celebracion

de celebración en París

Cuando hace un mes reservamos el fin de semana del 19 de septiembre, para disfrutar de 3 días en la Ciudad de la Luz, con mi mujer y mi hijo, celebrando nuestro primer año de casados, no podía pensar que el viaje, el desplazamiento en sí, tuviese tantos avatares.

Desde hace cinco años, cuando quiero viajar, suelo organizar mi propios viajes, y, casi siempre, lo hago a través de Atrápalo, no por simpatía, sino simple y llanamente, porque son de fiar, algo importante, a la hora de hacer una compra de un viaje en Internet.

Sin embargo, y una vez que empiezas a contratar el viaje, me pregunto por qué Atrápalo no informa, con más detalle, a sus viajeros, cuando van a volar a una ciudad como París con una compañía de bajo coste, como en nuestro caso fue Ryanair, aterrizando en una aeropuerto como Paris Beauvais.

La hora de salida del vuelo, se retrasó más de una hora, simple y llanamente, porque el avión no llegaba (ese día hacía buen tiempo en Madrid). El paso de unas turbulencias con nubes normales, de las que ves en cualquier vuelo, me pusieron el estómago del revés. El aterrizaje, como los de Aterriza Como Puedas, pero sin ningún tipo de risa, con botes del avión de un lado a otro de la pista (tiempo meteorológico en calma, mucha calma). El pequeño aeródromo, por llamarle de alguna forma, es un caos, y además a 80 kilómetros de París, con lo que debes tomar un bus, que al menos ante tanta desilusión, circula con mucho acierto.

El vuelo de vuelta, mejor dicho el momento de facturar para poder subir al vuelo, sinceramente de aeropuerto tercermundista. Un mostrador para facturar a 250 personas que vuelan en un Boeing 737 a Madrid. Al mismo tiempo otra compañía facturaba para un vuelo a Timisoara, con una celeridad que he visto en pocos aeropuertos. No sé, ese día debió tocarnos la mala suerte que alguna vez te toca en la vida.

He viajado a aeropuertos pequeños, como Ciampino (Roma) donde, por cierto el transporte a la ciudad no cuesta los 15€ que nos costó en París, Pamplona,San SebastiánLutonSantiago de Compostela, pero lo visto en este de París clama al cielo.

Capítulo aparte merecen todos los pasajeros, de este vuelo o de otros que he realizado en los últimos 7-8 años, desde la aparición de las compañías Low-Cost. Nos podrá gustar más o menos que el máximo peso a facturar sea de 15, 20 o 25 kilogramos, pero debería ser algo a respetar por quienes pretenden volar en esas compañías aéreas. Una cosa es pasar el peso en un kilo o dos, y otra muy diferente lo que compruebo siempre que vuelo con estas líneas aéreas: hay mucho listillo que trata de colar el doble de peso, y arreglar el trámite del sobrepeso, en España hablando español, puede suponer unos minutos de retraso para el siguiente viajero, pero en un país extranjero, sin tener ni idea de inglés o francés, cuanto menos, en nuestro caso, hizo que en Paris, subiésemos los penúltimos al avión. A este tipo de viajeros, que por otra parte tratan de subir maletones enormes a la cabina del avión, deberían penalizarlos de alguna manera. Una cosa es que el vuelo sea de bajo coste, pero otra muy diferente es hacer la vida imposible al resto de los viajeros. Comprobé como los mismos viajeros tenían los mismos problemas en Madrid-Barajas y en París, con el consiguiente sobrecargo de precio que les hicieron.

Finalmente, conociendo la reputación de Atrápalo con las cadenas hoteleras que trabaja, pensaba que el hotel, Abba Montparnasse, de la cadena española Abba, sería tal y como se especifica en la web del buscador de viajes. El hotel cumplía todas nuestras expectativas, en caso de viajar sólo, sin embargo cuando lo haces con un niño pequeño, al menos, pienso que al hacer la reserva, los buscadores de hoteles o vuelos deberían darte alguna opción alterna, algo parecido a lo que hace Google Instant, al realizar una búsqueda de un tema.

