nikodemo

en la semana de Ficod

El año pasado, por estas fechas, asistí, en calidad de responsable de publicidad de InteractivaDigital.com, a Ficod, como anteriormente lo había hecho a OMExpo, en Barcelona. Dos eventos diferentes, muy diferentes.

Ficod me llamó la atención por la variedad de ponentes, de mesas redondas, alguna de ellas insoportables como constaté con Albert Pujadas y Raul Escolano de Nikodemo; otras actividades fueron muy útiles para poner cara a algunos contactos de twitter, de Facebook, Xing o Linkedin; en definitiva Ficod de 2008 fue una grata experiencia, en la que contacté con posibles clientes para la revista, y pude hacer, eso que está hoy tan de moda, del networking.

OMExpo, celebrado en Barcelona, fue un evento donde tuve la oportunidad de conocer el estado de las empresas de marketing digital en Cataluaña y alrededores, en realidad fue un beta tester, porque era la primera vez que la gente de Eventos OME hacía un evento de un día en Barcelona. Fue tal el éxito, que en 2009 el auditorium del World Trade Center se llenó de público, empresarios, agencias, freelance, todos con el interés de ponerse al día sobre el estado del marketing online tanto a nivel local como nacional, e incluso internacional.

Hace unos meses, en previsión de la ingente cantidad de asistentes, hice la pre-inscripción de Ficod 2009: venía el director Kevin Spacey; Paul Brown director de estrategias de Spotify junto a su Country Manager, Lutz Emerich; la recien fichada por Tuenti Koro Castellanos; Bernardo Hernández de Google; gente de la TV online, de las plataformas musicales, del mundo de las agencias, tanto de publicidad como de medios; representantes de la banca, de la sanidad, de la administración pública; creadores de contenidos audiovisuales como Albert Pujadas, y un largo etcetera de profesionales del mundo digital.

Sin embargo, este año mi actividad profesional ha cambiado; estos eventos significaban una oportunidad de conocer a las personas más relevantes del mundo digital: no es que los conozca a todos, ni mucho menos, que nadie me interprete mal, pero…hoy mi actividad profesional ha cambiado.

El cambio de trabajo ha supuesto trabajar de otra forma, en la que la busqueda de clientes, en ocasiones choca con la asistencia a estos eventos, pero por una razón lógica: si asisto a estos eventos estoy dedicando tiempo de trabajo a asistir a conferencias, que sin dudar de su importancia, no entran dentro del foco profesional.

Hace casi un mes estuve en Barcelona en el OMExpo, pude hablar con algunos de los profesionales que asitieron; pero mi viaje era para ver a otro tipo de clientes, que entre sus prioridades no están los eventos: asisten a los mismos, pero en ocasiones para saber de nuevas formulas de negocio, o nuevas oportunidades para diferenciarse de sus competidores.

Grandes profesionales, excelentes personas

Hace casi dos años, con ocasión del comienzo de mi trabajo profesional en esto del marketing digital, comenzé a oir hablar de un tal Daniel Solana, sobretodo a raiz del especial sobre agencias interactivas, que preparaba, en ese momento junto a Paloma Bas, en la revista Interactiva.

En aquella ocasión no pude hablar con él, aunque si con Gema, una de las secretarias de DoubleYou, la agencia que dirige en Barcelona, y sin embargo, a pesar de las palabras desalentadoras de algunas personas, me propuse que algún día conocería en persona a Daniel Solana, pués como dice el dicho, adecuado al momento actual, “….por sus hechos les conoceréis”, ya que después de echar un vistazo a algunas estrategias de marca que habían hecho en los últimos años, me parecía, una de esas personas de quien puedes aprender.

En la cena de gala del último festival El Sol en San Sebastián, allá por mayo del año pasado, pude intercambiar unas palabras, cortas eso sí, con Daniel, después de la entrega de el Sol de oro por la campaña 360 de Atrápalo. Fueron, sólo, un hola, cómo estás, enhorabuena por el premio, y él aporvecho para presentame a uno de sus creativos, Xavi Caparros, ahí quedó todo; normal por otra parte, era una cena de gala, y había mucha gente a quien saludar, pero ya entonces saqué la conclusión del título de este post: un profesional como la copa de un pino, pero como persona, le da mil vueltas al profesional.

