España

Y a la tercera… No fue la vencida

madrid2020Entre las personas que trato habitualmente eran muy pocos los que confiaban en el COI. Más bien, existía un cierto tufillo, que no auguraba un buen resultado. Muchas voces, en las últimas horas, hablan de conspiración, de caza de brujas, de manías persecutorias a España, y lo cierto es que a la tercera no ha sido la vencida.

Madrid ha sido presentada como sede olímpica en tres ocasiones consecutivas pero el palo en esta ha sido monumental. Y parece, que de nuevo estaba cantado. Los miembros del Comité Olímpico Internacional lo señalan cada vez que hay una elección, un evento importante o unos Juegos: sus viajes, sus estancias son, casi podría decir, a todo trapo, a todo tren. Ayer leía que alguno de esos miembros esperan poder dos acompañantes, no sólo a los juegos, sino a todo aquello que organiza el comité.

Además el COI se ha caracterizado por querer organizar los Juegos Olímpicos en ciudades y países en los que las inversiones vayan a ser de gran calibre, sin escatimar gastos.

Y en Madrid, en esta ocasión, no paramos de hablar de austeridad, algo que no le gusta al COI. España, Madrid, sufre una crisis económica sin parangón en nuestra historia, pero nuestros políticos no quieren entenderlo así: a un descenso mínimo en el paro, le dan una importancia máxima que no tiene. Los ciudadanos no necesitamos unos Juegos Olímpicos, a mi me habría gustado, porque la realidad es otra. El paro llega al 27%, cada día se destruyen muchas empresas, las ayudas a los emprendedores no llegan, se hacen muchas promesas y después no se cumplen. Los bancos no dan crédito y seguimos cayendo en picado y, sinceramente, así mejor no desarrollar unos Juegos Olímpicos en los que no se pueda ni se deba gastar. Solucionemos primero nuestros problemas, que por otra parte sin muy graves. No estamos en crisis, estamos ante un cambio de época, ante una revolución y el cambio, el tan ansiado por todos, todavía tardará en llegar, al menos diez años, y como señalaba el sábado Marc Vidal en su blog, lo primero que hay que hacer es atender a la realidad, realidad que nos indica que estamos ante un cambio de ciclo….

Algunas de las imágenes vistas en la sesión de asignación de la ciudad organizadora de los juegos en 2020 son para olvidar. Sin actitud. Si Madrid u otra ciudad española planea organizar unos juegos en el futuro, de verdad aprendamos a hablar en inglés, que hoy por hoy es el idioma del COI, quienes nos representen no pueden por menos que hablar la lengua de Shakespeare, entenderla y conocer el significado de sus palabras.

A los miembros del COI, finalmente, parece que las explicaciones sobre el dopaje no han convencido. No me extraña. Parece que después de la operación Puerto, todo el mundo se ha ido de rositas, y sin embargo a nivel internacional, muchos son los deportistas salpicados por los casos de dopaje. Las respuestas no fueron convincentes. Es más la respuesta de Alejandro Blanco, presidente de la candidatura española no dejo contento a nadie.

A la tercera no ha sido la vencida… y, por favor, no presenten más a Madrid como sede de una Juegos Olímpicos con una representación como esta. Necesitamos políticos que cuando se les pregunte por algo, respondan con contundencia, sin miramientos a lo que se le pregunte.

Estratégicamente, incluso a nivel de marketing, creo que las cosas se podían hacer de otro modo. Aunque insisto, finalmente, que el patio no esta para tirar cohetes, y presentarnos por tercera vez no era necesario: nuestro país está a otras cosas más importante.

Muchos deportistas a quienes admiro, como Rafa Nadal o Pau Gasol, han salido a la palestra a defender a la candidatura, razones muy loables, pero Tokyo había planteado la candidatura de una forma mucho más acorde a los tiempos, sin escatimar en lo inescatimable.

Sociedad civil: política y economía

GrandValiraEn unos días saldré de vacaciones y posiblemente deje de escribir en el blog durante el mes de agosto. La actualidad, sin embargo, viene cargada de acontecimientos desde hace unas semanas y quiero transmitir algunos pensamientos. No quisiera comenzar, ni irme de vacaciones, sin acordarme de las víctimas del terrible accidente que aconteció en la tarde-noche del 24 de julio en Santiago de Compostela, a todos ellos y a sus familias mi mas sincera plegaria para que sean, en la medida de lo posible, reconfortados.

Vivimos tiempos convulsos en la sociedad que nos ha tocado vivir; cada día conocemos nuevos episodios de corruptelas a todos los niveles, políticos, económicos e incluso monárquicos. Media Monarquía está en boca de todos por sus devanéos monetarios, algunos políticos o asesores de esos políticos andan en frentes y líos diversos, por su afán de tener cuanto más mejor y la economía no se recupera, aunque a la hora que escribo esta entrada parece que hay algunos signos positivos (una quimera, porque en realidad no asistimos a una salida de la crisis, porque no estamos en crisis, sino a un cambio de modelo productivo).

