Cataluña

Cataluña isn´t different. Cataluña is Spain

Después de la manifestación montada el sábado pasado, previo a la final del Mundial de fútbol, por los independentistas catalanes, y después de ver el debate del Estado de la Nación del día de ayer, me quedo con las celebraciones por haber ganado el Mundial en la Plaza de España de la Ciudad Condal. No tiene desperdicio.

Cataluña es España.

Tradiciones Nacionales

Hace algunos meses y, desde hace algunos años con mayor frecuencia, se habla mucho de la diferencia entre nacional y nacionalista.
Pero no pienses que vengo a hablarte de política, sino de cultura, o mas bien de espectáculos, que luego veremos si pueden catalogarse de cultura o no.
Desde la época de Francisco de Goya, quizás antes, en España se celebran diferentes espectáculos que tienen como protagonistas a personas y a uno o varios toros. Es una tradición que nos gusta, no a todos, pero si a unos cuantos, no solo en España, también en Francia, y en muchos países de America del Sur.
No me refiero solo a los espectáculos de las corridas de toros; hay muchos pueblos de España que celebran encierros, fiestas y otros espectáculos donde el toro tiene un gran protagonismo.
Hace unos meses, en el ejercicio de sus libertad, y de la facultas que nos otorga nuestra Constitucion, algunos ciudadanos catalanes decidieron presentar una ILP (iniciativa legislativa popular) en la que solicitaban la prohibición de celebración de corridas de toros en Cataluña.
En Cataluña habra personas a las que les gusten los toros, como el apoderado de Jose Tomas, y, a quienes, no les haga ni pizca de gracia. Pero es la gracia de la democracia y la libertad, hay cosas que me gustan y otra que no.
Al mismo tiempo, en otras comunidades autónomas, como Valencia, Madrid o Navarra, han salido a defender la fiesta o el espectáculo de los toros, y han querido refrendar esa postura declarando la fiesta como de interés general.
En el polo opuesto está el futbol, y, que quede claro que soy aficionado al mismo desde el principio; el fútbol es otra tradición en España, tenemos grandes canteras como la de Lezama, en Bilbao, la de la Masia, del Barcelona, o la del Sevilla. En este deporte nacional, que se practica a nivel de todo el territorio, subvencionado con fondos públicos, y privados, por supuesto, habrá personas a las que les guste y a quienes no.
Alguien me dirá que no vale la comparación, ya que en el fútbol no hay “tortura” a un animal. Cierto no la hay.
Mi reflexión va en dos direcciones:

1. Tanto los toros como el fútbol son tradiciones nacionales, subvencionadas en parte con fondos publicos, a unos les gustan y a otros no, pero, con nuestros impuestos se financian ambas cosas. El pasado miércoles en el programa 59 segundos, la escritora Lucía Etxebarría abogaba por el planteamiento absurdo de, como a mi me parece una tortura, que mis impuestos no vayan a pagar lo que no me gusta: perdone señorita escritora eso se llama demagogia. A mi no me gustan políticas que desarrolla el gobierno, y, no por ello, dejo de pagar mis impuestos o monto un pollo, lamentable, como el que se vio el miércoles.
La fiesta de los toros, como otras muchas cosas, deberá ser vista y atendida por quienes les gusta y por quienes apreciamos que forma parte de nuestra cultura, pero no exigimos con manifestaciones, en las que en muchas ocasiones se roza la violencia, que el toro es sagrado o que el toro es nuestra vida.
El espectáculo de los toros es una tradición nuestra: decir que solo el 1% de la población los ve, o que según una encuesta de Gallup, al 72% no le gustan los toros, no es demagogia, simplemente es una encuesta, y ese tipo de encuestas están anquilosadas, como lo están los grps o los sistemas de medicion publicitaria tradicionales.
Efectivamente son encuestas, y, pueden ser extrapolables, que no quiere decir que sean reales.
Si, finalmente, el Parlamento de Cataluña, suprime la celebración de las corridas de toros en Cataluña, no quitaran, a los que no gustanos toros, la posibilidad de volver a ir a la Monumental de Barcelona a disfrutar de Jose Tomas. Continuaremos viendole en otras plazas. Sin embargo, con este tipo de políticas, en las que aparece un sentimiento nacionalista, se corre el peligro, de llegar a la segunda reflexión.

