20 de mayo

20 de mayo de 2012

Cada año que pasa veo las cosas con mejor perspectiva: hoy he cumplido 42 años y ha sido un día diferente a otros años: la diferencia ha sido como son las cosas hoy y como fueron antaño…

Hoy, nada más despertar con las palabras de mi hijo mayor, he recordado que cumplía años, y como ocurre desde hace algunos, 7 concretamente, mi padre no estaría, ni me llamaría. Sin embargo, su ausencia, todos los días desde hace cinco años, la suplo con la persona mas maravillosa que tengo a mi lado, Regina, y despertar cada día oyendo a mis hijos significa la fuerza necesaria para mirar hacia arriba y dedicarme en cuerpo y alma a mi mujer y a ellos.

No ha sido un cumpleaños más. Me siento joven, estos años no pesan, todo lo contrario me ayudan a vivir con alegría, tratando cada día de hacer felices a los que me rodean.

Ya escribo esta entrada, cuando va terminando el día, porque quiero agradecer las llamadas de mi madre, mi hermano que vive en Murcia, del que vive en Madrid y del que aun no me ha llamado, porque con 5 hijos tiene mucho que hacer. Las muestras de cariño en Facebook de muchos amigos que han tenido el detalle de enviarme una felicitación, unas palabras.

Y quiero finalmente agradecer a todas las personas de la familia de mi mujer, que me hayáis llamado, que hayáis estado en casa, que hayáis enviado mensajes por whatsapp, por email o por SMS y felicitaciones por twitter o Facebook, porque desde que os conozco, siempre me habéis demostrado un cariño, que os agradezco de verdad. Hay fechas en mi vida, que son difíciles para mi, y desde hace 5 años he contado con vuestras palabras de animo, con vuestras conversaciones y con vuestro saber estar.

Quizás hasta hoy no os había dado las gracias y hoy, 20 de mayo, el día de mi aniversario de nacimiento, me parece una excelente fecha para hacerlo.

Gracias finalmente a mi madre, por haber dedicado su vida a sus hijos, gracias por tu educación y por tus palabras cada día de mi vida.

Finalmente no he podido asistir al concierto de Coldplay, las entradas se agotaron en minutos, pero todos vuestros detalles de cariño suplen el no poder asistir.