La sociedad civil se está tomando los hechos acaecidos con el yerno del Rey, como una más de las corruptelas que podían ocurrir en nuestro país, mas si cabe, cuando hemos vivido unos años de bonanza económica en los que muchos trataban de meter la mano, de forma legal o ilegal, da igual. La actitud del señor Urdangarín roza el más absoluto de los esperpentos cuando manifiesta lo que manifiesta y pretende irse de rositas, por ejemplo cuando trata de desgravarse, en el colmo del surrealismo, de las canciones compradas en iTunes con la cuenta de otra persona. Pero… no nos olvidemos… lo que ocurre con la Monarquía ocurre igual con muchos empresarios, que han tratado de enriquecerse durante años en sus tratos con el poder. No se trata de echar las culpas a nadie, se trata más bien de hacer entender a la ciudadanía, que somos, la sociedad civil, el fiel reflejo de lo que pasa en la monarquía. Cuántos no conoceremos o tendremos un amigo, que ha tratado de trapichear en su trabajo, para conseguir un aumento de sueldo, un puesto mejor o un traslado haciendo regalitos al departamento de recursos humanos. Está a la orden del día. Estoy de acuerdo con que ambas acciones no tienen el mismo valor, pero son igual de corruptas.

La política, mejor dicho algunos de sus políticos, porque no son tantos, caminan por la delgada línea estrecha que separa la corrupción del modo natural de hacer política. Me permito, querido lector, hacerte algunas consideraciones:

  1. La situación es positiva. Y no lo digo yo, lo dicen los medios y muchos políticos. Y escribo sobre positividad, porque lo que se hace, mal o bien, gracias a los medios de comunicación, gracias al uso de internet y gracias al sistema de partidos se conoce casi al minuto. El funcionamiento democrático, al menos en su concepción, funciona. Otro cantar son esas personas, pocas, pero de cierto nombre y relevancia, que están dejando la palabra político por los suelos.
  2. El sistema político es un reflejo de la sociedad. La corrupción que existe a nivel político, como decía más arriba, existe también en la sociedad en la que vivimos. Esos “personajes” políticos que rozan la ilegalidad en sus actuaciones políticas se parecen mucho a esas personas, que en sus ámbitos, los que sean, me da igual, actúan con modelos de producción corruptos. No existe por tanto una casta política privilegiada. Hay políticos que se han corrompido, como hay en cualquier ámbito privado corruptelas. Lo malo, es aquellos casos, es que la repercusión mediática es mucho mayor, que en el caso de estos últimos.
  3. Me atrevería a decir que el 90% de los políticos son honrados. Conozco a personas que su trabajo es el de hacer política y tratan de hacerlo bien, en favor de los ciudadanos a los que gobiernan, olvidando su posición de “poder” o de “privilegio”, y los hay de todos los signos, como Francisco Vázquez, anterior embajador de España en la Santa Sede, alcalde de La Coruña, David Pérez, hoy alcalde de Alcorcón, o Carlos Ulecia, del Ayuntamiento de Pozuelo. Son una pequeña minoría los que se convierten en políticos corruptos.

Mi reflexión final sobre la situación de la clase política incide en que hay determinadas costumbres políticas que deberían cambiar, las leyes que nos dimos con la Constitución de 1978, en muchos casos están obsoletas. El marco jurídico-político en el que nos movemos con triplicidad de administraciones a todos los niveles no ayuda, precisamente, en una situación como la actual. Coincido con algunos amigos que se dedican a la política que los políticos son personas como tu y como yo, pero sigo pensando, que los políticos no entienden lo que ocurre en la situación actual: sobretodo en la parte económica, que al final es la que le importa a la mayoría.

La situación económica que vivimos es muy muy complicada. Hace unos días publicaba en el blog de UNIREmprende, una entrevista con Marc Vidal, uno de los referentes en esto del análisis económico, y apuntaba, las claves, las formas y el por qué pasan las cosas que ocurren.

Pregunta: En una entrada de su blog, “Artificio, peligro y miope” apunta a una situación muy crítica, de hastío de la economía, en el que las verdades son contadas a medias; ¿con todas las medidas que se están tomando y las que no se toman podemos atisbar la luz al final del túnel, tan pronto como se está diciendo o es puro espejismo?

Respuesta. ¿Qué medidas? ¿Estamos de broma? No están haciendo nada significativo ni eficiente. Ni aunque lo hicieran podrían lograr mucho, pues ellos se equivocan en la concepción del asunto. NO estamos en crisis. No hay ningún túnel del que salir porque no hemos entrado en ninguno. Déjate ya de pensar que vamos a recuperar algo. Por suerte no hay recuperación pendiente. Se acabó eso. Vivimos un cruce de situaciones y elementos que confieren a este momento de la historia un punto esencial y diferente a otros momentos clave. Las revoluciones siempre se consideraron una crisis por los que las vivieron. Considero que los sistemas de producción y de transmisión del conocimiento están variando y son los que están haciendo cambiar al mundo. Al igual que a lo largo de la historia se han vivido revoluciones en los modelos productivos como la producción de herramientas de piedra, la domesticación de las especies animales o la industrial, ahora vivimos una digital. En muchos sentidos el cambio de época empieza por este momento de cambios. Eso está lejos de la política y cerca de las revoluciones íntimas y verdaderas de las personas que deben aceptar el momento histórico que nos ha tocado, por suerte, vivir. 

