libertad

Hablando sobre la libertad de expresión

Nuestra Constitución, la que regula los derechos y libertades de todos los que vivimos en España, declara en su artículo 20:

1. Se reconocen y protegen los derechos:

a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.

b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.

c) A la libertad de cátedra.

d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cual quier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.

2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

3. La ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.

4. Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.

5. Sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial.

Sería, de verdad lo digo, muy interesante leerse este artículo de vez en cuando, despacio, entendiendo lo que dice.

En lo que se ha venido a llamar, en los últimos días, como primavera valenciana, hemos comprobado y visto actitudes desmesuradas de la policía. Posiblemente, en su actuación, se hayan equivocado, pero no debemos olvidar que la policía, incluidos los antidisturbios, tienen una misión en el juego democrático, con el que a muchos se les llena la boca, que es la de mantener el orden público. Muchos, en twitter y en las redes sociales, como @anipmaleno pretenden que ante una actuación policial cuestionemos el respeto a la libertad de expresión.

Durante algunas de esas intervenciones, durante algunas manifestaciones, he escuchado a personas de muy diferente índole proferir insultos contra las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, contra los mismo, que hace unos días daban su vida para rescatar a un eslovaco en las playas de A Coruña, llamarles “putos policías, perros, hijos de puta”. En twitter hay quien defiende que insultar está dentro de la libertad de expresión, como @anipmaleno, y tanto ella como quienes defienden esta postura están muy equivocados. No lo digo yo, lo dice la Constitución, esa de la que tanto les gusta hablar, al recordar en el mismo artículo 20, que el limite se encuentra en la conculcación del derecho al honor.

Algunas personas con las que he intercambiado tweets en twitter, pretenden hacerme entender, algo que ni ellos mismo saben de que va: que la libertad de expresión abarca cualquier tipo de manifestación, de insulto, de lo que sea, y que luego, ya se verá en los Tribunales. Esa libertad de expresión no se puede calificar de de libertad como tal, sino todo lo contrario, de libertinaje.

José Manuel León, presidente regional del Sindicato Profesional de Policía, además señalaba sobre la procedencia de muchos de los manifestantes:

“una de las arrestadas ya está fichada por hurto y otro, por tráfico de estupefacientes. «Este tipo de concentraciones que en principio son pacíficas, se tornan violentas por culpa de los radicales antisistema», que «calientan» a los estudiantes con el fin de que la calle «reviente», afirma el presidente regional del Sindicato Profesional de Policía de la Comunidad Valenciana, José Manuel León. Cuando los agentes empiezan a actuar, entonces se quitan de en medio y dejan a los estudiantes en primera fila”

«Lo que no dicen en los medios de comunicación es lo que han tenido que soportar los policías», añade. Los primeros días de protestas, los policías no llevaban los instrumentos de defensa y protección, es decir, ni cascos ni escudos ni otros protectores. A pesar de los insultos, patadas, escupitajos y mordiscos, los agentes no hicieron uso del material de orden público y las detenciones se llevaron a cabo sin usar la fuerza.

Pero la agresividad de los manifestantes fue aumentando y el lunes estalló. Unas 500 personas se lanzaron contra la barrera policial lanzando piedras, botellas, y adoquines contra los agentes y consiguieron sobrepasarles, por lo que se tuvo que establecer una nueva barrera, esta vez sí, protegida con cascos, escudos y porras para dispersar a la gente. «Nos acusan de brutalidad, pero no hay ningún herido grave»

José Manuel Sanchez Fornet, secretario general del SUP, dicen que caldea el ambiente en twitter. Este policía como muchos otros, nos guste o no nos guste, dan su vida y su trabajo todos los días por la defensa de los derechos y libertades. La policía nacional tiene a sus espaldas haber perdido a 145 miembros en actos terroristas, para atender ahora a personas, que amparadas en la libertad de expresión, pretenden echar por tierra la labor que desempeñan cada día. Si en el Instituto Luis Vives hubo palos de la policía, habría que ver las provocaciones. Hablo por experiencia, ya que participé en protestas estudiantiles de hace algunos años, en las que el celebre “cojo manteca” maniataba a muchos estudiantes para atacar a la policía.

De verdad no seamos hipócritas. Nos podrá gustar más o menos, la actitud de la policía, pero no mezclemos churras con merinas. Ayer, sin ir más lejos, los alborotadores que animan este tipo de concentraciones fueron a tratar de hacer lo mismo en casa de Francisco Camps, por cierto absuelto de supuestos delitos, por un Juzgado Popular hace un mes, y en casa de la Alcaldesa Rita Barberá.

