matrimonio

y a tí ¿quién te invitó a la boda?

Aqui te traigo la píldora de humor de los miércoles.

Respeto y tolerancia por igual

Leo con estupor, que el Ministerio de Industria pretende multar al Grupo Intereconomia, con 100.000€ de multa, por la emisión de un video que, según los responsables del Ministerio y los asistentes a la manifestación del orgullo gay, atenta contra el derecho al honor de quienes asisten a dicho evento.

El pasado sábado, Sandradespacho, que me sigue en twitter, escribía en mi timeline:

@kikemb En “La Acuarela” Chueca, celebrando que el sentido común y el progreso están entre nosotros y nosotras.

Y no puedo estar de acuerdo ni con ella, ni con quien mantenga la discriminación hacia un grupo de comunicación, que con su ideario, con sus convicciones, defiende unas posiciones bien claras y, que en el ejercicio de la libertad de expresión, puede emitir tal o cual video, hablando de tal o cual noticia. Mientras escriba este post, en Cuatro se hacia una parodia, de muy mal gusto, sobre Benedicto XVI y Juan Pablo II, por parte de Florentino Fernández, en el chabacano programa que dirige al mediodía. A muchos les hará gracia, a mi, NO.

Señala el organismo sancionador

“La Subdirección General de Medios Audiovisuales del Ministerio de Industria ha impuesto una sanción de 100.000 euros a Intereconomía TV por un spot de autopromoción de dicha cadena, en el que se contraponía el Día del Orgullo Gay con los 364 días de Orgullo de la gente normal y corriente. El spot «Orgullo gente normal», de 20 segundos, muestra sucesivamente tres fotografías, no especialmente provocativas, del Día Gay, y seis de otras personas de la sociedad, identificando a la cadena con estas últimas”.

“La Subdirección ha considerado que el spot infringía gravemente el artículo 8 de la Ley 25/1994 que incorporó al Ordenamiento Jurídico Español la Directiva 89/552 de la CEE relativa al ejercicio de actividades de Radiodifusión Televisiva, en el que se establece como ilícita la publicidad cuando atenta «al debido respeto a la dignidad de las personas o a sus convicciones religiosas y políticas» o cuando «las discriminen por motivos de nacimiento, raza, sexo, religión, nacionalidad, opinión, o cualquier otra circunstancia personal o social».

Si esta multa llega a termino, debería multarse por el mismo rasero a aquellas televisiones y grupos de comunicación que, de forma despiadada, critican a la Iglesia Católica con programas aberrantes.

Los medios afines al Gobierno, los afines al grupo de la ceja, los afines a los postulados del lobby gay y los afines al lobby pro-abortista, abogan por un modelo de periodismo en el que todo vale: criticas a la familia, insultos a quienes defendemos una postura, respetable, como las suyas, aunque no estemos de acuerdo, como la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su muerte natural.

Quienes defienden las posturas del Gobierno, pensando que nos hacen daño, no tienen claras algunas cosas: nosotros, los defensores de una serie de políticas, que no comulgan con las de los secuaces de Rodríguez Zapatero, no nos vamos a callar, exigimos el mismo respeto que exigen para ellos, y la misma tolerancia de la que se les llena la boca.

Tengo amigos y amigas homosexuales y lesbianas, y siempre he respetado sus posturas. Nunca, y ellos lo pueden corroborar, he hecho una critica despiadada sobre su orientación sexual. Lo que no significa que este de acuerdo, como ellos podrían no estar de acuerdo con mi postura religiosa o política.

Pero ello no significa, menospreciar a esas personas, como sostiene el Ministerio de Industria, en el caso de Intereconomia.

Este gobierno trata de acostumbrarnos a sus máximas: dictan las leyes como les viene en gana, y todo el mundo debe respetaría y cumplirla. Eso si las leyes de otros, las de la derecha, las derogan y reforman, sustituyéndolas por otras mas favorables a sus intereses.

Podré estar o no de acuerdo con el grupo Intereconomia y con su visión de la realidad, pero, sin embargo, en los tiempos que corren, y con toda la porquería que se emite en la tv pública y en la gran mayoría de las privadas, al menos en Intereconomía se habla con rigor periodístico y, por encima de soflamas políticas, se habla muy muy clarito. Lo que ocurre es que la verdad duele y ofende.