Vivimos una época de cambio de modelo productivo y son muchos los que no quieren entenderlo así, y se afanan por agarrarse al pasado. La cultura empresarial está cambiando, pero continuamos con muchos modelos obsoletos de gestión a nivel público, por tanto cuanto antes se acabe con tantas trabas, dimes y diretes que deben soportar quienes desean tomar las riendas de su vida profesional mucho mejor.

 

La politización del deporte

Vaya por delante que me gusta el futbol, que en mi familia hay hinchas del Barcelona y entre mis amigos alguno del Atletic de Bilbao, pero lo del viernes pasado, en la final de la Copa del Rey en Madrid, rozo el mas auténtico de los esperpentos, como ocurre cada vez que un equipo catalán o vasco juega una final de una competición de este país llamado España.

El himno español es una seña que identifica a España en todo tipo de acontecimientos. Por regla general, en cualquier lugar del mundo, cuando el Jefe de un estado hace presencia en un evento público, más si cabe cuando ese evento es patrocinado por el mismo, se suele tocar el himno del país. Por ejemplo, en UK cuando se juega la final de la Copa inglesa de fútbol, a la que no acude la Reina de Inglaterra sino algún miembro de la realeza, minutos antes del comienzo del encuentro se toca el himno inglés, que es respetado por todos los asistentes al encuentro de manera respetuosa. En USA, cuando el primer fin de semana de febrero se celebra la SuperBowl, a la que no acude por cierto el Presidente del país, antes de comenzar el encuentro una personalidad suele entonar el himno americano, con un silencio y una deferencia por parte del público digna de elogio.

La bandera inglesa, la bandera de las barras y estrellas, la bandera de cualquier país civilizado es otro símbolo de identidad de un país: cada vez que veo a Fernando Alonso, Max Webber (ayer por ejemplo en Mónaco, cantando el himno de Australia) o Sebastian Vettel (aunque no sea santo de mi devoción) subir al podium de un gran premio de F1 y comienza a izarse la bandera de tu país, de su país parece que el tiempo se detuviese: el respeto por el himno, por la bandera de tu país es encomiable.

Curiosamente, cuando se celebró el pasado Mundial de fútbol, en Sudáfrica, la afición coreaba el himno español, con cierto respeto y los jugadores de la selección pareciera tener respeto por los símbolos de su país.

Lo del viernes, de verdad, fue vergonzoso: con quien he hablado de este tema, dicen que eran unos pocos, los alborotadores de siempre. Pues, no, no y no. Respeto muchos a quienes fueron a ver un partido de final de Copa del Rey al Vicente Calderón, a quienes fueron a ver un espectáculo deportivo; sin embargo, a todos aquellos que pitaban cuando se toco el himno, y eso que se habían instalado muchos watios de sonido, consiguieron enrojecer a quienes nos sentimos ciudadanos de un país llamado España. Con su actitud consiguen que seamos el hazmerreír de Europa y del mundo. Fuera, cuando ocurren hechos de este calibre, nos miran raro: si no somos capaces de respetar aspectos tan básicos, como vamos a llegar a cierto grado de consenso y actuación en otros temas más importantes, como es la solución de la grave crisis económica que padecemos.

Si, a todos aquellos que pitaron el viernes al sonar el himno de España, ante la presencia del Príncipe Felipe, que representaba al Jefe del Estado, me caiga como me caiga, no les gusta la Monarquía, el sistema parlamentario en el que vivimos, lo siento señores, pero que consigan la independencia de sus regiones, Cataluña y Vascongadas, que una vez conseguida no vuelvan a jugar una competición española, ni liga ni copa, ni nada que se le parezca y llegados al extremo, los jugadores que se sientan identificados con la sonora pitada del viernes, que por favor no vuelvan a defender los colores de la selección española en ningún partido de ningún deporte.

Ya basta de tanta pasividad: durante la llegada del Príncipe Felipe, durante el encuentro, este señor tuvo que sufrir las iras e insultos, de una panda de desalmados, que además tuvieron la vergüenza de cantar la canción del elefante  y las arañas, como señal de mofa al Jefe del Estado, al Jefe de su Estado, España, por su reciente cacería en Bostwana. Que se equivocó estamos todos de acuerdo, pero ya lo decía Esperanza Aguirre: quizás lo mejor sería celebrar el partido a puerta cerrada, razón no le faltaba. No quiero ni imaginar que habría pasado si se hubiesen quemado banderas o símbolos catalanes o vascos.

