intereconomia

Respeto y tolerancia por igual

Leo con estupor, que el Ministerio de Industria pretende multar al Grupo Intereconomia, con 100.000€ de multa, por la emisión de un video que, según los responsables del Ministerio y los asistentes a la manifestación del orgullo gay, atenta contra el derecho al honor de quienes asisten a dicho evento.

El pasado sábado, Sandradespacho, que me sigue en twitter, escribía en mi timeline:

@kikemb En “La Acuarela” Chueca, celebrando que el sentido común y el progreso están entre nosotros y nosotras.

Y no puedo estar de acuerdo ni con ella, ni con quien mantenga la discriminación hacia un grupo de comunicación, que con su ideario, con sus convicciones, defiende unas posiciones bien claras y, que en el ejercicio de la libertad de expresión, puede emitir tal o cual video, hablando de tal o cual noticia. Mientras escriba este post, en Cuatro se hacia una parodia, de muy mal gusto, sobre Benedicto XVI y Juan Pablo II, por parte de Florentino Fernández, en el chabacano programa que dirige al mediodía. A muchos les hará gracia, a mi, NO.

Señala el organismo sancionador

“La Subdirección General de Medios Audiovisuales del Ministerio de Industria ha impuesto una sanción de 100.000 euros a Intereconomía TV por un spot de autopromoción de dicha cadena, en el que se contraponía el Día del Orgullo Gay con los 364 días de Orgullo de la gente normal y corriente. El spot «Orgullo gente normal», de 20 segundos, muestra sucesivamente tres fotografías, no especialmente provocativas, del Día Gay, y seis de otras personas de la sociedad, identificando a la cadena con estas últimas”.

“La Subdirección ha considerado que el spot infringía gravemente el artículo 8 de la Ley 25/1994 que incorporó al Ordenamiento Jurídico Español la Directiva 89/552 de la CEE relativa al ejercicio de actividades de Radiodifusión Televisiva, en el que se establece como ilícita la publicidad cuando atenta «al debido respeto a la dignidad de las personas o a sus convicciones religiosas y políticas» o cuando «las discriminen por motivos de nacimiento, raza, sexo, religión, nacionalidad, opinión, o cualquier otra circunstancia personal o social».

Si esta multa llega a termino, debería multarse por el mismo rasero a aquellas televisiones y grupos de comunicación que, de forma despiadada, critican a la Iglesia Católica con programas aberrantes.

Los medios afines al Gobierno, los afines al grupo de la ceja, los afines a los postulados del lobby gay y los afines al lobby pro-abortista, abogan por un modelo de periodismo en el que todo vale: criticas a la familia, insultos a quienes defendemos una postura, respetable, como las suyas, aunque no estemos de acuerdo, como la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su muerte natural.

Quienes defienden las posturas del Gobierno, pensando que nos hacen daño, no tienen claras algunas cosas: nosotros, los defensores de una serie de políticas, que no comulgan con las de los secuaces de Rodríguez Zapatero, no nos vamos a callar, exigimos el mismo respeto que exigen para ellos, y la misma tolerancia de la que se les llena la boca.

Tengo amigos y amigas homosexuales y lesbianas, y siempre he respetado sus posturas. Nunca, y ellos lo pueden corroborar, he hecho una critica despiadada sobre su orientación sexual. Lo que no significa que este de acuerdo, como ellos podrían no estar de acuerdo con mi postura religiosa o política.

Pero ello no significa, menospreciar a esas personas, como sostiene el Ministerio de Industria, en el caso de Intereconomia.

Este gobierno trata de acostumbrarnos a sus máximas: dictan las leyes como les viene en gana, y todo el mundo debe respetaría y cumplirla. Eso si las leyes de otros, las de la derecha, las derogan y reforman, sustituyéndolas por otras mas favorables a sus intereses.

Podré estar o no de acuerdo con el grupo Intereconomia y con su visión de la realidad, pero, sin embargo, en los tiempos que corren, y con toda la porquería que se emite en la tv pública y en la gran mayoría de las privadas, al menos en Intereconomía se habla con rigor periodístico y, por encima de soflamas políticas, se habla muy muy clarito. Lo que ocurre es que la verdad duele y ofende.

El respeto y la tolerancia que piden determinados grupos de personas, en nuestro país, como aquellos que tienen una determinada orientación sexual, me parece muy correcto, pero, es el mismo que exigimos los demás.

Por ejemplo, si quiero objetar por razón de conciencia a determinadas prácticas médicas o, supuestamente médicas, pido la misma tolerancia y respeto a mis decisiones y a las de quienes no están de acuerdo con tales o cuales normas.

No estoy a favor del divorcio express, de hecho me disgusta ver como el Estado ha modificado esta ley, son embargo, respeto a las personas que se les aplica. Pero no estoy de acuerdo. De nuevo respeto y tolerancia para quienes no pensamos como los lobbys de este gobierno.