Sin embargo Abba Montparnasse, hotel del que por otra parte, unos días después conozco que es utilizado por la compañía aseguradora en que trabaja uno de mis hermanos, para pernoctar en la capital francesa, cuando tienen reuniones con sus accionistas, para familias no me parece el más indicado. En estas fechas no disponía de aire acondicionado. Respuesta: el 8 de septiembre se apaga la máquina de frío. No pedía que se pusiese en funcionamiento, porque yo tuviese calor una noche. Las tres noches que estuvimos en París hacía calor, más si cabe cuando nuestra habitación, en forma de ático, estaba en una quinta planta, que, por otra parte, sus ventanas daban a la calle, con el consiguiente ruido de un barrio tan populoso como Montparnasse.

Sencillamente, para viajar con niños, si hay cambios meteorológicos, si tienes que llevar carritos, varias maletas, os desaconsejo volar con compañías low cost a Paris. Al final el ahorro de costes que supone ese tipo de vuelo, con los transportes hasta tu hotel, supone un coste muy superior al que tendría volar a Orly o Charles de Gaulle con una línea aérea de mayor coste por vuelo.

Visitar París es siempre un acierto, una ciudad que respira de una forma muy diferente a otras ciudades europeas. Estos inconvenientes no han supuesto pasar unos días malos, sino todo lo contrario. Nuestra celebración en Notre-Dame fue como habíamos planeado. Sin embargo para la próxima, sea dónde sea, miraré con qué compañía aérea volamos y a qué aeropuerto nos dirigimos.

y tú, querido lector, cuéntanos tu experiencia con este tipo de compañías low-cost, en tus vacaciones, en tus viajes… etc….

Somos diferentes

Quiero manifestar mi admiración por el juego desarrollado por el FC Barcelona durante todo este año. Me gusta, por encima de todo el buen futbol y, sobretodo, actitudes como las que anoche vi mostrar a Pep Guardiola, Thierry Henry, Andrés Iniesta, Leo Messi, y, hasta a Joan Laporta, cuando pedía celebrar el triplete conseguido, con pasión y, por encima de todo, con civismo.

A las 12.30 de la pasada madrugada, en Rambla Cataluña había concentradas unas 120.000 personas, si comparamos, por ejemplo, con el día que el Real Madrid ganó la Séptima Copa de Europa, son pocos, pues en la Cibeles, aquel día nos dimos cita cerca de un millón de personas.

Sin embargo, que diferentes somos unos y otros, al celebrar los títulos de nuestros equipos. Sé que muchos cules sentirán vergüenza, cuando hoy hayan paseado por la Rambla Canaletas, y vean el destrozo producido, por una auténtica batalla campal, qué además se saldó con la detención de 119 personas. Incluso, después de la solicitud de los jugadores blaugranas, aún los de siempre se saltan a la torera cualquier recomendación de civismo.

Cómo quieren equipararse a todos, cómo quieren que les tratemos igual. Esto es una celebración deportiva, y no una ocasión de reventar la fiesta, de agredir a los periodistas desplazados a informar, ni por supuesto de destrozar todo lo que encontraron por delante. Y, es muy curioso, que en otras ciudades españolas, no se producen dichos altercados de tan gran magnitud, y que, en las celebraciones de otros deportes, no se producen ni por asomo los desórdenes producidos anoche.

De verdad, felicito a todos los barcelonistas por la consecución de los tres título en juego del 2009. Muchos sabéis que soy madridista, y, sin embargo, me gusta el buen futbol, el que me hace disfrutar, como lo hizo anoche el Barça. Pero, con quien no estaré nunca de acuerdo es que aquellos que aprovechan, e incluso, justifican estos actos de barbarie, como tampoco con aquellos, que muestran tanta chulería cuando ganan.

Felicidades

Sencillamente, cuanto deberían aprender de un chiquito llamado Giuseppe Guardiola, pedazo de jugador y mejor persona, quien, después de haber ganado, en año, lo que ha ganado, aun seguirá tratando de quedar en un segundo plano: un ejemplo de por qué somos diferentes.