Hablar de derechos y libertades no está reñido con el respeto al derecho al honor de las personas. Hace no mucho, por episodios con mayor carga de violencia, en los que se atacó a los representantes democráticos del gobierno catalán, nadie alzaba la voz con el derecho a la libertad de expresión. ¿Por qué si en esta ocasión? ¿La policía debe ser la diana de todas las protestas?

No me tengo relación con la policía, si bien algunos buenos amigos, son miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, y muchos de ellos han dado todo por este país, para defender los derechos y libertades que un día nos otorgamos, después de muchos años con ellos limitados. Y, si la policía obedece ordenes. Y la actuación de estos días ha podido ser desmesurada, pero en muchos casos los violentos antisistema sólo querían reventar las manifestaciones estudiantiles, amparándose en una libertad de expresión, que ni ellos mismos respetan.

Si lees esta entrada y tienes dudas sobre el ámbito del derecho a la libertad de expresión, te invito a leer la ley que lo desarrolla y la declaración de los derechos humanos que clarifica muchas cosas, así como algunos comentarios al artículo 20 de nuestro ordenamiento jurídico.

Finalmente, escribir este blog, es una forma de libertad de expresión, pero debe ser respetuosa con el derecho al honor de las personas sobre las que se opina. No sólo porque sea un derecho, sino porque es una norma cívica de respeto hacia los demás. Y no, porque mis padres o mis abuelos se hayan ganado, con su esfuerzo y trabajo que podamos disfrutar de este derecho fundamental: cada uno de nosotros nos ganamos cada día el poder disfrutar de la libertad de expresión, cuando hacemos un uso correcto de la misma.

Que paseis un buen fin de semana!!!!

Libertad para acceder a los contenidos culturales

Esta mañana nos desayunábamos con el cierre de la plataforma “Megaupload” por parte del Departamento de Justicia de la Administración Obama qué, por otra parte, considera a los creadores de la citada plataforma como una asociación de criminales, que han provocado pérdidas de 600 millones de dólares a la industria de los contenidos, así como el enriquecimiento de sus miembros con más de 160 millones de dólares.

Las salpicaduras del cierre de esta web han llegado, incluso a España, al considerar el FBI, que el portal Series Yonkis pertenece a dicha plataforma, y por ende debía ser cerrado. Sin embargo, como podemos leer en la portada del portal español, nada tienen que ver con Megaupload:

La empresa Burn Media, S.L., titular exclusiva de dichas páginas desde agosto de 2010, en ningún momento ha tenido contacto ni relaciones comerciales de ningún tipo con Megaupload.
Megaupload es una empresa diferente y, por tanto, completamente desvinculada a los servicios de Burm Media, S.L. Por este motivo, cualquier reclamación por el cierre de la página deberá hacerse a Megaupload, que es la que ofrecía los diferentes servicios de hospedaje a los usuarios registrados.
En España, como en el resto del mundo civilizado, el problema se magnifica, con detenciones y cierres de páginas, desde un lado o desde otro, como ocurría esta mañana con Anonymus al hachear diversas páginas del gobierno americano. El problema como bien señala José Luis Orihuela, en eCuaderno, no reside entre los gobiernos y los piratas, la raíz del problema son las industrias culturales.
Desde hace bastantes años, las industrias qué, en principio, representan a los creadores de los contenidos culturales, se lucran de forma salvaje de esos contenidos, ponen precios desorbitados a los consumidores, haciéndonos pagar cánones, que luego son inconstitucionales, con sistemas anacrónicos de pago por uso de los contenidos. La industria del cine y de la música son los ejemplos más claros. La proliferación de portales, en los que se descargan dichos contenidos, no ya para venderlos, sino para consumirlos, ha sido un hecho durante estos últimos años.
El problema es que el ciudadano, de a pié, con acceso a internet, allí dónde se encuentre, con velocidades de vértigo, no está dispuesto a seguir pagando esas barbaridades por cualquier contenido que quiere consumir. Muchos músicos se han dado cuenta, que no necesitan, ni a las sociedades protectoras de sus derechos, ni a las grandes productoras, para llegar al gran público. Con pequeños sellos discográficos, con estrategias de venta en formatos digitales, con la realización de conciertos en condiciones, se han encontrado un nuevo panorama, en el que, incluso, algunos, cada vez más, utilizamos medios de consumo de contenidos culturales de pago, si si si, de pago, como Spotify, en los que podemos consumir los contenidos, sin necesidad de realizar descargas de contenidos en portales como los cerrados.
En la industria cinematográfica lo que ha ocurrido, lo que sigue ocurriendo, es sencillamente escandaloso, las grandes productoras junto con las sociedades de defensa de los derechos de propiedad intelectual de sus asociados, siempre unos poquitos, aquellos que tragan con todo, aunque cada vez son menos, han conseguido, que en países, como España, el consumo de productos españoles, haya caído hasta lugares nunca vistos, como se decía hace casi un año Alex de la Iglesia, al señalar que la industria del cine no debía tener miedo a Internet.
Hoy Alex se preguntaba, qué pasaría con los contenidos legales alojados en Megaupload. Y yo voy más lejos, dónde queda la libertad de expresión, dónde queda la libertad para el consumo cultural. Con cierres como los de anoche, en plataformas donde algunos o muchos pagaban por descargarse dichos contenidos, la libertad queda pergeñada.
Mientras la industria de los contenidos culturales no atienda a razones, seguiremos tratando de consumir contenidos, mediante descargas en portales como Megaupload, o utilizando diferentes portales de micropago, que no supongan un gasto, tan brutal, para que encima todo el pastel se lo repartan unos pocos.
Para acabar, si hay algún incrédulo defensor de las industrias de contenidos culturales con formatos tradicionales, que lea algunos de los artículos de hoy de Enrique Dans, muchos más clarificadoras que las líneas de este post.

