consumo

Consumo tradicional o digital?

Cuando fue la ultima vez que leíste la prensa en papel..,? Cuando descargaste una canción por ultima vez? Consumes televisión, prensa, radio… pero donde?

Estas y otras muchas preguntas sobre el consumo nos la hacemos cada día quienes nos dedicamos a esto del marketing y la publicidad digital.

Hasta no hace mucho tiempo, la mayoría de los clientes, a la hora de orquestar una campaña de publicidad o comunicación, le orientábamos hacia un modelo mixto de medios tradicionales, esto es, prensa, radio y TV, especializados o generalistas.

Hoy en día, y sin que podamos retornar a situaciones del pasado, estas inversiones aconsejamos diversificarlas, pero sobretodo ajustarlas a la búsqueda de los clientes potenciales allí donde se encuentran.

Esta mañana, de domingo, tan similar a otros días, he estado leyendo la prensa, y me preguntaba Juan Luis en twitter, si en papel o en que soporte?

Me hizo gracia la pregunta, porque ya no recuerdo cuando compre el ultimo diario en papel.

Desde el año 2005 no leo la prensa en papel. Comencé a leer la prensa diaria a través de Google News, evitando así algunos formatos publicitarios, que si bien traían fuertes ingresos a los periódicos digitales, no dejaban de ser un engorro para el lector. En esos tiempos bombardeábamos al lector con múltiples formatos, cada vez que hacia click en una noticia. Hoy algunos continúan con ese modelo, pero la mayoría optan por modelos diferentes.

En 2007 con la irrupción del iPhone, el auge de las pseudo-tarifas planas y el aumento del parque de móviles en España, comenzó una nueva etapa a la hora de consumir contenidos digitales, confirmando las lecturas a través de diferentes aplicaciones, que con la llegada del iPhone 3G a España se ha llegado a una situación más que beneficiosa para el usuario, que ahora puede leer su diario tradicional en formato digital, bien a través de su propia web o bien en su aplicación móvil.

Hoy son muchos los usuarios que no solo consumen contenidos en sus smartphones o en sus tabletas, sino que además generan leads y conversiones al hacer transacciones económicas desde los mismos, lo que conlleva que muchas marcas se planteen opciones diferentes para llegar a más y más clientes.

El consumidor tradicional, en muchos casos, se ha transformado en consumidor digital. ¿Cuántas familias que en 2005 leían la prensa papel, hoy lo hacen en sus teléfonos móviles o en sus tabletas de ultima generación?

En nuestro país y, mas si cabe desde la publicación del estudio de medios digitales de hoy, el consumo de medios tradicionales parece que va descendiendo a gran velocidad, y si en 2009 no teníamos muy claro cuanto crecería la inversión en medios digitales, sobretodo por la incipiente crisis que se nos venia encima, si podemos decir que en este 2010 lo digital se posiciona como tercer soporte, superado solo por la TV y los diarios, aun cuando sus crecimientos son mínimos.

Si a todo esto añadimos algunas facilidades tecnológicas que, desde diferentes estamentos o empresas privadas, facilitan la conexión y el acceso, casi en cualquier momento y lugar, a esos contenidos digitales, podemos concluir que nos vamos convirtiendo en consumidores digitales.

Muchos días tomo un bus en la puerta de casa, la mayoría tienen conexión wifi gratuita a Internet. Uno de los conductores tiene un Kindle de Amazon, algunos viajeros se les ve con un iPod, otros llevan smartphones, casi todos pueden conectarse para consumir contenidos, de una forma u otra. Pueden comprar cosas a través de sus móviles, escribir sobre una noticia, hacer un comentario en su red social y un largo etcetera, que ha conseguido que el consumidor se coloque en la cúspide de la comunicación de las marcas.

Y tú, querido lector, consumes contenidos digitales o tradicionales?

Haz que tu marca sea conocida

Ayer hablaba con algunos amigos de la importancia, hoy en día, de posicionar nuestras marcas en un buen lugar, ya sea nuestra marca personal, como nuestra marca profesional. En definitiva discutiamos como hacer que la marca tal, o la marca pascual, estuviese en una buena posición, para así ser conocida por los potenciales clientes o consumidores.

twitter_logo_125x291

Pienso que actualmente, y más en el momento de cambio económico qué sacude a todo el mundo, debemos posicionar nuestra marca mediante las muchas herramientas que, el mercado, pone a nuestra disposición. Durante los últimos 50 años, este posicionamiento se ha hecho en la prensa escrita, en la radio, y en la todopoderosa televisión. Es cierto que estos medios o soportes, durante muchos minutos al día, y durante una vida en muchos casos, han provocado que, mediante la utilización del spot, conozcamos por la música, por las imágenes, por la voz del locutor, de que marca se trataba. Los mensajes subliminales que la publicidad aportaba, provocaron una avalancha de ventas, como nunca había ocurrido.

Pero ese modelo parece estar caduco. Hoy en día, con la cantidad de herramientas disponibles, las cosas han cambiado, y continúan haciendolo a velocidad de vértigo. Hoy ya no vale con un spot, con una cuña, con un anuncio gráfico en la prensa, hoy, el consumidor quiere opinar, y en muchos casos, convertirse en prescriptor de esos productos.