Un año excelente

Va a hacer un año que comencé a escribir mi blog, éste que leeis, ahora todos los días, unos cuantos amigos y conocidos. El año pasado acababa de cumplir años, y no me pareció un tema interesante para contaros, sin embargo, hoy, ya terminado el 20 de mayo de 2009, he confesaros, que escribir este blog, después de haber cumplido un año más de vida, es una de las cosas por las que más gratificación he recibido en mi vida. Sin comerlo, ni beberlo, sin darle más publicidad, que la de mostrar, cada día o cada dos, las cosas que pasean por mi mente, por mi vida, por mi trabajo profesional, por esas reuniones con gentes del mundo digital, por los encuentros con los chicos del, cada vez más denostado, mundo offline, y por todas las cosas buenas que han pasado en este último año, os quiero dar las gracias.

Hace un año entregaba tal día como mañana los VI Premios Interactiva, que en palabras de nuestro editor, Javier San Román, fueron un éxito. Mañana entregamos los premios de la VII edición. Hace un año no escribí sobre este evento, mañana prometo hacerlo, o al menos el viernes.

Hace un año cumplí 38 años, y por la cabeza pasaban muchas cosas, en cuanto al futuro personal y profesional; hoy, un año después, faltan 4 meses para contraer matrimonio con la persona más maravillosa del mundo.

Regina GomezHace un año celebré mi cumpleaños por partida triple: con mi familia, con la familia de Regina y con Regina. Este año, parecido, hoy con mi madre y mi hermano pequeño, el sábado con mi futura familia política, y hoy con Regina, en un Ristorante Napolitano, que os recomiendo: ToTo` E Peppino.

Hoy, y a diferencia de otros años, ha habido dos colofones, foto y charla después de cenar con VanNilstelroy y Diarra,

colofónRud y MamadouY, un poco antes, cumplido uno de mis sueños: ponerme al fin unos patines en línea, que he probado a las 00.45 de la noche por el pasillo de casa, sin caerme, esto parece chupao, se parece al patinaje en hielo y al esquí.

PatinesMuchos me habéis felicitado por Facebook, otros por Linkedin, lo que más a través de twitter, y toda mi familia, la de sangre y la política, por teléfono, o en persona: a todos, no me queda otra cosa que daros las gracias, una vez más.

En las Navidades y Fin de Año tuve, según algunos, la genial idea de felicitar con un video. Esta vez no, no os preocupéis, pero, las herramientas de comunicación 2.0 si han conseguido, que este año os dé las gracias, por todas las alegrías que tenido ayer día 20 de mayo de 2009, en mi 39 cumpleaños. Gracias por leer mi blog, y gracias por estar ahí. Buenas noches…

La boda de mi mejor amigo

El pasado fin de semana estuve en Roma, aunque no llegó a 48 horas, para asistir a la boda de uno de mis mejores amigos, Giulio Battioni con su novia Chiara Rizza.

Hace 9 años que Giulio y yo nos conocimos en Madrid. Él había viajado a España a cursar un Erasmus de Intercambio entre la Universidad, creo de la Sapienza, en Roma, y la Universidad Complutense de Madrid, para profundizar en sus estudio de Políticas y Relaciones Internacionales.

Después de unos meses de estudio, y con la compañía de otro gran amigo, Eduardo Fernández, nos propusimos hacer el Camino de Santiago, desde Villafranca del Bierzo hasta Santiago de Compostela. Viaje, que aunque inicialmente ibamos a hacer cuatro amigos, al final nos quedamos los tres. Fueron cinco días increibles, que creo recordaré toda mi vida, y contaré a mis hijos y a mis nietos, pues, eran tiempos, en los personal, muy difíciles para mi. Caminar juntos, hablar de la vida, de la salud, de la familia, de nuestras inquietudes, del trabajo, en su caso de la Universidad en Roma, sembró la semilla de la amistad en nuestras vidas. Amistad que dura hasta hoy, y que pretendemos dure toda la vida, aun a pesar de vivir en ciudades diferentes, y no poder tomarnos una caña, o un tinto, que a Giulio le encanta, todas las tardes después de trabajar.