Soy del #15M

Yo #soy15m
Como parte del #15m me declaro una persona pacífica y condeno radicalmente todo tipo de violencia: la de los violentos infiltrados en nuestras manifestaciones, y la del Estado, que ha causado más dolor y heridos. Además, condeno la manipulación mediática que enfatiza la información sesgada, parcial o errónea con el propósito de demonizar a los ciudadanos.

Si me manifiesto en la calle es porque:

Mi participación como ciudadano se ha reducido a votar a listas cerradas cada cuatro años para ver cómo los representantes de los ciudadanos no respetan lo prometido en su programa.

Se hacen leyes a favor de grupos de interés en vez de hacerlas a favor del conjunto de la sociedad.

Se invierten recursos públicos para ayudar a minorías poderosas, y no a quienes están pasando situaciones desesperadas ocasionadas por la especulación financiera.

Los grandes partidos están más preocupados por mantener su poder que por ofrecer soluciones para superar esta crisis histórica.

Está a punto de firmarse un “Pacto del Euro” que consiste fundamentalmente en medidas para reducir la inversión pública en servicios esenciales.

Desde diferentes órganos del estado se ha insultado a los ciudadanos, e incluso se ha justificado el recurso a la violencia contra manifestantes pacíficos.

Como parte del #15m, acepto y respeto la diversidad ideológica del movimiento. Cuando participo en una manifestación no reclamo un régimen o una ideología en concreto, ni un modelo social no democrático, ni la eliminación de los partidos o los parlamentos.

Lo que reclamo es una democracia mejor y más humana que, entre otras medidas, necesita urgentemente:

Cambios en la Ley Electoral para permitir una mejor y más directa representación de los ciudadanos en los parlamentos y una mayor participación ciudadana en las decisiones importantes.

Aprobación de una Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública para obligar a la publicación en formatos adecuados y reutilizables de todos los gastos, decisiones y reuniones con grupos de presión por parte de funcionarios y cargos públicos.

Tolerancia cero a la corrupción de candidatos y cargos públicos, y controles ciudadanos para la exigencia de responsabilidad política.

Separación clara, real y efectiva de los poderes del estado.

Control fiscal efectivo de grandes fortunas y operaciones financieras; eliminación de privilegios fiscales a cargos electos.

Políticas encaminadas a solucionar de forma efectiva los problemas hipotecarios y de vivienda.
Servicios públicos de calidad, fundamentalmente salud, justicia y educación.

Eliminación de las leyes que permiten el control administrativo de Internet. La red ha demostrado ser esencial para la libertad de expresión y para responder al peligro de manipulación mediática.

Por todas estas razones volveré a salir pacíficamente a la calle el 19 de junio, #19j.

Si estás de acuerdo, aprópiate del texto y divúlgalo.

un muy buen periodista, un buen político, una gran persona

Cuando esta mañana retomaba la tarea de escribir en mi blog, aspecto que, desde la Navidades, tenía un tanto en segundo plano, he recibido la trágica noticia del fallecimiento de D. Antonio Fontán, a quien tuve ocasión de conocer hace ya algunos años.

