derecho laboral

Ante el 29-M

Como sabrás hace unos días, los sindicatos de este pais, aquellos a los que algunos defienden a capa y espada, por haber conseguido un status social determinado, con unos derechos y obligaciones, decidieron montar una huelga general para el 29 de marzo de 2012, con el objetivo de protestar por la politica que el actual Gobierno de España ha diseñado para regular el mercado de trabajo.

Antes de mostrar mis opiniones, me gustaría que leyeses esta carta publicada en el diario El Mundo el 2 de marzo, unos días antes de convocarse esta jornada de protesta

“Carta abierta a los Sres. Pastrana y Carbonero.

Sr. Director:

Acabo de leer, sin sorpresa ni perplejidad, las declaraciones que los dos máximos responsables de los sindicatos UGT y CCOO en Andalucía han realizado a propósito de las recientes manifestaciones contra la reforma laboral. El secretario general de UGT-A, Manuel Pastrana, ha señalado que “el PP arrebata los derechos a los trabajadores y los pone en manos de los patrones, “los amos clásicos de Andalucía y España”, advirtiendo que la celebrada “es la primera manifestación”, pues se producirán “movilizaciones permanentes, continuadas y en oleadas” contra la reforma laboral. Por su parte, el secretario general de CCOO-A, Francisco Carbonero, ha indicado que la protesta “es referencia para el futuro“, toda vez que, según ha asegurado “estamos en el inicio de grandes movilizaciones, y habrá un estallido social de consecuencias que ellos no esperan“.

Y digo que no me sorprenden estas declaraciones porque estaba absolutamente convencido de que estos dos “lazarillos” del Gobierno andaluz iban a aprovechar la primera ocasión que tuvieran para “calentar” las calles en Andalucía, y la razón de fondo para ello, no es por si sola la reforma laboral, sino el pánico a que el PP gane por mayoría absoluta las elecciones del 25-M porque ello supondría el fin de algunos de sus privilegios. Se acabarían las liberaciones sindicales por encima de los límites que marca la Ley; se recortarían los millones de euros de los andaluces que todos los años se les entregan para cursos de formación, de dudosa efectividad a la vista de los datos del paro en Andalucía, y de cuya impartición, a buen seguro, viven muchos de los liberados o afiliados de ambos sindicatos (recordemos que desde el año 2005 ambos sindicatos han recibido de la Junta de Andalucía unos 200 millones de euros, y tan solo un día después de que Griñán convocara las elecciones, recibieron de la Consejería de Empleo 54 millones de euros); y tendrían que abandonar la Mesa Sectorial de la Administración General de la Junta de Andalucía al haber sido ambos sindicatos prácticamente borrados del mapa tras las elecciones de abril de 2011, hasta el punto que, de 236 representantes sindicales, UGT tiene trece y CC.OO dos (recordemos que a pesar de no alcanzar el 10% de los votos, en una nueva cacicada de la Junta de Andalucía y por decisión de ésta, siguen en esta Mesa).

Sres. Pastrana y Carbonero: ambos tienen el “deshonor” de haber sido cómplices y colaboradores necesarios de lo que el propio Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha calificado de “quiebra absoluta del principio de igualdad” y “desprecio al Estado de Derecho”: la reordenación del sector público andaluz, invento para convertir en empleados públicos y enchufar en la Junta de Andalucía a 26.000 contratados (con masiva afiliación a ambos sindicatos) sin los requisitos constitucionales de igualdad, mérito, capacidad y publicidad, y a costa del dinero de todos los andaluces, reordenación que, a día de hoy, está absolutamente paralizada por los Tribunales de Justicia, aunque la Junta de Andalucía siga haciendo oídos sordos, menospreciando de forma evidente al poder judicial.

Y les digo más: en Andalucía hace ya bastante tiempo que el patrón y el amo tienen iniciales propias, PSOE, al que ustedes sirven, y del que no dejan de ser marionetas en el escenario político, partido que, tras 30 años de gobierno, ha conseguido que palabras como nepotismo, enchufismo, despilfarro y corrupción suenen como algo natural en nuestra tierra, recordándoles que algunos de sus cargos han estafado al pueblo andaluz con el dinero de los parados en el famoso escándalo de los ERE, en el que, por cierto, también han aparecido algunos dirigentes sindicales que han sido imputados, y sobre el que ambos sindicatos suelen guardar silencio. Un último consejo: si el PSOE pierde las elecciones, dejen de alentar estallidos sociales. Trabajen por esta región, recuperen la dignidad de sus sindicatos en materia de función pública y la suya propia, dejen de vivir del cuento, y trabajen duro para que esta región, después de 30 años de gobierno socialista, y a pesar de sus bien remunerados cursos de formación, deje de ser una de las de mayor tasa de desempleo en Europa, y con unos niveles de pobreza (35% según Cáritas) que rozan la indecencia.”

Fdo: Rafael Delgado Romero (funcionario de carrera de la Junta de Andalucia)

Creo que sobran los comentarios, pero por si no fuese poco, hace unos días hablaba en twitter con un conocido emprendedor, Miguel del Fresno, @yo_Antitwitter, sobre las ventajas o no, de tener sindicatos en nuestro pais. De Miguel he aprendido muchas cosas a nivel de reputación online, pero no por ello debo estar de acuerdo con él en todo lo que se dice. Hoy, tratando de volver a leer los tweets me encuentro la sorpresa de que el propio Miguel ha bloqueado mi cuenta en twitter, y por ello no puedo transcribir los tweets que intercambiamos.

Un paréntesis, Miguel no sé si leeras este blog, no lo creo, porque parece que no soy digno de estar en tu timeline, por el simple hecho de discrepar con argumentos sólidos de tus ideas, simplemente, como estamos en un pais libre y,  cada uno podemos bloquear a quien queramos o a quien no queremos ver en nuestra devenir diario, te diré que la Iglesia Católica, posiblemente es la única institución que se ocupa de todos los parados que han dejado en la penuria los gobiernos socialistas y los sindicatos que han comido durante años de papá estado. La Iglesia Católica, además es la única institución que se ha ocupado, en la dictadura y en los gobiernos socialistas, de los bebes de todas esas madres que no querían tener a sus hijos.

Tengo casi 42 años, he trabajado en algunas empresas, actualmente lo hago por cuenta propia y, en mi entorno, los sindicatos mencionados en la carta, no hacen nada por los trabajadores que no se afilian a los mismos. De entrada hay que pagar un peaje, para que defiendan tus derechos, que una vez pagado, tampoco es una defensa a ultranza. La figura de los delegados sindicales enturbia cada día la negociación entre empresarios y trabajadores, tratando de llevarse su parte de mérito y su dinerito por detrás.

El 29 de marzo, pasadas las elecciones andaluzas, en las que espero, el correctivo a la política económica y laboral del PSOE en los últimos 30 años sea ejemplar, yo trabajaré, porque a mí los sindicatos nunca me han dado nada, pero ni a mi, ni a muchos autónomos que trabajamos por este pais horas y horas.