Politizar el deporte no es bueno para ninguna sociedad porque al final se habla más de los dimes, diretes y comentarios alrededor del evento, que del propio evento en sí, pero estas actitudes, en las que muchos callan, como los presidentes de Cataluña y del País Vasco, no deberían volver a repetirse. Unas disculpas a tiempo se hacen necesarias ante acontecimientos de este tipo que luego sólo generan disputas mal intencionadas.

cambia y deja que te ayuden

Nos desayunamos hoy, gracias a LaInformacion, que la prima de riesgo llega en España a los 507 puntos, que igual a final de año nuestra economía deba salir del euro o que cuanto menos la UE tenga que rescatarnos. Sin embargo uno de los problema endémicos lo tenemos dentro de nuestras propias economías: las pocas ganas de muchos de trabajar, de emprender, de levantarse cada día para ofrecer a los demás lo mejor que sabes hacer.

Hay gremios, mejor dicho personas de algunos gremios, como el del taxi en Madrid, en el que las ganas de ser buen profesional, buen conductor, una persona amable, comprometida con su trabajo están muy lejos de ser una realidad: hoy, como otras ocasiones, aparcar tocando una parada de taxi, medio vacía, para llevar a unos niños a su colegio, 2 minutos, se convierten en un infierno, cuando el supuesto profesional del taxi, comienza a insultar y maldecir por una espera de 1 minuto (real, no es un ejemplo). Pasar de un estado de sosiego, de disfrute de los niños, de previos momentos de trabajo, a otro cuanto menos estresante, produce hastío y, en ocasiones ganas de mandar todo a la mierda.

Hay también personas, sean del gremio que sean, que por el mero hecho de tener un BMW X5, ya se creen con unos derechos adquiridos frente a los demás: fue el caso de hace unos dias, cuando un señor trato de limpiar los cristales a un coche de esta firma en el paseo de la castellana de Madrid, el conductor en lugar de ser educado y pedir que no le limpiasen los cristales, se deshizo de su auricular bluetooth (prohibido para conducir por otra parte), de su cinturón de seguridad y de sus modales, para solar a voz en grito, “como me vuelvas a tocar los cristales te voy a dar dos h…”, eso educación, saber estar, una ecuación difícil de conjugar, parece hoy por hoy.

Ante una situación complicada, de posible corralito, lo que no debemos perder son la buenas costumbres, perder los papeles no lleva a ningún sitio.

Muchos de estos personajes, que pierden la sinrazón en trabajo, en su vida personal, quizás deberían aprender de los emprendedores, de quienes cada día nos levantamos para prestar servicios a nuestros clientes, poniendo todo lo que esta en nuestras manos o articulando capacidades propias o ajenas para sacar adelante lo que nos proponemos, tanto si se trata de servicios de consultoría como aquellos que centrados en un producto, como le ocurre al taxista, pretenden hacer la vida mas cómoda a los demás.

Pasan las horas y descubrimos que vivimos una etapa muy convulsa en lo que a economía se refiere. El emprendedor, el empresario, comprometido con su negocio al 1000 por 1000, trata de encontrar nuevas formas de financiación, nuevas maneras de llegar a sus clientes, de negociar con proveedores, pero siempre con una sonrisa, con un querer hacer lo mejor para los demás, como @taxioviedo que orquesta sus servicios de transporte de pasajeros, de personas, de forma profesional en Oviedo. Aun no he tenido oportunidad de sentarme en su automóvil, pero los comentarios en twitter y los comentarios de quienes han tenido ese privilegio testimonian que la profesionalidad no esta reñida con la educación.

Es importante darse cuenta que el cambio de mentalidad se hace muy necesario para hacerte valer. Lo experimentamos todos los días, en las relaciones humanas, en las relaciones sociales tanto en el ámbito digital como el ámbito mas tradicional.

El cambio es necesario, como necesario es dejarse aconsejar por quienes saben como llevarlo a cabo. Una vez mas es ley de vida.

Hablando sobre la libertad de expresión

Nuestra Constitución, la que regula los derechos y libertades de todos los que vivimos en España, declara en su artículo 20:

1. Se reconocen y protegen los derechos:

a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.

b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.

c) A la libertad de cátedra.

d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cual quier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.

2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

3. La ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.

4. Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.

5. Sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial.

Sería, de verdad lo digo, muy interesante leerse este artículo de vez en cuando, despacio, entendiendo lo que dice.

En lo que se ha venido a llamar, en los últimos días, como primavera valenciana, hemos comprobado y visto actitudes desmesuradas de la policía. Posiblemente, en su actuación, se hayan equivocado, pero no debemos olvidar que la policía, incluidos los antidisturbios, tienen una misión en el juego democrático, con el que a muchos se les llena la boca, que es la de mantener el orden público. Muchos, en twitter y en las redes sociales, como @anipmaleno pretenden que ante una actuación policial cuestionemos el respeto a la libertad de expresión.

Durante algunas de esas intervenciones, durante algunas manifestaciones, he escuchado a personas de muy diferente índole proferir insultos contra las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, contra los mismo, que hace unos días daban su vida para rescatar a un eslovaco en las playas de A Coruña, llamarles “putos policías, perros, hijos de puta”. En twitter hay quien defiende que insultar está dentro de la libertad de expresión, como @anipmaleno, y tanto ella como quienes defienden esta postura están muy equivocados. No lo digo yo, lo dice la Constitución, esa de la que tanto les gusta hablar, al recordar en el mismo artículo 20, que el limite se encuentra en la conculcación del derecho al honor.