Don Antonio Fontan

Para quienes no sepáis quien es Antonio Fontán, os diré, que fue un sevillano de 86 años, amigo de la defensa de las libertades de éste nuestro pais, estudio la carrera de Filosofía y Letras, licenciándose en Filología Clásica; además de las carrera de periodismo.  Fundo la revista La Actualidad Española, desde 1952 a 1956, y más tarde fue director de la revista Nuestro Tiempo comenzando poco después a dirigir el diario Madrid, que fue clausurado por la ley de prensa franquista.

Fue catedrático de Filología en la Universidad de Granada, en la Universidad de Navarra y en la Universidad Complutense de Madrid. Fue miembro del Consejo privado de don Juan de Borbón, y se da la circunstancia que fue, quien entrego a Don Juan Carlos la carta de su padre, en la que reconocía la legitimidad del reinado de su hijo. Don Antonio Fontan fue el encargado de velar por la salud académica del actual Rey de España.

Fue presidente del Senado en la primera legislatura de nuestra democracia. Además fue uno de los padres de la actual Constitución Española, y fue nombrado por Suarez, ministro de Administración Territorial.

Desde que en 1990 fundase Nueva Revista, se ha dedicado a hacer una defensa a ultranza de los valores de la constitución. En julio de 2008, en reconocimiento a su labor en favor de la libertad y la convivencia pacífica entre los españoles, el Rey Juan Carlos I le concedió el título de Marqués de Guadalcanal.

En unos de sus últimos actos públicos –la concesión a Guillermo Luca de Tena del Premio Calvo Serer en la edición correspondiente a 2006— el presidente de honor de ABC le dedicó estas palabras que resumen mejor que cualesquiera otras las características públicas de Antonio Fontán. Dijo Luca de Tena que “me atrevo a afirmar que la contribución de Rafael Calvo Serer y Antonio Fontán a la consolidación de nuestra libertades y de la democracia ha sido importantísima. Desde posiciones no siempre iguales, ambos dedicaron gran parte de su vida en busca de la reconciliación de los españoles tras la tragedia de la Guerra Civil y los cuarenta años del régimen del general Franco”.

La pérdida de Don Antonio Fontán supone la pérdida de un referente en la transición española. Cuando esta mañana he asistido a su velatorio, en el Colegio Mayor Castilla, al ver a algunos jurista de la talla de Antonio Garrigues, Manuel Jiménez de Parga, Rafael Navarro Valls, no he podido más que hacerme una reflexión muy simple: les debemos mucho a estas personas, tanto los que, siendo pequeños vivimos la Transición, como los que vendrán, somos hijos de la constitución del 78, y debemos un respeto a los padres de la misma. Y cuando un padre hace un comentario, por lo menos, debemos respetarlo. Antonio Fontán, no hace mucho tiempo, alertaba de los peligros que acechaban a nuestra carta magna, con la modificación de determinados derechos y libertades.

Esta mañana he tenido la oportunidad de ver, entre los asistentes al velatorio a muchos políticos, de muy diferente signo político, a algún miembro de la Judicatura, y del Senado, Presidentes y ex presidentes de Comunidades Autónomas, Coronas de flores de diversos gobiernos autonómicos, de SSMM los Reyes de España, de los Príncipes de Asturias, y un largo etcetera.

Se nos ha ido un excelente comunicador, un político que se dejó la piel por su pais, pero por encima de todo una gran persona. Sólo ver llorar a un buen amigo, Luis Pablo Tarín, su muerte, me lleva a afirmar que se nos ha ido una grandísima persona. Descansa en paz Antonio.

Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en Internet”

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia

Léelo y Pásalo, por favor.

regular para unos pocos no es democrático

Llevaba varios días queriendo escribir un post sobre algunos temas interesantes, para el negocio de quienes trabajamos de una forma u otra en Internet, sin embargo, el panorama que vivimos los internautas se ha visto sacudido en las últimas horas por dos noticias, una que va a crear ciertas dosis de inseguridad jurídica en nuestro pais, y, otra, que afecta o mejor dicho nos afecta, en lo personal, por la enfermedad de alguien cercano.

El Gobierno de España, por mano del mandamás de turno, ora Zapatero, se saca de la manga una modificación de las leyes que tratan de regular el mundo digital: desde ahora cuando alguna página no le guste al Gobierno, a la SGAE, o a cualquiera de sus secuaces, podrán cerrarla con una discreccionalidad que camina en el filo de la legalidad. Las leyes, al menos hasta ahora, se dictan para una generalidad: ¿no es ese el espíritu de la ley en España?