2. Desde hace algunos años, en el mundo del fútbol, ocurre algo curioso: algunas comunidades autónomas, por temas de pura economía en unos casos, y, en otros, por razones históricas, políticas y nacionalistas, comenzaron a desarrollar la historia de las selecciones nacionalistas de fútbol: la catalana, la andaluza, la vasca, la gallega, etc, etc.
Por razones económicas, por razones de dar espectáculos de fútbol en Navidades, a los chavales, puedo entender esas selecciones, aunque quedaría mejor: como hace Zidane, los amigos de Sergio Ramos (andaluz) contra los amigos de Xavi Hdez (catalán). Muchos de esos jugadores, en aras de dar y ofrecer un espectáculo, en muchas ocasiones se ven envueltos en unos embolados muy curiosos, sobretodo cuando aparece el componente nacionalista.
Sin embargo, y, en el caso de Cataluña, es fehaciente, la celebración de esos encuentros tiene una connotación mas política que deportiva. Se abandera el nacionalismo catalán exarcerbado, como el de Joan Laporta, identificandolo con un deporte, y además, a diferencia de los toros, provoca una serie de hechos, que desembocan en violencias verbales y en ocasiones, hasta físicas.
España sigue siendo una nacion, con diferentes costumbres, a unos nos gustan los toros y a otros no; a unos les gusta el futbol y a otros no.
Pero llevar ambas tradiciones nacionales al ámbito de la política y, al ámbito de la politica nacionalista, caso de Cataluña, además puede llevar consigo reacciones encontradas.
A mi, y es una opinión muy particular, me ha dado la impresión que el Parlamento Catalan, en ese camino de dar palos de ciego, trata de contentar al nacionalismo exarcebado, el de izquierdas, al que no le gustan los toros, como tampoco que jugadores de fútbol catalanes defiendan los colores de la selección española, la de su país. Ambas tradiciones son de todos los que vivimos en España, a unos nos gustan, a otros no: con nuestros impuestos se subvencionan ambas, como otras cosas que gustan a unos, y a otros no.
Si con ello el Parlamento catalán, busca la separación, independencia, o lo que sea, de España, lo lleva crudo, pero muy crudo. Si deciden que no se celebren mas corridas de toros, en Cataluña, que lo haga, esta legitimado para hacerlo, pero luego que no pidan subvenciones para temas relacionados con las fiestas de los pueblo, donde se pone fuego en la cornamenta de un toro: eso si es tortura.
Me gustan los toros, en mi familia hay un torero, ya retirado, pero torero, y me gusta el fútbol: yo seguiré iendo a estos espectáculos, y defenderé a quienes quieran verlos, en Cataluña o en Galicia; en Canarias o en
Mallorca.
Como apunto el apoderado de Jose Tomas, ahora toca dar la batalla contra los toreros, como torturadores de animales; sin embargo en Canarias se permiten las peleas de gallos. Después de ver una, hace unos días, no se que mas tortura, ver a 20 energúmenos gritar a dos pollos, o aplaudir a un seńor que en el afán de ofrecer un espectáculo, se pone delante de un toro de 500 o 600 kilos, y le da veinte pases, jugandose la vida en cada uno de ellos.
En definitiva son tradiciones nacionales.
Y a ti, que opinión te merece, cuentanosla.
Buen fin de semana a todos.

El plan Bolonia

El proceso de Bolonia, iniciado en 1999 a partir de la Declaración de Bolonia firmada por los ministros de educación de la Unión Europea, es una declaración conjunta que, con tintes de convergencia, trata de facilitar el intercambio de titulados y adaptar el contenido de los estudios universitarios a las demandas sociales.

Esta declaración de Bolonia ha conducido a la creación del Espacio Europeo de Educación Superior, ámbito al que se han incorporado paises que, incluso no pertenecen a la Unión Europea, y servirá de marco de referencia a las reformas educativas que muchos paises deberán realizar en el siglo XXI.

Para muchos sectores de la sociedad, el Proceso de Bolonia comprende aspectos relativos a toda la reforma universitaria, incluidos los referidos a la financiación de la universidad pública, y tiene, evidentemente muchos detractores y opositores.

