medios digitales

Información personalizada

Cada mañana somos muchas las personas que tratamos de informarnos sobre aquellas noticias que nos interesan. Hace unos años, antes de la llegada de internet a nuestros hogares y a nuestros dispositivos móviles, la comunicación era unidireccional: la prensa, la radio y la TV emitían una noticia y el lector, el televidente o el oyente, lo más que podía hacer era escribir una carta al director o llamar a la radio, si bien en la mayoría de las ocasiones la respuesta caía en saco roto, al no tener un canal de difusión con la velocidad que existe hoy.

comunicacion

Con la llegada de internet, las cabeceras de los diferentes medios de comunicación han tratado durante años captar la atención del usuario, como consumidor de información, desde diferentes fórmulas. Sin embargo, parece, que con la llegada de la cultura del 2.0, la comunicación bidireccional ha ganado por goleada, y muchas de las empresas que dirigen medios de comunicación desde hace 20, 30, 50 u 80 años llegan a la conclusión de que sus modelos de negocio, sus modelos de comunicación no han evolucionado al ritmo que demanda el consumidor.

web 2.0

Como muestra un botón: leo en Marketing Directo, que la prestigiosa “Reader´s Digest” se declara de nuevo en estado de insolvencia. Muchas son las empresas que han tenido que cerrar cabeceras de papel, ante la situación económica que vivimos, en la que la culpa no es del lector, sino más bien del modelo caduco de forma de informar y forma de financiar que pretenden mantener muchas de esas cabeceras.

Esta crisis de formatos de información es clara y notoria, no sólo en los medios de información generalista, sino en muchos sectoriales, que pretenden mantener un formato que no se sostiene en pie, incluso aquellos que optaron en su día por el formato digital, ven como pierden lectores cada día, en parte por la presencia de formatos publicitarios intrusivos y por la pretensión de difundir contenidos con modelos de pago que provocan bastante rechazo.

Hablaba sobre este particular con Javier Piedrahita de  Marketing Directo, con quien llegue a la conclusión de que la única forma de mantener al lector preocupado por tus noticias, es el modelo de información personalizada, en la que cada medio debe proveer al lector, al consumidor, información clara, veraz y de interés. Y que será el consumidor el que decida que soportes o herramientas utilizará para consumir la información.

Es curioso encontrar cada día personas, que después de haberte preguntado hace meses sobre la forma más rentable, en modo de optimización del tiempo, para consumir información, han llegado a un modelo en el que los formatos tradicionales han desaparecido. El papel y otros más modernos como los sitios web de los principales diarios o publicaciones sectoriales han sido sustituidos por lectores de noticias o feeds, aplicaciones como Flipboard o Feedly, o creación de perfiles en redes sociales, donde la información fluye sin ese intrusismo aun propio de algunos medios. Ha sido reconfortante hablar con personas, con más edad que la mía, que al empezar a utilizar twitter, han descubierto un nuevo canal para estar informado; mencionaré sólo a uno, José Luis Gómez Recio, quien no sólo descubrió que podía encontrar información en la conocida red social del pájaro azul,  sino que al mismo tiempo le serviría como canal para dar a conocer toda la creatividad que corre por sus venas.

La información que consumimos cada minuto de nuestras vidas no ha cambiado, lo que ha cambiado es la forma de consumir los contenidos. Y sobretodo ha cambiado la forma de interactuar con la información. Las redes sociales han provocado un cambio de actitud por parte del consumidor; y, no, no es una moda pasajera. Volver al formato tradicional no es ya posible.

Hace unas semanas asistía en Zaragoza, invitado por FeUso, a una Jornada sobre la importancia de la comunicación en la educación, y estoy de acuerdo con que la figura del periodista, es necesaria para dar rigor a las noticias, pero no confundamos el concepto. El consumidor, sin querer convertirse en una referencia del periodismo, en muchas ocasiones se encuentra “in situ” dentro de la noticia, cuando ocurre, y los contenidos que difunde, pienso son noticiables, y deben tenerse en cuenta por parte de esos medios más tradicionales; y escribo de ellos, porque los medios de comunicación nacidos en esta era digital, han sido los primeros en entender la posición del periodismo ciudadano. En algunas ocasiones he recibido propuestas de algunos medios para utilizar mis contenidos audiovisuales. Me han parecido correctas y entiendo que las fuentes deben ser citadas, sean o no periodistas, no para subirle a uno el “ego”. En muchas ocasiones, en este u otros blogs, citamos a medios digitales de comunicación y después no recibimos ni siquiera un agradecimiento.

Muchas facultades de comunicación de nuestro entorno se encargan diariamente de hacer ver al periodista, que las cosas están cambiando muy deprisa. Docentes, como Inmaculada Berlanga, de la facultad de comunicación de UNIR, cada día muestran una imagen real de como debe transmitirse la información hoy, con las características tecnológicas que nos han tocado vivir, sin rehuir de la difusión de información veraz como, por ejemplo, que el consumo audiovisual no vive uno de sus mejores momentos.