Parece ser que no, que aquí para defender a unos y a otros se pueden dictar leyes restrictivas de los derechos fundamentales de otros. El Gobierno con estas medidas pretende amparar bajo su paraguas a todo aquel, que sea criticado por otro, en el uso de la libertad de expresión.

En todos los paises civilizados y democráticos los gobernantes dictan leyes para el pueblo, no para satisfacer las necesidades de unos pocos, como el caso que nos ocupa con la SGAE; ocurre igual con otros colectivos que dicen sentirse discriminados por la mayoría, a los que el gobierno actual de España ha tratado de proteger otorgándoles una normativa que regule sus “supuestos derechos”.

Los internautas, quienes descargamos contenidos, quienes criticamos a personajes como Bautista o como Ramoncín, resulta que ahora vamos a ser tratados como terroristas digitales. Nosotros, la gran mayoría, no somos dignos de las leyes de un gobierno, que sólo dicta leyes para unos pocos. Este Gobierno se deslegitima dictando normas de esta calaña, como señala Enrique Dans hoy en su blog:

Este no es mi gobierno. Esto no es una democracia. Si este país tuviese lo que hay que tener, el sinvergüenza que ha permitido la aparición misteriosa de este “quinto punto”, que ha llevado a cabo este atropello a la democracia, tendría que estar dimitiendo mañana mismo. Esto es equiparable a un auténtico golpe de estado digital, es uno de los episodios más impresentables y alucinantes que hemos podido ver como nación supuestamente en democracia: las leyes no las tramitan los ministros ni el Parlamento, las tramitan los talibanes de los derechos de autor, y hacen con ellas lo que les da la gana sin encomendarse a dios ni al diablo. Se publican, y a correr: lo que opinen los ciudadanos, da exactamente igual.

Cuando pensaba en esta entrada recibo vía twitter la noticia de la enfermedad de Emilio Márquez: muchos le conoceréis, otros muchos no, y, a muchos os caerá bien o mal, es la grandeza del ser humano, tener amigos o conocidos, qué te caeran bien o mal o regular, pero que en un momento de necesidad siempre tienen una palabra de ánimo.

La última vez que vi a Emilio fue el Eats&Twitts, que Antonio Domingo organizo en el Palacio de Hielo de Madrid: estuve hablando con Emilio sobre sus nuevos proyectos, y ya entonces noté que en su rostro algo no iba bien. Pensaba que era algo temporal.

No ha sido así, hoy Emilio en su blog escribe sobre el linfoma que padece. Hasta el día que hablé personalmente con él, nos conociamos por twitter y por leer su blog. Desde aquel día he leido con mayor detenimiento su blog y su twitter, y quiero, expresarle, igual que he hecho hoy en su blog, todo mi apoyo ante esta enfermedad.

Son tiempo complicados Emilio, pero como te decía hoy al mediodía, tu enfermedad es, quizás, un toque de atención, para tí que la sufres, y para quienes te conocemos.

Todo mi cariño para ti, y, cualquier cosa que necesites, me tienes a un golpe de click…. 🙂 🙂 🙂

Todos los veranos igual

Hace unos meses, el PSOE y el PP firmaron un acuerdo de legislatura, con el fin de gobernar en el Pais Vasco, y sacar así a los nacionalistas del gobierno vasco. Durante los últimos dos años hemos asistido, en innumerables ocasiones, a la detención de diversos terroristas, operaciones en España y operaciones en Francia.

Sin embargo, a pesar de todos los logros políticos y policiales, seguimos teniendo un problema muy grave en España, y más concretamente en el Pais Vasco. Mientras sigan existiendo, quienes apoyan, quienes alimentan y quienes crean que la única solución al nacionalismo es el terrorismo, seguiremos con un problema y problema mayúsculo.

Esta madrugada, los de siempre, pero no sólo los que han puesto el coche bomba, sino, y quizás peor, los que apoyan los actos terroristas de unos pocos, hemos asistido a un atentado en Burgos. Esta vez, como ha ocurrido en tantas ocasiones, le ha tocado a la Guardia Civil, en concreto a un edificio de viviendas, ocupado por miembros de la Benemérita y sus familias.

ab

Después de observar como ha quedado el edificio, extraña, sobremanera, que no haya víctimas mortales, 46 heridos, podría haber sido una auténtica masacre. Eran las 4 de la madrugada, todos durmiendo, descansando.