Para que una marca sea conocida, salvando a Coca-Cola, hoy por hoy, es necesario, además de los típicos anuncios, crear comunidad, utilizar las herramientas de comunicación 2.0, que aportan situaciones, en las que se hace imprescindible hacer caso al cliente, con el fin de fidelizarlo.

Conseguir que una marca pase del anonimato a un estadio superior, no depende, en estos momentos, única y exclusivamente de la publicidad televisiva. Hoy, si cabe, se hace más importante la publicidad online, en todas las vertientes y pantallas conocidas, el pc, la televisión, y el mobile.

Sin embargo, hoy para conseguir esa notoriedad, se hacen imprescindibles las herramientas de comunicación social, o también llamadas 2.0, con las que, no sólo provocamos un ánimo en el consumidor para conocer la marca, sino que además participe, junto con ella, en las decisiones de nuevas campañas, en las mejoras de los defectos, en el target a quien debe dirigirse la marca, y, utilizando las redes sociales, y los blogs, a tratar de conseguir que las marcas, no sean sólo conocidas en nuestro entorno, sino en todo el mundo.

Hace 10 años conociamos a nuestros políticos por sus apariciones televisivas, hoy, y después de la llegada de Obama a la Casa Blanca, más si cabe, el que no tiene un blog, twitter, o un perfil en una red social, no está dentro del mercado electoral. Escuchar a tus votantes lo que haces bien, es muy fácil; sin embargo, aceptar las críticas constructivas o destructivas se hace cada vez más necesario.

La particularidad más importante de la comunicación 2.0 estriba precisamente en el dos, en la dualidad de conversaciones, entre marca y consumidor, entre vendedor y comprador, entre Venta y Compra, proceso en el que entra, en todos los momentos de la transacción, la posibilidad de comunicarnos con el comprador o viceversa.

Con herramientas como el posicionamiento en buscadores, las marcas conseguiran ese nicho de mercado que le llevará hasta sus clientes; y con las herramientas de comunicación social llegarán a conocer los gustos del consumidor, su parecer ante una variante de los ingredientes, a la interacción con otros consumidores, en definitiva a llegar a la creación de una verdadera comunidad en torno a esa marca.

Hoy, después de años en que esa comunicación no existía, y nos limitabamos a comprar, consumir, y en algunos casos, utilizar los buzones de sugerencias, o los teléfonos de atención al cliente, se hace muy necesario, hacer entender a consumidores y marcas, que la dirección correcta con las herramientas correctas, y con el trabajo correcto, les conducirá a un nuevo modelo económico, en el que los prescriptores cobrarán un papel mayor que el que tienen en la actualidad, en el que los blogs profesionales y las redes sociales temáticas, provocarán con la adhesión de sus adeptos consumidores, a un nuevo orden económico.

Las marcas se conocerán de una forma diferente a la actual, pues entonces, ahora el consumidor tendrá la ventaja, de poder comunicar a sus iguales, si una marca es buena o no, si le gusta o no, si es cara o no, etc etc. De alguna forma van a ser los consumidores los que utilizando estas herramientas, se confabulen y alien, para hacer grande y conocida a una marca, o como ha pasado en USA a dejar de lado a esas marcas.

Conseguir un buen vino, como un Ribera del Duero, puede ser fácil, con un enólogo, o un conoocedor de las tierras castellanas, enseñarlo al mundo, también; pero hacerlo conocido en todos el mundo, con un presupuesto acorde a las necesidades del fabricante, se hace muy necesario. Y el consumidor o cliente, ahora si, juega un papel vital.

Si no haces caso al cliente, al consumidor, la marca, poco menos, que acabará en el más triste de los olvidos. Por tanto, en los tiempo que corren, y que se avecinan, se convierte, para dar a conocer mi marca, que utilicemos las herramientas 2.0.

Mucha gente, que inicialmente veía las redes sociales como un elemento para tener contactos, y poder publicitar sus productos, hoy se sienten traicionados por quienes apostamos por la comunicación 2.0, sobretodo debido, al gran desconocimiento sobre el uso de estas herramientas, y a las pocas ganas, de saber como funcionamos.

Que una compañia aérea, un restaurante, una cafeteria, una tienda de libros online, etc, se mantenga en el mercado, hoy por hoy, es viable, siempre y cuando, haga caso sus consumidores-usuarios. De no ocurrir de esta manera, el fracaso está claramente asegurado.

Baja el consumo

La mayoría de los sectores de la economía sufren desde hace unos meses una crisis galopante. De todos es conocido, el caso de la construcción, y los miles de puestos de trabajo, que se han perdido, que se pierden todos los días, y los que se perderán en el futuro inmediato, en sectores tecnológicos, banca, prensa, etc.
Sin embargo a los sectores de consumo no les ha cogido de lejos la crisis: tanto las grandes superficies, como los pequeños comercios, en mayor medida, están sufriendo con cierta virulencia la situación económica.
Hoy hablando con el carnicero de toda la vida, me comentaba, que aunque los clientes siguen siendo los mismos, muchos han bajado el consumo hasta niveles, que han hecho que algunos pequeños comercios se hayan reconvertido e incluso llegado a cerrar sus negocios.
Todos los días nos llegan noticias de nuestro presidente, de nuestro ministro de economía, en las que señalan que no llegaremos al 0,8%. Eso no se lo creen ni ellos. Llegaremos, y ojo porque con estas bajadas de consumo, quizás llegue antes de lo esperado.