El respeto y la tolerancia que piden determinados grupos de personas, en nuestro país, como aquellos que tienen una determinada orientación sexual, me parece muy correcto, pero, es el mismo que exigimos los demás.

Por ejemplo, si quiero objetar por razón de conciencia a determinadas prácticas médicas o, supuestamente médicas, pido la misma tolerancia y respeto a mis decisiones y a las de quienes no están de acuerdo con tales o cuales normas.

No estoy a favor del divorcio express, de hecho me disgusta ver como el Estado ha modificado esta ley, son embargo, respeto a las personas que se les aplica. Pero no estoy de acuerdo. De nuevo respeto y tolerancia para quienes no pensamos como los lobbys de este gobierno.

Un año excelente

Va a hacer un año que comencé a escribir mi blog, éste que leeis, ahora todos los días, unos cuantos amigos y conocidos. El año pasado acababa de cumplir años, y no me pareció un tema interesante para contaros, sin embargo, hoy, ya terminado el 20 de mayo de 2009, he confesaros, que escribir este blog, después de haber cumplido un año más de vida, es una de las cosas por las que más gratificación he recibido en mi vida. Sin comerlo, ni beberlo, sin darle más publicidad, que la de mostrar, cada día o cada dos, las cosas que pasean por mi mente, por mi vida, por mi trabajo profesional, por esas reuniones con gentes del mundo digital, por los encuentros con los chicos del, cada vez más denostado, mundo offline, y por todas las cosas buenas que han pasado en este último año, os quiero dar las gracias.

Hace un año entregaba tal día como mañana los VI Premios Interactiva, que en palabras de nuestro editor, Javier San Román, fueron un éxito. Mañana entregamos los premios de la VII edición. Hace un año no escribí sobre este evento, mañana prometo hacerlo, o al menos el viernes.

Hace un año cumplí 38 años, y por la cabeza pasaban muchas cosas, en cuanto al futuro personal y profesional; hoy, un año después, faltan 4 meses para contraer matrimonio con la persona más maravillosa del mundo.

Regina GomezHace un año celebré mi cumpleaños por partida triple: con mi familia, con la familia de Regina y con Regina. Este año, parecido, hoy con mi madre y mi hermano pequeño, el sábado con mi futura familia política, y hoy con Regina, en un Ristorante Napolitano, que os recomiendo: ToTo` E Peppino.

Hoy, y a diferencia de otros años, ha habido dos colofones, foto y charla después de cenar con VanNilstelroy y Diarra,

colofónRud y MamadouY, un poco antes, cumplido uno de mis sueños: ponerme al fin unos patines en línea, que he probado a las 00.45 de la noche por el pasillo de casa, sin caerme, esto parece chupao, se parece al patinaje en hielo y al esquí.

PatinesMuchos me habéis felicitado por Facebook, otros por Linkedin, lo que más a través de twitter, y toda mi familia, la de sangre y la política, por teléfono, o en persona: a todos, no me queda otra cosa que daros las gracias, una vez más.

En las Navidades y Fin de Año tuve, según algunos, la genial idea de felicitar con un video. Esta vez no, no os preocupéis, pero, las herramientas de comunicación 2.0 si han conseguido, que este año os dé las gracias, por todas las alegrías que tenido ayer día 20 de mayo de 2009, en mi 39 cumpleaños. Gracias por leer mi blog, y gracias por estar ahí. Buenas noches…

La boda de mi mejor amigo

El pasado fin de semana estuve en Roma, aunque no llegó a 48 horas, para asistir a la boda de uno de mis mejores amigos, Giulio Battioni con su novia Chiara Rizza.

Hace 9 años que Giulio y yo nos conocimos en Madrid. Él había viajado a España a cursar un Erasmus de Intercambio entre la Universidad, creo de la Sapienza, en Roma, y la Universidad Complutense de Madrid, para profundizar en sus estudio de Políticas y Relaciones Internacionales.

Después de unos meses de estudio, y con la compañía de otro gran amigo, Eduardo Fernández, nos propusimos hacer el Camino de Santiago, desde Villafranca del Bierzo hasta Santiago de Compostela. Viaje, que aunque inicialmente ibamos a hacer cuatro amigos, al final nos quedamos los tres. Fueron cinco días increibles, que creo recordaré toda mi vida, y contaré a mis hijos y a mis nietos, pues, eran tiempos, en los personal, muy difíciles para mi. Caminar juntos, hablar de la vida, de la salud, de la familia, de nuestras inquietudes, del trabajo, en su caso de la Universidad en Roma, sembró la semilla de la amistad en nuestras vidas. Amistad que dura hasta hoy, y que pretendemos dure toda la vida, aun a pesar de vivir en ciudades diferentes, y no poder tomarnos una caña, o un tinto, que a Giulio le encanta, todas las tardes después de trabajar.

