Cultura

Tradiciones Nacionales

Hace algunos meses y, desde hace algunos años con mayor frecuencia, se habla mucho de la diferencia entre nacional y nacionalista.
Pero no pienses que vengo a hablarte de política, sino de cultura, o mas bien de espectáculos, que luego veremos si pueden catalogarse de cultura o no.
Desde la época de Francisco de Goya, quizás antes, en España se celebran diferentes espectáculos que tienen como protagonistas a personas y a uno o varios toros. Es una tradición que nos gusta, no a todos, pero si a unos cuantos, no solo en España, también en Francia, y en muchos países de America del Sur.
No me refiero solo a los espectáculos de las corridas de toros; hay muchos pueblos de España que celebran encierros, fiestas y otros espectáculos donde el toro tiene un gran protagonismo.
Hace unos meses, en el ejercicio de sus libertad, y de la facultas que nos otorga nuestra Constitucion, algunos ciudadanos catalanes decidieron presentar una ILP (iniciativa legislativa popular) en la que solicitaban la prohibición de celebración de corridas de toros en Cataluña.
En Cataluña habra personas a las que les gusten los toros, como el apoderado de Jose Tomas, y, a quienes, no les haga ni pizca de gracia. Pero es la gracia de la democracia y la libertad, hay cosas que me gustan y otra que no.
Al mismo tiempo, en otras comunidades autónomas, como Valencia, Madrid o Navarra, han salido a defender la fiesta o el espectáculo de los toros, y han querido refrendar esa postura declarando la fiesta como de interés general.
En el polo opuesto está el futbol, y, que quede claro que soy aficionado al mismo desde el principio; el fútbol es otra tradición en España, tenemos grandes canteras como la de Lezama, en Bilbao, la de la Masia, del Barcelona, o la del Sevilla. En este deporte nacional, que se practica a nivel de todo el territorio, subvencionado con fondos públicos, y privados, por supuesto, habrá personas a las que les guste y a quienes no.
Alguien me dirá que no vale la comparación, ya que en el fútbol no hay “tortura” a un animal. Cierto no la hay.
Mi reflexión va en dos direcciones:

1. Tanto los toros como el fútbol son tradiciones nacionales, subvencionadas en parte con fondos publicos, a unos les gustan y a otros no, pero, con nuestros impuestos se financian ambas cosas. El pasado miércoles en el programa 59 segundos, la escritora Lucía Etxebarría abogaba por el planteamiento absurdo de, como a mi me parece una tortura, que mis impuestos no vayan a pagar lo que no me gusta: perdone señorita escritora eso se llama demagogia. A mi no me gustan políticas que desarrolla el gobierno, y, no por ello, dejo de pagar mis impuestos o monto un pollo, lamentable, como el que se vio el miércoles.
La fiesta de los toros, como otras muchas cosas, deberá ser vista y atendida por quienes les gusta y por quienes apreciamos que forma parte de nuestra cultura, pero no exigimos con manifestaciones, en las que en muchas ocasiones se roza la violencia, que el toro es sagrado o que el toro es nuestra vida.
El espectáculo de los toros es una tradición nuestra: decir que solo el 1% de la población los ve, o que según una encuesta de Gallup, al 72% no le gustan los toros, no es demagogia, simplemente es una encuesta, y ese tipo de encuestas están anquilosadas, como lo están los grps o los sistemas de medicion publicitaria tradicionales.
Efectivamente son encuestas, y, pueden ser extrapolables, que no quiere decir que sean reales.
Si, finalmente, el Parlamento de Cataluña, suprime la celebración de las corridas de toros en Cataluña, no quitaran, a los que no gustanos toros, la posibilidad de volver a ir a la Monumental de Barcelona a disfrutar de Jose Tomas. Continuaremos viendole en otras plazas. Sin embargo, con este tipo de políticas, en las que aparece un sentimiento nacionalista, se corre el peligro, de llegar a la segunda reflexión.

