informacion

Información personalizada

Cada mañana somos muchas las personas que tratamos de informarnos sobre aquellas noticias que nos interesan. Hace unos años, antes de la llegada de internet a nuestros hogares y a nuestros dispositivos móviles, la comunicación era unidireccional: la prensa, la radio y la TV emitían una noticia y el lector, el televidente o el oyente, lo más que podía hacer era escribir una carta al director o llamar a la radio, si bien en la mayoría de las ocasiones la respuesta caía en saco roto, al no tener un canal de difusión con la velocidad que existe hoy.

comunicacion

Con la llegada de internet, las cabeceras de los diferentes medios de comunicación han tratado durante años captar la atención del usuario, como consumidor de información, desde diferentes fórmulas. Sin embargo, parece, que con la llegada de la cultura del 2.0, la comunicación bidireccional ha ganado por goleada, y muchas de las empresas que dirigen medios de comunicación desde hace 20, 30, 50 u 80 años llegan a la conclusión de que sus modelos de negocio, sus modelos de comunicación no han evolucionado al ritmo que demanda el consumidor.

web 2.0

Como muestra un botón: leo en Marketing Directo, que la prestigiosa “Reader´s Digest” se declara de nuevo en estado de insolvencia. Muchas son las empresas que han tenido que cerrar cabeceras de papel, ante la situación económica que vivimos, en la que la culpa no es del lector, sino más bien del modelo caduco de forma de informar y forma de financiar que pretenden mantener muchas de esas cabeceras.

Esta crisis de formatos de información es clara y notoria, no sólo en los medios de información generalista, sino en muchos sectoriales, que pretenden mantener un formato que no se sostiene en pie, incluso aquellos que optaron en su día por el formato digital, ven como pierden lectores cada día, en parte por la presencia de formatos publicitarios intrusivos y por la pretensión de difundir contenidos con modelos de pago que provocan bastante rechazo.

Hablaba sobre este particular con Javier Piedrahita de  Marketing Directo, con quien llegue a la conclusión de que la única forma de mantener al lector preocupado por tus noticias, es el modelo de información personalizada, en la que cada medio debe proveer al lector, al consumidor, información clara, veraz y de interés. Y que será el consumidor el que decida que soportes o herramientas utilizará para consumir la información.

Es curioso encontrar cada día personas, que después de haberte preguntado hace meses sobre la forma más rentable, en modo de optimización del tiempo, para consumir información, han llegado a un modelo en el que los formatos tradicionales han desaparecido. El papel y otros más modernos como los sitios web de los principales diarios o publicaciones sectoriales han sido sustituidos por lectores de noticias o feeds, aplicaciones como Flipboard o Feedly, o creación de perfiles en redes sociales, donde la información fluye sin ese intrusismo aun propio de algunos medios. Ha sido reconfortante hablar con personas, con más edad que la mía, que al empezar a utilizar twitter, han descubierto un nuevo canal para estar informado; mencionaré sólo a uno, José Luis Gómez Recio, quien no sólo descubrió que podía encontrar información en la conocida red social del pájaro azul,  sino que al mismo tiempo le serviría como canal para dar a conocer toda la creatividad que corre por sus venas.

La información que consumimos cada minuto de nuestras vidas no ha cambiado, lo que ha cambiado es la forma de consumir los contenidos. Y sobretodo ha cambiado la forma de interactuar con la información. Las redes sociales han provocado un cambio de actitud por parte del consumidor; y, no, no es una moda pasajera. Volver al formato tradicional no es ya posible.

Hace unas semanas asistía en Zaragoza, invitado por FeUso, a una Jornada sobre la importancia de la comunicación en la educación, y estoy de acuerdo con que la figura del periodista, es necesaria para dar rigor a las noticias, pero no confundamos el concepto. El consumidor, sin querer convertirse en una referencia del periodismo, en muchas ocasiones se encuentra “in situ” dentro de la noticia, cuando ocurre, y los contenidos que difunde, pienso son noticiables, y deben tenerse en cuenta por parte de esos medios más tradicionales; y escribo de ellos, porque los medios de comunicación nacidos en esta era digital, han sido los primeros en entender la posición del periodismo ciudadano. En algunas ocasiones he recibido propuestas de algunos medios para utilizar mis contenidos audiovisuales. Me han parecido correctas y entiendo que las fuentes deben ser citadas, sean o no periodistas, no para subirle a uno el “ego”. En muchas ocasiones, en este u otros blogs, citamos a medios digitales de comunicación y después no recibimos ni siquiera un agradecimiento.

Muchas facultades de comunicación de nuestro entorno se encargan diariamente de hacer ver al periodista, que las cosas están cambiando muy deprisa. Docentes, como Inmaculada Berlanga, de la facultad de comunicación de UNIR, cada día muestran una imagen real de como debe transmitirse la información hoy, con las características tecnológicas que nos han tocado vivir, sin rehuir de la difusión de información veraz como, por ejemplo, que el consumo audiovisual no vive uno de sus mejores momentos.

Diarios digitales como SUMAdiario o SUMAcultural tratan cada día de hacer llegar al consumidor de información contenidos de valor. Utilizan las redes sociales para llegar a los usuarios, porque es allí donde suelen consumir la información y ofrecen canales de difusión de los contenidos de una forma correcta, no intrusiva, tratando de conseguir un lector, un referenciador de la información entre sus contactos.

sumadiariosumacultural

Muchos blogs se han convertido en auténticas joyas de información, donde poder leer noticias, comentarlas, republicarlas e incluso conocer a quien las escribe, se ha convertido en práctica habitual en este consumo de contenidos, en este consumo de información. Leer información real y contrastada sobre la situación económica que atravesamos, sobre la posición de los consultores de comunicación, sobre si Google abrirá o no tiendas físicas o sobre el nuevo iwatch de apple, se ha convertido hoy en una práctica habitual del consumidor de información, quien muchas veces llega a crear modelos personalizados de información que tienen lugar dentro de las redes sociales que utiliza, sin necesidad de acceder a las fuentes de noticias, desde las que, por otra parte recomienda aquello que le gusta.

Finalmente el consumidor de información es quien, hoy, decide la forma en que consume los contenidos informativos, y pide, que al menos, se le tenga en cuenta. De no ser así, como ocurre con muchos medios, el lector tiene una fuerza muy poderosa, que pienso no debemos desestimar.

Y tú, ¿cómo te informas de aquello qué te interesa?