Algunas personas con las que he intercambiado tweets en twitter, pretenden hacerme entender, algo que ni ellos mismo saben de que va: que la libertad de expresión abarca cualquier tipo de manifestación, de insulto, de lo que sea, y que luego, ya se verá en los Tribunales. Esa libertad de expresión no se puede calificar de de libertad como tal, sino todo lo contrario, de libertinaje.

José Manuel León, presidente regional del Sindicato Profesional de Policía, además señalaba sobre la procedencia de muchos de los manifestantes:

“una de las arrestadas ya está fichada por hurto y otro, por tráfico de estupefacientes. «Este tipo de concentraciones que en principio son pacíficas, se tornan violentas por culpa de los radicales antisistema», que «calientan» a los estudiantes con el fin de que la calle «reviente», afirma el presidente regional del Sindicato Profesional de Policía de la Comunidad Valenciana, José Manuel León. Cuando los agentes empiezan a actuar, entonces se quitan de en medio y dejan a los estudiantes en primera fila”

«Lo que no dicen en los medios de comunicación es lo que han tenido que soportar los policías», añade. Los primeros días de protestas, los policías no llevaban los instrumentos de defensa y protección, es decir, ni cascos ni escudos ni otros protectores. A pesar de los insultos, patadas, escupitajos y mordiscos, los agentes no hicieron uso del material de orden público y las detenciones se llevaron a cabo sin usar la fuerza.

Pero la agresividad de los manifestantes fue aumentando y el lunes estalló. Unas 500 personas se lanzaron contra la barrera policial lanzando piedras, botellas, y adoquines contra los agentes y consiguieron sobrepasarles, por lo que se tuvo que establecer una nueva barrera, esta vez sí, protegida con cascos, escudos y porras para dispersar a la gente. «Nos acusan de brutalidad, pero no hay ningún herido grave»

José Manuel Sanchez Fornet, secretario general del SUP, dicen que caldea el ambiente en twitter. Este policía como muchos otros, nos guste o no nos guste, dan su vida y su trabajo todos los días por la defensa de los derechos y libertades. La policía nacional tiene a sus espaldas haber perdido a 145 miembros en actos terroristas, para atender ahora a personas, que amparadas en la libertad de expresión, pretenden echar por tierra la labor que desempeñan cada día. Si en el Instituto Luis Vives hubo palos de la policía, habría que ver las provocaciones. Hablo por experiencia, ya que participé en protestas estudiantiles de hace algunos años, en las que el celebre “cojo manteca” maniataba a muchos estudiantes para atacar a la policía.

De verdad no seamos hipócritas. Nos podrá gustar más o menos, la actitud de la policía, pero no mezclemos churras con merinas. Ayer, sin ir más lejos, los alborotadores que animan este tipo de concentraciones fueron a tratar de hacer lo mismo en casa de Francisco Camps, por cierto absuelto de supuestos delitos, por un Juzgado Popular hace un mes, y en casa de la Alcaldesa Rita Barberá.

Hablar de derechos y libertades no está reñido con el respeto al derecho al honor de las personas. Hace no mucho, por episodios con mayor carga de violencia, en los que se atacó a los representantes democráticos del gobierno catalán, nadie alzaba la voz con el derecho a la libertad de expresión. ¿Por qué si en esta ocasión? ¿La policía debe ser la diana de todas las protestas?

No me tengo relación con la policía, si bien algunos buenos amigos, son miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, y muchos de ellos han dado todo por este país, para defender los derechos y libertades que un día nos otorgamos, después de muchos años con ellos limitados. Y, si la policía obedece ordenes. Y la actuación de estos días ha podido ser desmesurada, pero en muchos casos los violentos antisistema sólo querían reventar las manifestaciones estudiantiles, amparándose en una libertad de expresión, que ni ellos mismos respetan.

Si lees esta entrada y tienes dudas sobre el ámbito del derecho a la libertad de expresión, te invito a leer la ley que lo desarrolla y la declaración de los derechos humanos que clarifica muchas cosas, así como algunos comentarios al artículo 20 de nuestro ordenamiento jurídico.

Finalmente, escribir este blog, es una forma de libertad de expresión, pero debe ser respetuosa con el derecho al honor de las personas sobre las que se opina. No sólo porque sea un derecho, sino porque es una norma cívica de respeto hacia los demás. Y no, porque mis padres o mis abuelos se hayan ganado, con su esfuerzo y trabajo que podamos disfrutar de este derecho fundamental: cada uno de nosotros nos ganamos cada día el poder disfrutar de la libertad de expresión, cuando hacemos un uso correcto de la misma.

Que paseis un buen fin de semana!!!!

Soy del #15M

Yo #soy15m
Como parte del #15m me declaro una persona pacífica y condeno radicalmente todo tipo de violencia: la de los violentos infiltrados en nuestras manifestaciones, y la del Estado, que ha causado más dolor y heridos. Además, condeno la manipulación mediática que enfatiza la información sesgada, parcial o errónea con el propósito de demonizar a los ciudadanos.

