Encuentros Culturales

Con la vida en los talones

Ayer, 27 de mayo de 2010, de nuevo, por segunda vez, en apenas año y medio, tuve la oportunidad de asistir a la presentación del segundo libro, de mi buen amigo el doctor Jesús Poveda, que ha escrito junto a la fenomenal escritora Silvia Laforet, si, si, la sobrina de Carmen Laforet, en las instalaciones del estadio Vicente Calderón.

Con la vida en los talones” narra las diferentes situaciones y tribulaciones, por las que pasan una serie de personas desde la perspectiva de diferentes enfermedades. Se trata de casos de pacientes del doctor Poveda, amigos y conocidos de la autora, y pacientes del doctor José María Villalón, de quien he aprendido, que en la vida no hay que quejarse, sino tratar de cambiar aquello que no nos gusta.

Como padrino de ceremonía, la presentación del libro estuvo dirigida por el doctor Villalón, por el sociólogo Amando de Miguel y por los responsables de Espasa Calpe, la editora de la citada obra.

Como reflejaba el doctor Villalón, si algo debemos aprender de la lectura de este libro, es que si hay y existe voluntad y empatía con la persona enferma, es posible ayudar a los demás. Si te pones en el lugar del otro, en su tribulación, entonces podrás ayudar a las personas.

“Con la vida en los talones” es una obra que, conforme pases de un capítulo a otro, te conducirá a unas ganas terribles por vivir la vida que tenemos, con las dificultades propias de la misma.

Al mencionar el sociólogo Amando de Miguel la individualidad del hombre, que necesita de los demás para llegar alto, en algunas ocasiones surgen a su lado, como por arte de magia, la presencia de Ángeles. Algunos podrían pensar que delira, pero no, a su edad, y después de todo lo pasado en su vida, lo dice con el convencimiento de quien, al ver pasar a su lado a la escritora Silvia Laforet, afirma que un Ángel bueno está cerca de él.

Amando de Miguel, se preguntaba entonces si todas las tribulaciones tendrían solución, realmente: y leyendo el libro nos tocará descubrirlo.

A Jesús Poveda, le debo muchas cosas en la vida, pues un servidor, aunque no de forma grave, sin embargo ha pasado por visicitudes y tribulaciones en la vida, y ver, a un amigo escribir un segundo libro me alegra sobremanera, más si cabe al comprobar, que su sentido del humor no ha cambiado con el paso de los años, cuando rememora, que este libro está alterando el orden público, su lectura tiene efectos secundarios, colaterales, que podremos descubrir con su lectura. Este libro, es, con palabras del autor, “un amigo, un amigo paciente que nos espera, sentado en la mesilla, a que lleguemos a leerlo”.

Este llibro supone un quiebro a la historia, en el que una de las enseñanzas a tener en cuenta, es que debemos conocernos a nostros mismos y, después “partirnos de risa”. Debemos cultivar el sentido del humor de los niños. Los relatos son contundentes, y es significativo cuando quiebras sus propios límites.

En cualquier caso, “Con la vida en los talones” es una apuesta, ya que cuando hay una voluntad, una ayuda, se puede salir hacia adelante. No solo tienes que querer, sino encontrar también a alguien, que te puede ayudar.

En muchas ocasiones, en muchas situaciones de nuestras vidas No basta con saber, ni saber hacer, sino que hay que hacer. Como señalaba el doctor Poveda, le llamaba mucho la atención, cuando en la novela VIVEN, los protagonistas llegan a darse cuenta de las cosas, y a tomar decisiones acertadas, es cuando son conscientes de que nada ni nadie les va a rescatar. En ese momento es cuando eres libre, cuando utilizas tu libertad para tomar decisiones, decisiones, que afectarán a tu vida, de aquí en adelante.

Finalmente, en la presentación, las emocionadas palabras de Silvia Laforet, respnden a la pregunta “sobre la solución de todos los problemas”, cuando afirma, convencida, que no todo se puede solucionar, lo que debemos solucionar, ante la enfermedad propia o la de un ser cercano, es la actitud que tomes, con esa actitud vivirás mejor. Y, “con la actitud llegamos al amor: buscar amor y cuando das el amor es cuando te emocionas“.