Aplicaciones para leer noticias: su utilidad

Desde hace seis años he ido creando un repositorio de fuentes de información, a través del cuál, cada día trato de estar informado sobre diferentes temas de interés. Desde el principio, hablamos del año 2007, la forma más primaria de formar un grupo de noticias era por medio de programas de RSS, lectores de fuentes, del programa de correo electrónico, aunque pronto surgió Google Reader, que se ha convertido con el paso de los años en mi mejor aliado para estar informado sobre cualquier noticia.

Google Reader, a día de hoy, continúa siendo el lugar donde subo nuevas fuentes, donde creó carpetas por temas, donde en muchas ocasiones leo las noticias, al menos sus cabeceras, y donde además les doy difusión cuando estimo que son de interés, por ejemplo para mis seguidores de twitter o Facebook.

google reader

Sin embargo desde hace un par de años, utilizo algunas aplicaciones móviles que me facilitan esta labor de lectura, que respetan la organización de noticias de Google reader y que me permiten difundir los contenidos directamente desde ellas mismas. Quiero mostrarte algunas de ellas que me parece pueden ser de utilidad para tener acceso a la información que cada uno quiera tener.

Comencé utilizando Feeddler Pro, una app de pago, tanto para iPhone como iPad, que durante mucho tiempo ha sido la utilizada mayoritariamente, entre otras razones porque huye del concepto informativo con foto y video, se trata de un lector de noticias de texto plano, y porque permite añadir fuentes de noticias, como si estuviese en tu Google Reader. Permite la organización por temas y por fuentes, y tener la misma configuración del reader mencionado. El inconveniente es que no te permite el acceso a noticias de fuentes que no tengas configuradas en tu cuenta de reader.

feeddler pro

Cuando apareció Flipboard pensé, mejor no se puede hacer. Con una interfaz muy cuidada, con una experiencia de usuario barbara, con la posibilidad de compartir con todas tus redes sociales, con el visionado de todo tipo de contenido multimedia, incluida la publicidad que aparece en tu fuentes y en el iPhone, a pesar del tamaño de la pantalla me cautivo. Con la salida de la app para el iPad, descubrí una nueva forma de leer, de estar informado.

flipboard

Sin embargo no desapareció de mi pool de aplicaciones el Feeddler Pro, porque en ocasiones necesitas leer las noticias, muy por encima, sin fotos, sin contenido multimedia.

Poco tiempo después Google saco al mercado de lectura de fuentes de noticias su propia app, Currents, que aunque tuvo su primer momento de atención dedicada, luego no me ha permitido mantener el orden establecido por carpetas de Google reader, aspecto que, en mi caso, es fundamental. Me parece una aplicación que debe cambiar a un formato diferente, en el que prime la experiencia de usuario. Como bien hable en su día con mi amigo Juan Luis, al final tuve que darle la razón y volver a confirmar que Flipboard era la gran aplicación para leer noticias.

currents

Sn embargo mi experiencia de usuario con este tipo de aplicaciones ha crecido exponencialmente con la llegada de Feedly. Muchos se preguntarán por qué, si Flipboard es brutal. Pues mirad, Feedly esta disponible con una interfaz adaptada en los dispositivos que utilizo, en el iPad la experiencia es muy similar a Flipboard, en el iPhone supera a Flipboard, respeta mi configuración de Google reader, pero dota a la interfaz en el ipad de muchos gestos para leer, para marcar como leídos, para compartir que en otras aplicaciones no están tan conseguidas. Y, además de todas estas características, Feedly esta disponible como extensión en mi navegador Google Chrome, lo que me permite leer todo este contenido con la misma interfaz, tanto en el PC como en mi Mac, gracias a la sincronización perfecta que lleva a cabo Chrome con mi cuenta de gmail.

feedly

Desde qué empece a utilizar Feedly, otras aplicaciones han pasado a un segundo plano. La app de lectura de texto plano, sigo utilizándola, debido a que, en muchos momentos es necesario leer rápido. Flipboard y Google Currents no han pasado a mejor vida, pero cada vez las utilizo menos. Sin embargo la forma original de leer en el reader de Google se mantiene a pesar de tener una interfaz web muy básica. Me gusta leer de vez en cuando en la web, y además es donde está la base de mis fuentes.

En mi caso, además de utilizar aplicaciones para leer noticias como las señaladas anteriormente, el canal para estar informado al minuto, no sólo son los lectores de noticias, aunque al final en ellos es donde lees el desarrollo de la noticia, sino Twitter. En los últimos cuatro años, twitter se ha convertido en la red social por antonomasia para estar informado sobre casi cualquier tema. En mi caso utilizo Tweetdeck como aplicación de escritorio, después de haber probado otras como Hootsuite. Y a nivel smartphone o tablet, la aplicación que mejor experiencia de usuario da es Tweetbot, app que no descarto instalar en mi mac, aun a pesar de su precio.

Todas estas aplicaciones están disponibles igualmente para Android y en algunos casos para Blackberry, Sony y Nokia

tweetbot

tweetdeck

Y tú, ¿qué aplicaciones utilizas para leer noticias en tu tablet, smartphone o aplicación de escritorio?

El posicionamiento y el social media

Como sabrás se habla desde hace un tiempo, sobre la importancia del buen uso de las redes sociales por parte de las marcas, en aras de ayudar al posicionamiento de las mismas. Importancia que también se traslada al ámbito personal, cuando por ejemplo, las empresas al seleccionar un candidato exploran sobre la presencia del mismo en la redes sociales.

Social Media Brands

La revista Adweek presentaba hace unos días algunos datos sobre el buen uso que hacen algunas marcas de las redes sociales al tiempo de tener buena relación con sus usuarios o clientes. En el top están los casos de T-Mobile USA, que con 2,5 millones de fans contesta al 87% de interacciones, en un tiempo medio de 77 minutos; o el caso de Target, con 21,4 millones de fans, que contesta al 66% de consultas con una media de 193 minutos.

