensaba que el hotel, Abba Montparnasse, de la cadena española Abba, sería tal y como se especifica en la web del buscador de viajes. El hotel cumplía todas nuestras expectativas, en caso de viajar sólo, sin embargo cuando lo haces con un niño pequeño, al menos, pienso que al hacer la reserva, los buscadores de hoteles o vuelos deberían darte alguna opción alterna, algo parecido a lo que hace Google Instant, al realizar una búsqueda de un tema.

Sin embargo Abba Montparnasse, hotel del que por otra parte, unos días después conozco que es utilizado por la compañía aseguradora en que trabaja uno de mis hermanos, para pernoctar en la capital francesa, cuando tienen reuniones con sus accionistas, para familias no me parece el más indicado. En estas fechas no disponía de aire acondicionado. Respuesta: el 8 de septiembre se apaga la máquina de frío. No pedía que se pusiese en funcionamiento, porque yo tuviese calor una noche. Las tres noches que estuvimos en París hacía calor, más si cabe cuando nuestra habitación, en forma de ático, estaba en una quinta planta, que, por otra parte, sus ventanas daban a la calle, con el consiguiente ruido de un barrio tan populoso como Montparnasse.

Sencillamente, para viajar con niños, si hay cambios meteorológicos, si tienes que llevar carritos, varias maletas, os desaconsejo volar con compañías low cost a Paris. Al final el ahorro de costes que supone ese tipo de vuelo, con los transportes hasta tu hotel, supone un coste muy superior al que tendría volar a Orly o Charles de Gaulle con una línea aérea de mayor coste por vuelo.

Visitar París es siempre un acierto, una ciudad que respira de una forma muy diferente a otras ciudades europeas. Estos inconvenientes no han supuesto pasar unos días malos, sino todo lo contrario. Nuestra celebración en Notre-Dame fue como habíamos planeado. Sin embargo para la próxima, sea dónde sea, miraré con qué compañía aérea volamos y a qué aeropuerto nos dirigimos.

y tú, querido lector, cuéntanos tu experiencia con este tipo de compañías low-cost, en tus vacaciones, en tus viajes… etc….

Un año despues, de nuevo arriba

Los últimos doce meses han sido un tiempo de sufrimiento, de recuperación, de volver a tener las mismas sensaciones que antaño. Hace once meses, a primeros del mes de julio, Rafa hacia un parón en su meteórica carrera tenística.
Una lesión en las rodillas, el cansancio, los agobios por temas personales, posiblemente una mezcla de muchas causas, tuvieron como consecuencia la perdida del numero uno del tenis mundial, precedido de la eliminación en octavos de final del torneo de los cuatro mosqueteros, a manos del temido Sodherling, que luego sucumbió en la final con Roger Federer, que a su vez recogía el testigo del gran Rafa, para colocarse en el primer lugar del ranking ATP.
Han sido 11 meses de mucho trabajo, en los que su tío Toni, su manager Carlos Costa, su equipo, su familia y su novia, han conseguido devolver a Rafa la ilusión por competir, por ganar, por volver al sitio de donde nunca debió bajar.
Después de oir voces señalando que, posiblemente, Rafa no volvería al Olimpo, después de ver un comienzo de temporada memorable, no me cabe ninguna duda, el Rey de la tierra batida, no es que haya vuelto, es que lo ha hecho por la puerta grande.
Hoy, 7 de junio, once meses después, Rafael Nadal ha ganado por quinta vez el torneo de tierra por excelencia, Roland Garros, quedando solo por delante el gran Bjon Borg, por cierto también como Sodherling, que ayer comprobó, en sus carnes, que este Rafa Nadal no tienen nada que ver, con el de 2009 en octavos de Paris.
Rafa Nadal es el único tenista que ha ganado los tres Masters1000 de tierra batida (Montecarlo, Roma y Madrid) y después Roland Garros, entrando así por la puerta grande de los récords.

Ayer gano su séptimo Grand Slam, su torneo 40, su partido 202 o 203 en tierra batida, y como se pudo comprobar desde los cuartos con Almagro y las semis con el austriaco, la progresión de Nadal queda fuera de toda duda.

Ademas, por si fuera poco, Nadal no solo recupera el numero uno de la ATP, sino que, al no haber jugado los torneos desde ahora a octubre, no tiene que defender puntos, sino por el contrario ganarlos, lo que es un acicate para seguir arriba durante mucho tiempo.
Ahora llega Queens, Winbledom, la hierba, y es momento de ponerse muy arriba, de seguir batiendo récords.