En España, entre la comunidad universitaria, el plan Bolonia trae de cabeza a los responsables de educación, no sólo del Gobierno central, sino también a los de las diferentes comunidades autónomas,  que tienen competencia sobre educación superior.

Tratar de aprobar leyes que regulen la educación, sea básica o superior, siempre, desde hace mucho tiempo, ha sido caballo de batalla y de discusiones en los diferentes ámbitos políticos y sociales de este pais.

Lo que no está muy claro, con independencia de la oportunidad o no del momento de la implantación del plan Bolonia, es si servirá o no para algo. Pero lo que no puede permitir este Gobierno, u otro, ni las Comunidades Autónomas, es que se repitan hechos como los de la semana pasada en Barcelona, a los que, por encontrarme en la Ciudad Condal trabajando, tuve oportunidad de asistir, con peligro en algún momento para mi integridad.

El plan Bolonia, u otro de cualquier naturaleza, no puede ser la piedra angular o de toque, para que cada vez que haya una protesta, los anti-sistema, los desalmados, los 200 cobardes de siempre, provoquen a la policía, que tiene la misión de evitar los desordenes públicos.

Lo de la semana pasada, protagonizada por los Mossos de Esquadra, la policía autonómica catalana y los anti-todo, no puede volver a repetirse; si bien las autoridades del ayuntamiento barcelonés deberían tomar medidas ejemplares con, por ejemplo, detenciones masivas de todos esos alborotadores, que una vez más, son los de siempre, porque son los mismos que boicotean las celebraciones del Barça.

Hoy por la tarde hay una manifestación, no autorizada, en Barcelona, que pretende recorrer las Ramblas para efectuar su protesta contra el Plan Bolonia. Concentración no autorizada que debe acabar con detenciones de los alborotadores, en cuanto haya el mínimo conato de violencia callejera, y no cómo los hechos de la semana pasada.

En otros lugares, como Cantabria, los encierros de estudiantes no acaban en la calle, de palos con la policía, sino que son atendidos por, incluso, el vicerrector, y dialogando. No echo la culpa a los estudiantes, pero con los anti-sistema hay que tomar medidas ejemplares.

Encuentros en la Catosfera

Durante el próximo fin de semana, en Granollers, tendrán lugar las segundas Jornadas de la Catosfera, qué aunque sean en Cataluña, es un lugar entrañable para intercambiar puntos de vista sobre el estado de los bloggs y las herramientas 2.0 en la situación actual.

Marc Vidal, el alma mater del encuentro, ha escrito un post sobre el encuentro, que éste año se denominará CDIGITAL. Aconsejo leerlo, y que os animéis a asistir al mismo. Aunque llegaré por la noche, estaré allí desde el viernes.

Ciudades del mundo: barcelona

Posiblemente Barcelona, puerto marítimo, nació como un lugar de intercambio, de comercio entre el continente europeo y el africano, entre Cartago y la península ibérica, lo que ha provacado, que aún con el paso del tiempo, sus habitantes sean grandes comerciantes, como además atestigua la cantidad de firmas que, hoy, se asientan en la Ciudad Condal. Otra cosa es que haya mucha rotación comercial, como afirman muchos de sus habitantes.

img_0830
La ciudad mas importante de Cataluña es, además, conocida como la Ciudad Condal, nombre que, creo, le viene, de la época de los Borbones. El actual Rey de España, Juan Carlos I, concedió a su padre, don Juan, el título de Conde de Barcelona.

img_0829
Durante los ultimos díez años Barcelona ha sufrido las grandes convulsiones de los cambios de la economía, además, en muchas ocasiones, tiene que sufrir que muchos negocios y contratos se vayan a Madrid, donde existe una gran centralización, aunque hoy en día, existen compañias extranjeras, que al iniciar sus negocios en España comienzan en la ciudad catalana, lo que supone una inyección, en muchas ocasiones, de optimismo.

img_0833
No hace mucho tiempo escuchaba hablar de la antipatía de los barceloneses. He de afirmar con rotundidad, que quiénes afirmaban semejante majadería jamás han debido visitar Barcelona. Estar perdido y soloni preguntar a alguien por la calle, te hace sentir como en casa, aunque en todos los sitios cuecen habas.
La cercanía de la montaña junto al mar mediterráneo hace a sus habitantes tener un talante muy diferente al del inferior. En esta ocasión como en otras, puedo afirmar que, Barcelona es sin lugar a dudas una ciudad mucho menos estresante que Madrid: será porque son menos gente, o mas bien por la templanza que proporciona la cercanía del mar, la mezcla de gentes, o simplemente porque al ser más reservados, esas reservas se han convertido en un tópico difícil de entender para el resto de los habitantes de este nuestro país, España.