Son datos que ayudan al posicionamiento de una marca en el uso de las redes sociales. Sin ir más lejos, el pasado domingo durante la celebración de la XLVII Superbowl en New Orleans entre los Baltimore Ravens y los San Francisco 49ers, se registraron 24,1 millones de tuits, la mayoría de los anuncios utilizaban un hashtag para provocar la interacción con el espectador y muchos de los jugadores eran nombrados por sus fans. Algunas marcas como Calvin Klein utilizaron la nueva herramienta de vídeos cortos, Vine, que lanzo recientemente Twitter.

superbowlxlvii

Muchas gente se pregunta si todo este ruido sirve para algo. Si no estaremos ante una nueva burbuja tecnológica. Sin temor a equivocarme, si puedo señalar que este movimiento en internet de marcas y personas, no tiene visos de volver al pasado. El cariz que toma cualquier acontecimiento, sea deportivo, cultural, político o religioso, en las redes sociales, cuanto menos nos reafirma en el hecho de que su uso no parece una moda pasajera. Cuando un usuario, desde su ordenador, desde su smartphone o tablet puede interactuar con una marca o persona presente en ese evento, se produce una comunicación bidireccional que provoca una interacción como nunca hasta ahora se había producido en el ámbito de la comunicación entre las marcas y sus consumidores.

Toda esa interacción además provoca que todo el contenido generado en torno a una marca se convierta en un repositorio de información, positiva, negativa o neutra, que cualquier usuario puede encontrar sobre ella.

Por eso cada día se cuida más, por parte de las marcas, que se dice o que no se dice en las redes sociales; por eso es más frecuente que las marcas tratan de reducir los tiempo de respuesta a los consumidores.

Estas acciones, llevada a término por un equipo interno de la empresa o por personal externo, son cada vez más necesarias, no sólo para conseguir un buen posicionamiento, sino para lograr y conseguir que la reputación de tal o cual marca sea positiva en la red, y si se produce una crisis de reputación, tener las herramientas y los medios para, de una forma eficaz, revertir esa mala reputación en buena. Cuando una marca tiene fans que hablan de ti, es más fácil conseguir, ante una crisis de reputación, que con sus comentarios, la negatividad pase aún segundo plano.

Y… Esto lo entienden todas las marcas? Pues la verdad es que no siempre. Cada vez es más común que muchas marcas que no utilizan internet para comunicar con sus clientes, se estén replanteando su estrategia de comunicación. En algunos casos, los menos, tratan de comprar resultados, seguidores, fans y contenidos a favor, lo que suele revertir en problemas ya que su comunicación además de ser esperpéntica, suele estar caracterizada por convertirse en spam de muy mal gusto. Otros se han dado cuenta que necesitan un especialista en comunicación online para conseguir un canal de comunicación con sus clientes y otros dedican recursos internos con esta y otras finalidades.

Y este tratamiento de la comunicación se puede extrapolar a cualquier sector, sea la educación, el comercio electrónico, el automóvil o los deportes.

Ejemplos interesantes de estudio son los llevados a cabo por el equipo de comunicación online de inciaciativas como UnirEmprende dentro de UNIR universidad, quienes se han convertido, en poco tiempo en un referente en el campo del emprendimiento empresarial de nuestro país. Recientemente se llegó a la última fase de la convocatoria de inversión y aceleración de proyectos educativos, culturales y tecnológicos con un éxito rotundo, basando su estrategia en un cuidado exquisito de la comunicación en redes sociales. El posicionamiento logrado es el resultado del trabajo bien realizado, de la interacción con los usuarios, de ofrecerles contenidos de calidad y de no volverse locos por tener más o menos seguidores, en redes sociales como twitter, sino de tener unos seguidores de calidad que aportasen conversación e interacción con la marca y con la Universidad, que auspicia este movimiento emprendedor.

La Universidad emprende

Parece por tanto que las redes sociales se están convirtiendo en el caballo de batalla para lograr un buen posicionamiento de marca, que además debemos extrapolar en muchos casos a las marcas personales, a la marca de cada uno.

El arte de compartir en Internet

“Llegaré, aunque deje todo menos los huesos por el camino. Y llevaré al señor Frodo a cuestas, aunque me rompa el lomo y el corazón” (Sam)

Llega hoy a lo que vendrá

En los tiempos que corren, en los que la información fluye y se distribuye en la red a gran velocidad, encontramos muchas personas que generan contenidos de calidad a través de sus blogs, a través de sus páginas web y, desde no hace mucho tiempo, a través de diferentes herramientas de comunicación social, como las redes sociales.

Cada vez somos más las personas que, en España, utilizamos Facebook, en torno a 16 millones en julio de 2012, cinco millones de usuarios en twitter, muchos más usuarios que comparten contenidos a través de herramientas como Whatsapp, que no es una red social; y otros tantos que utilizamos linkedin para mantener actualizado nuestro curriculum profesional.

El contenido, por tanto, sigue siendo el rey, aunque algunos no quieran darse cuenta. Y ese contenido, al menos cuando quieres aportar algo con él, debe transmitir un mensaje.

Después de verano, por ejemplo, he estado colaborando unos meses en el Blog de UnirEmprende, dedicando horas en la difusión de contenidos sobre el creciente entorno de los emprendedores, en una iniciativa, sin parangón en el ámbito universitario: convocatoria de inversión y aceleración de proyectos emprendedores con una cuantía de hasta 2 millones de euros.

Mi objetivo, como el del equipo de UnirEmprende, no eran los números, ni los seguidores, ni los fans. Al final, cuando la convocatoria tocaba a su fin, lo que me importaba era que los contenidos tuviesen difusión, que generasen tráfico a la web del programa de inversión, y que la convocatoria fuese un éxito, como lo atesoran los más de 300 proyectos presentados a dicha convocatoria. Contenidos, que por otra parte dan a conocer a UNIR (Universidad Internacional de la Rioja) la Universidad en Internet. Y, siendo importante el contenido, la difusión del mismo, es una arte, porque en la mayoría de las ocasiones difundir los contenidos es complicado.

En herramientas como facebook quizás es más fácil subir los conocimientos, pero necesitas unos seguidores que lo lean, que lo muevan. Y en esa difusión no puedes convertirte en el pesado de turno que se pasa el día “colocando” contenidos propios. En Linkedin nos encontramos con una situación similar, ya que primero debes generar comunidad alrededor de tus contenidos, y no es fácil. Twitter tiene unas particularidades diferentes, porque el contenido debe venir precedido de un mensaje que llame a la lectura del contenido que adjunta y, como en otras redes, puedes correr el peligro de convertirte en el pesado de turno.

