Jon Gutierrez Dorronsoro

Una persona excelente

El pasado sábado estuve conversando con un tío de mi mujer, José Luís Gómez Recio, haciéndonos partícipes de sus escritos, algunos de los cuales llamaron mi atención, pues son recopilaciones de apuntes, agendas, notas, que ha ido tomando desde que tenía 15 años. Algunos de los relatos tienen una plasticidad digna del mejor de los escritores de este pais. Leyendo un poema sobre la vida de los enamorados, me acordé de un buen amigo, que desde su infancia se ha dedicado a escribir sobre diferentes temas, y siempre con una profundidad digna de elogio.

Ayer mientras comía con algunos familiares, mi mujer llamó mi atención, sobre una noticia en Facebook. En su perfil, un amigo común, a quien conozco desde su infancia, comentaba sobre el fallecimiento de una persona.

Ese buen amigo, escritor, es Jon Gutiérrez Dorronsoro. Desde hace algunos años, su padre, que lleva el mismo nombre de su hijo, padece la enfermedad de Alzheimer. En un primer momento pensé en su padre. Jon tiene, tenía 32 33 años.

En ningún momento se me pasó por la cabeza que a Jon, en la plenitud de su vida, le pudiese haber pasado algo. Y, sin embargo, así ha sido. Con 32 33 años, un infarto ha acabado con su vida. En estos momentos tan duros y difíciles siento una pena muy grande, que, sólo pasa a segundo plano, porque hace 10 días nació nuestro primer hijo, de quien hablé con Jon hace mes y medio, cuando nos cruzamos en la calle, y pudimos hablar sobre nuestros proyectos personales y profesionales. Ni en lo más remoto podía, yo, pensar que sería la última vez que vería a Jon en este mundo.

Jon es hijo de Blanca Mayte y Juan, una familia amiga de mis padres, en la que hay varios chicos y chicas. Conozco a casi todos, y, sinceramente, son de esas familias a las que siempre quieres tener cerca, por su proximidad, por su cariño. A Jon le conozco desde que era bien pequeño, tengo 8 años más que él.

He enlazado a Jon con algunos post y noticias que he localizado sobre mi AMIGO.Hace un mes me habló sobre el libro que estaba escribiendo y le vi muy contento.

No pude estar en su entierro, en el día de ayer, por estar fuera de Madrid. Ayer pude hablar con uno de sus hermanos, y la pena que llevo dentro solo la consuela mi hijo Enrique y mi mujer Regina.

Este post es un homenaje para ti, querido amigo Jon. Siempre estarás en mi corazón. Un abrazo muy fuerte.

Tú nos dijiste que la muerte
no es el final del camino,
que aunque mórimos no somos,
carne de un ciego destino.

Tú nos hiciste, tuyos somos,
nuestro destino es vivir,
siendo felices contigo,
sin padecer ni morir.

Cuando la pena nos alcanza
del compañero perdido,
cuando el adiós dolorido
busca en la fe su esperanza.

En tu palabra confiamos
con la certeza que Tú
ya lo has devuelto a la vida,
ya lo has llevado a la luz.
Ya lo has devuelto a la vida,
ya lo has llevado a la luz

Cuando, Señor, resucitaste,
todos vencimos contigo
nos regalaste la vida,
como en Betania al amigo.

Si caminamos a tu lado,
no va a faltarnos tu amor,
porque muriendo vivimos
vida más clara y mejor.