Una de las frases más impactantes que encontré estos días en Barcelona, fue en las oficinas de Softonic, “La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”, de Pablo Ruiz Picasso.

Barcelona

Quienes habitualmente leeis este blog, quizás os preguntéis porque escribo este post, espero que al final lo entendáis. Yo nací en Madrid, mi padre era de Granada, mi madre es de Madrid, y sus orígenes segovianos. En mi familia, en la se sangre, hay una mezcla catellana y andaluza, que nos hace llevarnos a todos muy bien, pero no por la sangre, ni por donde hayamos nacido, sino porque creo, que así nos lo han enseñado nuestras familias.

En el año 1970, al poco de nacer, mi padre y mi madre me llevaron a Barcelona, y por las fotos que he visto, me suena, que son en Plaza Catalunya. Yo, ni soy catalán, ni barcelones, ni culé. Soy, bueno nací en Madrid, soy hincha del Real Madrid, e hincha, por haberlo practicado, de los Barcelona Dragons.

Hotel Rey Juan Carlos IPort Olimpic

Hace menos años, mi padre me llevó a la Ciudad Condal, al Palau Blaugrana, a ver un Madrid-Barça de basket, da igual el resultado. Muchos de los clientes de la agencia de publicidad de mi padre eran catalanes. Y, oh que casualidad, hoy tengo amistad con algunos de ellos. Ah, y sigo siendo del Madrid…

Desde hace 5 años, voy mucho a Barcelona, por motivos profesionales, y cuando puedo, a descansar en la maravillosas aguas de la Costa Brava, o a pasear por Barcelona: por Rambla Canaleta, por Gracia, por el Rabal, o cualquier barrio de la Barcelona antigua.

chuleton de bueyLuz de Gas

La semana pasada estuve en Barcelona tres días en el Search Congress, sobre buscadores. He comido, en un italiano regentado por napolitanos, el Divina Pedralbes, en la Zona Universitat; cene un entrecot de buey, en el Mussol, y una copa en Luz de Gas, discoteca de renombre, en Muntané, 244.

A mi me gusta Madrid, la ciudad en la que me he criado. Pero, sinceramente, Barcelona, me gusta más que Madrid por varias cosas, hay menos gente, la locura de los atascos es diferente; hay motos, el tiempo es más benigno, tiene mar. A los emprendedores se nos trata de forma diferente, y Baqueira si me apuras está cerca.

Cambiaría de ciudad. Pues, de momento, creo que no. En un futuro? No lo sé, depende de algunos factores, sobretodo familiares. Yo en Madrid me siento muy a gusto, y en Barcelona también. Tengo amigos de Barcelona, y nos llevamos muy bien. Son gente abierta.

Escribo este post para que los radicales, y no están tan lejos, que odian Cataluña, como los que odian Madrid, Valencia o Andalucia, y lo único que saben decir, cuando alguien les dice que se lo paso bien en Barcelona, tres días, que en Barcelona hay más delincuencia que en Madrid, o que en el Rabal alguien murio, por una explosión, o que a fulano lo mataron en Loeches, o con perdón “la madre que los parió”, que en este pais, llamado España, con sus particularidades, existe una cosa que se llama T-O-L-E-R-A-N-C-I-A.

Hoy nada más llegar a Madrid y decir que en Barcelona hay menos tráfico, y menos estres que en Madrid, cosa que es cierta, por otra parte, me encuentro a quienes sólo saben criticar, por criticar, y decir que en Madrid no hay barrios como El Raval. Sinceramente, los hay, y peores.

Pero, desde aquí quiero dar las gracias a todos los catalanes que conozco de ser tan buena gente, como lo son los de Madrid, los de Sevilla, o los de cualquier ciudad del mundo. Los cizañeros son los que deberían esconderse en su agujero, y no salir, ni a hablar.

Nota: Si alguna palabra en catalán, está mal escrita, pido disculpas.