fútbol

La Décima

real madridHoy ha salido el sol como cada mañana, es el último lunes del mes de mayo. Hace unos días cumplí 44 años. Hace 16 años llego la Séptima a las vitrinas del Santiago Bernabeu, fue el día de mi cumpleaños. El sábado reclamábamos la Décima.
Han pasado doce años, años de llegar a semifinales, pensando en el objetivo de la Décima. Ahora ya esta aquí, en las vitrinas del club más laureado de Europa. A muchos les pica este hecho. Lo siento por ellos.

Tengo hermanos, primos y buenos amigos del Atlético. Si hubiesen ganado les habría felicitado igual que hice hace una semana cuando ganaron la liga. Pero sentirlo, no lo siento. Esto se llama rivalidad y es sana.

Hay pocos atléticos (conocidos como indios) que hoy se hayan acercado a dar al menos un apretón de manos. Quique Infante ha sido uno de ellos, le honra su apretón de manos. La semana pasada le felicitaba por la Liga y hoy se tornan las banderas. A Fernando Ruiz le ha costado más, le entiendo, pero al final le ha salido la felicitación. Otra vez será. Antonio Domingo lanzo su felicitación personal ayer por la mañana, es otro de los atléticos al que le honra ser por encima de todo una excelente persona.

Hoy vivimos la resaca de la Décima. He leído muchos comentarios al respecto, que si fue un robo, “que se prolongue hasta que marque el Madrid”, que si las palabras de Varanne y un largo etcétera. El fin de los partidos, incluido el descuento, lo decide el árbitro en base a las circunstancias del juego. Quienes se quejaban el sábado noche han olvidado que muchos partidos los ganaron en el descuento y otros podrían quejarse de igual manera.

En la búsqueda de la décima han pasado muchos hitos, ganamos a dos equipos alemanes, Borussia Dortmund y Bayern Múnich, máximo goleador, Cristiano Ronaldo y 41 goles. Apuntes de una Champions ganada en muchos momentos con la heroica de antaño.

La Décima queda para el recuerdo, un recuerdo del presente. Cada año por estas fechas termina la temporada, y este año nuestra selección defienden el Mundial de 2010. Es momento de acabar con rencillas y salir todos a una a hacer un buen papel en la Copa del Mundo.

Este año el fútbol español ha copado las competiciones europeas de clubes. La Décima, la Europa League del Sevilla y ahora toca Mundial de Brasil.

El Real Madrid termina el año con dos títulos, Copa del Rey y Champions League, aunque algunos dirán que el primero es un título menor: ambas contra los eternos rivales, Barcelona y Atlético de Madrid. Este último gana la Liga.

“Como no te voy a querer, como no te voy a querer, si eres Campeón de Europa por décima vez”

Hala Madrid

 

Imagen: Muladar News.

Una única bandera: GRACIAS

Cuando era pequeño, como decía el pasado 8 de julio, recordaba escuchar los partidos de fútbol junto al transistor de mi abuela, corría la final del mundial del 74; contaba con 4 años. Durante muchos años mi abuela, forofa hasta la muerte de su Atleti, soño con el sueño imposible, que España ganase un mundial de futbol o algo similar. En 1994 nos dejó, después de escuchar muchas tardes de domingo a don Matías Prats, sin ver cumplido su sueño.

En diciembre de 1983, nuestra selección de fútbol hizo historia al ganar 12-1 a Malta, y clasificarse para la Eurocopa de 1984. Entonces llegamos a la final, y, por causas del destino, perdimos frente a Francia, con el famoso gol a Arconada. Poco después sufrimos el gol fantasma contra Brasil de Michel, que nos dejó a todos muy tocados, y que continuó con el codazo de Tassoti a Luis Enrique, el penalti de Queretaro, el fallo de Raul frente a Francia, el gol anulado contra Corea en el último mundial… Muchos de estos momentos futbolísticos los viví en primera persona junto a mi padre y alguno de mis hermanos. A él, sin ser un super hincha de ningún equipo, sin embargo, le gustaba tirar unos chuts con sus hijos, y desgañitarse y cada partido de la selección. Siempre quiso ver a su pais en los mas alto, y de nuevo no pudo ser.