Para Silvia, conocer a los personajes del libro ha sido un honor. Las diferentes entrevistas, los momentos de silencio, cada persona, cada caso… Nada pasa por casualidad, todo paso por algo.

Lo importante, palabras de los autores, que suscribo al pie de la letra, es seguir viviendo con la vida en los talones, seguir viviendo con fuerza cada día, aceptándonos como somos, siendo como somos, dejando, en caso de necesitarlo, a los demás que nos ayuden, que nos den un consejo, una palabra de ánimo, un consejo.

El único dolor extremo, que tiene difícil solución, es el dolor del alma. Tendremos, en nuestras vidas, días delicados, días alegres, pero cuando llegue el dolor al alma, es importante encontrar el sentido de las cosas en los amigos. Frente a los problemas debemos ser constructivos, sólo de esta forma encontraremos una solución a las cosas.

Como decía finalmente, el doctor Poveda, “el libro de Matemáticas se suicidó por la cantidad de problemas que tenía

No suelo aconsejar la lectura de ningún libro, pero, el autor de #Conlavidaenlostalones, además de amigo, defiende los ideales, en lo que se fundamenta la vida del autor de este blog. Por ello, os recomiendo la lectura del mismo.

Hablando sobre el adiós

Jesús Poveda de Agustín es una de esas personas, pocas hay y debería haber más, qué cuando pasan a tu lado deján una impronta huella, qué, en muchas ocasiones no se borrará nunca. No recuerdo, el día que le conocí. Si recuerdo vagamente que fue en un campamento de verano, allá por 1980 o 1979, él, un estudiante de medicina, causó en mi, una profunda admiración, y mira, que como el mismo dice, “está más colgao que las maracas de Machín”. Un tipo, que era capaz, con tal de verte sonreir, de subirse a un arbol, a una tirolina, o un gran pedrusco, para enseñarte las maravillas que se ven desde las alturas, allí en los bosques de Torremocha del Pinar, en Guadalajara.

Ayer, en el Círculo de Bellas Artes, en la madrileña calle de Alcalá, tuve la oportunidad de asistir a la presentación de su primer libro, titulado “EL BUEN ADIÓS”, que ha escrito junto a Silvia Laforet. Cómo señalaba, en la presentación el doctor González Barón, Jesús ha puesto las ideas, el argumento, y Silvia, como buena escritora, las palabras, y el toque de sensibilidad.

El buen adios

Mi buen amigo, el doctor Jesús Poveda, hizo, por recomendación del doctor González Barón, la tesis sobre “la información del tratamiento al enfermo terminal”, un tema tan de actualidad hoy en día. Como decía alguno de los asistentes, y corroboró en este post, cuando un amigo tuyo, o un hijo, escribe un libro, es que ya lo ha hecho todo. Jesús se dedica desde hace unos años, en su afan de ayudar a los demás, a dar clases en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid.

img_0791

Ayer nos presentaban este libro, su primer libro, en su segunda edición, y después de siete presentaciones del mismo, en el que viene a hablar de un tema tan importante en nuestras vidas, como es el aprender a morir, o mejor dicho como le gusta decir a él, aprender a vivir con la muerte. Igual que un día nacimos, un día moriremos, y no hay vuelta de hoja, así será, y no hay que huir de ella, no hacerse el loco. 

Madrid a través de un cristal

En este libro, en el que se combina una buena pluma, con un buen argumento, los autores nos enseñan a respetar a la vida, desde el nacimiento hasta la muerte natural. La muerte es compañera, forma parte de la vida, es compañera del viaje que nos toca vivir. “El buen adiós” es una obra profundamente vitalista:

La vida, continua espiral de encuentros y despedidas, está colmada de momentos en los que debemos aprender a decir adiós. Todas las pequeñas separaciones que hemos de aceptar en el transcurso de nuestra existencia nos preparan, sin apenas darnos cuenta, para el final de la vida tal y como la conocemos; para que ese último adiós que es la muerte, tantas veces acompañada de un doloroso proceso de enfermedad, sea “un buen adiós”.