Unos años después, Giulio volvió a Bilbao, después de 3 meses en Palermo, a terminar un Master en relaciones internacionales. Durante esta estancia en Bilbao, Giulio se convirtió en un experto en tapeo, y conocedor de los mejores caldos tintos y blancos de nuestro pais. Años más tarde, viajando por San Sebastian, él ha sido quien nos ha llevado al resto, a las tasquerías, como le gusta decir a él, donde se sirven las mejores tapas, y los mejores caldos. Parece mentira, pero las largas temporadas en el norte y el centro de la península, le han convertido en un excelente catador de vinos, y comidas españolas.

Giulio, un tipo de casi 2 metros, se casó el pasado sábado en la Basilica de Santa Sabina, en el monte Aventino, con Chiara Rizza, una chica de Santa Severina (Calabria), que desde que la conocí hace tres años, me ha parecido la mujer ideal para mi amigo Giulio. La celebración, muy parecida a las bodas españolas, fue de esas que no olvidaré nunca, no por ser en  italiano, idioma, que sin dominarlo, lo hablo sin ningún problema, sino por los asistentes. Aun conociéndonos de tantos años, sólo conocia a su hermano Giorgio, por las referencias de Giulio, y me pareció, aparte de un tio enorme, una estupenda persona. Por supuesto, estaban presentes sus padres, Antonella y Augusto, éste último, a pesar de la enfermedad que sufre hace meses, muy entero, en su papel de patriarca de la familia.

En la celebración faltaba la abuela de Giulio, que falleció hace una semana, y que ha sido una gran perdida para la familia, y, sobretodo, para Giulio, quien adoraba a su abuela, y se que ella también a él. Pude hablar con su hija, Antonella, la madre de mi amigo, quien me agradeció haber estado junto a sus hijo en momento tan importante de su vida.

Matrimonio Giulio e Chiara

He de reconocer, que en varios momentos de la celebración me emocioné profundamente, y algunas lágrimas cayeron de mis ojos, embargado por el momento que estaba viviendo. Mi novia, por estar preparando una oposición, no pudo asistir, pero estuvo presente en espíritu en toda la celebración.

Terminada la celebración es típico en Italia, esperar a los novios, para desearles muchas felicidades, momento en el que las dos familias, junto a los amigos, les lanzabamos petalos de rosas blancas, así como algún atrevido, que le lanzó arroz, aunque esta vez no fuimos los españoles.

Después de nuestro primer camino de Santiago juntos, volvimos a hacerlo al año siguientes, creo recordar verano de 2002, y se nos unieron, dos de los asistentes a la boda, mi gran amigo Jordi, y Andrea, a quien, al ver en la boda, no reconocía. De ser un chavalín desgarbado, flaco y enclenque, quen no podía ni andar, de todo lo que fumaba, me encontré a un Andrea muy cambiado. Evidentemente han pasado 7 años, toda una vida, y le vi muy feliz de nuestro reencuentro.

Andrea e JordiiLanzamiento de petalos

La posterior celebración en Villa Calandra, situada cerca del parque de Villa Ada, nos hizo, ya por fin, relajarnos un poco, y poder hablar durante un buen rato con algunos de los asitentes, a quienes conocía de las múltiples visitas hechas a Roma en los últimos años, con motivos, bien de las visitas a mi hermano, que estudió Teología en Roma, o bien por su Ordenación Sacerdotal , o por esas visitas a mi gran amigo Giulio y su familia.

En esta Villa señorial tuve, además la oportunidad de hablar con más calma con la madre de Giulio, Antonella, y con su hermana, Flavia, quienes me pusieron al tanto del sufrimiento de los últimos meses, de Augusto, su marido y padre, con la enfermedad de Alhzeimer. Departi unps instantes con Carmelita, la hermana pequeña de Chiara. Y después del aperitivo o “recibimiento”, como lo llaman en Roma, pasamos a degustar la gran comida, regada por caldos blancos y rojos, preparada para la ocasión. He de decir, en descargo de algún comensal, que toda la comida estaba excelente, y que, aún a pesar, que duró poco tiempo, al no haber baile, sin embargo fue una celebración entrañable.

img_0698

img_00522Finalmente, llegó el momento de las fotos con la mesa de comensales, en la que los extranjeros eramos los dos españoles. A mi lado tuve a un siciliano, y a un abogado, Maurizio Rossi, compañero de trabajo de Carmelita, la hermana pequeña de Chiara.

img_0688He de confesar, que aún habiendo estado ya en una boda italiana, aunque celebrada en León, fue muy agradable el trato dispensado, a quienes no eramos de la tierra italiana, y a diferencia de otras bodas, no se habló de futbol.