Hoy, ayer, 11 de julio de 2010, será un día para enmarcar en un marco, en el marco de las vidas de muchos españoles, que tenemos un sentimiento de unión alrededor de nuestra bandera. Anoche comprobé, a través de varios medios de comunicación, la unión que existe entre todos por un motivo deportivo, que nos debería hacer pensar, para pensar en solucionar otras cosas, que, en estos momentos, nos traen por el camino de la amargura.

2010 se está convirtiendo en un punto de inflexión, no sólo a nivel político y económico, sino por encima de todo a nivel deportivo. Los españoles unidos a través de nuestra bandera, conseguimos títulos deportivos, al más alto nivel, Wimbledon y Roland Garros con Rafa Nadal, vuelta de éxitos para Fernando Alonso en Fórmula Uno, aunque, últimamente parece que no quieren que vuelva a estar entre los dioses del motor, la ascensión de Jorge Lorenzo, Toni Elías y pilotos de 125 en motos, la Copa Davis, etc, etc.

Y anoche llegó la culminación. El pasado 29 de junio de 2008, España, desplegando un juego que jamás le vimos, le disputó a Alemania la final de la Eurocopa. El pasado 7 de julio, hace 5 días, frente a Alemania, les volvimos a disputar la llegada, no al Olimpo sino a su antesala. Anoche 11 de julio, frente a la todopoderosa Holanda, incluidas sus malas artes y sus patadas, llegamos a la cima del deporte rey, a la cima del futbol.

Algunos periodistas, preguntaban anoche a los jugadores qué sentían, qué podían contar sobre el triunfo más importante de sus vidas. Todo eran agradecimientos. Sin embargo, un gesto, que puede resumir el sentir de un pais, que tiene sentimientos y que se emociona, es el de nuestro capitan, Iker Casillas. Un jugador, al que jamás le he oido una mala palabra, que salió de la cantera del Real Madrid, y que ha llegado al Olimpo del fútbol, no sólo a nivel de equipo (tiene muchos títulos ya), sino, como decía el sábado, “ganar un mundial sería la leche”.

Ese gesto, en la entrevista que le hace su novia, la periodista Sara Carbonero, al finalizar la conquista del mundial de futbol dice muchas cosas sobre, no sólo la fuerza de estos jugadores, sino también la espontaneidad para hacer las cosas. Después de todos los palos que ha recibido, incluido el de Urbaneja, que me pareció vergonzoso, Iker se saltó anoche el protocolo, y besó a su novia.

Posiblemente, esta semana o más tardar la que viene, nacerá mi primer hijo, que anoche parecía dar saltos en el seno de su madre, cuando se me saltaban las lagrimas con el gol de Iniesta. Su padre, un servidor, ha visto ganar a su país un mundial de fútbol. Será difícil de olvidar. En la final de la Séptima Copa de Europa, con el gol de Mijatovich, se escaparon muchas lagrimas de emoción. Anoche salieron muchas más. Ese sentimiento, que muchos llevamos dentro, desde la pasada Eurocopa, llegó anoche a su culmen.

Ni con patadas, ni con juego sucio, ni con las peores mallurerías, ni con ayudas arbitrales, nadie ha sido capaz de parar el juego de España, bueno sólo uno, Suiza, que ni siquiera pasó la primera fase, en un partido en el debimos ganar por goleada, pero que da igual, porque somos los CAMPEONES DEL MUNDO.

Viendo, en las horas previas de la final, la ceremonia de clausura del mundial de Sudáfrica, se me ponían los pelos de punta, con sólo pensar que ibamos a jugar esa final soñada.

Y el estallido de júbilo llegó tras 117 minutos de juego, con el golazo de Andrés Iniesta. Han pasado 40 años, 11 mundiales, varias Eurocopas, para decir que no sólo somos el mejor equipo de Europa, sino el mejor equipo de fútbol de planeta. Hemos ganado a los mejores y nos merecemos estar en el Olimpo de este deporte llamado FÚTBOL.

