Jesús Rico

Jesús Rico

Jueves Santo, 2:22 de la mañana. Jesús Rico, gran amigo, gran compañero, gran profesional y por encima de todo gran persona, se nos fue el 20 de enero.

Un mes después de llegar a UNIR, comencé a trabajar con Jesús, en el desarrollo de nuevas estrategias de marketing en los comienzos de UNIR en México. Fueron meses de aprender cómo se funciona en otra país, en otra cultura, conocer a las personas que teníamos y que tenemos trabajando en México. Conocí por aquellos días a Pedro Cobo y por conversaciones telefónicas a nuestro abogado en D.F, José Ernesto Bermejo, con quien he hecho muy buenas migas.

Todo lo que he hecho en UNIR, en estos casi tres años lo aprendí de Jesús, el trato con nuestros clientes (Oscar, Valeria,  los dirigentes de FEUSO, Ramón Ladero), el trato con nuestros proveedores, pero por encima de todo el trato personal, porque aun siendo una Universidad online, ésta, la formamos personas. Jesús Rico me enseño a valorar la importancia del trabajo bien hecho, el detalle por las cosas pequeñas, la palabra acertada, alabar en lugar de criticar; valores muy necesarios hoy en día, si quieres ser un buen profesional, en definitiva una buena persona.

Jesus Rico

Jesús Rico: gran persona

En febrero de 2013, Jesús cayo enfermo y no se incorporó hasta el mes de julio: fueron meses muy complicados, de mucho trabajo y de muchas responsabilidades. Sin embargo, Jesús fue el apoyo y el bastión donde apoyarme en esos momentos complicados en lo profesional. En lo personal, desde el primer momento sentí la necesidad y la gratitud hacia quien te lo ha enseñado todo, de estar a su lado, de apoyarle, de visitarle, de poder conversar con él muchos momentos. Jesús me contó muchas cosas de su trabajo en Chile, de sus hijos, de su vuelta a España, de lo bien que se portó con él Miguel Arrufat, Consejero Delegado de UNIR, y muchas otras cosas, que en estos casi tres meses sólo he conversado con los hijos de Jesús Rico.

Trabajar con Jesús a la vuelta de su enfermedad, sus desvelos hacia el compañero que, como él me decía, ahora me había convertido en su jefe, consiguieron que me diese cuenta de la importancia de trabajar con excelentes profesionales y, por encima de todo, con excelentes personas.

En esta última etapa de la vida de Jesús, trabajando los dos con algunos clientes, viajando a Zaragoza y Barcelona, trabajando en mi caso desde México, con conexión directa con quien me lo había enseñado todo, ha sido una dicha poder tener un jefe así, una persona, amigo de sus amigos, y siempre dispuesto a echarte un cable. Cuando el pasado verano mi hijo estuvo ingresado en Cádiz y después en Madrid, Jesús Rico no dejo ni un día de llamarme para saber del estado de mi hijo.

Miguel, segundo hijo de Jesús Rico, me preguntaba hace poco, en presencia de dos de sus hermanas pequeñas, que le contase cosas de su padre. (sus hijos viven todos en Chile) En estas líneas, que quieren ser un homenaje a vuestro padre, a mi amigo Jesús Rico, os puedo decir, que llamadas diarias y conversaciones largas preguntando por mis hijos, por mi esposa y sus embarazos, son esas cosas que le honraban, incluso cuando él sabía que no estaba bien.

Jesus Rico

Jesús Rico: gymkana

Con este post no quiero pasar página. Sin embargo, como le digo muchas veces a su hija Almudena, con quien hemos trabado una profunda amistad o como le dije a Miguel Rico y su hermana Kity, vuestro padre me enseño a sobreponerme de cualquier cosa en la vida. La separación de un ser querido, y en mi caso, de alguien muy querido, es difícil.