Me gustaría agradecer a las dos familias, Battioni y Rizza, el cariño mostrado a quienes asistimos tan magno evento. Gracias Giulio por ser como eres, y espero que seas eternamente feliz junto con Chiara, tu esposa.

Termino este post, agradeciendo todo lo que han hecho por mí, el pasado fin de semana Marco Pinna y Cristina Cabello, un matrimonio, que nos presentaron mis amigos María y Roberto, el pasado mes de abril en su casa del EUR. Gracias Marco, por acercarme tanto a la boda el sábado, como al aeropuerto de Fiumicino el domingo, a esas horas tan tempranas. Gracias a Roberto y María, por tantas atenciones que tuvistéis conmigo, no sólo ahora, sino desde que nos conocemos. Os estaré eternamente agradecidos. Para mi, estar en la boda de mi mejor amigo, era muy muy importante, y sin vosotros, no habría sido posible, en la manera en que lo ha sido.

Traduzione alle lingua italiana

Lo scorso fine settimana sono stato a Roma, ma non 48 ore per partecipare al matrimonio di uno dei miei migliori amici, Giulio Battioni, con la sua fidanzata Chiara Rizza.

9 anni fa, che Giulio e ho incontrato a Madrid. Egli aveva viaggiato in Spagna per partecipare a uno scambio Erasmus tra l’Università, credo che la Sapienza di Roma e l’Università Complutense di Madrid, per approfondire lo studio delle politiche e delle relazioni internazionali.

Dopo alcuni mesi di studio, e la società di un altro amico, Eduardo Fernandez, di cui abbiamo a che fare il Camino de Santiago, da Villafranca del Bierzo a Santiago de Compostela. Viaggio, anche se inizialmente abbiamo intenzione di fare quattro amici alla fine siamo stati tutti e tre. Cinque giorni sono stati sorprendenti, che mi ricordo di tutta la mia vita e contare i miei figli ei miei nipoti, perché erano volte nel personale, molto difficile per me. Camminare insieme, parlare di vita, la salute, la famiglia, le nostre preoccupazioni, il lavoro, se del caso dell ‘Università di Roma, hanno gettato le basi di amicizia nella nostra vita. L’amicizia che dura fino ad oggi, e noi vogliamo durare tutta la vita, anche se vivono in città diverse, e non essendo in grado di prendere una birra o di un rosso che ama Giulio, ogni sera dopo il lavoro.

Pochi anni dopo, Giulio ritorna a Bilbao nuovamente dopo 3 mesi a Palermo, a completare un master in relazioni internazionali. Durante questo soggiorno a Bilbao, Giulio è diventato un esperto di tapas, e conoscitore dei migliori vini rossi e bianchi del nostro paese. Anni più tardi, viaggiando attraverso il San Sebastian, egli ci ha portato a riposo, a tasquerías, come ama dire, che serve i migliori tapas, e le migliori vini. Sembra essere, ma i lunghi periodi, nel nord e centro della penisola, hanno fatto di lui un ottimo assaggio di vini e cibi di Spagna.

Giulio, un tasso di quasi 2 metri, è stato sposato Sabato scorso presso la Basilica di Santa Sabina all’Aventino, Chiara Rizza, una ragazza di Santa Severina (Calabria), dal momento che ho incontrato tre anni fa, mi è stato come la donna ideale per il mio amico Giulio. La celebrazione, molto simile ai matrimoni spagnolo, era tale che non potrà mai dimenticare, perché non sono in lingua italiana, senza che domina, parlare con nessun problema, ma per il pubblico. Anche conoscendo così tanti anni, si è riunito solo suo fratello Giorgio, da Giulio riferimenti, e ho pensato, oltre a un grande uomo, una persona meravigliosa. Naturalmente, i genitori erano presenti, Antonella e Augusto, quest’ultimo, nonostante la sofferenza per la malattia da mesi, molto complesso, nel loro ruolo di patriarca della famiglia.