2. Desde hace algunos años, en el mundo del fútbol, ocurre algo curioso: algunas comunidades autónomas, por temas de pura economía en unos casos, y, en otros, por razones históricas, políticas y nacionalistas, comenzaron a desarrollar la historia de las selecciones nacionalistas de fútbol: la catalana, la andaluza, la vasca, la gallega, etc, etc.
Por razones económicas, por razones de dar espectáculos de fútbol en Navidades, a los chavales, puedo entender esas selecciones, aunque quedaría mejor: como hace Zidane, los amigos de Sergio Ramos (andaluz) contra los amigos de Xavi Hdez (catalán). Muchos de esos jugadores, en aras de dar y ofrecer un espectáculo, en muchas ocasiones se ven envueltos en unos embolados muy curiosos, sobretodo cuando aparece el componente nacionalista.
Sin embargo, y, en el caso de Cataluña, es fehaciente, la celebración de esos encuentros tiene una connotación mas política que deportiva. Se abandera el nacionalismo catalán exarcerbado, como el de Joan Laporta, identificandolo con un deporte, y además, a diferencia de los toros, provoca una serie de hechos, que desembocan en violencias verbales y en ocasiones, hasta físicas.
España sigue siendo una nacion, con diferentes costumbres, a unos nos gustan los toros y a otros no; a unos les gusta el futbol y a otros no.
Pero llevar ambas tradiciones nacionales al ámbito de la política y, al ámbito de la politica nacionalista, caso de Cataluña, además puede llevar consigo reacciones encontradas.
A mi, y es una opinión muy particular, me ha dado la impresión que el Parlamento Catalan, en ese camino de dar palos de ciego, trata de contentar al nacionalismo exarcebado, el de izquierdas, al que no le gustan los toros, como tampoco que jugadores de fútbol catalanes defiendan los colores de la selección española, la de su país. Ambas tradiciones son de todos los que vivimos en España, a unos nos gustan, a otros no: con nuestros impuestos se subvencionan ambas, como otras cosas que gustan a unos, y a otros no.
Si con ello el Parlamento catalán, busca la separación, independencia, o lo que sea, de España, lo lleva crudo, pero muy crudo. Si deciden que no se celebren mas corridas de toros, en Cataluña, que lo haga, esta legitimado para hacerlo, pero luego que no pidan subvenciones para temas relacionados con las fiestas de los pueblo, donde se pone fuego en la cornamenta de un toro: eso si es tortura.
Me gustan los toros, en mi familia hay un torero, ya retirado, pero torero, y me gusta el fútbol: yo seguiré iendo a estos espectáculos, y defenderé a quienes quieran verlos, en Cataluña o en Galicia; en Canarias o en
Mallorca.
Como apunto el apoderado de Jose Tomas, ahora toca dar la batalla contra los toreros, como torturadores de animales; sin embargo en Canarias se permiten las peleas de gallos. Después de ver una, hace unos días, no se que mas tortura, ver a 20 energúmenos gritar a dos pollos, o aplaudir a un seńor que en el afán de ofrecer un espectáculo, se pone delante de un toro de 500 o 600 kilos, y le da veinte pases, jugandose la vida en cada uno de ellos.
En definitiva son tradiciones nacionales.
Y a ti, que opinión te merece, cuentanosla.
Buen fin de semana a todos.

la ministra de la SGAE

Cuando no ha pasado ni una semana desde el nombramiento de Ángeles González-Sinde, como titular del Ministerio de Cultura, muchos de quienes sentimos, con sus palabras, que puede cometer uan violación de nuestros derechos, resulta que el grupo creado en Facebook contra su nombramiento, llega a los 15.000 miembros.

Es posible que durante los próximos días, reanudado el trajín político, muchos de los que han estado cerca del anterior ministro de Cultura, como los artistas y los defensores de los derechos de autor, con cánones o fórmulas retrógradas, más propias de otras épocas, comienzen una guerra sin cuartel contra todos aquellos, que incluso defendiendo nuestra cultura, pensamos que no es una forma correcta la llevada hasta la actualidad, por los ministros de cultura de nuestro pais.

El nuevo panorama, posiblemente, lleve a situaciones como la vivida por Sarkozy esta semana, y parece que la cruzada emprendida por políticos que no entienden nada sobre los contenidos, nos lleve a situaciones un tanto peligrosas, que en muchos casos, su única pretensión es la de desviar la atención de lo verdaderamente importante en este momento: la peligrosa situación de la economía española.

el cielo de Madrid

Hace unos meses, a raiz de una conversación con unos amigos, en la que hablabamos de la oferta cultural de Madrid, se nos ocurrió una idea, que por el poco entusiasmo de algunos, quedó en eso en una idea: se trataba de fotografíar los monumentos más emblemáticos de Madrid, pero aquellos que están cerca del cielo.

Muchos de estos cantos a la arquitectura moderna, o cantos a la belleza, no están catalogados en niguna guía de Madrid, pero sin embargo tienen su historia. Llevaba dandole vueltas algunos días, después de hacer algunas fotografías qué hacer con ellas, y he tenido dos ideas: una es la de publicar este post con algunas de las fotografías hechas, para que quienes vivis en Madrid, o quienes venis de vez en cuando, podáis admirar una parte de nuestra cultura, que en principio no está en ninguna guía; la otra idea, para la que iré pidiendo cierta colaboración es crear una página en Facebook, donde poder ver tanto la historia de estos edificios, como situarlos, con las diferentes aplicaciones que existen.