Unos años después, Giulio volvió a Bilbao, después de 3 meses en Palermo, a terminar un Master en relaciones internacionales. Durante esta estancia en Bilbao, Giulio se convirtió en un experto en tapeo, y conocedor de los mejores caldos tintos y blancos de nuestro pais. Años más tarde, viajando por San Sebastian, él ha sido quien nos ha llevado al resto, a las tasquerías, como le gusta decir a él, donde se sirven las mejores tapas, y los mejores caldos. Parece mentira, pero las largas temporadas en el norte y el centro de la península, le han convertido en un excelente catador de vinos, y comidas españolas.

Giulio, un tipo de casi 2 metros, se casó el pasado sábado en la Basilica de Santa Sabina, en el monte Aventino, con Chiara Rizza, una chica de Santa Severina (Calabria), que desde que la conocí hace tres años, me ha parecido la mujer ideal para mi amigo Giulio. La celebración, muy parecida a las bodas españolas, fue de esas que no olvidaré nunca, no por ser en  italiano, idioma, que sin dominarlo, lo hablo sin ningún problema, sino por los asistentes. Aun conociéndonos de tantos años, sólo conocia a su hermano Giorgio, por las referencias de Giulio, y me pareció, aparte de un tio enorme, una estupenda persona. Por supuesto, estaban presentes sus padres, Antonella y Augusto, éste último, a pesar de la enfermedad que sufre hace meses, muy entero, en su papel de patriarca de la familia.

En la celebración faltaba la abuela de Giulio, que falleció hace una semana, y que ha sido una gran perdida para la familia, y, sobretodo, para Giulio, quien adoraba a su abuela, y se que ella también a él. Pude hablar con su hija, Antonella, la madre de mi amigo, quien me agradeció haber estado junto a sus hijo en momento tan importante de su vida.

Matrimonio Giulio e Chiara

He de reconocer, que en varios momentos de la celebración me emocioné profundamente, y algunas lágrimas cayeron de mis ojos, embargado por el momento que estaba viviendo. Mi novia, por estar preparando una oposición, no pudo asistir, pero estuvo presente en espíritu en toda la celebración.

Terminada la celebración es típico en Italia, esperar a los novios, para desearles muchas felicidades, momento en el que las dos familias, junto a los amigos, les lanzabamos petalos de rosas blancas, así como algún atrevido, que le lanzó arroz, aunque esta vez no fuimos los españoles.

Después de nuestro primer camino de Santiago juntos, volvimos a hacerlo al año siguientes, creo recordar verano de 2002, y se nos unieron, dos de los asistentes a la boda, mi gran amigo Jordi, y Andrea, a quien, al ver en la boda, no reconocía. De ser un chavalín desgarbado, flaco y enclenque, quen no podía ni andar, de todo lo que fumaba, me encontré a un Andrea muy cambiado. Evidentemente han pasado 7 años, toda una vida, y le vi muy feliz de nuestro reencuentro.

Andrea e JordiiLanzamiento de petalos

La posterior celebración en Villa Calandra, situada cerca del parque de Villa Ada, nos hizo, ya por fin, relajarnos un poco, y poder hablar durante un buen rato con algunos de los asitentes, a quienes conocía de las múltiples visitas hechas a Roma en los últimos años, con motivos, bien de las visitas a mi hermano, que estudió Teología en Roma, o bien por su Ordenación Sacerdotal , o por esas visitas a mi gran amigo Giulio y su familia.