Si me manifiesto en la calle es porque:

Mi participación como ciudadano se ha reducido a votar a listas cerradas cada cuatro años para ver cómo los representantes de los ciudadanos no respetan lo prometido en su programa.

Se hacen leyes a favor de grupos de interés en vez de hacerlas a favor del conjunto de la sociedad.

Se invierten recursos públicos para ayudar a minorías poderosas, y no a quienes están pasando situaciones desesperadas ocasionadas por la especulación financiera.

Los grandes partidos están más preocupados por mantener su poder que por ofrecer soluciones para superar esta crisis histórica.

Está a punto de firmarse un “Pacto del Euro” que consiste fundamentalmente en medidas para reducir la inversión pública en servicios esenciales.

Desde diferentes órganos del estado se ha insultado a los ciudadanos, e incluso se ha justificado el recurso a la violencia contra manifestantes pacíficos.

Como parte del #15m, acepto y respeto la diversidad ideológica del movimiento. Cuando participo en una manifestación no reclamo un régimen o una ideología en concreto, ni un modelo social no democrático, ni la eliminación de los partidos o los parlamentos.

Lo que reclamo es una democracia mejor y más humana que, entre otras medidas, necesita urgentemente:

Cambios en la Ley Electoral para permitir una mejor y más directa representación de los ciudadanos en los parlamentos y una mayor participación ciudadana en las decisiones importantes.

Aprobación de una Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública para obligar a la publicación en formatos adecuados y reutilizables de todos los gastos, decisiones y reuniones con grupos de presión por parte de funcionarios y cargos públicos.

Tolerancia cero a la corrupción de candidatos y cargos públicos, y controles ciudadanos para la exigencia de responsabilidad política.

Separación clara, real y efectiva de los poderes del estado.

Control fiscal efectivo de grandes fortunas y operaciones financieras; eliminación de privilegios fiscales a cargos electos.

Políticas encaminadas a solucionar de forma efectiva los problemas hipotecarios y de vivienda.
Servicios públicos de calidad, fundamentalmente salud, justicia y educación.

Eliminación de las leyes que permiten el control administrativo de Internet. La red ha demostrado ser esencial para la libertad de expresión y para responder al peligro de manipulación mediática.

Por todas estas razones volveré a salir pacíficamente a la calle el 19 de junio, #19j.

Si estás de acuerdo, aprópiate del texto y divúlgalo.

….y llego el esperpento

Sirva de antecedente a este post que, aunque no viajo mucho, al menos últimamente, la actitud en si de dejar sus puestos de trabajo los controladores aéreos de España no es defendible bajo ningún punto de vista, y estoy en contra de ese tipo de actitudes.

Ahora bien el gobierno de este país ha sentado dos precedentes:

1. Ante situaciones delicadas, a la hora de negociar un convenio colectivo o unas condiciones salariales o laborales de un grupo de trabajadores, de esas profesiones llamadas sensibles, ha abierto la puerta a una sedición similar, quebrantando muchos principios que imperan en nuestro ordenamiento jurídico y democrático. Si ante una negociación laboral, del tipo que sea y con quien sea, el gobierno no llega a un acuerdo e impone sus tesis mediante decreto ley, es decir mediante “ordeno y mando”, corre el riesgo de encontrarse ante una situación muy similar, de nuevo, a la del pasado día 3 de diciembre.

Desde luego ante la situación económica en que nos encontramos actuar ante sectores sensibles de la población trabajadora con chulería y despotismo no condujo a buen puerto. Es mas el gobierno se equivoca con esa política torticera del ordeno y mando.

2. Estableciendo la situación de estado de alarma, establecida en la constitución del 78 para casos de extrema gravedad, como fueron por ejemplo los atentados del 11-M en Madrid, se ha creado un precedente de difícil solución. Entre otras cosas porque asesorado por no se sabe muy bien quien, en el decreto ( una vez mas, ordeno y mando) que dictamina el estado de alarma, se mezclan muchos términos que cualquier jurista con dos dedos de frente habría hecho de una forma mas cabal, dictaminando alguna resolución mas acorde a Derecho.

Mas el esperpento, lejos de alejarse, ha llegado hasta un limite, ciertamente peligroso, al prolongarse el estado de alarma, que inicialmente debe tener 15 dias, hasta casi un mes mas, simplemente porque un ministro o ministros no se fían ni un pelo de los controladores, a pesar de haber firmado un documento para realizar su trabajo al 100 por 100, durante las Navidades, nada mas y nada menos que poniendo como testigo al Congreso de los Diputados, cámara de representación del pueblo español.

El Gobierno de Zapatero cava cada vez mas hondo, no solo su agujero sino el de muchos españoles, a los que de manera poco cortes, ha bajado los salarios, ha subido el IVA, ha retirado las ayudas de 425€ a trabajadores que no tienen paro ni trabajo o han retirado las ayudas a la maternidad. Por no hablar de la mas que posible subida de la edad de jubilación a los 67 años o la bajada de las pensiones.

