Cultura

Libertad para acceder a los contenidos culturales

Esta mañana nos desayunábamos con el cierre de la plataforma “Megaupload” por parte del Departamento de Justicia de la Administración Obama qué, por otra parte, considera a los creadores de la citada plataforma como una asociación de criminales, que han provocado pérdidas de 600 millones de dólares a la industria de los contenidos, así como el enriquecimiento de sus miembros con más de 160 millones de dólares.

Las salpicaduras del cierre de esta web han llegado, incluso a España, al considerar el FBI, que el portal Series Yonkis pertenece a dicha plataforma, y por ende debía ser cerrado. Sin embargo, como podemos leer en la portada del portal español, nada tienen que ver con Megaupload:

La empresa Burn Media, S.L., titular exclusiva de dichas páginas desde agosto de 2010, en ningún momento ha tenido contacto ni relaciones comerciales de ningún tipo con Megaupload.
Megaupload es una empresa diferente y, por tanto, completamente desvinculada a los servicios de Burm Media, S.L. Por este motivo, cualquier reclamación por el cierre de la página deberá hacerse a Megaupload, que es la que ofrecía los diferentes servicios de hospedaje a los usuarios registrados.
En España, como en el resto del mundo civilizado, el problema se magnifica, con detenciones y cierres de páginas, desde un lado o desde otro, como ocurría esta mañana con Anonymus al hachear diversas páginas del gobierno americano. El problema como bien señala José Luis Orihuela, en eCuaderno, no reside entre los gobiernos y los piratas, la raíz del problema son las industrias culturales.
Desde hace bastantes años, las industrias qué, en principio, representan a los creadores de los contenidos culturales, se lucran de forma salvaje de esos contenidos, ponen precios desorbitados a los consumidores, haciéndonos pagar cánones, que luego son inconstitucionales, con sistemas anacrónicos de pago por uso de los contenidos. La industria del cine y de la música son los ejemplos más claros. La proliferación de portales, en los que se descargan dichos contenidos, no ya para venderlos, sino para consumirlos, ha sido un hecho durante estos últimos años.
El problema es que el ciudadano, de a pié, con acceso a internet, allí dónde se encuentre, con velocidades de vértigo, no está dispuesto a seguir pagando esas barbaridades por cualquier contenido que quiere consumir. Muchos músicos se han dado cuenta, que no necesitan, ni a las sociedades protectoras de sus derechos, ni a las grandes productoras, para llegar al gran público. Con pequeños sellos discográficos, con estrategias de venta en formatos digitales, con la realización de conciertos en condiciones, se han encontrado un nuevo panorama, en el que, incluso, algunos, cada vez más, utilizamos medios de consumo de contenidos culturales de pago, si si si, de pago, como Spotify, en los que podemos consumir los contenidos, sin necesidad de realizar descargas de contenidos en portales como los cerrados.
En la industria cinematográfica lo que ha ocurrido, lo que sigue ocurriendo, es sencillamente escandaloso, las grandes productoras junto con las sociedades de defensa de los derechos de propiedad intelectual de sus asociados, siempre unos poquitos, aquellos que tragan con todo, aunque cada vez son menos, han conseguido, que en países, como España, el consumo de productos españoles, haya caído hasta lugares nunca vistos, como se decía hace casi un año Alex de la Iglesia, al señalar que la industria del cine no debía tener miedo a Internet.
Hoy Alex se preguntaba, qué pasaría con los contenidos legales alojados en Megaupload. Y yo voy más lejos, dónde queda la libertad de expresión, dónde queda la libertad para el consumo cultural. Con cierres como los de anoche, en plataformas donde algunos o muchos pagaban por descargarse dichos contenidos, la libertad queda pergeñada.
Mientras la industria de los contenidos culturales no atienda a razones, seguiremos tratando de consumir contenidos, mediante descargas en portales como Megaupload, o utilizando diferentes portales de micropago, que no supongan un gasto, tan brutal, para que encima todo el pastel se lo repartan unos pocos.
Para acabar, si hay algún incrédulo defensor de las industrias de contenidos culturales con formatos tradicionales, que lea algunos de los artículos de hoy de Enrique Dans, muchos más clarificadoras que las líneas de este post.

Riete en la Red de redes…

¿Quién no ha tratado, en alguna ocasión, de buscar ese video con gracia, que le hizo echar una carcajada y conseguir relajarse unos minutos?

