cambia y deja que te ayuden

Nos desayunamos hoy, gracias a LaInformacion, que la prima de riesgo llega en España a los 507 puntos, que igual a final de año nuestra economía deba salir del euro o que cuanto menos la UE tenga que rescatarnos. Sin embargo uno de los problema endémicos lo tenemos dentro de nuestras propias economías: las pocas ganas de muchos de trabajar, de emprender, de levantarse cada día para ofrecer a los demás lo mejor que sabes hacer.

Hay gremios, mejor dicho personas de algunos gremios, como el del taxi en Madrid, en el que las ganas de ser buen profesional, buen conductor, una persona amable, comprometida con su trabajo están muy lejos de ser una realidad: hoy, como otras ocasiones, aparcar tocando una parada de taxi, medio vacía, para llevar a unos niños a su colegio, 2 minutos, se convierten en un infierno, cuando el supuesto profesional del taxi, comienza a insultar y maldecir por una espera de 1 minuto (real, no es un ejemplo). Pasar de un estado de sosiego, de disfrute de los niños, de previos momentos de trabajo, a otro cuanto menos estresante, produce hastío y, en ocasiones ganas de mandar todo a la mierda.

Hay también personas, sean del gremio que sean, que por el mero hecho de tener un BMW X5, ya se creen con unos derechos adquiridos frente a los demás: fue el caso de hace unos dias, cuando un señor trato de limpiar los cristales a un coche de esta firma en el paseo de la castellana de Madrid, el conductor en lugar de ser educado y pedir que no le limpiasen los cristales, se deshizo de su auricular bluetooth (prohibido para conducir por otra parte), de su cinturón de seguridad y de sus modales, para solar a voz en grito, “como me vuelvas a tocar los cristales te voy a dar dos h…”, eso educación, saber estar, una ecuación difícil de conjugar, parece hoy por hoy.

Ante una situación complicada, de posible corralito, lo que no debemos perder son la buenas costumbres, perder los papeles no lleva a ningún sitio.

Muchos de estos personajes, que pierden la sinrazón en trabajo, en su vida personal, quizás deberían aprender de los emprendedores, de quienes cada día nos levantamos para prestar servicios a nuestros clientes, poniendo todo lo que esta en nuestras manos o articulando capacidades propias o ajenas para sacar adelante lo que nos proponemos, tanto si se trata de servicios de consultoría como aquellos que centrados en un producto, como le ocurre al taxista, pretenden hacer la vida mas cómoda a los demás.

Pasan las horas y descubrimos que vivimos una etapa muy convulsa en lo que a economía se refiere. El emprendedor, el empresario, comprometido con su negocio al 1000 por 1000, trata de encontrar nuevas formas de financiación, nuevas maneras de llegar a sus clientes, de negociar con proveedores, pero siempre con una sonrisa, con un querer hacer lo mejor para los demás, como @taxioviedo que orquesta sus servicios de transporte de pasajeros, de personas, de forma profesional en Oviedo. Aun no he tenido oportunidad de sentarme en su automóvil, pero los comentarios en twitter y los comentarios de quienes han tenido ese privilegio testimonian que la profesionalidad no esta reñida con la educación.

Es importante darse cuenta que el cambio de mentalidad se hace muy necesario para hacerte valer. Lo experimentamos todos los días, en las relaciones humanas, en las relaciones sociales tanto en el ámbito digital como el ámbito mas tradicional.

El cambio es necesario, como necesario es dejarse aconsejar por quienes saben como llevarlo a cabo. Una vez mas es ley de vida.