Diarios digitales como SUMAdiario o SUMAcultural tratan cada día de hacer llegar al consumidor de información contenidos de valor. Utilizan las redes sociales para llegar a los usuarios, porque es allí donde suelen consumir la información y ofrecen canales de difusión de los contenidos de una forma correcta, no intrusiva, tratando de conseguir un lector, un referenciador de la información entre sus contactos.

sumadiariosumacultural

Muchos blogs se han convertido en auténticas joyas de información, donde poder leer noticias, comentarlas, republicarlas e incluso conocer a quien las escribe, se ha convertido en práctica habitual en este consumo de contenidos, en este consumo de información. Leer información real y contrastada sobre la situación económica que atravesamos, sobre la posición de los consultores de comunicación, sobre si Google abrirá o no tiendas físicas o sobre el nuevo iwatch de apple, se ha convertido hoy en una práctica habitual del consumidor de información, quien muchas veces llega a crear modelos personalizados de información que tienen lugar dentro de las redes sociales que utiliza, sin necesidad de acceder a las fuentes de noticias, desde las que, por otra parte recomienda aquello que le gusta.

Finalmente el consumidor de información es quien, hoy, decide la forma en que consume los contenidos informativos, y pide, que al menos, se le tenga en cuenta. De no ser así, como ocurre con muchos medios, el lector tiene una fuerza muy poderosa, que pienso no debemos desestimar.

Y tú, ¿cómo te informas de aquello qué te interesa?

Consumo tradicional o digital?

Cuando fue la ultima vez que leíste la prensa en papel..,? Cuando descargaste una canción por ultima vez? Consumes televisión, prensa, radio… pero donde?

Estas y otras muchas preguntas sobre el consumo nos la hacemos cada día quienes nos dedicamos a esto del marketing y la publicidad digital.

Hasta no hace mucho tiempo, la mayoría de los clientes, a la hora de orquestar una campaña de publicidad o comunicación, le orientábamos hacia un modelo mixto de medios tradicionales, esto es, prensa, radio y TV, especializados o generalistas.

Hoy en día, y sin que podamos retornar a situaciones del pasado, estas inversiones aconsejamos diversificarlas, pero sobretodo ajustarlas a la búsqueda de los clientes potenciales allí donde se encuentran.

Esta mañana, de domingo, tan similar a otros días, he estado leyendo la prensa, y me preguntaba Juan Luis en twitter, si en papel o en que soporte?

Me hizo gracia la pregunta, porque ya no recuerdo cuando compre el ultimo diario en papel.

Desde el año 2005 no leo la prensa en papel. Comencé a leer la prensa diaria a través de Google News, evitando así algunos formatos publicitarios, que si bien traían fuertes ingresos a los periódicos digitales, no dejaban de ser un engorro para el lector. En esos tiempos bombardeábamos al lector con múltiples formatos, cada vez que hacia click en una noticia. Hoy algunos continúan con ese modelo, pero la mayoría optan por modelos diferentes.

En 2007 con la irrupción del iPhone, el auge de las pseudo-tarifas planas y el aumento del parque de móviles en España, comenzó una nueva etapa a la hora de consumir contenidos digitales, confirmando las lecturas a través de diferentes aplicaciones, que con la llegada del iPhone 3G a España se ha llegado a una situación más que beneficiosa para el usuario, que ahora puede leer su diario tradicional en formato digital, bien a través de su propia web o bien en su aplicación móvil.

Hoy son muchos los usuarios que no solo consumen contenidos en sus smartphones o en sus tabletas, sino que además generan leads y conversiones al hacer transacciones económicas desde los mismos, lo que conlleva que muchas marcas se planteen opciones diferentes para llegar a más y más clientes.

El consumidor tradicional, en muchos casos, se ha transformado en consumidor digital. ¿Cuántas familias que en 2005 leían la prensa papel, hoy lo hacen en sus teléfonos móviles o en sus tabletas de ultima generación?

En nuestro país y, mas si cabe desde la publicación del estudio de medios digitales de hoy, el consumo de medios tradicionales parece que va descendiendo a gran velocidad, y si en 2009 no teníamos muy claro cuanto crecería la inversión en medios digitales, sobretodo por la incipiente crisis que se nos venia encima, si podemos decir que en este 2010 lo digital se posiciona como tercer soporte, superado solo por la TV y los diarios, aun cuando sus crecimientos son mínimos.

Si a todo esto añadimos algunas facilidades tecnológicas que, desde diferentes estamentos o empresas privadas, facilitan la conexión y el acceso, casi en cualquier momento y lugar, a esos contenidos digitales, podemos concluir que nos vamos convirtiendo en consumidores digitales.

Muchos días tomo un bus en la puerta de casa, la mayoría tienen conexión wifi gratuita a Internet. Uno de los conductores tiene un Kindle de Amazon, algunos viajeros se les ve con un iPod, otros llevan smartphones, casi todos pueden conectarse para consumir contenidos, de una forma u otra. Pueden comprar cosas a través de sus móviles, escribir sobre una noticia, hacer un comentario en su red social y un largo etcetera, que ha conseguido que el consumidor se coloque en la cúspide de la comunicación de las marcas.

Y tú, querido lector, consumes contenidos digitales o tradicionales?