Los recuerdos, como bien te dije Miguel, son para nosotros, no para contarlos en un blog, ni en una conversación con terceros. Muchas personas me han preguntado por Jesús en estos casi tres meses y siempre les digo, lo mejor que podemos hacer es tratar de ser buenas personas y buenos profesionales. Jesús me enseño a no hacer nunca una crítica despiadada de las personas, y bien que lo ha conseguido. Si no puedes alabar, mejor mantén la boca cerrada. Él, en muchas ocasiones, no necesitaba decir nada a nadie, con sólo ver su gesto y su mirada, sabías que le dolían ciertos comentarios hacia otros.

En la comida de empresa de las pasadas Navidades, compartimos algunas confidencias, con el traslado a la nueva oficina algunas de nuestras últimas conversaciones, el 25 de diciembre la felicitación por su cumpleaños. Sólo nos vimos un día en el mes de enero, el resto no se encontraba bien. El 19 de enero, aniversario de la marcha al Cielo de mi padre, me costó mucho mantener la concentración, hacía 10 años.

Jesús Rico

Jesús Rico

Jesús Rico nos dejó el 20 de enero, después de una vida dedicada a los demás, dedicada a su trabajo, a su familia, a sus hijos y a sus amigos. A mí, me tocó vivir junto a él, sus últimos tres años aquí. Para mi es un orgullo haberle conocido.

Gracias Jesús y descansa en paz.

15 días en México

Unos meses después de empezar a trabajar en UNIR Universidad internacional de La Rioja, me propusieron trabajar como asistente de marketing del responsable de UNIR México en España, Jesús Rico, a quien en estas primeras líneas quiero agradecer la confianza que depósito en su día en mi, junto con la confianza de nuestro director general.

Durante los meses que trabajé codo con codo con Jesús pude aprender y aprehender muchos procesos y formas de trabajar de las personas que trabajamos en UNIR. A Jesús le estaré siempre agradecido por haberme enseñado tantas cosas. Por circunstancias de la vida, Jesús enfermó el 6 de febrero, bastante grave. Sufrió cuatro operaciones y 100 días de hospitalización; ahora ya le tenemos de vuelta. Han sido meses complicados, ya que de la noche a la mañana pase de asistente de marketing a gestionar las áreas en la que Jesús trabajaba. Durante estos meses de 2013, incluso una vez incorporado Jesús, no han faltado ningún día las ayudas de muchos de los que trabajamos en UNIR, desde nuestra recepcionista Deborah hasta el último incorporado.

UNIR hace una apuesta muy fuerte por la expansión internacional, y en el departamento internacional apostamos por implementar un modelo similar al que tenemos en España en otros países. Uno de ellos es México, donde desembarcamos hace dos años y nos encontramos en el proceso de aprobación por la SEP (Secretaria de Educación Pública) como Universidad Online o, en línea como se dice en México.

A finales del mes de septiembre, el 21 concretamente, he viajado a México, durante dos semanas, para conocer muchos de los procesos que llevábamos a cabo en el país americano. En estos días he comprobado como funciona el pueblo mexicano y las sorpresas han sido muchas, a nivel de trabajo y a nivel personal.

20131022-104244.jpg

Una de las primeras sorpresas que me depararía mi primer viaje a México ha sido coincidir en la misma ciudad durante una horas con un gran amigo, hermano, como le gusta decir a él. Marc se encontraba en DF para dar una conferencia a empresarios mexicanos y gracias a su socio en México, Óscar Espinosa, tuve la oportunidad de asistir a la misma, saludarle, darnos un abrazo, desearle lo mejor en su aventura mexicana con Idodi y todo sea dicho, conocer en persona a Lara Oliveras, su pareja, una bellísima persona que seguro te hará feliz querido Marc. Gracias a esta reunión de empresarios en el club de industriales, hotel Marriot, he podido conocer a José Luis Porras, un excelente profesional en el campo de la comunicación, a Óscar Espinosa, presidente de Contorno México, antiguo gobernador de México DF y otros profesionales de la capital mexicana con quienes tuve ocasión de departir sobre la actualidad económica de su país y los formatos de enseñanza en línea.