Entonces… ¿qué opciones tenemos? Mi consejo, como le explicaba una mañana al equipo de UnirEmprende, es tratar de difundir contenidos de interés para el target al que nos dirigimos, en este caso, posibles emprendedores, en el área tecnológica, cultural y/o educación. Esa si que es la clave. Los números, al final, son el reflejo de lo que haces, y puedo asegurar que cuando el trabajo de creación de contenidos se hace de forma rigurosa, aunque a veces te lleves algún sofocón, cuando la difusión de los contenidos la llevas a cabo con entradas de otros blogs, webs, informaciones afines, etc, consigues mucho más.

Y luego está la gracia… Desde que me incorporé a trabajar en UNIR, en el mes de junio, gracias a la persona que gestiona la comunidad de la Universidad, he descubierto nuevas formas, nuevas herramientas, nuevas formas de hacer las cosas, de escribir, de difundir las noticias, pero sin volverte loco. En muchas ocasiones su saber estar, su saber decir y su saber explicar han matado mas de una crisis de reputación online. Para él, el arte de compartir, es eso… un arte. Y, lo hace tan de buena gana que en muchas ocasiones, las sugerencias a su trabajo te las contesta con un gracias, que retumba en tus oídos.

Al final los números, que llegan cada día, en nuestro trabajo universitario, sirven para crear marca, para hacer branding ypara conseguir nuevas matrículas por referencias, por acciones directas, por acciones de marketing o por los comentarios de cada una de las personas que siguen sus contenidos en la red.

Hace unos días ponía cierto orden en mi TimeLine de twitter, hoy me encontré que los seguidores han bajado. Los números tienen importancia, pero más importante es lo que aportas a tus seguidores: aquellos que te siguen por tus contenidos son los importantes, es por aquellos que merece aportarles tus experiencias, saludarles por las mañana y/o felicitarles las Navidades.

La imagen pertenece a Lostium Project

Privacidad, contenidos, compartir información

Pues ya estamos de vuelta de las vacaciones y, como os contaba en mi último post, nuestro hijo va creciendo cada día un poco más. Y, al contrario de lo que muchos podrían pensar, nos deja dormir y, normalmente, podemos descansar, que ya es un logro, pues tiene mes y medio.

Muchas veces, con ocasión de un evento importante, solemos hacer co-partícipes de esa alegría, de lo bien que lo pasamos en un viaje, o, en mi caso, con el nacimiento de un hijo, con nuestros amigos. Hasta hace poco tiempo ese compartir se reducía a mandar una fotografía, una carta o una dedicatoria con ese momento que queríamos compartir, y normalmente venía de vuelta con una llamada de teléfono, con una carta y, en los últimos años, con un email.

Sin embargo este panorama ha cambiado, ha dado un giro radical, que no sólo ha afectado a la forma de comunicarnos con nuestros amigos, sino que, además utilizamos para ello nuevas herramientas, como las redes sociales, las herramientas de compartir fotografía, video o música, y un largo etcetera.

No pretendo dar una clase magistral sobre privacidad en este post, ni nada que se le asemeje, sino, simplemente, haceros partícipes de un tema, del que muchas personas tienen tal desconocimiento, por los dimes y diretes que escuchan cada día, que les han llevado a montarse una película de terror con esto de las redes sociales y herramientas como YouTube, Picasa, Flickr o Facebook.

En este momento, llegando a mitad del mes de septiembre de 2010, hay cerca de 10 millones de usuarios españoles que utilizan Facebook, formando parte de los 500 millones que lo hacen en todo el mundo. No dispongo, a estas horas, de datos sobre cuentas de hotmail o Yahoo en España, pero imagino que no son pocas.

En diferentes conversaciones durante este último mes, he escuchado frases como “Facebook tiene todos los derechos sobre los contenidos que subimos a su plataforma“, “Internet se ha adueñado de nuestras vidas, de lo que hacemos, de quienes somos, por qué tienen que estar mis datos en Google” o “si quiero compartir unas fotografías por qué debo pasar por el aro de MSN, Flickr o Picasa para que los demás tengan acceso a ellas“.

Por ello me gustaría aportar algunas reflexiones sobre la privacidad de los contenidos y sobre la facultad de compartir los mismos.

  • Qué pasa con el derecho al honor, cuando subimos un contenido a una plataforma social? Normalmente cuando subimos un contenido en una red social, en una herramienta de almacenamiento como Flickr o Picasa, o bien en twitter, el contenido es nuestro, y podemos compartirlo con quienes nosotros estimemos oportuno.
  • Cómo controlamos esa privacidad? En todas las herramientas sociales, como Facebook, Flickr, Picasa, YouTube o Vimeo, hoy por hoy, existe la posibilidad de limitar quien puede y quien no puede ver, copiar o tomar prestado un contenido, que hemos generado en nuestro perfil social. De hecho en plataformas como Facebook, aunque pueda parecer complicado realizarlo, cabe la posibilidad de reducir el visionado de nuestros datos, incluso a sólo nosotros mismos.
  • Pero, las plataformas sociales vende nuestros datos…??? Como señalaba Enrique Dans en un post escrito sobre la privacidad el pasado 15 de junio, en la revista Man:

La empresa no “vende” los datos: los custodia rigurosamente, y se limita a posibilitar el acceso a unos clientes, acceso que ejecuta la propia red social sin “pasar” información al anunciante más allá de datos agregados. Las cosas no siempre son lo que parecen, y guiarse por clichés no es una buena práctica.” en clara referencia a Tuenti.

