Loteria

Se acercan las Navidades

Quedan 10 días para el día de Nochebuena. Llegan fechas en que, en otros tiempos, estaríamos ya gastando, pero este año, todos en general nos hemos tomado estas fechas con otra filosofía. La verdad es que no hay mal que por bien no venga. En épocas de crisis, ahorrar es complicado, pero también gastamos un poco menos. 

Son días lo que vienen, en los que nos reunimos todos en casa, alrededor de mi madre. Como le decía hace unos días, a un buen amigo, cuando te falta alguien, y llegan estas fechas, valoras a los que tienes cerca, y te dedicas, o al menos lo intentas, a tratar de hacer felices a los que tienes más cerca, con una sonrisa, un regalo que sabes le va a gustar, un detalle, una comida especial, etc. 

Desde hace cuatro años, se me hace muy difícil que lleguen estas fechas. Y más cuando se va acercando el día 22, que es un día de alegría para muchos, bueno a los que les toca la Loteria. Fue el día en que nos dijeron que mi padre viviría poco. Desde la Navidad de hace tres años, en que él ya no está entre nosotros, cuando nos reunimos en casa, en torno al Belén, cada uno nos acordamos a nuestra manera, no dudo que mis hermanos lo pasen mal, pero quien escribe, sin llegar a acostumbrarme, sin embargo, si que procura acordarse, no sólo por estas fechas, sino a lo largo de todos los días del año.

Estas Navidades, las de 2008, serán las últimas que pase sólo con mi madre. Si Dios quiere, las próximas las pasaré también con mi nueva familia, la de mi futura esposa. No voy a romper la norma de no hablar de ella, pues así lo decidimos hace ya unos meses, y sin embargo, quiero aprovechar estas líneas para darle las gracias, no sólo porque se acerquen las Navidades, sino por todo lo que durante este 2008 he aprendido a su lado.

Van a ser unas Navidades vividas con una cierta austeridad, no lo dudo, pero no es menos cierto que trataré y trataremos y, además, lo conseguiremos, de pasar unos días entrañables junto a nuestros seres queridos, disfrutando de las dos familias, y tratando de hacer felices a nuestros seres más queridos, y en la medida de la posible, a todos aquellos que pasen a nuestro lado.

Como dice un ser muy querido, la Navidad debe servirnos para acercarnos más, si cabe, a aquellos de los que nos sentimos más lejanos, y conservar para siempre a quienes están muy cerca de nosotros.