Ahora nos quedan las celebraciones con los jugadores por las calles de Madrid. Ahora ya tenemos una estrella de campeones del mundo en nuestras camisetas. Tenemos al mejor guardameta del mundo, a la mejor defensa, a una media de lujo y unos delanteros de escándalo.

Vicente del Bosque ha recibido muchos palos en este mundial. Como bien él bien dice, este sueño empezó hace dos años en Austria, con la conquista de la Eurocopa. Cuando Vicente jugaba en el Real Madrid, hace más de 30 años, junto a figuras de la talla de Benito, Stielike, Juanito, Santillana, Miguel Angel, etc, etc, nunca se le recuerda una palabra de más.

He leido muchas críticas hacia el posicionamiento de los jugadores en este selección, qué si era mejor jugar con Cesc Fabregas, en vez de con Busquets o Xavi Alonso. pero lo cierto es que con esta filosofía hemos llegado a lo más alto, allí donde todo jugador y entrenador de fútbol sueña con llegar en su vida deportiva. Luis Aragonés lo hizo de fábula y Del Bosque lo ha hecho de lujo.

Convendría no olvidar, que don Vicente, con una filosofía muy similar, llevó al Real Madrid hasta lo más alto del deporte por equipos. Este mundial, para un tipo de la talla y humildad de Del Bosque, supone un premio, el PREMIO, el mejor de todos los premios: defendiendo los colores de su bandera, ganar un Mundial de Fútbol.

GRACIAS A TODOS, A TODOS LOS JUGADORES DE ESPAÑA, por habernos hecho sentir lo que sentimos anoche.

GRACIAS, GRACIAS, MUCHAS GRACIAS.

Llegamos a la final

En 1970 acababa de nacer, cuando Brasil ganaba un Mundial. En 1974 la Naranja Mecánica de Cruyff sucumbía ante Alemania. 1978, la misma Naranja sucumbía ante Argentina, fue el primer mundial con uso de razón, y recuerdo aquel match. 1982, nuestro Mundial, el español, las primeras lagrimas ante la impotencia de la Roja, victoria de Italia, el salto de Sandro Pertini y el gol de Rossi. 1986, la mano de Maradona en México y el golazo contra Argentina, fuera en los octavos o cuartos de Queretaro. 1990, 94, 98, 2002 y 2006 con el robo en cuartos contra Corea, por el arbitro indio o egipcio, un tal Gandur, que nos aguo la fiesta a muchos españoles.

Recuerdo, con especial intensidad, los últimos días de 1983, cuando ganamos 12-1 a Malta: mi padre saltaba de alegría con cada gol de nuestra selección, y vienen a la mente unas palabras suyas, con las que me decía que le gustaría ver algún día a España en la final de un mundial de fútbol. En el verano de 1984 disfrutamos mucho viendo como España llegaba a la final de la Eurocopa, que perdimos con Francia.

Hoy, 7 de julio, fiesta de San Fermin, resuenan en mis oídos la palabras de mi padre: me gustaría ver a España en una final de un campeonato y que gane, seguro que serás leche.

Su sueño se quedo en un sueño, porque hace 5 años y medio dejo este mundo. Hoy, cuando Puyol, defensa central de España marcaba el gol del pase a la final del Mundial de fútbol, algunas lagrimas han salido de mis ojos, al recordar aquellos momentos con mi padre. A su hermano no le gustaba mucho el fútbol, sin embargo recuerdo haber visto con él algunos encuentros, en los que afloró su pasión, la furia española. Él se fue hace diez días.

Hoy, saliendo del 7 de julio y entrando en el 8, no puedo por menos que sentir una alegría muy grande y profunda. En el año que cumplí 40 años, en el año que va a nacer mi primer hijo, dos años después de ganar la Copa de Europa de selecciones, precisamente, frente a Alemania, nuestro equipo de fútbol va a jugar su primera final de un
Campeonato del Mundo de selecciones.
Después de pasar el rodillo a los alemanes, hasta ahora la mejor selección del campeonato, nos espera una fiesta, la de la final, frente a Holanda, la Naranja Mecánica.