La barbarie de los terroristas de ETA llega hasta puntos insospechados. Nuestro pais lleva sufriendo la lacra del terrorismo casi 40 años, que se dice pronto. Coches bomba, asesinatos a sangre fría, tiros en la cabeza, muerte, terror y sufrimiento. No me cansaré de denunciar esta barbarie, pero sinceramente, pido desde aquí a nuestro Gobierno, y a cualquiera que llegue al poder que jamás vuelvan a negociar con semejantes salvajes.

Atentado2

Eduardo Madinaveitia "cierra por vacacaciones"

Desde hace unos cuantos meses, no se cuantos todo sea dicho, vengo leyendo el blog “Masquemedios“, que magistralmente escribe uno de los grandes de la publicidad de este pais: don Eduardo Madinaveitia, quien no es periodista, sino matemático, y quien al igual que quien escribe, dedica parte de su blog a escribir sobre temas que le apetecen, que para eso es un blog personal.

A finales de la semana pasada, recibí la triste noticia del cierre del blog de Eduardo. Y, aunque yo no soy un habitual comentarista de sus post, sin embargo, si me han ayudado mucho para entender el mundo de los medios en este pais. Él desde Masquemedios, desde el auspicio de 20Minutos, ha dedicado muchas horas, desde hace 16 meses, a provocar ciertas reflexiones sobre el estado de los medios, y a dar datos sobre los mismos.

Hasta ahora todo había ido muy bien, y sin embargo, como ocurre con quienes tocamos determinadas fibras, parece ser que un post del 1 de abril, ha tocado ciertas de esas mala fibras a alguien, y a no se sabe muy bien que asociaciones.

A lo largo de los primeros meses de 2009 desde determinados foros se está poniendo en cuestión el papel de los medios de comunicación tradicionales, sobretodo, los integrados en ciertos grandes grupos, que no paran de tener deudas y más deudas, y que por otro lado, no cejan en su empeño, por un lado de subir los precios, y por otro, de llorar a “papá Gobierno” para que les eche una mano: al cuello es donde tendría que ir esa mano, por el despilfarro llevado a cabo en los últimos años.

Este caso, el de Eduardo, me recuerda en ocasiones al de Enrique Dans, cada vez que habla de la SGAE: seguramente a Teddy le piten los oídos, pero que le vamos a hacer, si en este momento nadie hace crítica a determinados sistemas corruptos, algunos tendremos que hacerlo.

Antiguamente, en los medios, sólo podías escribir una carta al director, que publicaban de “pascfuas a ramos”, si es que la publicaban, porque en la mayoría de las ocasiones acababa en el baul de los recuerdos de la secretaria del director. Hoy, unos años después, quienes no tenemos vocación de periodistas, como Eduardo, tenemos un blog, donde poder hablar de las cosas que pasan en nuestro entorno, tanto a nivel profesional, como a nivel personal.

No quiero echar ninguna leña a los periodistas, sino todo lo contrario: leyendo el post de Eduardo del día 1 de abril, leo determinados comentarios, de determinadas personas, que sin nombre y apellidos, utilizan este blog para sus comentarios personales, que en ocasiones rozan lo soez. Para hablar de problemas personales, como los que se apuntan por parte de un tal elmendas, tenemos programas radiofónicos de determinados grupos de comunicación.

Mostré todo mi apoyo a Eduardo la semana pasada, pero sin embargo me quedó el regusto, de escribir sobre su postura. Muchos los habéis hecho desde entonces, y después de unos días dándole vueltas, me he decidido para mostrar todo mi apoyo, en primer lugar a Eduardo Madinaveitia por haber escrito cualquiera de los posts que ha escrito en estos 16 meses, estuviese o no de acuerdo con ellos.

Pienso, sinceramente, que maniatar la libertad de expresión de una persona, en un país que se dice democrático y avanzado como el nuestro, no hace sino poner el dedo en la llaga, abierta hace unos años, sobre la independencia o no de los medios de comunicación. Escribir sobre la subida o bajada del precio de un diario, y criticarlo, en un momento, en el que la prensa escrita tiende, no a una reconversión, sino a una cierta desaparición, puede poner nervioso a unos cuantos, como así ha sido, pero lo que no puede ser es tratar de maniatar, con maniobras turbulentas más propias de otros tiempo, la libertad de un blogger, de un periodista, o de quien quiera hacer una crítica a una actuación.