Durante los últimos quince días he escuchado de todo, para bien y para mal: todos, si todos, llegamos a una conclusión unánime: los controladores se pasaron con ese plante laboral, nadie esta a favor de su actitud reivindicativa.

Sin embargo somos muchos los que pensamos que el gobierno se paso tres pueblos, pero no solo con los controladores, también con los funcionarios, los médicos y muchos otros que conocéis perfectamente. Esta situación se les escapa de las manos y prolongar la medida del estado de alarma hasta el 15 de enero, pasándose por el arco del triunfo la postura de los controladores, no ha sido la mejor solución, por mucho que el PP se haya abstenido en la votación.

Otros muchos abogan por el despido de todos los controladores, como me sugería un conocido hace unos dias, esgrimiendo argumentos del tipo… “moralmente no estoy de acuerdo con ZP, pero ha hecho muy bien con el estado de alarma, con las bajadas de salarios, con que cobren menos y, finalmente con que les despidan”. Lo mismo podría yo pensar de esas empresas que han recibido encargos de trabajos a dedo por parte del gobierno, para terceros países afines a las tesis de ZP, que no son precisamente de la UE, sino de gobiernos en los que imperan el poder dictatorial.

Seria interesante, querido lector, que para no quedarte con una lectura parcial que leyeses dos posts de dos importantes analistas de nuestro entorno, Marc Vidal, que en Unanimidad Sospechosa, explica claramente la situación real de AENA y muchos de los interrogantes que se han suscitado en los últimos días, alrededor de las cuentas y la deuda de esta empresa pública y  a Melchor Miralles qué en su post “Sí, estamos en estado de alarma” deja muy claro cual es la postura de un gobierno anclado en el ya, tristemente famoso, ordeno y mando, y que no quiera obedecer que se atenga a las consecuencias.

Manifiesto por una red neutral

(Si te sientes cómodo y representado por este texto, dale toda la difusión que puedas y quieras: reprodúcelo, enlázalo, tradúcelo, compártelo, vótalo… todas esas cosas que puedes hacer con total tranquilidad y libertad gracias, precisamente, al hecho de que tenemos todavía una red neutral. Hagamos posible el seguir teniéndola)

Los ciudadanos y las empresas usuarias de Internet adheridas a este texto MANIFESTAMOS:

  1. Que Internet es una Red Neutral por diseño, desde su creación hasta su actual implementación, en la que la información fluye de manera libre, sin discriminación alguna en función de origen, destino, protocolo o contenido.
  2. Que las empresas, emprendedores y usuarios de Internet han podido crear servicios y productos en esa Red Neutral sin necesidad de autorizaciones ni acuerdos previos, dando lugar a una barrera de entrada prácticamente inexistente que ha permitido la explosión creativa, de innovación y de servicios que define el estado de la red actual.
  3. Que todos los usuarios, emprendedores y empresas de Internet han podido definir y ofrecer sus servicios en condiciones de igualdad llevando el concepto de la libre competencia hasta extremos nunca antes conocidos.
  4. Que Internet es el vehículo de libre expresión, libre información y desarrollo social más importante con el que cuentan ciudadanos y empresas. Su naturaleza no debe ser puesta en riesgo bajo ningún concepto.
  5. Que para posibilitar esa Red Neutral las operadoras deben transportar paquetes de datos de manera neutral sin erigirse en “aduaneros” del tráfico y sin favorecer o perjudicar a unos contenidos por encima de otros.
  6. Que la gestión del tráfico en situaciones puntuales y excepcionales de saturación de las redes debe acometerse de forma transparente, de acuerdo a criterios homogéneos de interés público y no discriminatorios ni comerciales.
  7. Que dicha restricción excepcional del tráfico por parte de las operadoras no puede convertirse en una alternativa sostenida a la inversión en redes.
  8. Que dicha Red Neutral se ve amenazada por operadoras interesadas en llegar a acuerdos comerciales por los que se privilegie o degrade el contenido según su relación comercial con la operadora.
  9. Que algunos operadores del mercado quieren “redefinir” la Red Neutral para manejarla de acuerdo con sus intereses, y esa pretensión debe ser evitada; la definición de las reglas fundamentales del funcionamiento de Internet debe basarse en el interés de quienes la usan, no de quienes la proveen.
  10. Que la respuesta ante esta amenaza para la red no puede ser la inacción: no hacer nada equivale a permitir que intereses privados puedan de facto llevar a cabo prácticas que afectan a las libertades fundamentales de los ciudadanos y la capacidad de las empresas para competir en igualdad de condiciones.
  11. Que es preciso y urgente instar al Gobierno a proteger de manera clara e inequívoca la Red Neutral, con el fin de proteger el valor de Internet de cara al desarrollo de una economía más productiva, moderna, eficiente y libre de injerencias e intromisiones indebidas. Para ello es preciso que cualquier moción que se apruebe vincule de manera indisoluble la definición de Red Neutral en el contenido de la futura ley que se promueve, y no condicione su aplicación a cuestiones que poco tienen que ver con ésta.

