audi

Inversión publicitaria en la SuperBowl

Desde hace bastantes años, si no recuerdo mal, desde el invierno de 1983 o 1984, sigo con cierta regularidad lo que ocurre en la NFL (National Football League), el deporte rey en el pais de las barras y estrellas. A mitad de los 90, durante una temporada, practiqué este deporte y, de no haber sido por una lesión peligrosa, posiblemente habría podido jugar, quizás, con algunos amigos de infancia, a los que, no se sabe muy bien como, les pico un día el gusanillo del futbol americano.

En aquellos tiempos seguía a jugadores de la talla de Joe Montana, quarterback (QB) de los San Francisco 49er, junto a su fullback, Roger Craig y el widereceiver, Jerry Rice; tiempo después a los Troy Aikman y un largo etcetera. Después de seguir la temporada regular, haciendo el pino puente, pues al no ser el deporte rey en España, había que ingeniarselas para poder ver a 22 tipos dándose mamporros por un balón amelonado.

Todos los años, la temporada regular culmina en la SuperBowl, posiblemente el programa, evento, show más visto en la televisión norteamericana. Hablamos de un partido en el que sólo las entradas para ver la gran final del año, tienen precios superiores a los 1000 dolares. Evento en el que la publicidad cobra una dimensión no conocida en el resto del mundo, por algunos anuncios, que duran 30 segundos se pagan 300 millones de dolares.

Este año, el ganador del trofeo Vince Lombardi, ha sido New York Giants, que gana su segunda superbowl casi consecutiva, contra el mismo equipo, New England Patriots.

Y, por supuesto, quien se hace de oro, es el mundo de la publicidad, la cadena televisiva que emite el evento más visto del año en los Estados Unidos. Algunos de sus anuncios son memorables, con remakes en cuatro superbowls, como el What´s Up? de la cerveza Bud Weiser, que tuvo su réplica 8 años después, con la llegada de Obama.

Este año no podía ser de otra forma, y la publicidad ha sido la gran triunfadora, pese a los recortes, evidentes a nivel mundial, algunos de los anuncios mejor hechos, por su mensaje, lo tienes a continuación:

Todos ellos tienen su momento de gloria, son auténticas obras de arte, la inversión por parte del anunciante, como por parte de la agencia es, sencillamente, brutal, gestionando los anuncios con microsites, perfiles sociales, aplicaciones móviles y un largo etcetera. No hay más que ver el portal que monta la NFL después de cada SuperBowl desarrollando aplicaciones conmemorativas de la SuperBowl para todos sus fans.

La inversión publicitaria, en un evento como éste, supera el orden de las cosas. En Europa, no conozco eventos con una notoriedad y una audiencia tan potente. Sólo es comparable a las Olimpiadas o un Mundial de Fútbol, pero las inversiones, a un solo partido, no tienen parangonen Europa.

Y, sin embargo, pienso que a las marcas que se anuncian en diferentes medios, necesitan mirar la estrategia de todas esas marcas a la hora de desarrollar una estrategia de comunicación que conlleve, por supuesto, una conversión, una venta. Es curioso como Coca-Cola triunfa en todo el  mundo, pero los anuncios de Pepsi de la SuperBowl venden allí donde su competidor no llega. Incluso compañías como CareerBuilder se animan a desarrollar una historía para llegar a sus cliente.

Como puedes ver se trata de una concepto diferente, que poco a poco aterriza en España, gracias a las grandes agencias, y muchos profesionales que se encargan de enseñar a las marcas de aquí, que el modelo publicitario, la inversión publicitaría y la forma de llegar al consumidor debe cambiar. En ello estamos, pero aún nos falta…

¿Viste la SuperBowl? ¿Qué te pareció? ¿Piensas que las marcas en España se han dado cuenta sobre la importancia de invertir en publicidad de una forma integral?

Os dejo algunas imágenes del otro gran show de la SuperBowl: el intermedio.

         

         

         

conduce un Audi

Algunos días atrás hablaba en un post sobre las aplicaciones, que han desarrollado algunos fabricantes de automóvil para el iPhone 3G. Parece que el grupo Volkswägen vuelve por sus fueros, pero en esta ocasión con un par de juegos de su marca Premium, es decir Audi.

Primero fue con el Audi A4 driving challenge, en el que la marca de los cuatro aros nos invitaba a conducir su A4 en cinco circuitos diferentes, teniendo precaución por no salirnos del trazado, y utilizando el acelerómetro del iPhone o del iPod Touch. En cada circuito deberemos dar tres vueltas, teniendo precaución para no derribar los conos, que delimitan la pista, lo que nos causará ciertas penalizaciones.

Después de comprobar el éxito de dicho juego, los chicos de Audi se lanzaron al mundo de las carreras de supersport, desarrollando un juego para el iPhone basado en la mítica carrera de las 24horas de Le Mans, y más concretamente, partiendo del film Truth in 24, que al mismo tiempo da nombre al juego. Aunque no tiene gráficos como los de sus hermanos pequeñor, vease Seat Ibiza o Volkswägen Polo, sin embargo, está dotado de un realismo, que sólo encontraremos en juegos de consola como la PS3, la XBox, o la Wii. Tiene dos modos de juego, Practica y Resistencia, debiendo superar diferentes rivales y obstáculos, con la particularidad de poder repostar en el Pit Stop.

Pienso que Apple, a la hora de ponerse a desarrollar el iPhone 3G, ni por asomo pensaba que llegarían a desarrollarse tantas y tantas aplicaciones, para tantos ámbitos, como juegos para diferentes fabricantes de automóviles, por ejemplo, así como llegar a un número de descargas tan brutal, lo que incluso le ha llevado a organizar un concurso, en torno a la cifra de mil millones de descargas.