¿Quién no ha recordado un chiste, pero después no logra encontrar dónde lo había visto?

¿recuerdas el famoso anuncio de Heineken, en el que las chicas enseñan su armario y los chicos encuentran, en casa del amigo, un armario gigante convertido en nevera, repleto de cervezas?

Desde hace un par de semanas tienes un lugar donde encontrar todos esos vídeos, chistes, episodios graciosos y llenos de humor. El portal se llama Estupiweb.

Estupiweb es un portal, en el que sus creadores, creyeron importante reunir en un portal aquellas secuencias graciosas, algunas de ellas auténticas joyas, que puedes encontrar en muy diferentes portales.

Unos son graciosos

algunos son peligrosos

y algunos son, simplemente, eso, graciosillos.

En definitiva, puedes ver todos estos vídeos y muchos más en:

O bien en su página de:

O, en su canal de:

Esperamos que disfrutes, te rías y compartas tus impresiones con nosotros.

Tradiciones Nacionales

Hace algunos meses y, desde hace algunos años con mayor frecuencia, se habla mucho de la diferencia entre nacional y nacionalista.
Pero no pienses que vengo a hablarte de política, sino de cultura, o mas bien de espectáculos, que luego veremos si pueden catalogarse de cultura o no.
Desde la época de Francisco de Goya, quizás antes, en España se celebran diferentes espectáculos que tienen como protagonistas a personas y a uno o varios toros. Es una tradición que nos gusta, no a todos, pero si a unos cuantos, no solo en España, también en Francia, y en muchos países de America del Sur.
No me refiero solo a los espectáculos de las corridas de toros; hay muchos pueblos de España que celebran encierros, fiestas y otros espectáculos donde el toro tiene un gran protagonismo.
Hace unos meses, en el ejercicio de sus libertad, y de la facultas que nos otorga nuestra Constitucion, algunos ciudadanos catalanes decidieron presentar una ILP (iniciativa legislativa popular) en la que solicitaban la prohibición de celebración de corridas de toros en Cataluña.
En Cataluña habra personas a las que les gusten los toros, como el apoderado de Jose Tomas, y, a quienes, no les haga ni pizca de gracia. Pero es la gracia de la democracia y la libertad, hay cosas que me gustan y otra que no.
Al mismo tiempo, en otras comunidades autónomas, como Valencia, Madrid o Navarra, han salido a defender la fiesta o el espectáculo de los toros, y han querido refrendar esa postura declarando la fiesta como de interés general.
En el polo opuesto está el futbol, y, que quede claro que soy aficionado al mismo desde el principio; el fútbol es otra tradición en España, tenemos grandes canteras como la de Lezama, en Bilbao, la de la Masia, del Barcelona, o la del Sevilla. En este deporte nacional, que se practica a nivel de todo el territorio, subvencionado con fondos públicos, y privados, por supuesto, habrá personas a las que les guste y a quienes no.
Alguien me dirá que no vale la comparación, ya que en el fútbol no hay “tortura” a un animal. Cierto no la hay.
Mi reflexión va en dos direcciones:

1. Tanto los toros como el fútbol son tradiciones nacionales, subvencionadas en parte con fondos publicos, a unos les gustan y a otros no, pero, con nuestros impuestos se financian ambas cosas. El pasado miércoles en el programa 59 segundos, la escritora Lucía Etxebarría abogaba por el planteamiento absurdo de, como a mi me parece una tortura, que mis impuestos no vayan a pagar lo que no me gusta: perdone señorita escritora eso se llama demagogia. A mi no me gustan políticas que desarrolla el gobierno, y, no por ello, dejo de pagar mis impuestos o monto un pollo, lamentable, como el que se vio el miércoles.
La fiesta de los toros, como otras muchas cosas, deberá ser vista y atendida por quienes les gusta y por quienes apreciamos que forma parte de nuestra cultura, pero no exigimos con manifestaciones, en las que en muchas ocasiones se roza la violencia, que el toro es sagrado o que el toro es nuestra vida.
El espectáculo de los toros es una tradición nuestra: decir que solo el 1% de la población los ve, o que según una encuesta de Gallup, al 72% no le gustan los toros, no es demagogia, simplemente es una encuesta, y ese tipo de encuestas están anquilosadas, como lo están los grps o los sistemas de medicion publicitaria tradicionales.
Efectivamente son encuestas, y, pueden ser extrapolables, que no quiere decir que sean reales.
Si, finalmente, el Parlamento de Cataluña, suprime la celebración de las corridas de toros en Cataluña, no quitaran, a los que no gustanos toros, la posibilidad de volver a ir a la Monumental de Barcelona a disfrutar de Jose Tomas. Continuaremos viendole en otras plazas. Sin embargo, con este tipo de políticas, en las que aparece un sentimiento nacionalista, se corre el peligro, de llegar a la segunda reflexión.

