El mercado: una gran conversación

ConversaciónDesde hace algunos años, cuando una persona  tiene intención de contactar con una empresa, con una marca, desea ser atendido por una persona. Y las empresas que, desde entonces dedican parte de sus esfuerzos empresariales a la conversación con sus clientes lo saben muy bien. Sin embargo desde hace poco estas mismas marcas tratan de encontrar la fórmula que les lleve al éxito. Hoy por hoy la mejor formula parece ser que cada uno de los empleados de una empresa, sus propios profesionales, consigan involucrarse en la conversación de su marca como algo natural, intrínseco a la posición que desempeñan.

El consumidor, cada uno de nosotros, se ha vuelto muy exigente, inconformista. Para llegar al cliente hay que hablarle persona-a-persona: la única forma de generar empatía y sinergías.

El tópico “Repetititon is reputation es cosa del pasado. Si hoy tu marca tiene 400 empleados, tiene 400 portavoces de tu marca. Cada uno de ellos explicará tu marca con matices, con su particular percepción de la marca. Tendremos un único concepto con cientos de formas y contenidos.

Los empleados deben ser los mejores y mayores embajadores de tu marca, y lo serán sí quieres y pones en marcha un programa de Personal Branding mezclado con otro de Corporate Branding que pueda generar canales internos y externos de comunicación.

Allá por 1999 los 4 visionarios que escribieron el Cluetrain Manifiesto ya señalaron que el mercado es una gran conversación. El mando, el control, en este momento lo tienen las personas, que se convierten en artífices e interlocutores que pueden dar o quitar valor a una marca.

Lo que ha ocurrido y sigue aconteciendo cada día es una revolución. Internet ha tenido mucho que ver. La red ha conseguido, en muy poco tiempo y de una forma nada disruptiva, quitarnos la timidez, la vergüenza. Internet nos ha dado voz propia.

No va a ser nada fácil crear una marca con una única voz y múltiples altavoces, pero si no lo haces tus competidores lo harán.

Derechos Imagen: Verlaciudad