modelo

el modelo de prensa tradicional está caducando

Cuando el pasado día 30 de abril de 2009, es decir el jueves pasado, se publicaron por parte de la CNMV los resultados económicos, correspondientes al primer trimestre del 2009, del grupo PRISA, no me ha quedado otra que reflexionar sobre el modelo de negocio, y el modelo informativo de tan vasto monstruo de la comunicación.

Después de ver algunos datos, como la caida en los ingresos de un 30%, de la publicidad en un 36% y junto a la caida del beneficio hasta límites insospechados, desde los 25.18 millones de euros del primer trimestre de 2008 hasta los 2,93 millones de este primero de 2009, es decir una caida del 88%, no nos queda otra que tratar de explicar a los medios tradicionales, que el modelo de gestión y el modelo de negocio de la prensa tradicional está, cuanto menos, en fase de caducidad.

Horas después al terminar de leer el post de Enrique Dans, la muerte del periódico, su reflexión me hizo pensar, durante todo el fin de semana, sobre el negocio de la prensa en papel. En las pasadas jornadas de la Catosfera en Granollers, muchos de los presentes, como Marc Vidal o Fernando Blanco, ya auguraban que vendrían tiempos complicados para la prensa tradicional. Durante muchos meses nuestros gobernantes han tratado de mantenernos lejos de la realidad, pero en este momento, no sirven de nada fórmulas de este tipo.

El modelo de negocio de PRISA no se sostiene en pie, por más vueltas que sus directivos traten de darle. Para muestra un botón, los ingresos publicitarios online no llegan ni a los tres millones de euros, es decir, ni el 1,5% de los ingresos. Promotora de Informaciones, S.A, además tiene pendiente el pago de unos super millonarios créditos, algo así como 4.000 millones de euros. Con esos ingresos, como va a pagar sus deudas. Algunas voces señalan que el Gobierno inyectará dinero en PRISA. Permitidme pero yo lo dudo bastante. PRISA es un cadaver, y el problema, y quizás más grave, es que en su caída va a arrastrar a otros muchos.

En el momento actual ver a un grande, quizás el más grande, grupo de comunicación en España, al final sirva para que nuestros políticos, nuestros ideólogos, se den cuenta de la magnitud de la crisis, de la crisis, no sólo de los medios, sino también de la crisis de poder.

Ya lo apuntaba Enrique Dans en la presentación de unas jornadas sobre Anunciantes en Redes Sociales, el pasado jueves día 30 de abril, al señalar, que los medios tradicionales de comunicación, iban camino de la desaparición. El modelo de comunicación en papel va camino de desaparecer, y en este momento, con mayor virulencia, y a una velocidad de vértigo, el modelo no se sostiene; los ingresos decrecen mensualmente, y finalmente acabarán con el modelo tradicional.

No quiero ser agorero, pero modelos como el de “lainformación“, con todos sus dimes y diretes, y con todas las dificultades que están atravesando, me parece una buena forma de hacer información.

Crónica televisiva del año en que murio el tomate

Esta tarde he asistido, en el Aula Magna del Instituto de Empresa,  a la presentación del libro “Crónica televisiva del año que murió el tomate“, escrito por Susana Alosete. La verdad es que ha sido uno de esos eventos a los que debería acudir con más asiduidad. Precisamente porque no ha sido, como el resto de presentaciones de libros a las que he asistido últimamente.

photo-3

En lugar de hacer una presentación al uso, en la que diferentes personajes tratan de explicar los pormenores de la obra a presentar, y a esbozar un semblante del autor, esta tarde a lo que hemos asistido ha sido a una excepcional mesa redonda, en la que diferentes personajes, ante una audiencia de entre 70 y 100 personas, nos han hecho una extensa radiografía de la situación de la televisión en España, ante la inminente llegada de la televisión online, o la televisión sobre IP.

Junto a Susana Alosete se encontraban Jesús Moreno, subdirector de contenidos de Antena 3 Multimedia; Concepción Cascacoja, profesora de la Universidad Carlos III de Madrid, y autora del libro Prime Time; Gonzalo Martín, consultor de nuevos medios audiovisuales, y Javier Capitán, perdiodista conocido de sobra por todos los presentes.

A la TV, tal y como la conocemos, le queda poco tiempo. Necesita un reconversión brutal, un reinventarse el modelo de comunicación audiovisual, tan necesario, como que el televidente ha cambiado. Hoy hay personas que ven la televisión como antaño, sentados en su butaca con el mando a distancia a la derecha, o a la izquierda. Son los consumidores tradicionales; junto a ellos están los nuevos consumidores, que apenas utilizan la pequeña pantalla para ver contenido audiovisual, sino que lo hacen en la pantalla de sus pc, y consumen los contenidos a horas muy diferentes de los primeros, para ellos no existe el modelo de prime time, pues hacen un consumo audiovisual a la carta.

photo-4

La configuración, por parte de las cadenas actuales, de las parrillas televisivas no tienen razón de ser para este, cada vez más grande, grupo de consumidores. Pués, sobretodo, ya no consumen televisión. Y por último, están, estamos, aquellos que nos hemos cansado del modelo televisivo, y a penas utilizamos la televisión, excepto para recabar, en ocasiones, cierta información en directo, o semi-directo, o bien para visionar eventos, que por desconocimiento, no logramos ver en la nueva pantalla, que es internet.

La televisión. actualmente, está creando conversaciones entre usuarios, en redes sociales, en blogs de todo tipo, en herramientas de comunicación como twitter, y sin embargo, esas conversaciones no están volviendo a la teñevisión, con la pérdida tan brutal de comunicación bidireccional, que podría ser utilizada por los anunciantes.

Se habla de la poca consistencia de la televisión interactiva, pues cada vez que se ha tratado de probar el modelo interactivo en la televisión, ha sido un rotundo fracaso. No será más bien, que el modelo sobre el que se ha tratado de imponer esa, supuesta, interactividad, estaba caduco. No será más bien, que con el cambio, que la crisis está agravando, se hace necesario un nuevo modelo de comunicación audiovisual, en el que el modelo de ingresos sea diferente a todo lo realizado hasta ahora. No habrá que reinventar un modelo en el que se utilicen todas las herramientas de comunicación posible, y se pongan al servicio del usuario.

En el momento actual, el del cambio de modelo económico, se impone un profundo cambio en la forma de hacer televisión. Un mirar hacía atrás, un no querer observar los cambios que se están produciendo, el no tratar de hacer programas y contenidos, en los que el usuario pueda participar, no cambiando finales, como entienden algunos la interactividad, sino dotando de bidireccionalidad a la comunicación audiovisual, es lo que la industria de la producción televisiva debe cambiar, y sobretodo, escuchar, a los que entienden, y por encima de todo a ese usuario, que ve la TV en Internet, o en TV tradicional, o en cualquier otra pantalla, como un iPhone.

Que programas como el Tomate hayan desaparecido, no sólo se debe al desencanto de la audiencia, sino a la caducidad del modelo televisivo, en el qué, además, la inversión publicitaria, tan vital e importante, sufre una crisis de identidad, y qué debe reinventarse hacia un nuevo modelo, donde prime más la creatividad, y no tanto el spot publicitario.

Finalmente, como en otros sectores de la economía, se impone consensuar una integración, que permita a los ciudadanos interactuar y poder participar, no tanto en las decisiones, que también, como en la aportación de la ideas…