Corte Inglés Princesa
Corte Inglés Princesa

Príncipe de Vergara

Príncipe de Vergara

Espero vuestros comentarios y pareceres sobre esta iniciativa.

La última provocacion de ZP: González-Sinde

Traer a ministros de la época más corrupta de la historia de España, es un signo inequívoco de inmadurez política, pero la provocación del Presidente del Gobierno, con el nombramiento de Angeles González-Sinde, al frente de la cartera de Cultura, llega hasta niveles, ciertamente, peligrosos.

Desde el minuto cero de su nombramiento, la ministra, se va a encontrar con la firme oposición, no de quienes descargamos ilegalmente contenidos para luego comercializar con ellos, sino de quienes no entendemos la aprobación del dichoso canón, de los que no entendemos la política de toma y dale de los derechos de autor, de algunos de los artistas españoles, que en vez de dedicarse a ofrecer contenidos, se dedican a protestar, y, en algunos casos, a prohibirnos la utilización de los contenidos con fines visuales o con fines auditivos, y de todos aquellos que abogamos por una utilización racional de los contenidos, de sus descargas, y que no entendemos de los miedos de los artistas, si en vez de tanta zarandaja, se propusiesen utilizar los medios online para conseguir un beneficio racional, sin molestar a los usuarios.

Nosotros estamos unidos en esta cruzada por el reconocimiento de nuestros derechos. Esos artistas, que amparados por la SGAE, dirigida por el señor Bautista, lo tienen bastante crudo, si piensan, que como en otros ámbitos de la política, piensan que nos vamos a estar callados, y vamos a seguir las directrices injustas de Zapatero. Hasta que no lleguemos a esos parametros de sintonia, con éste u otro gobierno, no dejaremos de defender nuestros derechos.

Yo, como internauta, como autor de este blog, no estoy en contra de los derechos, que puedan tener los artistas, a los que respeto, simplemente abogo por un sistema más justo, a la hora de disponer de tal o cual contenido. Si el gobierno de Zapatero se dedicase a combatir los delitos cometidos por la mafias de la pirateria, que si utilizan los contenidos para medios ilícitos, posiblemente otra gallo cantaría, apoyado, eso sí por una regulación de los derechos de autor.

Pero como pasa en este pais de chimbamba, siempre hacemos las cosas al reves, y tratamos de castigar al debil, al indefenso usuario, que se descarga una canción para su boda, y debe sufrir los embites de los justicieros de la SGAE. 

baner_sindeVienen tiempo muy oscuros para quienes utilizamos la red, para trabajar, para escribir, para comunicarnos con nuestros amigos, y un largo etcetera.  Enrique Dans lo califica de pesadilla.

No quiere entender Zapatero, que con la decisión de nombrar a esta persona, lo único que va a conseguir es disminuir nuestra competitividad y hacer un feo a nuestra capacidad de innovar. Y, como señala, la Asociación de Internautas, que ZP, además, no se da cuenta de lo importante que es difundir el conocimiento en condiciones de libertad para potenciar la creación de nuevos descubrimientos y así aprovechar la capacidad de la sociedad de incorporar esos avances a su actividad productiva. 

No se da cuenta el Presidente del Gobierno, que poco después de conocerse la noticia del cambio en la cartera de Cultura, los internautas ya hemos creado grupos en redes sociales como Facebook, donde no dejaremos de seguir apostando por nuestros derechos.

Los buenos usos del mundo online

Allá por 1994 en este pais comenzó a utilizarse la red para comunicarnos unos con otros, sobretodo a nivel de correo electrónico, y en algunos casos, a nivel del sistema de mensajería instantánea, que es como se llamaba el messenger. Por aquellos días comenzaron a proliferar páginas web que ofrecían la posibilidad de contactar unas personas con otras, bien para ligar, bien para hacer un grupo de amigos de la caza, del esquí, o de los fanáticos de las poesías o el cine. Fueron el origen de las comunidades, no tanto redes sociales, entre otras cosas por no desarrollar una interactuación de los usuarios.

Tuvieron su apogeo, es cierto, y tuvieron sus detractores y sus fans.

En sus origenes se pretendía que las computadoras individuales fuesen la base de la interacción social, como sugería The Network Nation:

Los primeros sitios web de redes sociales incluidos Classmates.com (1995), centrándose en los vínculos con el antiguo colegio, y SixDegrees.com (1997), centrándose en los vínculos indirectos son dos modelos diferentes de la creación de redes sociales que se produjeron en 1999 y que fueron basados en la confianza, desarrollado por Epinions.com, y basada en la amistad, como los elaborados por Jonathan Obispo y se usaron en algunos sitios regionales del Reino Unido entre 1999 y 2001.