Y lo de ayer fue solo el comienzo de una nueva etapa en la vida deportiva de Nadal.

En la final, disputada en la Philippe Chatrie, solo había un jugador; Soderling nunca entro en el partido, sobretodo porque Nadal maniato al sueco desde el principio sin dejar ni un resquicio al mínimo error, ni siquiera cuando el break estuvo a punto de decantarse del lado del escandinavo.

Rafael Nadal ha vuelto con esa pegada descomunal, y rozando la perfección en muchos de sus saques. No recordaba a Nadal metiendo tantos aces, con solo 16 errores no forzados, frente a los mas de 45 de su contrincante.

Con esa fuerza que despliega, junto a golpes tan suyos, y si las lesiones le respetan, parec que tendremos numero uno para un largo tiempo.

FELICIDADES CAMPEON

Es el número UNO

Siendo un chiquillo de 22 años, que en este momento, en otras circunstancias, estaría pensando en terminar una carrera, o bien en comenzar a trabajarse su futuro profesional, sin embargo, cada dos días, desde hace cuatro años, nos deleita con lo que mejor sabe hacer.

En el entorno familiar ya apuntó maneras, y no precisamente en el deporte de la raqueta. Sin embargo, el tesón de su tío, y de toda su familia, ha conseguido que don Rafael Nadal llegue donde muy pocos han llegado. Ningún jugador, en activo, porque de las viejas glorias no sé si habrá alguno, ha conseguido ganar, ni cuatro títulos en París, ni por supuesto, encadenar terintayuna victorias consecutivas.

La razón de ser de cualquier deporte, y más en los que hay algo en juego entre dos contrincantes, indica, que normalmente uno pierde, y ello no supone ser abucheado, y menos en el tenis, en el que la rivalidad nada tiene que ver con la del futbol, ni con el basket, ni el rugby, ni el futbol americano. Aquí no hay contacto, ni goles, ni canastas mal tiradas, aquí lo que hay es una técnica fuera de toda duda.

Rafa Nadal, ayer sufrió una derrota, como otras que ya ha sufrido, y otras que sufrirá, pero, él es un luchador nato, y seguro que volverá al año que viene a París para ganar Roland Garros, en la Philippe Chatrier, como ha hecho en los últimos años.

Rafa ha reconocido que ayer jugó mal, y posiblemente no entre en valoraciones, de esas que le gusta a la prensa sensacionalista, sin embargo, el afán de protagonismo chauvista de los franceses, pienso que ayer llegó a extremos, en serio, muy extremos.

Rafa era abucheado… para qué, para que perdiese, para ponerle nervioso, para intimidarle. Rafael Nadal tiene, señores franceses, la cabeza muy encima de los hombros, y tiene, tanto el apoyo de toda su familia, como de todos los seguidores, españoles y extranjeros, que tiene a lo largo y ancho del planeta. Gritarle, aplaudir al rival forma parte del juego. Pero que nunca en Francia se le reconozca lo que ha hecho por este deporte, es algo que clama al cielo.

Rafa, en algunos momentos de la rueda de Prensa posterior al partido de ayer decía:

Hay que aceptarla. Jugué muy corto, sin agresividad, sin calma durante todo el partido. Fue mi culpa más que… pero él lo hizo muy bien. Hoy, no jugué mi tenis, ésa es la razón de mi derrota.

No siento nada, estoy acostumbrado (al público), a oír el nombre de los rivales con los que juego, y me los tengo bien aprendidos cuando acabo. Es una pena que este público no haya tenido nunca un detalle conmigo. Ojalá un año lo tengan.

Será la primera vez que no celebraré mi ‘cumple’ sin ganar aquí. Perder en París no es una tragedia, porque tenía que perder aquí algún día. Es un pinchazo que hay que asumir, y olvidar cuanto antes.

Era normal que Rafa algún día perdería un partido. Ocurrió en la final del Master 1000 de Madrid, y no pasa nada. No va a ganar siempre, es una máquina, pero no es ninguna máquina. Desde aquí darle todo mi apoyo, que se lo merece, porque con él disfruto, no sólo todos sus partidos, sino también cuando juego al tenis, y porque además sigue siendo el NÚMERO UNO.