Esta generación de futbolistas está haciendo historia, historia grande de España. Ellos engrandecen cada día que pasa el juego del fútbol. En una liga, como la española, donde los extranjeros vienen pagándose cifras de otra galaxia, los de la cantera, los foráneos, están a un paso de convertirse en campeones del mundo.

Llegamos a la final, la suerte esta echada…

Continuara

Ciao alle Due, Welcome Alonso

El pasado martes me iba a dormir con el sinsabor de la liquidación del contrato, que unía, desde 10 años, a Michel Salgado con el Real Madrid. “Il due“, como era conocido en el mundo del futbol, ya tuvo la oportunidad de salir del mejor equipo del mundo del siglo XX, con dirección a Italia, pero Florentino Pérez, en su primer mandato al timón de la nave madridista, no solo le renovó, sino que firmo una clausula, que Michel se gano por derecho: en caso de rescisión de su contrato antes de tiempo, por parte del Real Madrid, éste le pagaría la totalidad de lo firmado y que faltase por cumplir del contrato.

salgado1

Con muy pocos jugadores del mundo se hacen este tipo de concesiones, y menos aún con quién, además, por aquella época acaba de contraer matrimonio con la hija del máximo rival en la Presidencia: Lorenzo Sanz. Sin embargo, una vez más, y eso pasa en pocos clubes de fútbol, reinó, no sólo la paz, sino que hizo que Michel fuese considerado, durante muchos años, un estandarte del espíritu madridista junto a Raúl González Blanco.

Defendiendo los colores de la Selección Española, de la Roja, fue uno de sus standarte en el último mundial, a pesar que Luis Aragonés pensase que él, junto a Cañizares y Raul formaban el tridente discordante con sus postulados futbolísticos. Ellos tres, siempre, han defendido a muerte a su equipo y a su país.

Y, mientras asistimos al adios de Michel Salgado, nos llega la excelente noticia, de la salida de Xavi Alonso del Liverpool con dirección al coliseo madridista. Uno de los culebrones del verano, en cuanto a fichajes se refiere, acaba con final feliz.

imgXabi Alonso2

El Real Madrid necesitaba un medio centro, un director de orquesta, alguien de aquí, de esa selección que ganó la Eurocopa, un Cesc, un Xavi Alonso o un Xavi, el del Barça. Éste y el primero eran complicados, pero el de San Sebastián llevaba en la órbita madridista muchos años.

Ahora sólo falta que la nave madridista continúe desalojándose de quienes no cuentan para el futuro inmediato.

El Real Madrid necesitaba de esta revolución desde hace tiempo, pero no tenía un tiburón, como presidente, con la suficiente personalidad para traer a la “cream de la cream”, y despedir a quienes no valían para defender el espíritu de Di Stefano.

Somos diferentes

Quiero manifestar mi admiración por el juego desarrollado por el FC Barcelona durante todo este año. Me gusta, por encima de todo el buen futbol y, sobretodo, actitudes como las que anoche vi mostrar a Pep Guardiola, Thierry Henry, Andrés Iniesta, Leo Messi, y, hasta a Joan Laporta, cuando pedía celebrar el triplete conseguido, con pasión y, por encima de todo, con civismo.

A las 12.30 de la pasada madrugada, en Rambla Cataluña había concentradas unas 120.000 personas, si comparamos, por ejemplo, con el día que el Real Madrid ganó la Séptima Copa de Europa, son pocos, pues en la Cibeles, aquel día nos dimos cita cerca de un millón de personas.

Sin embargo, que diferentes somos unos y otros, al celebrar los títulos de nuestros equipos. Sé que muchos cules sentirán vergüenza, cuando hoy hayan paseado por la Rambla Canaletas, y vean el destrozo producido, por una auténtica batalla campal, qué además se saldó con la detención de 119 personas. Incluso, después de la solicitud de los jugadores blaugranas, aún los de siempre se saltan a la torera cualquier recomendación de civismo.