  • y qué ocurre con la propiedad de los contenidos, que generamos y compartimos en las redes sociales o en lugares de almacenamiento de los mismos? En principio, y en final, la propiedad de los contenidos es de quien los genera, de quien los crea. Sin embargo el problema se genera cuando compartimos todos nuestros contenidos, y, además lo hacemos con todo bicho viviente. La propiedad sigue siendo nuestra, pero al compartir con quien sea, corremos el peligro de que ese contenido llegue a manos, que en principio nosotros no queremos.
  • ¿Es posible no compartir información en buscadores? Hace unos días tenía esta conversación con un amigo de mi mujer, del que obviaré su nombre, ya que él no quiere estar en ningún sitio de la red. La conversación giraba al punto de no entender por su parte, que haya personas como yo, que tienen una identidad digital, que, entre otras cosas forma parte de un todo, de una persona. Cuando generamos información, cuando generamos contenidos, hasta hace bien poco, había que entrar en las hemerotecas de los periódicos para leer una carta que publicamos hace tiempo, o buscar los álbumes de fotos del baúl de los recuerdos, para ver una fotografía de nuestros años de infancia. Hoy, sin embargo, las nuevas tecnologías, las redes sociales, los portales de fotografía, de video, YouTube, los blogs, y, un largo etcétera, nos simplifican la vida a la hora de compartir algo con alguien. Indexar o no mi información en buscadores, es la consecuencia lógica para alguien que sube contenidos a la red, aun así, cabe limitar esa indexación, como hace, por ejemplo, Facebook. Pero repito, y no me cansaré de hacerlo, los contenidos subidos a los diferentes portales, redes o blogs, siguen siendo nuestros, aunque algunos pretendan convencernos de lo contrario. Sus razonamientos no son correctos. Y, si además no quieren estar en la red, que no estén, no pasa nada; ellos se lo pierden.
  • Compartiendo  información en las redes sociales… puedo limitar el acceso a los contenidos? Haciéndome eco de las palabras de Enrique Dans, en el mismo artículo antes citado, por supuesto que podemos e incluso, en algunos casos, debemos limitar, el acceso a los contenidos que compartimos con nuestra red de contactos. El problema viene dado, cuando al crear nuestro perfil en una red social, no tomamos medidas en aras de privatizar nuestra personalidad, diferenciando con quien compartimos que, por ejemplo, hemos cambiado de estado civil o hemos tenido un hijo, o quien compartimos las fotografías de nuestro último concierto, o de nuestra última farra. En plataformas como Facebook, existen estas posibilidades, pero hay que sentarse para estudiar y aplicar cómo y a quién le permitimos entrar en nuestros contenidos.

“Una red social es una herramienta sofisticada. Permite sentir un nivel de proximidad agradabilísimo con otras personas cuando no estamos con ellas, y se comporta como complemento, no como sustituto de nuestras relaciones sociales: no nos volvemos taciturnos y huidizos por usar redes sociales, sino que seguimos saliendo y tomando copas con nuestros amigos exacta- mente igual. Simplemente, disfrutamos de mayor contexto. Es posible que muchos hechos relevantes en su futuro, temas sociales, personales o profesionales, tengan lugar en una red social. Con el nivel actual de uso, los “raros” ya no somos los que estamos en una red social, sino los que se mantienen al margen de ellas. Las redes sociales son un signo de los tiempos. Pero dado que las redes sociales nos llevan a revisar el concepto de privacidad, hágase un favor, y hágalo. Revise lo que comparte, con quién lo comparte, y si efectivamente quiere que así sea. En el nuevo debate de la privacidad, sin duda, vivimos tiempos interesantes.”

  • Finalmente, para todos aquellos escépticos de las redes sociales, existen recetas para poder compartir contenidos, para poder enviarlos sin necesidad de saturar nuestras cuentas de correo. Existen herramientas como DropBox, MobileMe o los discos virtuales de almacenamiento como el de gMail.
  • Y, para quienes no quieren compartir ni utilizar las redes sociales, o herramientas de fácil uso como Flickr, Picasa, YouTube o Vimeo, ni tan siquiera los discos duros virtuales, con todo mi cariño, aunque no estoy de acuerdo, podéis continuar con métodos tradicionales, como son los CD´s los DVD´s o los discos de BlueRai, para enviar copias de vuestros contenidos a vuestros amigos y familiares, y de paso, continuar dando de comer a los “señores” de la SGAE.

Finalmente, querido lector, me interesa conocer cual es tu opinión sobre el tema de los contenidos y la privacidad de los mismos en la red.

    facebook, linkedin, xing, twitter, friendfeed, perfiles digitales…¿qué uso les damos?

    Hasta hace tres años, bueno igual cuatro, para tener una conversación con un amigo, con tu padre o tu madre, con un pariente, con un conocido o con un contacto profesional, utilizabamos diferentes modos de comunicación: antaño fueron las cartas, en la época de nuestros padres; luego el teléfono, bastantes años después el teléfono móvil, y casi al mismo tiempo el email.

    Muchas empresas han explotado, durante muchos años, los diferentes modos de comunicación, y todas han tratado de dar un servicio al usuario. Esto no es nada nuevo, de hecho muchas personas, muchas empresas, muchos amigos, continúan utilizando para comunicarse estos medios. Porque no lo olvidemos son medios de transmisión de la comunicación, lo más importante es el mensaje.

    Hecha esta disquisición lingüística, resulta que en el panorama actual de la comunicación, y desde que Internet llegó a nuestros hogares, se han puesto de manifiesto nuevas formas de comunicación con nuestros iguales, en las que podemos hacer multicomunicación, es decir comunicar con empresas, particulares, amigos, familiares, casi al mismo tiempo, y en tiempo real.

    Hasta hace bien poco, comunicar por teléfono con dos personas era tarea ardua, ya que no existían las llamadas en espera, o la multiconferencia, tan propia de los primeros años de la telefonía móvil. Sin embargo, desde hace cerca de tres años, a través de medios que funcionan con Internet, pero, sobretodo, a través de Internet, es posible comunicar con nuestros amigos allá donde se encuentren.

    Los diversos medios de comunicación de la llamada web 2.0, o como me gusta decir, de las plataformas de comunicación social, han de servirnos para comunicar con esos semejantes cercanos o no tan cercanos: amigos, familiares, contactos profesionales o contactos simple y llanamente.

    Durante una primera época parece que esta comunicación social estuvo reservada a los medios para conocer gente, tipo Meetic o Match.com, sin embargo, hasta ellos mismo, se han aprovechado de la red social, de la web 2.0. Hace casi tres años, un estudiante de California, comenzó a desarrollar su propia red social para comunicar con sus amigos de la Universidad. Facebook, hoy en día tiene más de 350 millones de usuarios repartidos por todo el mundo. A Xing, que partio de una empresa española, le ha ocurrido algo similar, pero con la particularidad de tratarse de una red de contactos profesionales; Linkedin teniendo un modelo de negocio similar al de Xing, sin embargo se dirije a un tipo de usuario más relacionado con unos sectores.

    Twitter es un caso aparte, porque inicialmente es desarrollado como plataforma de comunicación escrita en la red, mediante 140 caracteres, y sin embargo, hoy, es utilizado por millones de personas en todo el planeta, para actualizar sus perfiles en otras redes sociales, y para comunicar, en el llamado microblogging, a nuestros contactos que es de nuestra vida. Este sistema de comunicación, que comenzó con un uso diferenciador, hoy se ha convertido en forma de comunicación entre muchas marcas y sus clientes, algo similar a lo ocurrido con Facebook, con sus Páginas para empresas.