Nella celebrazione di Giulio manca nonna, che è morto una settimana fa ed è stata una grande perdita per la famiglia e, in particolare, per Giulio, che la sua adorata nonna, ed era anche lì. Ho potuto parlare con sua figlia, Antonella, il mio amico della madre, che mi ha ringraziato di essere insieme con il figlio in un momento importante della vostra vita.

Devo ammettere che in diversi momenti della celebrazione mi ha profondamente, e sceso da alcune lacrime gli occhi, per il momento, è stato arrestato vita. La mia ragazza, per la preparazione di un opposizione, non ha potuto partecipare, ma lo spirito è presente in tutta la manifestazione.

Dopo la celebrazione è tipico in Italia, in attesa che gli sposi per augurare loro felicità, quando le due famiglie, con gli amici, che lanzabamos petali di rose bianche, e alcuni audaci, che ha lanciato il riso, anche se questo tempo non siamo stati gli spagnoli.

Dopo la prima strada insieme a farlo di nuovo il prossimo anno, mi ricordo l’estate del 2002, e sono uniti a noi, due di quelli che frequentano le nozze, il mio buon amico di Jordi, e Andrea, che, vedendo in matrimonio, non ha riconosciuto. Se bambino uno gawky, magro e malaticcio, Quen non poteva camminare, tutto ciò che fumo, ho trovato molto cambiato Andrea. Naturalmente sono passati 7 anni, una vita, e abbiamo visto la nostra felice reunion.

La conclusione a Villa Calandra, situato vicino al parco di Villa Ada, lo abbiamo fatto, e finalmente un po ‘di relax e di parlare a nome di un buon tempo con alcuni dei presenti, che sapeva del numero di visite a Roma nel ultimi anni, con ragioni, una delle visite al mio fratello, che ha studiato teologia a Roma, o per la sua ordinazione, o per coloro che le visite al mio grande amico Giulio e la sua famiglia.

Questa maestosa Villa avuto anche l’opportunità di parlare con più calma con la mamma di Giulio, Antonella, e sua sorella, Flavia, che mi ha fatto consapevole della sofferenza negli ultimi mesi, in agosto, il marito e padre, Alhzeimer malattia. Ho parlati pochi minuti alle Carmelita, sorella Chiara. E dopo gli antipasti o di “benvenuto”, come si chiamano a Roma, sarà un piacere per noi il grande cibo, annaffiati da vini rossi e bianchi, preparati per l’occasione. Devo dire, in esecuzione di ogni cena, tutti gli alimenti è stato ottimo e, anche se questo è stato di breve durata, in assenza di ballare, ma si trattava di una conclusione familiare.

Finalmente, è stato il momento per le foto con gli ospiti ‘tabella, in cui due stranieri sono stati gli spagnoli. Accanto a me ho avuto un siciliano, e un avvocato, Maurizio Rossi, co-worker di Carmelita, la sorella minore di Chiara.

He devo confessare che, anche essendo stato un italiano a nozze, ma terrà a Leon, il trattamento è stato molto bello, che non erano sul suolo italiano e, a differenza di altri non sono matrimoni di calcio.

Vorrei ringraziare le due famiglie, e Rizza Battioni, l’amore dimostrato a coloro che hanno testimoniato questo grande evento. Giulio e grazie per essere voi, e mi auguro che stai sempre felice con Chiara, sua moglie.

Vorrei concludere questo post, ringraziando tutti voi avete fatto per me, lo scorso fine settimana e Marco Pinna e Cristina Cabello, un matrimonio, abbiamo avuto i miei amici Maria e Roberto, lo scorso aprile a casa sua in EUR. Grazie Marco, più vicina alle nozze su Sabato, come l’aeroporto di Fiumicino Domenica, ora come prima. Grazie a Roberto e Maria, a cui tanta attenzione tuviste con me, non solo ora, ma dato che lo conosciamo. Ci sarà eternamente grato. Per me, essendo il matrimonio del mio migliore amico, è stato molto importante, e lei non sarebbe stato possibile per il modo in cui è.