En 2005 MySpace consiguió más visitas que Google en cuanto a tráfico virtual. En 2007 Facebook comenzó a permitir desarrollo de aplicaciones externas, estableciendo un modelo que ha sido adoptado por la mayoría de la redes sociales

La creación de redes sociales empezó a florecer como un componente de la estrategia de negocios de Internet, alrededor de marzo de 2005, cuando Yahoo lanzó Yahoo! 360º. En julio de 2005 News Corporation compró MySpace, seguida de la compra de Friends Reunited por la ITV (Reino Unido), en Diciembre de 2005. Varios sitios de redes sociales han surgido de la restauración a los diferentes idiomas y países. Se estima que actualmente hay más de 200 sitios de redes sociales existentes utilizando estos emergentes modelos de redes sociales.

Por tanto las redes sociales desde el año 2005 han sido el lugar donde nos hemos reunido todos para saber de nuestros amigos, de nuestros ligues, en muchos casos, con la llegada de las redes profesionales, de nuestros contactos de trabajo, y en las redes sectoriales o en los diferentes grupos creados ad hoc en las redes tradicionales, seguir y estar informado de que pasa en el mundo del esquí, de la Formula Uno, del tenis, de los JJOO, o de los últimos logros de nuestros alpinistas, o nuestros reconocidos cocineros.

Ahora bien, desde hace unos días y unos meses, algunos medios de comunicación vienen insinuando que las redes sociales, algunas más que otras, son hervideros y cocederos de personas sin escrúpulos, que como en el caso de Sevilla, conducen a un asesinato como el de Marta del Castillo.

El mundo online y sus herramientas de comunicación son, eso, herramientas de comunicación, entre personas, entre empresas y clientes, o entre empresas. El uso qué algunos desalmados le den, es precisamente eso, un uso.

Hace bien poco, alguien me echaba en cara, en broma, claro, que como no tengo hijos, el día que los tenga me enteraré. Y, no, no estoy dispuesto a seguir pasando por esta filosofía, de quienes critican el uso de las redes sociales, amparados en el mal que causan algunos pirados, al entrar en contacto con nuestros jovénes. Tengo un hermano de 13 años y se de lo que hablo.

No será más bien que falta, por un lado ciertas dosis de concienciación social, y por otro dosis mucho más grandes de educación, empezando por quienes nos gobiernan, qué en ocasiones son capaces de decir, como bien denuncia Enrique Dans, que ahora van a despenalizar al “Top Manta“. No será más bien que el mundo está del reves.

Existe tal picaresca en nuestros país, debido sobretodo a la mala educación que reciben nuestros hijos, y a las leyes tan permisivas que hacen nuestros gobernantes, que provoca que por ejemplo en Tuenti, si eres menor de 14 años no debes estar en esa red, y si tienes entre 15 y 18, recomiendan tener autorización de padres o turores para transmitir información personal. No echo la culpa a Tuenti, ni a otras redes sociales, que al menos tratan de cumplir las normas existentes, con su Aviso Legal, sino a la educación, que muchos colegios dan a nuestros hijos, amparados en las normas, que a tal efecto dictan gobiernos como el actual.

Y no se trata de cohartar la libertad de nuestros hijos, sino de todo lo contrario, de educarlos en el sentido estricto y etimológico de la palabra, que habla de guiar, conducir, formar, instruir. No convertir a nuestros hijos en animalitos, y luego echar la culpa a las redes sociales.

Mentirosos, depredadores, asesinos, cobardes e individuos peligrosos los hay desde Cain y Abel. Si educamos a nuestros hijos con esas pautas de las que habla la educación, quizás nunca más tengamos que echar la culpa a las redes ni a las herramientas de comunicación 2.0, de los errores de una sociedad, que en ocasiones desprecia dar a sus miembros una educación basada en una cierta equidad.

Finalmente, señalar, como culpables de muchos de estos desmanes, a los actuales ministros de Cultura y de Educación, que con sus políticas anti-online, se están cargando la forma de vivir de otras tantas familias españolas, que entre otras cosas, procuramos educar a nuestros hijos de una manera un poco más racional, a lo que les enseñan en algunos colegios, como aquellos en que se estudia educación para la ciudadanía.

Es labor de todos, pero más si cabe, de quien tiene el poder, de promover políticas que protejan a nuestros hijos de esos depredadores, pero no después de un asesinato, sino mucho antes… pero mucho antes.

El buen uso de los medios online debería haber servido para conectar a una pandilla de amigos, y no a un asesino con su víctima, pero de ello no tiene ninguna culpa las redes sociales, sino más bien los individuos que las utilizan.