    Posiblemente quienes leeis este blog, alguna vez hayáis visto una entrada similar, pero esta sirve como entrante de los platos fuertes que vienen a continuación:

    1. ¿Qué ha significado Facebook u otra red social para tí?

    Como muchos conocéis, cuando comencé a trabajar en la revista Interactiva, publicación referente de marketing digital en España, un par de personas me aconsejaron abrirme un perfil en Facebook, y otro en Linkedin. Por entonces, hace casi tres años, ya utilizaba twitter, aunque más como divertimento, que dándole un uso real.

    Han pasado, eso casi tres años, y a través de Facebook, he conseguido contactar con muchos conocidos, amigos de la infancia, de la adolescencia, de la carrera, del Servicio Militar, que tenía perdidos, más bien no tenía idea de como contactar con ellos. Sin embargo aun no teniendo teléfonos móviles, ni teléfonos fijos, ni emails, ni contacto indirecto por un familiar, sin embargo con Facebook, lo he conseguido.

    Facebook lo utilizé, al principio, para conocer a todas aquellas personas del marketing digital que me interesaba conocer, y para retomar el contacto con algunos compañeros de mi época de estudiante en Los Olmos y en la Facultad de Derecho. Hace unos meses comencé una ardua y difícil labor, qué consistía en recuperar el contacto con toda la familia de mi difunto padre: posiblemente, en breve, escriba un post más detallado, pero gracias a Facebook, he conseguido hablar con un primo hermano de mi padre, al que no saludaba desde hace más de 20 años. Él, que posiblemente leerá esto, vive en Paraguay, trabaja en la Universidad y en la agencia Reuters. Hablar anoche con él fue una dicha, algo que recordaré siempre, saludar a mi tio después de tantos años va a suponer un cambio importante. Con algunos de sus hermanos, hubo, y digo hubo, ciertos malos entendidos en el pasado, pero, la vida es muy corta, para pelearnos y dejar de lado a nuestros semejantes, y gracias a Facebook lo vamos consiguiendo.

    El otro caso ocurrido en Facebook está aun en estado embrionario: cuando terminé el Servicio Militar hace doce años, hice amistad con un cabo profesional, no sé nos caimos bien. La vida da muchas vueltas, y lo último que se de él es que estaba viviendo en Zaragoza; pero da igual, hoy mientras escribía esta entrada, le he encontrado en Facebook. Él, a diferencia de mi, no tiene una foto suya, pero con la que tiene, me es suficiente para saber que se trata de Johnnie.

    2. En otras redes sociales, más profesionales, tipo Linkedin y Xing, también han ocurrido coincidencias, pero ocurre que muchas de ellas han pasado primero por Facebook: algunos amigos, de colegio, sobretodo, hoy trabajan en empresas afines, del mismo sector profesional. Hemos coincidido en Facebook, y también en Linkedin, y nos ha servido para acercarnos más, y tener un contacto más a mano.

    Los perfiles digitales, en la plataforma que sea, pero sobretodo bien utilizados, con cabeza, con cierta ética, pueden, y deben servirnos para estar cerca de todos aquellos que pasan, un día si y otro también, cerca de nuestras vidas. En la época de los móviles, de los email, de las cartas, cabía la posibilidad, a la mínima de perder un contacto, por un cambio de dirección, un cambio de móvil, un cambio de empresa: hoy con las facilidades que nos brinda Internet, las redes sociales deben servirnos para estar cerca de aquellos que nos importan.

    Finalmente, además debemos dar las gracias, a todos aquellos desarrolladores de tecnología, que han sido capaces de desarrollar sistemas de comunicación de este calibre. Hace unos días hizo un año de mis primeras expereincias con el iphone, os aconsejo, si tenéis oportunidad, usarlo, no ha hecho sino confirmar todo lo escrito anteriormente.

    Internet de pago vs Internet gratuito

    Buscando en el buscador de personas, 123people, información sobre algunos conocidos, entre ellos mi hermano David, hoy Responsable de Desarrollo Corporativo de Caser, descubría un par de artículos de 2003 en los que se defendía un modelo de pago en internet, sobretodo al hablar de medios de comunicación:

    Algunas voces, como Noelia Fernández, directora de producción de Yahoo Iberia por entonces, señalaba, que si a un usuario de correo electrónico con 6 Megas, le ofrecías 150 megas, lo normal era que pagase por ese extra:

    No se trata de pagar por lo que ya usas, sino de pagar por un uso más sofisticado del servicio. Se paga por un extra.

    Por entonces, hace sólo 6 años, el portal Terra disponía de tres paquetes de acceso a su información: el gratuito, el básico y el premium. Por entonces, los ingresos llegaban en un 55% de la publicidad, y un 45% del pago por acceso a los contenidos de comunicación.

    Desde Expansióndirecto.com se afirmaba, que:

    Nuestra política es cobrar. Hemos sido los primeros en España en lanzar contenidos de pago, pero estamos contentos de que otra gente se lance. Antes el mercado no estaba preparado y nadie sabía calibrar el precio que había que cobrar…

    Por entonces, tanto ElPais.com como ElMundo.es se sumaron al modelo de negocio de pago por suscripción, sobretodo a la hora de descargar la versión pdf de ambos diarios.

    Seis años después, pareciese que ha pasado una eternidad, asistimos a dos hechos de relevancia en la prensa, y por ende en Internet:

    1. La prensa escrita, qué antaño cobraba por acceder a determinados contenidos, HOY, sólo cobra, y no en todos los casos, por descargar la versión papel del día. Hoy, sin embargo, y a diferencia de entonces, podemos acceder en tiempo real a toda la información, que entonces, había en el papel. La información se renueva continuamente; lo que paso hace 10 minutos, puede haber cambiado en cuestión de segundos, y quedar obsoleta, o bien renovarse, y poder acceder a la misma una hora después.
    2. El acceso a contenidos premium, el acceso a servicios de correo electrónico,  de los llamados de “alta gama”, el acceso a dominios .es, que antaño estaban limitados para determinados usuarios, de pago por supuesto, hoy son accesibles para todo tipo de usuarios, y aunque en determinados casos, haya que hacer un desembolso económico, sin embargo, es bien recibido.

    El acceso a la mayoria de los contenidos, que circulan por la red, hoy, es prácticamente gratuito. En algunos caso, como en la información de contenido para adultos, se exigen determinados micropagos para el acceso a esos contenidos, pero en la mayoria de los casos el acceso a la información, por parte del usuario, es gratuito.

