Jose María Villalon

Con la vida en los talones

Ayer, 27 de mayo de 2010, de nuevo, por segunda vez, en apenas año y medio, tuve la oportunidad de asistir a la presentación del segundo libro, de mi buen amigo el doctor Jesús Poveda, que ha escrito junto a la fenomenal escritora Silvia Laforet, si, si, la sobrina de Carmen Laforet, en las instalaciones del estadio Vicente Calderón.

Con la vida en los talones” narra las diferentes situaciones y tribulaciones, por las que pasan una serie de personas desde la perspectiva de diferentes enfermedades. Se trata de casos de pacientes del doctor Poveda, amigos y conocidos de la autora, y pacientes del doctor José María Villalón, de quien he aprendido, que en la vida no hay que quejarse, sino tratar de cambiar aquello que no nos gusta.

Como padrino de ceremonía, la presentación del libro estuvo dirigida por el doctor Villalón, por el sociólogo Amando de Miguel y por los responsables de Espasa Calpe, la editora de la citada obra.

Como reflejaba el doctor Villalón, si algo debemos aprender de la lectura de este libro, es que si hay y existe voluntad y empatía con la persona enferma, es posible ayudar a los demás. Si te pones en el lugar del otro, en su tribulación, entonces podrás ayudar a las personas.

“Con la vida en los talones” es una obra que, conforme pases de un capítulo a otro, te conducirá a unas ganas terribles por vivir la vida que tenemos, con las dificultades propias de la misma.

Al mencionar el sociólogo Amando de Miguel la individualidad del hombre, que necesita de los demás para llegar alto, en algunas ocasiones surgen a su lado, como por arte de magia, la presencia de Ángeles. Algunos podrían pensar que delira, pero no, a su edad, y después de todo lo pasado en su vida, lo dice con el convencimiento de quien, al ver pasar a su lado a la escritora Silvia Laforet, afirma que un Ángel bueno está cerca de él.

Amando de Miguel, se preguntaba entonces si todas las tribulaciones tendrían solución, realmente: y leyendo el libro nos tocará descubrirlo.

A Jesús Poveda, le debo muchas cosas en la vida, pues un servidor, aunque no de forma grave, sin embargo ha pasado por visicitudes y tribulaciones en la vida, y ver, a un amigo escribir un segundo libro me alegra sobremanera, más si cabe al comprobar, que su sentido del humor no ha cambiado con el paso de los años, cuando rememora, que este libro está alterando el orden público, su lectura tiene efectos secundarios, colaterales, que podremos descubrir con su lectura. Este libro, es, con palabras del autor, “un amigo, un amigo paciente que nos espera, sentado en la mesilla, a que lleguemos a leerlo”.

Este llibro supone un quiebro a la historia, en el que una de las enseñanzas a tener en cuenta, es que debemos conocernos a nostros mismos y, después “partirnos de risa”. Debemos cultivar el sentido del humor de los niños. Los relatos son contundentes, y es significativo cuando quiebras sus propios límites.

En cualquier caso, “Con la vida en los talones” es una apuesta, ya que cuando hay una voluntad, una ayuda, se puede salir hacia adelante. No solo tienes que querer, sino encontrar también a alguien, que te puede ayudar.

En muchas ocasiones, en muchas situaciones de nuestras vidas No basta con saber, ni saber hacer, sino que hay que hacer. Como señalaba el doctor Poveda, le llamaba mucho la atención, cuando en la novela VIVEN, los protagonistas llegan a darse cuenta de las cosas, y a tomar decisiones acertadas, es cuando son conscientes de que nada ni nadie les va a rescatar. En ese momento es cuando eres libre, cuando utilizas tu libertad para tomar decisiones, decisiones, que afectarán a tu vida, de aquí en adelante.

Finalmente, en la presentación, las emocionadas palabras de Silvia Laforet, respnden a la pregunta “sobre la solución de todos los problemas”, cuando afirma, convencida, que no todo se puede solucionar, lo que debemos solucionar, ante la enfermedad propia o la de un ser cercano, es la actitud que tomes, con esa actitud vivirás mejor. Y, “con la actitud llegamos al amor: buscar amor y cuando das el amor es cuando te emocionas“.

Para Silvia, conocer a los personajes del libro ha sido un honor. Las diferentes entrevistas, los momentos de silencio, cada persona, cada caso… Nada pasa por casualidad, todo paso por algo.

Lo importante, palabras de los autores, que suscribo al pie de la letra, es seguir viviendo con la vida en los talones, seguir viviendo con fuerza cada día, aceptándonos como somos, siendo como somos, dejando, en caso de necesitarlo, a los demás que nos ayuden, que nos den un consejo, una palabra de ánimo, un consejo.

El único dolor extremo, que tiene difícil solución, es el dolor del alma. Tendremos, en nuestras vidas, días delicados, días alegres, pero cuando llegue el dolor al alma, es importante encontrar el sentido de las cosas en los amigos. Frente a los problemas debemos ser constructivos, sólo de esta forma encontraremos una solución a las cosas.

Como decía finalmente, el doctor Poveda, “el libro de Matemáticas se suicidó por la cantidad de problemas que tenía

No suelo aconsejar la lectura de ningún libro, pero, el autor de #Conlavidaenlostalones, además de amigo, defiende los ideales, en lo que se fundamenta la vida del autor de este blog. Por ello, os recomiendo la lectura del mismo.