2. Desde hace algunos años, en el mundo del fútbol, ocurre algo curioso: algunas comunidades autónomas, por temas de pura economía en unos casos, y, en otros, por razones históricas, políticas y nacionalistas, comenzaron a desarrollar la historia de las selecciones nacionalistas de fútbol: la catalana, la andaluza, la vasca, la gallega, etc, etc.
Por razones económicas, por razones de dar espectáculos de fútbol en Navidades, a los chavales, puedo entender esas selecciones, aunque quedaría mejor: como hace Zidane, los amigos de Sergio Ramos (andaluz) contra los amigos de Xavi Hdez (catalán). Muchos de esos jugadores, en aras de dar y ofrecer un espectáculo, en muchas ocasiones se ven envueltos en unos embolados muy curiosos, sobretodo cuando aparece el componente nacionalista.
Sin embargo, y, en el caso de Cataluña, es fehaciente, la celebración de esos encuentros tiene una connotación mas política que deportiva. Se abandera el nacionalismo catalán exarcerbado, como el de Joan Laporta, identificandolo con un deporte, y además, a diferencia de los toros, provoca una serie de hechos, que desembocan en violencias verbales y en ocasiones, hasta físicas.
España sigue siendo una nacion, con diferentes costumbres, a unos nos gustan los toros y a otros no; a unos les gusta el futbol y a otros no.
Pero llevar ambas tradiciones nacionales al ámbito de la política y, al ámbito de la politica nacionalista, caso de Cataluña, además puede llevar consigo reacciones encontradas.
A mi, y es una opinión muy particular, me ha dado la impresión que el Parlamento Catalan, en ese camino de dar palos de ciego, trata de contentar al nacionalismo exarcebado, el de izquierdas, al que no le gustan los toros, como tampoco que jugadores de fútbol catalanes defiendan los colores de la selección española, la de su país. Ambas tradiciones son de todos los que vivimos en España, a unos nos gustan, a otros no: con nuestros impuestos se subvencionan ambas, como otras cosas que gustan a unos, y a otros no.
Si con ello el Parlamento catalán, busca la separación, independencia, o lo que sea, de España, lo lleva crudo, pero muy crudo. Si deciden que no se celebren mas corridas de toros, en Cataluña, que lo haga, esta legitimado para hacerlo, pero luego que no pidan subvenciones para temas relacionados con las fiestas de los pueblo, donde se pone fuego en la cornamenta de un toro: eso si es tortura.
Me gustan los toros, en mi familia hay un torero, ya retirado, pero torero, y me gusta el fútbol: yo seguiré iendo a estos espectáculos, y defenderé a quienes quieran verlos, en Cataluña o en Galicia; en Canarias o en
Mallorca.
Como apunto el apoderado de Jose Tomas, ahora toca dar la batalla contra los toreros, como torturadores de animales; sin embargo en Canarias se permiten las peleas de gallos. Después de ver una, hace unos días, no se que mas tortura, ver a 20 energúmenos gritar a dos pollos, o aplaudir a un seńor que en el afán de ofrecer un espectáculo, se pone delante de un toro de 500 o 600 kilos, y le da veinte pases, jugandose la vida en cada uno de ellos.
En definitiva son tradiciones nacionales.
Y a ti, que opinión te merece, cuentanosla.
Buen fin de semana a todos.

Moises: un corto con mensaje

Anoche, un buen conocido de San Francisco, que muchos conoceréis, Ezequiel Triviño, me mandaba una petición muy simpática, como todas las que él manda; como se nota que trabaja en publicidad, y que es uno de los buenos.

Con ocasión del  VIII Festival de cortos en Internet de Notodofilmest, resulta que Ezequiel se embarcó a patrocinar un corto del director Juan Pablo Martín Rosete, en que narra las peripecias de un homeless de San Francisco, de nombre Moses, a través de su agencia WIKREATE, junto a Canal +, La Caixa y La Ventana Azul.

