esfuerzo

De Portomarin a Palas de Rei

Si ayer las andanzas por tierras gallegas nos hicieron llegar a Portomarin en 6 horas, hoy el mismo tiempo hemos hecho 3 km mas. Hoy el hombre del mazo (termino ciclista) ha venido a visitarnos hace unos minutos a las 16.30 nada mas comernos un caldo de berzas, una ensalada, un pulpiño y una chuleta de cerdo, entre dos claro, no penseis mal. Desde las ocho de la mañana hemos pasado de nuevo por el Miño, para llegar en la primera hora a Gonzar, donde existe un albergue para 20 plazas. luego de un paisaje de pequeños robles y pinos hemos proseguido el camino un poco ondulado, vamos un poco rompepiernas, con subidas y bajadas, estas ultimas algo pronunciadas, y con falsos llanos, que nos han dejado las piernas algo tocadillas, pero nada comparable a ayer. Al llegar a Hospital da Cruz, cruzando la N-540 hemos continuado por una pista asfaltada de 10 km, durante la cual hemos llegado a Ligonde, no sin haber sufrido para coronar una larga subida de unos 2 km.

Transcurridos los 10 eternos asfaltados, desembocamos en un camino, junto a Brea, que durante 3 kilometros de arena nos ha traido a Palas de Rei. No es nada del otro mundo, salvo el espectacular albergue que han construido, junto al polideportivo, un kilometro antes de llegar al centro de Palas. Es muy chulo y esta muy bien cuidado, es de pago, 3€, pero logico, dado lo limpio que esta. Son las 17.05 y me voy a dormir una hora, luego una duchita. Me he encontrado con chavales de un colegio salesiano de Utrera (Sevilla), vienen con un sacerdote; no se su nombre, hemos cambiado algunas palabras, parece muy buena gente, es de la edad de mi hermano Yago, sacerdote de 34 años. Ayer me gusto su homilia. Le volveré a ver a las 20.00. Ya os contare. Llevo, mejor dicho llevamos, Regina y yo, dos dias andando y hablando mucho, lo estamos pasando de cine.