Medjugorje y cómo mi vida cambio en el verano de 2006
4128
post-template-default,single,single-post,postid-4128,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
medjugorje

Todo empezó en Medjugorje

Medjugorje es una pequeña población situada muy cerca de Mostar en Bonia Herzegovina.

Varios amigos, en el aquel verano de 2006, me preguntaban que había perdido en Bosnia.

Todo empezó a principios de 2006.

Jesús Sánchez, un gran amigo de mi gran amigo Rafa Lozano, tuvo la oportunidad de viajar a este pueblito bosnio para conocer sobre las apariciones de la Virgen que tenían allí lugar.

Si he de ser sincero, aunque creo que ha habido Apariciones de la Virgen, nunca he sido muy de milagros.

Continué siendo escéptico, hasta que tuve la oportunidad de ver la cara de la mujer de Rafa al volver de Medjugorje y sobretodo la de Jesús.

Venían cambiados, como con otro talante y claro esto llamó mi atención y como no la de Rafa.

Sin embargo durante estos meses no fui consciente en ningún momento de lo que la Virgen tenía preparado para nosotros.

Cuando Rafa empezó a organizar el viaje con Jesús y con un par de amigos surgió en mi interior la llamada a acompañarles.

Medjugorje estaba cambiando las vidas de personas cercanas.

Y yo seguía escéptico, más si cabe cuando por temas profesionales no pude realizar ese viaje con mi mejor amigo.

Fue un gran palo. Aunque duró poco. A los pocos días Rafa estaba de vuelta y había cambiado, vaya si había cambiado.

Quedamos en casa de mi madre y entre Jesús y Rafa me contaron todas sus peripecias.

Si bien lo que más me llamó la atención fue sus caras y la frase tantas veces repetidas por Rafa muchos años después:

Qué bien se está aquí. Hagamos tres tiendas, una para ti, otra para Moises y otra para Elías…

¡Qué bien se está aquí!

La Gospa, como dicen a la Virgen María en esta zona de Croacia y Bosnia, puso en mi alma la llama de hacer una peregrinación.

Gracías a Ella y a don Javier Cremades, un sacerdote amigo, conseguí organizar el viaje con dos personas, Javier y Mónica.

De no ser por ellos nada habría sido posible.

El viaje tuvo de todo:

Se nos ocurrió salir en sábado, por aquello de ir acompañados de la Virgen.

Te aconsejo viajar por Europa cualquier otra día. 26 horas de viaje hasta Génova. Una odisea.

Aun así estábamos de vacaciones. Nuestra siguiente parada fue Trieste, para pasar al día siguiente a Slovenia y Croacia.

La costa del Adriático es totalmente diferente a la del Mediterráneo, como puedes ver en algunas de las fotografías del viaje.

Antes de ir a Medjugorje, mi vida cristiana era un tanto mediocre. Me dedicaba a cumplir por cumplir.

No le veía mucho sentido cristiano a lo que hacía, más si cabe tras la muerte de mi padre un año antes, que nunca entendí.

La Virgen nos da una serie de herramientas para vivir en modo cristiano:

“Te invita a la oración, a vivir la Eucaristía, a leer la Palabra de Dios, a ayunar y al rezo del rosario”.

Durante unos meses estuve bajo el manto de la Virgen, empecé a asistir al grupo de oración de casa de Rafa y Lola, rezaba tratando de entender lo que me pasaba.

Aun así, hasta que no han pasado unos años, no entendía nada. A raíz de la enfermedad de Rafa comencé a entender lo que el Señor quería de mi.

Era sencillo y siempre el Señor estuvo a mi lado mostrándome, pero parece que tenía reservadas para mi más sorpresas hasta darme cuenta en enero del año pasado…

No se trataba de hacer cosas sino de ser, de reconocerte como hijo de Dios y descubrir esa vocación al amor y lo que significa.

Medjugorje, hace 13 años, fue el comienzo, y ahora empieza aquí este blog.

Ahora la idea es poder hablar de Dios y de tantas y tantas cosas que el Señor y Nuestra Madre Santa María han puesto en mi corazón en estos últimos 15 meses.

Una última idea: ahora me he dado cuenta de qué significa ser hijo de Dios, y claro me falta mucho por aprender.

Cuando el grano muere, da mucho fruto…

Rafa Lozano

Gracias Santa María de Medjugorje.

1 Comment
  • Cambios en mi vida: el nacimiento de nuestro primer hijo
    Posted at 15:42h, 16 abril

    […] de tres semanas, se casará otro de mis mejores amigos: será otro gran momento de mi vida, de nuestra vida, de mi vida junto a Regina, de nuestra vida con nuestro hijo, en primer término, […]

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.