Captura de pantalla 2010-02-25 a las 10.34.49

El corto en cuestión, I Wish, ha quedado entre los finalistas, y tiene bastantes opciones de ser el ganador. Es un corto con mensaje, de esos que gusta ver, y por eso, os pido que le echéis un vistazo, y si os gusta lo votéis. Como me comentaba Ezequiel, el premio irá destinado, en su totalidad para Moses.

Moses, SF

De antemanos os doy las gracias en nombre de Ezequiel y, sobretodo, de Moses.

I Wish

el futuro de Internet a debate en Europa

Debate que comenzó hace ya bastantes años, cuando algunos señores vieron peligrar sus negocios de los contenidos, se llamen músicos, directores de cine, o cualquier otro que producen contenidos, para que  el resto de los mortales paguemos sus excesos, simplemente cada vez, que oímos una canción, o descargamos un video para nuestro uso y disfrute. En la época de la burbuja de las .com muchos de esos lobbies, comenzaron a darle vueltas a como limitar los derechos o las acciones de los consumidores, a la hora de descargarnos contenidos.

Desde que la sgae, como otras asociaciones de esas que dicen defender los derechos de los artistas cuando producen algún tipo de contenido, se dió cuenta, qué podía sacar tajada de los contenidos, se ha dedicado a perseguir, si si, perseguir a quienes descargamos contenidos en la red.

Tratar de limitar esta facultad, es lo que ha llevado a todos estos lobbies, sean sociedades de autores, operadores telefónicos o políticos esclavos de los votos de los anteiores, a plantear una estrategia, no sólo a nivel de cada pais, sino a niveles supranacionales, como en el caso de la UE.

Enrique Dans se quejaba, y con mucha razón, tanto ayer como esta mañana, del peligro de la votación que hoy ha tenido lugar en el Parlamento Europeo. No ya los lobbies, sino los propios parlamentarios con el hacha de guerra entre los dientes, tratando de limitar nuestros derechos, como ha hecho Sarkozy en Francia.

Prentender lo impretendible ha conducido, como primer revés, a qué el Parlamento haya retrasado la votación de esta directiva a Septiembre. Y como señala Manuel Almeida en su blog, parece que los parlamentarios europeos, ante la presión de los internautas, se lo han pensado dos veces.

Está el patio, ante la celebración de las elecciones europeas el 4 de junio, como para aprobar leyes de este tipo. Sin embargo, creo que es momento de concienciar a todos los actores de semejante panorama, no a ponernos de acuerdo, sino a evangelizar con mayor tesón, a todos aquellos que creen que Internet es una jauría de perros.

Empezando por explicar a nuestros políticos, que los internautas, primero no somos ladrones, ni delincuentes, ni expoliadores de los derechos de autor de nadie, y que, quizás, por encima de ellos, somos lo que menos delinquimos cuando usamos un contenido para nuestro disfrute.

En estos días se han oido voces, qué, seguramente por desconocimiento, han tratado de señalar como ladrones y fuera de toda legalidad a Spotify, a Yes.fm, a YouTube, o a cualquiera que se les pase por sus mentes calenturientas. Debemos mantener la alerta y continuar con pie firme defendiendo nuestras posiciones, pues de aquí a septiembre, parece que nos van a dar bastante caña desde esos sectores.

Es curioso que, no sé si a raiz de esta votación, Esteban González Pons, diputado del PP ha tenido a bien, en el día de hoy, exponer una votación o parecer sobre la SGAE en su perfil de Facebook, en que textualmente propone: “Vamos a votar, ¿cuántos de los presentes piensan que la SGAE, tal y como está configurada, debería desaparecer y ser sustituida por un sistema más racional de defensa de los derechos de autor?”

En dos horas ha creado un serio debate sobre el tema, y esperemos que no sea una iniciativa más, simplemente para hacer ruido y luego retirarse. Necesitamos que los políticos se compremetan en la defensa de los derechos de los internautas, y que no se nos tilde de ladrones o delincuentes desde cualquier sitio.

Los internautas, los usuarios de contenidos, los que, por otro lado nos dedicamos a dar a conocer la cultura con nuestros blogs, con las redes sociales, con nuestros contenidos propios, se nos definda en Europa, con las mismas armas que se defiende a los autores, o qué ocurre, que ellos, algunos de ellos tienen más derechos que nosotros…

la ministra de la SGAE

Cuando no ha pasado ni una semana desde el nombramiento de Ángeles González-Sinde, como titular del Ministerio de Cultura, muchos de quienes sentimos, con sus palabras, que puede cometer uan violación de nuestros derechos, resulta que el grupo creado en Facebook contra su nombramiento, llega a los 15.000 miembros.