Cómo quieren equipararse a todos, cómo quieren que les tratemos igual. Esto es una celebración deportiva, y no una ocasión de reventar la fiesta, de agredir a los periodistas desplazados a informar, ni por supuesto de destrozar todo lo que encontraron por delante. Y, es muy curioso, que en otras ciudades españolas, no se producen dichos altercados de tan gran magnitud, y que, en las celebraciones de otros deportes, no se producen ni por asomo los desórdenes producidos anoche.

De verdad, felicito a todos los barcelonistas por la consecución de los tres título en juego del 2009. Muchos sabéis que soy madridista, y, sin embargo, me gusta el buen futbol, el que me hace disfrutar, como lo hizo anoche el Barça. Pero, con quien no estaré nunca de acuerdo es que aquellos que aprovechan, e incluso, justifican estos actos de barbarie, como tampoco con aquellos, que muestran tanta chulería cuando ganan.

Felicidades

Sencillamente, cuanto deberían aprender de un chiquito llamado Giuseppe Guardiola, pedazo de jugador y mejor persona, quien, después de haber ganado, en año, lo que ha ganado, aun seguirá tratando de quedar en un segundo plano: un ejemplo de por qué somos diferentes.

puro espectáculo = Barça vs Manchester

Hace muchos años, casi 25, cuando comenzó mi afición por el Futbol Americano, me conjuré para siempre, que cuando un equipo español jugase en Europa o a lo largo y ancho del mundo, aun siendo hincha del equipo con mayor rivalidad, como en mi caso, hincha del Real Madrid, mi corazón estaría con el equipo de mi pais.

Y por encima de todo ante el buen futbol, ante un equipazo, como el Barça de esta memorable noche, 6 de mayo, sólo debo quitarme el sombrero y dar la enhorabuena al equipo que juega bien. Ante la mezquindad y la tacañería a la hora de jugar al futbol sólo cabe practicar futbol de salón, de tiralíneas, de escuadra y cartabón. El Chelsea se merece donde está, semifinalista de la Copa de Europa, con un juego rácano, rácano y rácano.

Quizás el Barça ha pagado el cansancio del sábado pasado en el Bernabeu, pero ha salido la casta y la fuerza en los momentos importantes, y al final llegó el premio. El Chelsea se ha dedicado durante 180 minutos a especular con el resultado. Y al final del partido, Drogba se ha pasado. Y junto a Hiddink tienen la poca de vergüenza de sugerir, que la UEFA no quería que se repitiese la final del año pasado.

Oir a Messi decir que Andrés Iniesta se lo merece todo, darle mil pases, para que meta goles y más goles, es digno de admiración. Como hablaba con otros madridistas esta noche, qué envidia me dan esos jugadores, que no se lo tienen creido. Xavi señala que en el minuto 89 todavía creían poder ganar, y lo que ha hecho Iniesta es increible.

el clásico: 2-6

Anoche tenían algo que celebrar, y además merecido. Golpear, de esa manera al eterno rival, fue algo no esperado.

En las horas previas, afición y jugadores, nos conjurabamos para tratar de dejar la lucha por el campeonato al rojo vivo, con un punto de diferencia a cuatro jornadas para el final. Sin embargo, una vez más, todo fue un espejismo que d 18 minutos.

La fórmula anti-sistema, planificada en la horas previas por Juande Ramos, duró, lo que tardo el Barça en despertar. El Real Madrid nunca ha jugado este año como el Chelsea, con presión organizada, maniatando al contrario. Lo de anoche fue, eso, mero ilusionismo, mera ilusión de patio de colegio, cuando sabes que enfrente tienes a los mejores jugadores del colegio, inspirados, además, por alguien del colegio, que ya lo ganó casi todo. En 30 minutos la diferencia era de 1-3.

Ayer, anoche, sólo había un equipo de fútbol sobre el Bernabeu; el rival eramos una mera comparsa.

El Real Madrid, como otros muchos, entre los que se encuentra también el Barcelona, es una de las más grandes instituciones deportivas del mundo y, sin embargo, desde hace tres años practica un fútbol rácano, tacaño, nada vistoso. Ha ganado dos ligas seguidas, es verdad, pero en alguno ocasión yo mismo, de aburrimiento, he salido del estadio de Chamartín, eso, aburrido. Muchos años fuimos un referente mundial, hoy somo uno más del montón.