En esta Villa señorial tuve, además la oportunidad de hablar con más calma con la madre de Giulio, Antonella, y con su hermana, Flavia, quienes me pusieron al tanto del sufrimiento de los últimos meses, de Augusto, su marido y padre, con la enfermedad de Alhzeimer. Departi unps instantes con Carmelita, la hermana pequeña de Chiara. Y después del aperitivo o “recibimiento”, como lo llaman en Roma, pasamos a degustar la gran comida, regada por caldos blancos y rojos, preparada para la ocasión. He de decir, en descargo de algún comensal, que toda la comida estaba excelente, y que, aún a pesar, que duró poco tiempo, al no haber baile, sin embargo fue una celebración entrañable.

img_0698

img_00522Finalmente, llegó el momento de las fotos con la mesa de comensales, en la que los extranjeros eramos los dos españoles. A mi lado tuve a un siciliano, y a un abogado, Maurizio Rossi, compañero de trabajo de Carmelita, la hermana pequeña de Chiara.

img_0688He de confesar, que aún habiendo estado ya en una boda italiana, aunque celebrada en León, fue muy agradable el trato dispensado, a quienes no eramos de la tierra italiana, y a diferencia de otras bodas, no se habló de futbol.

Me gustaría agradecer a las dos familias, Battioni y Rizza, el cariño mostrado a quienes asistimos tan magno evento. Gracias Giulio por ser como eres, y espero que seas eternamente feliz junto con Chiara, tu esposa.

Termino este post, agradeciendo todo lo que han hecho por mí, el pasado fin de semana Marco Pinna y Cristina Cabello, un matrimonio, que nos presentaron mis amigos María y Roberto, el pasado mes de abril en su casa del EUR. Gracias Marco, por acercarme tanto a la boda el sábado, como al aeropuerto de Fiumicino el domingo, a esas horas tan tempranas. Gracias a Roberto y María, por tantas atenciones que tuvistéis conmigo, no sólo ahora, sino desde que nos conocemos. Os estaré eternamente agradecidos. Para mi, estar en la boda de mi mejor amigo, era muy muy importante, y sin vosotros, no habría sido posible, en la manera en que lo ha sido.

Traduzione alle lingua italiana

Lo scorso fine settimana sono stato a Roma, ma non 48 ore per partecipare al matrimonio di uno dei miei migliori amici, Giulio Battioni, con la sua fidanzata Chiara Rizza.

9 anni fa, che Giulio e ho incontrato a Madrid. Egli aveva viaggiato in Spagna per partecipare a uno scambio Erasmus tra l’Università, credo che la Sapienza di Roma e l’Università Complutense di Madrid, per approfondire lo studio delle politiche e delle relazioni internazionali.

Dopo alcuni mesi di studio, e la società di un altro amico, Eduardo Fernandez, di cui abbiamo a che fare il Camino de Santiago, da Villafranca del Bierzo a Santiago de Compostela. Viaggio, anche se inizialmente abbiamo intenzione di fare quattro amici alla fine siamo stati tutti e tre. Cinque giorni sono stati sorprendenti, che mi ricordo di tutta la mia vita e contare i miei figli ei miei nipoti, perché erano volte nel personale, molto difficile per me. Camminare insieme, parlare di vita, la salute, la famiglia, le nostre preoccupazioni, il lavoro, se del caso dell ‘Università di Roma, hanno gettato le basi di amicizia nella nostra vita. L’amicizia che dura fino ad oggi, e noi vogliamo durare tutta la vita, anche se vivono in città diverse, e non essendo in grado di prendere una birra o di un rosso che ama Giulio, ogni sera dopo il lavoro.

Pochi anni dopo, Giulio ritorna a Bilbao nuovamente dopo 3 mesi a Palermo, a completare un master in relazioni internazionali. Durante questo soggiorno a Bilbao, Giulio è diventato un esperto di tapas, e conoscitore dei migliori vini rossi e bianchi del nostro paese. Anni più tardi, viaggiando attraverso il San Sebastian, egli ci ha portato a riposo, a tasquerías, come ama dire, che serve i migliori tapas, e le migliori vini. Sembra essere, ma i lunghi periodi, nel nord e centro della penisola, hanno fatto di lui un ottimo assaggio di vini e cibi di Spagna.

Giulio, un tasso di quasi 2 metri, è stato sposato Sabato scorso presso la Basilica di Santa Sabina all’Aventino, Chiara Rizza, una ragazza di Santa Severina (Calabria), dal momento che ho incontrato tre anni fa, mi è stato come la donna ideale per il mio amico Giulio. La celebrazione, molto simile ai matrimoni spagnolo, era tale che non potrà mai dimenticare, perché non sono in lingua italiana, senza che domina, parlare con nessun problema, ma per il pubblico. Anche conoscendo così tanti anni, si è riunito solo suo fratello Giorgio, da Giulio riferimenti, e ho pensato, oltre a un grande uomo, una persona meravigliosa. Naturalmente, i genitori erano presenti, Antonella e Augusto, quest’ultimo, nonostante la sofferenza per la malattia da mesi, molto complesso, nel loro ruolo di patriarca della famiglia.