La Red Neutral es un concepto claro y definido en el ámbito académico, donde no suscita debate: los ciudadanos y las empresas tienen derecho a que el tráfico de datos recibido o generado no sea manipulado, tergiversado, impedido, desviado, priorizado o retrasado en función del tipo de contenido, del protocolo o aplicación utilizado, del origen o destino de la comunicación ni de cualquier otra consideración ajena a la de su propia voluntad. Ese tráfico se tratará como una comunicación privada y exclusivamente bajo mandato judicial podrá ser espiado, trazado, archivado o analizado en su contenido, como correspondencia privada que es en realidad.

Europa, y España en particular, se encuentran en medio de una crisis económica tan importante que obligará al cambio radical de su modelo productivo, y a un mejor aprovechamiento de la creatividad de sus ciudadanos. La Red Neutral es crucial a la hora de preservar un ecosistema que favorezca la competencia e innovación para la creación de los innumerables productos y servicios que quedan por inventar y descubrir. La capacidad de trabajar en red, de manera colaborativa, y en mercados conectados, afectará a todos los sectores y todas las empresas de nuestro país, lo que convierte a Internet en un factor clave actual y futuro en nuestro desarrollo económico y social, determinando en gran medida el nivel de competitividad del país. De ahí nuestra profunda preocupación por la preservación de la Red Neutral. Por eso instamos con urgencia al Gobierno español a ser proactivo en el contexto europeo y a legislar de manera clara e inequívoca en ese sentido.

A vueltas con las fiestas nacionales

Quienes hemos pasado un verano sin mayor movimiento, que no por menos, menos saludable, por la geografía española, sin embargo hemos experimentado las continuas provocaciones, por parte de quienes de autodenominan defensores de la cultura, en las celebraciones de fiestas populares en las que, de un modo u otro, el toro es protagonista.

Asistimos a una persecución por parte de algunos personajes publicos, que ha llevado a situaciones esperpénticas, en las que se nos ha tildado de asesinos a quienes asistimos a corridas de toros, a festejos de suelta de reses, a encierros como los de San Fermin, en Pamplona, los de San Sebastian de los Reyes, los de Leganes o los de Tordesillas.

Podría estar de acuerdo, que en algunas ocasiones, en situaciones muy puntuales, se producen actos vandálicos en los que el ensañamiento con el toro es desproporcionado.

Sin embargo es curioso, que quienes defienden a los toros, frente a quienes asistimos a estos festejos, son los mismos que defienden a capa y espada la práctica indiscriminada de abortos, que no deja de ser un asesinato y no precisamente de un animal, sino de un ser humano.

La defensa, a ultranza, de la vida de los animales, por encima de la de las personas, me parece vergonzoso, y supone la degradación del ser humano no nacido e indefenso, por debajo de los animales.

Personajes públicos, políticos, defensores de una cultura mal entendida, se colocan detrás de la barrera para, amparándose en los postulados del todo vale, convertir al ser humano en un objeto.

Se que esta entrada levantará ciertas ampollas. El verano ha sido prolijo en noticias al respecto, y, llega el momento de tomar una posición clara en este delicado tema.

Con independencia que en algunas fiestas se cometen actos de vandalismo sobre los animales, en la mayoría de ellas, la regulación legal de las mismas es muy clara y estricta, sin dejar resquicio alguno, a la libre interpretación, y ni tan siquiera al ensañamiento con el animal.

Los defensores de las corridas de toros pedimos, mas bien solicitamos, al resto de la ciudadanía que se respeten nuestros gustos, igual que nosotros respetamos los gustos de otros, que no
compartimos, y por los que no tildamos a todo hijo de vecino como un asesino.

La defensa de la vida del ser humano debería estar por encima, de esa defensa tan feroz que se hace de los toros, las focas o los pingüinos, que por supuesto tienen todo el derecho para vivir, aunque habría que ver si lo que tienen es derecho o es facultad o capacidad para vivir, desarrollarse.

Dotar de derechos a los animales supone cambiar la forma de ver la naturaleza de las cosas. Normalmente los ordenamientos jurídicos de los países establecen derechos y deberes para aquellos que pueden tenerlos y cumplirlos: es decir la personas.

Dotar de estos mismos derechos a los animales puede convertirse en algo muy peligroso. La naturaleza debe estar al servicio racional del ser humano. Debemos cuidar la naturaleza, pero ponerla por encima de los seres humanos, cuanto menos me parece un disparate.

En algunas comunidades autónomas de nuestro país se están produciendo situaciones mas propias del esperpento, en las que unos cuantos defienden a los animales, no ya en contra de las fiestas de arraigo popular, sino, y lo que me parece mas grave, por encima de las personas.

No es común en este blog tratar de levantar ampollas, pero nos gustan las corridas de toros, las fiestas populares tan nuestras.

Y tú, qué opinas de las fiestas populares?

Cataluña isn´t different. Cataluña is Spain

Después de la manifestación montada el sábado pasado, previo a la final del Mundial de fútbol, por los independentistas catalanes, y después de ver el debate del Estado de la Nación del día de ayer, me quedo con las celebraciones por haber ganado el Mundial en la Plaza de España de la Ciudad Condal. No tiene desperdicio.

Cataluña es España.