El compromiso, eso que nos piden muchas empresas, tan necesario en un deporte, con tu trabajo, con el club que te paga, con tus compañeros… debe ser total, como lo que ha conseguido Pep Guardiola nada más llegar al Barcelona. Ah, porque si alguien lo desconoce, el Barça tiene prácticamente el mismo grupo de jugadores que el año pasado. Lo que ha cambiado es la actitud y la adtitud.

A nosotros sólo nos queda el consuelo de terminar segundos, en el año que el Barcelona pasó como un rodillo por el Santiago Bernabeu. Ayer no sentí vergüenza, como en otros choques, lo de anoche se veía venir, visto el juego de uno y otro durante todo el año: pues el Madrid no se iba a cerrar en su campo esperando las contras… hubiese sido un suicidio, como lo fue practicar una defensa presionante por un sólo jugador durante 15 minutos.

Muchos, nuestros primos atléticos, se reirán de la derrota, bueno ellos ya tuvieron su ración parecida, sin embargo, a mi, que me gusta el buen futbol, el Barça de este año me ha enamorado. Nunca seré aficionado de otro club que no sea el Real Madrid, pero si reconoceré siempre el buen futbol, el buen deporte.

El Real necesita un cambio total, y posiblemente no venga bien un cambio a lo Florentino, de muchos millones, de grandes estrellas, ni de renombre. El sustituto de Carles Pujol, central del Barça, no ha venido del extranjero, sino de la cantera, es Piqué. Los centrocampistas mejores del mundo, Xavi e Iniesta, vienen de la cantera. El mejor delantero del mundo, Messi, aun siendo argentino, viene de la cantera. Y luego está el compromiso, eso que tanto falta hoy en el futbol.

Un clásico para recordar, un clásico qué hizo honor al buen futbol, el clásico del 2-6, en definitiva un excelente partido de futbol, una excelencia para los ojos. Sabiendo de las maneras de Guardiola, sólo me queda expresar mis felicitaciones sinceras a todos los hinchas del Barça que visitáis este blog, esperando que no haya algún desalmado, que el día de ganar el título se acuerde de la madre del subcampeón.

FELICIDADES BARÇA. A POR EL CHELSEA. A POR EL BILBAO.

Violencia en el juego

Antes de ayer, después de la épica remontada que hizo el Real Madrid, seguida en parte por TV y parte por medios online, quede plenamente convencido que, al tratarse de un deporte de competición, se pueden dar muchos y diversos resultados, que en todos los casos convergen a tres: derrota o victoria, aunque en algunos cabe el empate, vamos las tablas, pero no en el caso que me ocupa.

Es un hecho, más que  probable, que sea el Barça el equipo que gane este año la liga española, aunque podría ganarla el Real Madrid, con su juego errático, y hablaríamos de las probabilidades, escasas eso sí, de producirse este hecho. Que triunfará uno u otro es un hecho, y siempre con juego limpio de por medio.

En el encuentro del martes, entre Real Madrid y Getafe, cuando el luminoso marcaba tablas, 2-2, Pepe, defensa brasileño del Real comete penalty sobre Casquero al empujarle dentro del área. Lo que vino a renglón seguido pateando al jugador getafense cual balón de futbol americano, sinceramente no es normal.

Muchos de los lectores de este blog saben, que soy hincha del Real Madrid, y quizás hasta ayer, en muy pocas ocasiones me he arrepentido, no de ser hincha del Real, sino aficionado al futbol, al ver episodios, como el de Goiko a Maradona, el de Juanito a Matthaus, o el del martes de Pepe.

Muchos me llamarán extremista, pero sinceramente, por el bien del futbol, como espectáculo, la sanción a imponer a Pepe debe ser ejemplar, por parte del Comité de Competición, como por parte del Real Madrid. Como, en muchas ocasiones han dicho algunos presidente, el Real Madrid, como institución está por encima de las personas.