Nella celebrazione di Giulio manca nonna, che è morto una settimana fa ed è stata una grande perdita per la famiglia e, in particolare, per Giulio, che la sua adorata nonna, ed era anche lì. Ho potuto parlare con sua figlia, Antonella, il mio amico della madre, che mi ha ringraziato di essere insieme con il figlio in un momento importante della vostra vita.

Devo ammettere che in diversi momenti della celebrazione mi ha profondamente, e sceso da alcune lacrime gli occhi, per il momento, è stato arrestato vita. La mia ragazza, per la preparazione di un opposizione, non ha potuto partecipare, ma lo spirito è presente in tutta la manifestazione.

Dopo la celebrazione è tipico in Italia, in attesa che gli sposi per augurare loro felicità, quando le due famiglie, con gli amici, che lanzabamos petali di rose bianche, e alcuni audaci, che ha lanciato il riso, anche se questo tempo non siamo stati gli spagnoli.

Dopo la prima strada insieme a farlo di nuovo il prossimo anno, mi ricordo l’estate del 2002, e sono uniti a noi, due di quelli che frequentano le nozze, il mio buon amico di Jordi, e Andrea, che, vedendo in matrimonio, non ha riconosciuto. Se bambino uno gawky, magro e malaticcio, Quen non poteva camminare, tutto ciò che fumo, ho trovato molto cambiato Andrea. Naturalmente sono passati 7 anni, una vita, e abbiamo visto la nostra felice reunion.

La conclusione a Villa Calandra, situato vicino al parco di Villa Ada, lo abbiamo fatto, e finalmente un po ‘di relax e di parlare a nome di un buon tempo con alcuni dei presenti, che sapeva del numero di visite a Roma nel ultimi anni, con ragioni, una delle visite al mio fratello, che ha studiato teologia a Roma, o per la sua ordinazione, o per coloro che le visite al mio grande amico Giulio e la sua famiglia.

Questa maestosa Villa avuto anche l’opportunità di parlare con più calma con la mamma di Giulio, Antonella, e sua sorella, Flavia, che mi ha fatto consapevole della sofferenza negli ultimi mesi, in agosto, il marito e padre, Alhzeimer malattia. Ho parlati pochi minuti alle Carmelita, sorella Chiara. E dopo gli antipasti o di “benvenuto”, come si chiamano a Roma, sarà un piacere per noi il grande cibo, annaffiati da vini rossi e bianchi, preparati per l’occasione. Devo dire, in esecuzione di ogni cena, tutti gli alimenti è stato ottimo e, anche se questo è stato di breve durata, in assenza di ballare, ma si trattava di una conclusione familiare.

Finalmente, è stato il momento per le foto con gli ospiti ‘tabella, in cui due stranieri sono stati gli spagnoli. Accanto a me ho avuto un siciliano, e un avvocato, Maurizio Rossi, co-worker di Carmelita, la sorella minore di Chiara.

He devo confessare che, anche essendo stato un italiano a nozze, ma terrà a Leon, il trattamento è stato molto bello, che non erano sul suolo italiano e, a differenza di altri non sono matrimoni di calcio.

Vorrei ringraziare le due famiglie, e Rizza Battioni, l’amore dimostrato a coloro che hanno testimoniato questo grande evento. Giulio e grazie per essere voi, e mi auguro che stai sempre felice con Chiara, sua moglie.

Vorrei concludere questo post, ringraziando tutti voi avete fatto per me, lo scorso fine settimana e Marco Pinna e Cristina Cabello, un matrimonio, abbiamo avuto i miei amici Maria e Roberto, lo scorso aprile a casa sua in EUR. Grazie Marco, più vicina alle nozze su Sabato, come l’aeroporto di Fiumicino Domenica, ora come prima. Grazie a Roberto e Maria, a cui tanta attenzione tuviste con me, non solo ora, ma dato che lo conosciamo. Ci sarà eternamente grato. Per me, essendo il matrimonio del mio migliore amico, è stato molto importante, e lei non sarebbe stato possibile per il modo in cui è.