En esta ocasión, como en otras muchas, poder “don dinero” ha hecho el resto. Nadie, puntualizo, NADIE de 20Minutos ha dado un ultimatum a Eduardo para tomar esta medida, sino que ha sido una actuación propia, en un momento de reflexión.Vivimos tiempo dificiles para los medios, y como he hablado en muchas ocasiones con la autora de Tecme y Puma, esto no ha hecho sino empezar, y la que viene encima es fina filipina.

Desde aquí quiero mostrar todo mi apoyo a Eduardo Madinaveitia, autor de Masquemedios, para que, efectivamente, reflexiones sobre seguir o no escribiendo tu blog, si bien mi opinión, es que después de un tiempo de reflexión, siguieses escribiéndolo. Personas, con ideas tan claras, nos hacen mucha falta, para que los medios tradicionales, entiendan hacia donde se dirige el mundo de la información y de la comunicación.

GRACIAS POR ESTE TIEMPO Y ESPERAMOS TU PRONTO REGRESO

Adios o hasta luego

Cuando hace dos meses tuve la oportunidad de acercarme a la presentación del libro “el buen adiós” de Jesús Poveda y Silvia Laforet, pensé que lo leería en una semana, y finalmente han sido dos meses exactos.
Aprender a leer, con lo que conlleva en cuanto a la comprension de lo leído, lo hice hace años. Aprender la diferencia entre un adiós y un hasta luego, también. Y, sin embargo, después de leer el Buen Adios, estos dos conceptos han cambiado.
Reflexionar sobre los cuidados paliativos, sobre una información precisa, correcta y bien hecha al paciente en estado terminal, sobre qué es y qué no es eutanasia, y sobre las diversas formas en que la muerte nos llegará, y por las que debemos aprender a vivir con la muerte, como un estado por el todos deberemos y pasaremos en nuestra existencia, me ha llevado a hablar y escribir sobre este magnífico ejercicio de reflexion sobre la vida, sobre el adiós, el hasta luego, y el sentido trascendente de la muerte.
La lectura de esta reflexion, realizada por el prestigioso doctor Jesús Poveda, ha conseguido dar un sentido a las cosas que han pasado en mi vida, y, de cara al futuro, servir como preparación al momento del “hasta luego”, que, ineludiblemente, nos llegará a todos. Como muchos sabréis mi padre falleció hace 4 años, y si bien el doctor Poveda y yo nos conocemos hace mucho tiempo, y el fue de gran apoyo entonces, ahora, al leer sus escritos, consigo cerrar en parte, ese duelo que me ha acompañado desde entonces. Ha habido tiempos difíciles, y aunque el dolor nos acompañe, debemos cerrar esas pequeñas heridas poco a poco. Leer sobre la información al paciente, dando valor a la persona, y tratar de explicar con gestos, con palabras, pocas en ocasiones, con el orden y la limpieza, que se tiene una enfermedad y que con determinados cuidados se puede paliar el sufrimiento, me lleva a pensar, que en el futuro, y sabiendo que las circunstancias de cada uno son particulares, deberemos informar y ser informados con cierto criterios de verdad.
Durante la lectura de este libro, como también sabréis, falleció uno de mis mejores amigos, Rodrigo Mayoral, les prometí a sus padres que les pasaría este libro, pues aún siendo una familia que tiene claros muchos principios, sin embargo, al ser un fallecimiento tan repentino, nos ha dejado a todos muy tocados.

A ambos, a Rodrigo y a mi padre, les diría hoy que han tenido un buen adiós, y un sincero hasta luego, pues para quienes tenemos, mejor dicho, quienes le vemos a la vida un sentido trascendente, podemos decir que dentro de no mucho tiempo nos veremos en el sitio que nos tienen reservado en el Cielo.

Sin ser un libro de cabecera de cama, sin embargo, algunas noches he podido reflexionar al hilo de algunas de las palabras del mismo, junto a aquellas que pude cantar en alguna ocasión,

Tú nos dijiste que la muerte
no es el final del camino,
que, aunque morimos, no somos
carne de un ciego destino.
Tú nos hiciste. Tuyos somos.
Nuestro destino es vivir
siendo felices contigo,
sin padecer ni sufrir.
Siendo felices contigo,
sin padecer ni sufrir.

Cuando la pena nos alcanza,
por un hermano perdido.
Cuando el adiós dolorido,
busca en la fe su esperanza.
En tu palabra confiamos
con la certeza que Tú:
ya le has devuelto a la vida,
ya le has llevado a la luz.
Ya le has devuelto a la vida,
ya le has llevado a la luz

que la muerte es un paso más en nuestra existencia, pues nacemos, vivimos y morimos. Y para cada estado de la vida nos preparamos: durante 9 meses, en el cuerpo de nuestras madres para nacer, durante “X” años para crecer, aprender, vivir, tener familia, y, lo ideal, prepararnos llegado el momento para pasar de este mundo al del Padre.