El desprestigio que supone visionar esas imágenes es mayúsculo. Esos carniceros deben desaparecer del fútbol. Patear la espalda y la pierna a un contrario cuando está en el suelo es, no desagradable, sino barrio bajero, y muestra qué tipo de personas defienden los colores de un club señor como el Real Madrid. Pensamiento trasladable a cualquier equipo del mundo.

La violencia en el deporte, sea practicada por los jugadores o por los aficionados, debe ser erradicada con medidas ejemplarizantes. Y sobretodo, deberíamos aprender de jugadores y aficionados de deportes como el futbol americano o el rugby, que siendo de contacto, sería comprensible ciertos golpes, pero no lo visto el martes en el Bernabeu.

De cara al futuro, entidades del prestigio del Barça o el Real Madrid, deberían plantearse contratar o seguir manteniendo a jugadores, que se permiten el lujo de patear a un contrario. Si al finalizar este partido no entendí porque algunos jugadores del Getafe fueron detrás de Marcelo, ahora 48 horas después, y visto lo visto, y que este chico, que aun no ha demostrado nada, se paso un rato sacando la lengua a compañeros de profesión…

Hablaba esta mañana con un madridista y, los dos, pensamos, que el club de nuestros amores deberá tomar medidas ejemplares para evitar hechos como los del martes, y sobretodo sonrojar a aficionados, hinchas, espectadores y prensa, no sólo de este pais, sino de todo el mundo.

machada en el Bernabeu

Hoy tenía que haber ido al Bernabeu, a ver el derby con los chicos del Getafe. Tenía que hacer cosas más importante, y aunque algunos dicen que el Madrid aburre, sin embargo hoy salió esa raza, que ya salió hace dos años, para muestra, los tres goles de hoy.

1-1 Minuto 45. Higuain

A cinco minutos del final perdíamos 1-2, falta, y gol de Guti

Casí al final, penalty contra el Madrid, paradón de Iker Casillas, y a renglón seguido chicharro de Higuaín, minuto 90

El Real Madrid sigue a lo suyo, con suerte en ocasiones, pero a lo suyo. Y si al final llega la alegría de ganar el título…….

Un gran derby

Fue uno de los derbys quizás más esperado. Hace 6 días los chicos de Abel y Cerezo, sin hacer un gran juego le endosaron 4 al Barcelona, y claro su moral andaba por las nubes, aunque esto es un tópico de los últimos 30 años: si ganas al Madrid en el Bernabeu, salvas la liga. Es uno de los tópicos de los cules y los atléticos, por el que daba igual como quedases en la liga, siempre y cuando hubieses ganado al Madrid.

Un año más, y van cro que once, los inquilinos del Manzanares no ganan en Chamartín. Hay que remontarse a la época de Paulo Futre. Hoy las cosas han cambiado. Los atléticos sueñan durante todo el año con este match, y luego llegan y la pifian, como pasó el sábado.

Quizás, y que me perdonen los madridistas, yo lo soy desde hace muchos años, el sábado pudimos salir escaldados de nuestro campo. Si el Kun Agüero llega a tener bien enfocada la escopeta, un dos a cuatro no hubiese sido nada extraño. Pero, desde hace unos cuantos años, al Atleti cuando se enfrenta al Real Madrid le entra una pájara difícil de entender, y al final, o empatan, o salen derrotados.

En muchos momentos del sábado, frente a un equipo errático y preocupado sólo de defenderse, como gato panza arriba, el Atlético pudo llevarse una goleada a su favor del Bernabeu. No sólo no fue así, sino que si el Madrid, hubiese tenido a un holandés más compañero, los efluvios del Atlético, habrían acabado como antaño. Un baño, con las aguas de la Cibeles, y a casa.

Lo que, realmente, comienza a ser preocupante, y esperemos que cambie, es que jugadores de cierto renombre que juegan en el atlético, para triunfar, y consagrarse en el mundo del futbol, deban salir de este club centenario, vease el caso de Torres, que en el Liverpool no sólo se ha hecho un hueco, sino que en sus dos primeros años, ha marcado goles y logrado título, que en el Atlético, quizás nunca hubiese logrado.