Es posible que durante los próximos días, reanudado el trajín político, muchos de los que han estado cerca del anterior ministro de Cultura, como los artistas y los defensores de los derechos de autor, con cánones o fórmulas retrógradas, más propias de otras épocas, comienzen una guerra sin cuartel contra todos aquellos, que incluso defendiendo nuestra cultura, pensamos que no es una forma correcta la llevada hasta la actualidad, por los ministros de cultura de nuestro pais.

El nuevo panorama, posiblemente, lleve a situaciones como la vivida por Sarkozy esta semana, y parece que la cruzada emprendida por políticos que no entienden nada sobre los contenidos, nos lleve a situaciones un tanto peligrosas, que en muchos casos, su única pretensión es la de desviar la atención de lo verdaderamente importante en este momento: la peligrosa situación de la economía española.

publicar un libro digital: donde

Durante las dos últimas semanas, me han llegado a mi blog dos comentarios sobre sendos libros, que después de leerlos me han parecido interesantes. Sin embargo, y a la hora de hablar de ellos, me gustaría puntualizar algo sobre los libros digitales.

En primer lugar me gustaría aclarar que, si bien agradezco que alguien me envíe, bien una reseña de su libro, o bien el ejemplar fisica o digitalmente, inicialmente preferiría no hablar de libros en mi blog, cuando la petición va encaminada a hablar de las bondades o no de un libro. Prefiero que esto sea así, entre otras cosas, porque no soy un medio de comunicación a la usanza tradicional, y porque podría caer en la tentación de sólo hablar de aquellos que me gustan, o de aquellos que no me gustan.

En segundo lugar, tengo bastante trato con una editorial digital, BUBOK, y conozco a la gente de Libros en Red, e inicialmente no me decantaré por una u otra editorial digital, y menos por un libro publicado en una u en otra. Es posible, qué algunas personas lo entienda como cerrar una puerta a unos u otros, pero inicialmente este blog nació con la idea de hablar de diferentes temas, utilizando el criterio del autor. No porque me lleguen libros de una u otra editorial digital hablaré de una u otra. Creo que los dos modelos de editorial son correctos, y cumplen una función muy necesaria, a la hora de leer un e-book.

Espero que lo entendáis, tanto escritores, como editores. No ha sido una decisión fácil, más bien todo lo contrario, y no ha estado exenta de ganas de hablar de un libro u otro. Muchas gracias.

el cielo de Madrid

Hace unos meses, a raiz de una conversación con unos amigos, en la que hablabamos de la oferta cultural de Madrid, se nos ocurrió una idea, que por el poco entusiasmo de algunos, quedó en eso en una idea: se trataba de fotografíar los monumentos más emblemáticos de Madrid, pero aquellos que están cerca del cielo.

Muchos de estos cantos a la arquitectura moderna, o cantos a la belleza, no están catalogados en niguna guía de Madrid, pero sin embargo tienen su historia. Llevaba dandole vueltas algunos días, después de hacer algunas fotografías qué hacer con ellas, y he tenido dos ideas: una es la de publicar este post con algunas de las fotografías hechas, para que quienes vivis en Madrid, o quienes venis de vez en cuando, podáis admirar una parte de nuestra cultura, que en principio no está en ninguna guía; la otra idea, para la que iré pidiendo cierta colaboración es crear una página en Facebook, donde poder ver tanto la historia de estos edificios, como situarlos, con las diferentes aplicaciones que existen.

Corte Inglés Princesa
Corte Inglés Princesa

Príncipe de Vergara

Príncipe de Vergara

Espero vuestros comentarios y pareceres sobre esta iniciativa.

La última provocacion de ZP: González-Sinde

Traer a ministros de la época más corrupta de la historia de España, es un signo inequívoco de inmadurez política, pero la provocación del Presidente del Gobierno, con el nombramiento de Angeles González-Sinde, al frente de la cartera de Cultura, llega hasta niveles, ciertamente, peligrosos.