Reflexionar sobre la vida y la muerte me parece un ejercicio a realizar por todos, para así darnos cuenta, en muchas ocasiones, que lo importante no es tener cosas, sino lo que nos aportan las vivencias, lo que pasa a nuestro alrededor. Perdernos esas vivencias, por el hecho de tener y amasar riquezas, nos convierte, en muchas ocasiones, en seres mundanos.

el futuro de Internet a debate en Europa

Debate que comenzó hace ya bastantes años, cuando algunos señores vieron peligrar sus negocios de los contenidos, se llamen músicos, directores de cine, o cualquier otro que producen contenidos, para que  el resto de los mortales paguemos sus excesos, simplemente cada vez, que oímos una canción, o descargamos un video para nuestro uso y disfrute. En la época de la burbuja de las .com muchos de esos lobbies, comenzaron a darle vueltas a como limitar los derechos o las acciones de los consumidores, a la hora de descargarnos contenidos.

Desde que la sgae, como otras asociaciones de esas que dicen defender los derechos de los artistas cuando producen algún tipo de contenido, se dió cuenta, qué podía sacar tajada de los contenidos, se ha dedicado a perseguir, si si, perseguir a quienes descargamos contenidos en la red.

Tratar de limitar esta facultad, es lo que ha llevado a todos estos lobbies, sean sociedades de autores, operadores telefónicos o políticos esclavos de los votos de los anteiores, a plantear una estrategia, no sólo a nivel de cada pais, sino a niveles supranacionales, como en el caso de la UE.

Enrique Dans se quejaba, y con mucha razón, tanto ayer como esta mañana, del peligro de la votación que hoy ha tenido lugar en el Parlamento Europeo. No ya los lobbies, sino los propios parlamentarios con el hacha de guerra entre los dientes, tratando de limitar nuestros derechos, como ha hecho Sarkozy en Francia.

Prentender lo impretendible ha conducido, como primer revés, a qué el Parlamento haya retrasado la votación de esta directiva a Septiembre. Y como señala Manuel Almeida en su blog, parece que los parlamentarios europeos, ante la presión de los internautas, se lo han pensado dos veces.

Está el patio, ante la celebración de las elecciones europeas el 4 de junio, como para aprobar leyes de este tipo. Sin embargo, creo que es momento de concienciar a todos los actores de semejante panorama, no a ponernos de acuerdo, sino a evangelizar con mayor tesón, a todos aquellos que creen que Internet es una jauría de perros.

Empezando por explicar a nuestros políticos, que los internautas, primero no somos ladrones, ni delincuentes, ni expoliadores de los derechos de autor de nadie, y que, quizás, por encima de ellos, somos lo que menos delinquimos cuando usamos un contenido para nuestro disfrute.

En estos días se han oido voces, qué, seguramente por desconocimiento, han tratado de señalar como ladrones y fuera de toda legalidad a Spotify, a Yes.fm, a YouTube, o a cualquiera que se les pase por sus mentes calenturientas. Debemos mantener la alerta y continuar con pie firme defendiendo nuestras posiciones, pues de aquí a septiembre, parece que nos van a dar bastante caña desde esos sectores.

Es curioso que, no sé si a raiz de esta votación, Esteban González Pons, diputado del PP ha tenido a bien, en el día de hoy, exponer una votación o parecer sobre la SGAE en su perfil de Facebook, en que textualmente propone: “Vamos a votar, ¿cuántos de los presentes piensan que la SGAE, tal y como está configurada, debería desaparecer y ser sustituida por un sistema más racional de defensa de los derechos de autor?”

En dos horas ha creado un serio debate sobre el tema, y esperemos que no sea una iniciativa más, simplemente para hacer ruido y luego retirarse. Necesitamos que los políticos se compremetan en la defensa de los derechos de los internautas, y que no se nos tilde de ladrones o delincuentes desde cualquier sitio.

Los internautas, los usuarios de contenidos, los que, por otro lado nos dedicamos a dar a conocer la cultura con nuestros blogs, con las redes sociales, con nuestros contenidos propios, se nos definda en Europa, con las mismas armas que se defiende a los autores, o qué ocurre, que ellos, algunos de ellos tienen más derechos que nosotros…