Este libro recoge experiencias reales de enfermos, familiares y profesionales en situaciones tan comunes como difíciles: muertes inesperadas, enfermedades terminales, la comunicación de malas noticias o la muerte vista por los ojos de un niño. Y partiendo de esas y otras realidades reflexiona en torno a un tema esencial e inevitable, como es la muerte y todo lo que la rodea: los cuidados paliativos, la eutanasia, la atención en el domicilio o en el hospital, el testamento vital, el proceso de duelo adecuado, la buena comunicación en momentos cruciales… En definitiva, un libro lleno de vida y de amor.

 

tertulias culturales: cine

Hace catorce años mi buen amigo el doctor Poveda, psiquiatra de reconocido prestigio, junto a sus hermanos, comenzó a celebrar en la casa familiar de Collado Villalba (Madrid) una serie de encuentros, con personajes de reconocido prestigio en España: unas veces economistas, otras políticos, en ocasiones aventureros, y en otras gente del cine y de la cultura española. 051

Por esta casa, conocida como “La Poveda“, han pasado gentes como Rafael Termes, Federico Trillo, el sociólogo Amando de Miguel, el gran Jordi Tarres, y otros, muchos.

Ayer por la noche, asistimos un grupo de amigos, a la presentación del corto “Huellas”, dirigido por Liberto Rabal, nieto del gran Paco Rabal, en el que nos cuenta las vivencias de las enfermeras, cuando en el ejercicio de su profesión, se encuentran, con la dificil papeleta, de separar o no, los sentimientos delante de una persona que sufre. Es cierto que refleja con mucho realismo la situación de una enfermera, cuando ejerciendo su profesión, como una auténtica profesional, se enfrenta al mismo tiempo, con la difícil realidad de ver como sufren los pacientes, y como en ocasiones, ese sufrimiento hace sufrir también al médico, a la enfermera, al anestesista. En el posterior debate algunas enfermeras presentas, agradecieron a Liberto Rabal haber realizado este corto, por la realidad a la hora de retratar la, en ocasiones, difícil situación de las enfermeras, a la hora de ejercer una profesión tan bonita.

Posteriormente, Angel Blasco, Fundador y Director de la Escuelas de Artes Visuales de Madrid, y director entre otros films, de “El Viaje de Arian“, “Casaté conmigo, Maribel“, “Puerta del Tiempo“, nos mostró su último trabajo innacabado, como se encargó de remarcar en varias ocasiones, “Erick”.

En este excepcional corto, cuenta la historia de una niña que tiene un hermano tetrapléjico. Los valores que tiene este corto son de una categoría excepcional. No puedo contar mucho mas, porque está innacabado.

Angel Blasco y Liberto RabalEn el posterior turno de preguntas, en el que hubo cierto debate, se les preguntó a ambos, sobre el estado del cine, con respecto a nuestros hermanos europeos, siendo de gran interés las aportaciones de ambos, en el sentido de preconizar por un cine más global, no tanto, en terminos de cada pais, sino de promover un cine enfocado, a lo que en publicidad conocemos, como el 360. Hablaron de la integración en numerosas ocasiones. Importantes fueron las aportaciones, en torno a la importancia que deben tener los contenidos, los verdaderos protagonistas, del cine global. Se habló de la buena salud de que goza el cine español, en este momento, y de la importancia de mostrar a los espectadores, nuevas historias, con mensaje.

Ambos nos hablaron de sus proyectos, y se habló del próximo rodaje de la película de un conocido best-seller del difunto Torcuato Luca de Tena, por parte de Angel Blasco. Aunque se habló del cine publicitario, sin embargo, no se ve con buenos ojos, este tipo de cine, si no es rodado y dirigido, por el director, sin que tengan voz y voto, cada uno de los miembros del equipo creativo de una campaña. En este punto, mostré mi disconformidad con este planteamiento, pero como era una reunión de amigos, no le dimos más importancia.