pago

Mensajería móvil

Cuando hace dos años renovamos nuestro contrato de telefonía móvil con Movistar nos encontramos con la sorpresa que los mensajes, más conocidos como SMS pasaban a convertirse en un paquete de envío de mensajes en cantidad ilimitada, con la salvedad que los MMS (los mensajes multimedia seguían siendo de pago, aunque no a 0,15 céntimos de euro, sino 0,50 como he comprobado en alguna ocasión).

En casa tenemos dos iphones con el mismo sistema operativo, que conlleva de serie la aplicación iMessage de Apple, con la que podemos enviar mensajes escritos y multimedia, en número ilimitado, simplemente a través de la tarifa plana de datos, o bien a través de la conexión a redes wifi. En nuestra familia y en nuestro entorno de amistades son muchos los que disponen de terminales con IOS, iphones 3GS, 4, 4S o 5. Por tanto los mensajes que nos enviamos son gratuitos.

imessage

Sin embargo, mucho antes de la llegada de iMessage, comencé a utilizar Whatsapp, que en su día me costó 0,79 céntimos de euro. El coste de esos mensajes, haciendo un cálculo sólo con formato de texto, es de casi 3.000€. Por tanto el ahorro es considerable.

Desde hace poco, los usuarios de Android, Windows Phone y Blackberry están recibiendo una notificación que señala que su licencia gratuita ha expirado y deberán pagar, como hicieron en su día los usuarios de la aplicación en iPhone.

El revuelo es considerable, sobretodo por desconocimiento, pocos usuarios de esas otras plataformas leyeron en su día, que aun siendo gratuita la descarga de whatsapp, el “uso gratuito” de la licencia de utilización lo era por un tiempo determinado, no para siempre. En la configuración de la opción Información de pago lo puedes comprobar.

Whatsapp

En el caso de usuarios de Android, Windows Phone y Blackberry al término de un año deberían desembolsar algo menos de un euro para seguir utilizando el servicio. Hasta hace bien poco, la compañía prorrogaba esa licencia de manera automática y el usuario no debía pagar nada. Aspecto que ahora ha cambiado.

El blog de Whatsapp lo deja muy claro, los usuarios con sistemas distintos a IOS, tendrán que pagar esa cantidad cada año para seguir teniendo acceso al servicio. El usuario que la descarga en iPhone paga una vez y la utiliza de por vida.

Whatsapp mantiene este tipo de modelo de negocio por varias razones: los usuarios de Android, al ser una plataforma de código abierto, son más propensos a utilizar aplicaciones gratuitas, y sus usuarios son más reacios a pagar. Blackberry y Windows Phone llegaron hace poco a este mercado y a sus usuarios se les ha puesto un precio para utilizar la licencia.

El usuario de IOS es más propenso a comprar aplicaciones de pago. El usuario de iPhone e iPad gasta cinco veces más en videojuegos que los usuarios de Android. Posiblemente esta sea una de las causas por las que Whatsapp lanzó su aplicación con un modelo de negocio diferente para cada plataforma.

Uno de los grandes problemas operativos a los que se enfrenta Whatsapp con este cambio de política de pago anual por licencia es que la mayoría de mensajes con malware fue a parar a smartphones con sistema operativo Android, mensajes que Google no controla al conformar una plataforma de código abierto en el que cualquiera puede subir una aplicación maliciosa.

La decisión de Whatsapp es cuanto menos controvertida, sin embargo en su configuración expresamente se advierte de sus condiciones al cabo de un año de uso.

Hoy existen otras aplicaciones gratuitas, como Line o Viber, mediante las cuales podemos enviar mensajes de texto o multimedia sin necesidad de pagar una cuota o licencia de uso.

line

Whatsapp ha manifestado en varias ocasiones que el usuario de IOS es más propenso al envío masivo de mensajes por lo que compensa el pago de una licencia de por vida.

Whatsapp es la aplicación de mensajería móvil más utilizada, con mayor número de clientes, si bien es la aplicación de mensajería móvil mas insegura y en ocasiones mas oscura que existe. El ahorro mensual utilizando esta aplicación es considerable, pagues la tarifa plana que pagues. El cobro por la aplicación es más razonable en IOS que en Android.

Sin embargo reflexionando sobre el tema del pago o no de una aplicación, sea el precio que sea, el problema en España no viene dado porque el español sea un usuario al que no le gusta pagar apps, como tratan de hacer ver muchos blogs. El problema es más de fondo: el modelo de pago o no en nuestro país esta dominado por un grupo de señores, defensores de derechos de autor, que se encargan ellos solitos de que todos debamos de pasar por el aro del pago. El uso de whatsapp por parte del usuario español, pagando, sería una realidad sin ningún problema, si su política de condiciones no fuese tan oscura como lo es hoy en día.