Ayer, casí un año después de nuestro encuentro en Donostia, estuve reunido con Daniel Solana, en las oficinas de Double You en el barrio de Gracia: me contó como llegó allí la empresa, el edificio es una antigüa fábrica textil, y él ocupa el despacho del capataz, por discrección no hice ninguna foto, pero es una oficina genuina, porque sigue pareciendo una cadena de hacer vestidos. Después de casi dos horas hablando sobre el momento de la publicidad en España, sobre la integración de los medios, sobre la importancia de diseñar estrategias integradas para las marcas y anunciantes, y lo que me pareció el leiv motiv, creo no sólo de Daniel sino también de DoubleYou, fue la importancia suprema que en esta agencia dan al cliente, todo el honor y la gloria para el cliente, por ejemplo cuando ganan un premio, lo note el día que conocí a Ignacio Sala, director de marketing de Atrápalo.

La política de Daniel Solana, desde hace algunos años, en cuanto a la comunicación externa, de los trabajos, premios, concursos, que recogen en DoubleYou, es practicamente igual a cero; no es malo, de hecho es una política de marketing y comunicación muy interesante, porque se hace de forma diferente al resto de los mortales, y además les va bien. Aunque lo más importante, es como, no se cansa de repetir, que toda la gloria sea para el cliente, que a ellos, por encima de todo, les importan los resultados de las estrategias, qué el cliente sea fiel, que siga confiando en ellos. En esta agencia se respira por todos sus poros, un afán de fidelizar al cliente, porque haces las cosas con una actitud, qué en muchos casos, roza la perfección.

Había oído hablar hace años a mi padre, director general de agencias de publicidad exterior, sobre Daniel Solana, y las cosas que le oí, aunque ya las habías visto, ayer quedaron confirmadas. En un momento, en el que el tiempo es oro, quiero agradecerte Daniel las dos horas de conversación contigo en el día de ayer.

Media hora después, y con un paseo de por medio, por el barrio de Gracia, y antes de irme al aeropuerto, me acerque a hablar con Albert García Pujadas, otro profesional como la copa de un pino, pero como persona, bueno su esposa y sus hijos, y sus amigos, y compañeros de trabajo, ya sabéis cómo es.

Después de años trabajando, desde casi su fundación, en EresMas, después de fundar junto a Jordi Urbea, Ogilvy Interactive, después de volver de nuevo a Auna, y de embarcarse en el proyecto de Multiplica con David Boronat, hace unos meses, pocos a decir verdad se embarco, en la que posiblemente sea la aventura más bonita de sus vida profesional, NIKODEMO, Cálico.

Con Albert, y eso que nos conocemos más por twitter y facebook, coincidí en Ficod hace unos meses, durante una conferencia de fidelización de clientes con aplicaciones móviles, en la que junto a Raul Escolano y Sergio Gazeau, disfrutamos como enanos de las cosas que se decían en ese workshop…… jejejejeje.

Y ayer, en sus oficinas en la calle Mallorca, y comiendo en un chino junto a su oficina, en la calle Muntaner, que os recomiendo, porque comí como nunca, y mira que  a mi los chinos no me emocionan mucho, pudimos echar un vistazo al momento de la publicidad digital en Madrid y Barcelona, al estado actual de la publicaciones de información y contenidos, y sacamos algunas conclusiones muy interesantes, que escribiré en otro post.

Las dos perlas, con las que terminó mi viaje de dos días a Barcelona, me han dejado un sabor de boca excelente. Por mi vida personal y familiar conozco a muchos profesionales del mundo de la publicidad, y, por encima de todo, pienso a pies juntillas, y sin temor a equivocarme, que estos dos, por encima de todo, y de todos, son antes que profesionales, excelentes personas, pero sobretodo, y contradiciendo lo que dicen algunos de sus competidores, son accesible, y hablamos el mismo lenguaje, están preocupados por la situación económica, por sus trabajadores, por sus familia, y por el cambio de modelo económico que está pasando en nuestros días.