    El modelo de ingresos online se basa en otros parámetros, en otros modelos, como son el publicitario, el de los patrocinios, el de la suscripciones a determinados contenidos, y otros formatos, que sin embargo difieren mucho de las afirmaciones del año 2003.

    Aconsejo la lectura del artículo que entonces, escribían Eva Martín y Juan F. Marcelo en IDG.es, titulado “Bienvenida la Internet de Pago“.

    Mario Tascon, por entonces en ElPais, y hoy en LaInformación.com afirmaba, que “cuando cobras por la versión digital, las pérdidas son menores que si tienes esa versión gratis. Incluso, aunque sea un precio distinto y más bajo, se recupera algo de dinero de sus lectores digitales…”

    Ver para creer, sólo casi siete años después, el panorama ha cambiado sobremanera. La aparición de la tarifas planas de conexión a la red, contribuyó a ello.

    En la telefonía móvil, que hasta hace muy poco, conectarse a la red era de locos, por la velocidad, pero sobretodo por los costes, hoy comienzan a aflorar tarifas planas reales como los adsl: como la conocida del iPhone 3G. Cambiando incluso el concepto y el nombre a lo que hoy conocemos como Internet Móvil.

    Muchos hemos pasado esta travesía en el desierto, queda camino por recorrer, pero en 6 años hemos ganado mucho terreno. Queda camino por recorrer, sobretodo en temas de privacidad, y en temas de descargas de contenidos. Asistimos a una nueva época, y queremos estar metidos dentro del ajo.

    Busqueda de información personal

    Hasta hace más bien poco, cuando querías encontrar información de una persona, tenías dos opciones: por un lado hacer una busqueda directa con tu nombre y apellidos, que normalmente daba unos resultados muy generales, o bien entrecomillar tu nombre, con lo cual enfocabas mejor la busqueda.

    En el caso de ser un  habitual “user generated content“, los resultados de las busquedas se centran sobre esos contenidos generados, escenario en el que nos movemos quienes tenemos un blog o utilizamos herramientas de microblogging como twitter o tenemos algún perfil en Redes Sociales.

    Enrique Martínez Bermejo

    Sin embargo, desde la aparición de las redes sociales, como Facebook, Linkedin, Xing, Plaxo, Plurk, etc, o algunas herramientas de microbloging, al hacer busquedas personales, nos encontramos la sorpresa de no encontrar, en ocasiones resultados en Google sobre esos perfiles en redes sociales, sobretodo, porque normalmente las páginas de algunas redes sociales no son indexadas por los robots de rastreo de los principales buscadores.

    Hace 7 meses desembarcó en España, un buscador de personas, originario de Austria, y que desde sus comienzos ha tenido, y sigue teniendo, mucha fuerza en Europa y USA. Algunos de vosotros lo conoceréis, pero hoy me gustaría hablar de algunas de las bondades de 123people.es, y sobretodo despejar algunas dudas, que algunos usuarios se plantean, al comprobar que sus datos están presentes en este buscador.

    123people

    123people es, precisamente, eso, en unos segundos, un, dos y tres, encontrar información sobre una persona. El buscador, nacido en Austria, precisamente lo que hace es una agregación de los pefiles, y la información pública de los usuarios, es decir aquellas que hemos colgado en una red social, en la web de nuestro trabajo o en cualquier sitio de la red.

    123people no roba el contenido a nadie, simplemente lo agrega a su plataforma, y lo hace de una manera clara y sencilla, agrupando la información por secciones, aquí, los perfiles en redes sociales, allí nuestro e-mail, o más allá un teléfono móvil o un usuario de microbloging.

    Desde hace no mucho tiempo muchos usuarios se dedican a maldecir a quienes, según ellos, trafican con su información. Pienso, que quienes piensan así, mejor sería que dejasen de utilizar internet. Es cierto, que hay mucho sinvergüenza que puede traficar con nuestra información, como sucede en ocasiones con los delitos de pedrastria. Son un foco minúsculo, pero aunque fuera mayúsculo, no por ello hay que condenar a gente, como 123people, o algunas redes sociales.

    Cualquiera de nosotros puede tener un perfil allí dónde quiera, y es muy libre de hacerlo, y si no está de acuerdo, se dá de baja, y nadie más le econtrará. Sin embargo, poder disponer de información relevante de los demás, bien utilizada, en infinidad de ocasiones nos podrá sacar de un atolladero, o bien nos dará cierta facilidad para resolver un problema.

    Cuando 123people desembarca en España, allá por el mes de enero, evidentemente, la empresa austríaca se plantearía estos temas, que hoy por hoy, están dentro de la legalidad vigente. De hecho, cuando tu haces una busqueda en 123people, recibes resultados de busqueda, resultados con información, y sin embargo, para ver detalles de esas personas, debes salir del buscador, y entrar en la aplicación en cuestión.

    Busqueda 123people

    Es más, cuando realizas una búsqueda en 123people, y obtienes los resultados esperados, si encuentras, por ejemplo un perfil restringido como “Limited Profile” en Facebook, la información que obtienes es muy básica, solamente de la parte limitada de la red social en cuestión.

    Hoy en día la búsqueda de información personal es una herramienta más en el mundo online; es además una nueva oportunidad de negocio para las marcas, y sobretodo es una forma de tener todas señas de identidad localizadas en un único motor de búsqueda.

    Hoy en dia pienso que la busqueda de información debe estar, ciertamente, centralizada, sobretodo, porque buscamos la inmediatez y los resultados bien organizados. 123people es uno de esos motores de búsqueda, que por el momento, y después de ver el panel de Nielsen se confirma, que han sabido enfocar el tiro, en definitiva, la necesidad que demandaba el usuario de internet.

    Derecho a la Intimidad

    Camino a casa, gracias a la aplicación de radio digital de mi iPhone, he tenido la oportunidad de escuchar cierto debate sobre la sentencia dictada por el Tribunal Supremo, máxima instancia judicial en España, sobre el derecho a la intimidad de una modelo haciendo “top-less”, Maria Reyes, frente al derecho a la información y publicación de unas fotografías, que solicitaba la revista Interviu.