Aún siendo un hecho que whatsapp es utilizada por mucha gente, sin embargo hay quienes, referentes en sus sectores, no la usan y lo hacen con otras menos oscurantistas. En España como en otros países, debido a la sinrazón de unos cuantos, sobretodo los llamados defensores de los contenidos, el acceso gratuito a determinados servicios se produce porque el usuario esta harto de pagar por determinadas cosas unos precios insultantes.

Y, este problema de whatsapp no sólo ocurre en España; en el resto de países se oye el mismo cantar. Aquí se agrava por la política que ampara el pago salvaje por todo tipo de contenidos.

¿Utilizas alguna aplicación para envío de mensajes de texto o mensajes multimedia? ¿es de pago o, por el contrario, gratuita?

Internet de pago vs Internet gratuito

Buscando en el buscador de personas, 123people, información sobre algunos conocidos, entre ellos mi hermano David, hoy Responsable de Desarrollo Corporativo de Caser, descubría un par de artículos de 2003 en los que se defendía un modelo de pago en internet, sobretodo al hablar de medios de comunicación:

Algunas voces, como Noelia Fernández, directora de producción de Yahoo Iberia por entonces, señalaba, que si a un usuario de correo electrónico con 6 Megas, le ofrecías 150 megas, lo normal era que pagase por ese extra:

No se trata de pagar por lo que ya usas, sino de pagar por un uso más sofisticado del servicio. Se paga por un extra.

Por entonces, hace sólo 6 años, el portal Terra disponía de tres paquetes de acceso a su información: el gratuito, el básico y el premium. Por entonces, los ingresos llegaban en un 55% de la publicidad, y un 45% del pago por acceso a los contenidos de comunicación.

Desde Expansióndirecto.com se afirmaba, que:

Nuestra política es cobrar. Hemos sido los primeros en España en lanzar contenidos de pago, pero estamos contentos de que otra gente se lance. Antes el mercado no estaba preparado y nadie sabía calibrar el precio que había que cobrar…

Por entonces, tanto ElPais.com como ElMundo.es se sumaron al modelo de negocio de pago por suscripción, sobretodo a la hora de descargar la versión pdf de ambos diarios.

Seis años después, pareciese que ha pasado una eternidad, asistimos a dos hechos de relevancia en la prensa, y por ende en Internet:

  1. La prensa escrita, qué antaño cobraba por acceder a determinados contenidos, HOY, sólo cobra, y no en todos los casos, por descargar la versión papel del día. Hoy, sin embargo, y a diferencia de entonces, podemos acceder en tiempo real a toda la información, que entonces, había en el papel. La información se renueva continuamente; lo que paso hace 10 minutos, puede haber cambiado en cuestión de segundos, y quedar obsoleta, o bien renovarse, y poder acceder a la misma una hora después.
  2. El acceso a contenidos premium, el acceso a servicios de correo electrónico,  de los llamados de “alta gama”, el acceso a dominios .es, que antaño estaban limitados para determinados usuarios, de pago por supuesto, hoy son accesibles para todo tipo de usuarios, y aunque en determinados casos, haya que hacer un desembolso económico, sin embargo, es bien recibido.

El acceso a la mayoria de los contenidos, que circulan por la red, hoy, es prácticamente gratuito. En algunos caso, como en la información de contenido para adultos, se exigen determinados micropagos para el acceso a esos contenidos, pero en la mayoria de los casos el acceso a la información, por parte del usuario, es gratuito.

El modelo de ingresos online se basa en otros parámetros, en otros modelos, como son el publicitario, el de los patrocinios, el de la suscripciones a determinados contenidos, y otros formatos, que sin embargo difieren mucho de las afirmaciones del año 2003.

Aconsejo la lectura del artículo que entonces, escribían Eva Martín y Juan F. Marcelo en IDG.es, titulado “Bienvenida la Internet de Pago“.

Mario Tascon, por entonces en ElPais, y hoy en LaInformación.com afirmaba, que “cuando cobras por la versión digital, las pérdidas son menores que si tienes esa versión gratis. Incluso, aunque sea un precio distinto y más bajo, se recupera algo de dinero de sus lectores digitales…”

Ver para creer, sólo casi siete años después, el panorama ha cambiado sobremanera. La aparición de la tarifas planas de conexión a la red, contribuyó a ello.

En la telefonía móvil, que hasta hace muy poco, conectarse a la red era de locos, por la velocidad, pero sobretodo por los costes, hoy comienzan a aflorar tarifas planas reales como los adsl: como la conocida del iPhone 3G. Cambiando incluso el concepto y el nombre a lo que hoy conocemos como Internet Móvil.

Muchos hemos pasado esta travesía en el desierto, queda camino por recorrer, pero en 6 años hemos ganado mucho terreno. Queda camino por recorrer, sobretodo en temas de privacidad, y en temas de descargas de contenidos. Asistimos a una nueva época, y queremos estar metidos dentro del ajo.