Durante estas dos semanas he compartido muchas cosas con Ernesto Bermejo, nuestro representante legal en México. En muchos momentos ha sido la persona con quien he podido tener ciertas confidencias. En muchos momentos la lejanía de mi familia suponía un cierto agobio, que Neto, su mujer Lourdes y sus dos hijos pequeños han conseguido hacer olvidar en diferentes momentos. Además Ernesto me llevo a comer a sitios típicos de México, una tarde noche fuimos a Querétaro, al norte, y en un momento de mucho agotamiento mental me invito al club de golf donde práctica este y otros deportes para descansar, sobretodo mentalmente, después de mi primera semana en México.

20131022-112748.jpg

20131022-112820.jpg

Gracias a Pedro Cobo y Jesús Sibilla pude trabajar con gran eficiencia en estas dos semanas en México. Con ellos compartí grandes momentos y gracias a Pedro tuve la oportunidad de ver una gran exposición de automóviles de un amigo suyo.

20131022-113050.jpg

Recorrer las calles de México DF, andando, en motocicleta o en metro me conduce hacia una idea que siempre hemos comentado en círculos profesionales: cuán diferente es trabajar en un gran país como México o Estados Unidos, donde las distancias se miden en tiempo en lugar de millas o kilómetros, donde la diferencia horaria juega un papel importante y donde, aún compartiendo la misma lengua, las diferencias culturales se dejan notar a cada paso que das.

Es curiosos ver como internet, en un país como México, parece tener mayor índice de penetración y de uso, en la calle, a pie de semáforo, en un smartphone. Las clases medias parecen tener una mayor acceso al internet móvil que al internet en sus casas. A pesar de un cierto monopolio del internet móvil por parte de la compañía Telcel, otros players, como el español Movistar, tratan cada día de dar un mejor servicio al mexicano tipo y a los diferentes modelos empresariales que coexisten en México.

Durante mi estancia utilice una tarjeta de contrato (renta en México) de Telcel, en mi iPhone, y la verdad es que en las zonas de gran aglomeración de personas funcionaba bastante bien, a diferencia de España, donde en ocasiones el espectro de banda con múltiples conexiones simultáneas, hablo de eventos por ejemplo, se cae con mucha frecuencia. Sin embargo en México una vez sales de la ciudad empiezan los problemas. Se termina la cobertura y descubres que vives en México.

En los últimos días de mi estancia, Pedro Cobo, tuvo la deferencia de acompañarme al Santuario de Guadalupe, lugar de peregrinación mundial. Allí pude ver que a pesar de los pesares, del racismo, de las diferencias de clases, todos los mexicanos se sienten arropados bajo la tilma de la “morenita”

20131022-114244.jpg

20131022-114331.jpg

Manifestaciones como la de los maestros de Oaxaca que llevan dos meses acampados en el monumento de la revolución contrastan con barrios como Polanco en los que las diferencias sociales conforman un panorama atractivo a la hora de vivir y trabajar en el país americano.

20131022-115026.jpg

20131022-115053.jpg

En la zona donde me alojé, Insurgentes Sur, paseando una tarde pude fotografías algunos edificios, que juntó con otras muchas de estos días conforman una imagen clara de por donde irán nuestras acciones desde UNIR en México. Han sido dos semanas de mucho trabajo que ya están dando sus frutos. Gracias desde aquí a Ernesto Bermejo, Pedro y Jesús Sibilla.

20131022-123425.jpg

20131022-123446.jpg

20131022-123520.jpg

20131022-123557.jpg

20131022-123633.jpg

20131022-123655.jpg

20131022-123815.jpg

México, América Latina y sus estudiantes nos esperan. Es momento de darlo todo por ellos. Queremos estar pronto en México y que nuestro proyecto educativo cale hondo entre ellos.

20131022-130231.jpg

20131022-130334.jpg