    Sentando jurisprudencia la máxima instancia judicial viene a señalar que en tal supuesto no existe un ilícito en  la publicidad de esas imágnes y por tanto debe ser absuelta la publicación en cuestión, afirmando que el personaje publico se encuentra haciendo algo, hacer top-less, que puede ser considerado como algo aceptado por la sociedad, y por tanto como esta realizado en un lugar publico, no debe condenarse a la publicación. Afirmando, por otro lado, que existe un derecho a informar, también de estos asuntos mas frívolos.

    Evidentemente la sentencia no deja indiferente a nadie: por un lado a toda la prensa del corazón que ahora ven una puerta abierta a la publicación de todo tipo de fotografías en “top-less”, sea de quien sea, porque es algo aceptado socialmente; y por otro, a todos aquellos, famosos o no tanto, que se lo pensaran mas de una vez la próxima vez que hagan topless.

    Sin embargo, el problema, mas bien radica en algo sobre lo que el Tribunal no ha querido pronunciarse, pues no hay legislación al respecto, como es el tema del acoso. Acoso al que se ven asediados muchos famosos, y no tan famosos, que quieren mantener su vida privada al margen de toda esta vorágine informativa frívola, como el
    caso, por ejemplo del torero Enrique Ponce y su esposa.

    Verdaderamente aqui es donde radica uno de los mayores problemas de, algunos que se dicen periodistas, y lo único que hacen es acosar para que unos cuantos y cuantas, se regocijen con las informaciones de la intimidad de terceros.
    Nuestro legislador debería plantearse un reforma de las leyes que han desarrollado el derecho al honor, la imgen y la intimidad, no ya en su tipificación civil o penal, sino hasta donde puede llegar alguien que hace una fotografía con un móvil de alguien famoso y luego la vende por una millonada a un medio de comunicacion.

    Eduardo Madinaveitia "cierra por vacacaciones"

    Desde hace unos cuantos meses, no se cuantos todo sea dicho, vengo leyendo el blog “Masquemedios“, que magistralmente escribe uno de los grandes de la publicidad de este pais: don Eduardo Madinaveitia, quien no es periodista, sino matemático, y quien al igual que quien escribe, dedica parte de su blog a escribir sobre temas que le apetecen, que para eso es un blog personal.

    A finales de la semana pasada, recibí la triste noticia del cierre del blog de Eduardo. Y, aunque yo no soy un habitual comentarista de sus post, sin embargo, si me han ayudado mucho para entender el mundo de los medios en este pais. Él desde Masquemedios, desde el auspicio de 20Minutos, ha dedicado muchas horas, desde hace 16 meses, a provocar ciertas reflexiones sobre el estado de los medios, y a dar datos sobre los mismos.

    Hasta ahora todo había ido muy bien, y sin embargo, como ocurre con quienes tocamos determinadas fibras, parece ser que un post del 1 de abril, ha tocado ciertas de esas mala fibras a alguien, y a no se sabe muy bien que asociaciones.

    A lo largo de los primeros meses de 2009 desde determinados foros se está poniendo en cuestión el papel de los medios de comunicación tradicionales, sobretodo, los integrados en ciertos grandes grupos, que no paran de tener deudas y más deudas, y que por otro lado, no cejan en su empeño, por un lado de subir los precios, y por otro, de llorar a “papá Gobierno” para que les eche una mano: al cuello es donde tendría que ir esa mano, por el despilfarro llevado a cabo en los últimos años.

    Este caso, el de Eduardo, me recuerda en ocasiones al de Enrique Dans, cada vez que habla de la SGAE: seguramente a Teddy le piten los oídos, pero que le vamos a hacer, si en este momento nadie hace crítica a determinados sistemas corruptos, algunos tendremos que hacerlo.

    Antiguamente, en los medios, sólo podías escribir una carta al director, que publicaban de “pascfuas a ramos”, si es que la publicaban, porque en la mayoría de las ocasiones acababa en el baul de los recuerdos de la secretaria del director. Hoy, unos años después, quienes no tenemos vocación de periodistas, como Eduardo, tenemos un blog, donde poder hablar de las cosas que pasan en nuestro entorno, tanto a nivel profesional, como a nivel personal.

    No quiero echar ninguna leña a los periodistas, sino todo lo contrario: leyendo el post de Eduardo del día 1 de abril, leo determinados comentarios, de determinadas personas, que sin nombre y apellidos, utilizan este blog para sus comentarios personales, que en ocasiones rozan lo soez. Para hablar de problemas personales, como los que se apuntan por parte de un tal elmendas, tenemos programas radiofónicos de determinados grupos de comunicación.

    Mostré todo mi apoyo a Eduardo la semana pasada, pero sin embargo me quedó el regusto, de escribir sobre su postura. Muchos los habéis hecho desde entonces, y después de unos días dándole vueltas, me he decidido para mostrar todo mi apoyo, en primer lugar a Eduardo Madinaveitia por haber escrito cualquiera de los posts que ha escrito en estos 16 meses, estuviese o no de acuerdo con ellos.

    Pienso, sinceramente, que maniatar la libertad de expresión de una persona, en un país que se dice democrático y avanzado como el nuestro, no hace sino poner el dedo en la llaga, abierta hace unos años, sobre la independencia o no de los medios de comunicación. Escribir sobre la subida o bajada del precio de un diario, y criticarlo, en un momento, en el que la prensa escrita tiende, no a una reconversión, sino a una cierta desaparición, puede poner nervioso a unos cuantos, como así ha sido, pero lo que no puede ser es tratar de maniatar, con maniobras turbulentas más propias de otros tiempo, la libertad de un blogger, de un periodista, o de quien quiera hacer una crítica a una actuación.

    En esta ocasión, como en otras muchas, poder “don dinero” ha hecho el resto. Nadie, puntualizo, NADIE de 20Minutos ha dado un ultimatum a Eduardo para tomar esta medida, sino que ha sido una actuación propia, en un momento de reflexión.Vivimos tiempo dificiles para los medios, y como he hablado en muchas ocasiones con la autora de Tecme y Puma, esto no ha hecho sino empezar, y la que viene encima es fina filipina.

    Desde aquí quiero mostrar todo mi apoyo a Eduardo Madinaveitia, autor de Masquemedios, para que, efectivamente, reflexiones sobre seguir o no escribiendo tu blog, si bien mi opinión, es que después de un tiempo de reflexión, siguieses escribiéndolo. Personas, con ideas tan claras, nos hacen mucha falta, para que los medios tradicionales, entiendan hacia donde se dirige el mundo de la información y de la comunicación.

    GRACIAS POR ESTE TIEMPO Y ESPERAMOS TU PRONTO REGRESO