Desde el minuto cero de su nombramiento, la ministra, se va a encontrar con la firme oposición, no de quienes descargamos ilegalmente contenidos para luego comercializar con ellos, sino de quienes no entendemos la aprobación del dichoso canón, de los que no entendemos la política de toma y dale de los derechos de autor, de algunos de los artistas españoles, que en vez de dedicarse a ofrecer contenidos, se dedican a protestar, y, en algunos casos, a prohibirnos la utilización de los contenidos con fines visuales o con fines auditivos, y de todos aquellos que abogamos por una utilización racional de los contenidos, de sus descargas, y que no entendemos de los miedos de los artistas, si en vez de tanta zarandaja, se propusiesen utilizar los medios online para conseguir un beneficio racional, sin molestar a los usuarios.

Nosotros estamos unidos en esta cruzada por el reconocimiento de nuestros derechos. Esos artistas, que amparados por la SGAE, dirigida por el señor Bautista, lo tienen bastante crudo, si piensan, que como en otros ámbitos de la política, piensan que nos vamos a estar callados, y vamos a seguir las directrices injustas de Zapatero. Hasta que no lleguemos a esos parametros de sintonia, con éste u otro gobierno, no dejaremos de defender nuestros derechos.

Yo, como internauta, como autor de este blog, no estoy en contra de los derechos, que puedan tener los artistas, a los que respeto, simplemente abogo por un sistema más justo, a la hora de disponer de tal o cual contenido. Si el gobierno de Zapatero se dedicase a combatir los delitos cometidos por la mafias de la pirateria, que si utilizan los contenidos para medios ilícitos, posiblemente otra gallo cantaría, apoyado, eso sí por una regulación de los derechos de autor.

Pero como pasa en este pais de chimbamba, siempre hacemos las cosas al reves, y tratamos de castigar al debil, al indefenso usuario, que se descarga una canción para su boda, y debe sufrir los embites de los justicieros de la SGAE. 

baner_sindeVienen tiempo muy oscuros para quienes utilizamos la red, para trabajar, para escribir, para comunicarnos con nuestros amigos, y un largo etcetera.  Enrique Dans lo califica de pesadilla.

No quiere entender Zapatero, que con la decisión de nombrar a esta persona, lo único que va a conseguir es disminuir nuestra competitividad y hacer un feo a nuestra capacidad de innovar. Y, como señala, la Asociación de Internautas, que ZP, además, no se da cuenta de lo importante que es difundir el conocimiento en condiciones de libertad para potenciar la creación de nuevos descubrimientos y así aprovechar la capacidad de la sociedad de incorporar esos avances a su actividad productiva. 

No se da cuenta el Presidente del Gobierno, que poco después de conocerse la noticia del cambio en la cartera de Cultura, los internautas ya hemos creado grupos en redes sociales como Facebook, donde no dejaremos de seguir apostando por nuestros derechos.

El plan Bolonia

El proceso de Bolonia, iniciado en 1999 a partir de la Declaración de Bolonia firmada por los ministros de educación de la Unión Europea, es una declaración conjunta que, con tintes de convergencia, trata de facilitar el intercambio de titulados y adaptar el contenido de los estudios universitarios a las demandas sociales.

Esta declaración de Bolonia ha conducido a la creación del Espacio Europeo de Educación Superior, ámbito al que se han incorporado paises que, incluso no pertenecen a la Unión Europea, y servirá de marco de referencia a las reformas educativas que muchos paises deberán realizar en el siglo XXI.

Para muchos sectores de la sociedad, el Proceso de Bolonia comprende aspectos relativos a toda la reforma universitaria, incluidos los referidos a la financiación de la universidad pública, y tiene, evidentemente muchos detractores y opositores.

En España, entre la comunidad universitaria, el plan Bolonia trae de cabeza a los responsables de educación, no sólo del Gobierno central, sino también a los de las diferentes comunidades autónomas,  que tienen competencia sobre educación superior.

Tratar de aprobar leyes que regulen la educación, sea básica o superior, siempre, desde hace mucho tiempo, ha sido caballo de batalla y de discusiones en los diferentes ámbitos políticos y sociales de este pais.

Lo que no está muy claro, con independencia de la oportunidad o no del momento de la implantación del plan Bolonia, es si servirá o no para algo. Pero lo que no puede permitir este Gobierno, u otro, ni las Comunidades Autónomas, es que se repitan hechos como los de la semana pasada en Barcelona, a los que, por encontrarme en la Ciudad Condal trabajando, tuve oportunidad de asistir, con peligro en algún momento para mi integridad.

El plan Bolonia, u otro de cualquier naturaleza, no puede ser la piedra angular o de toque, para que cada vez que haya una protesta, los anti-sistema, los desalmados, los 200 cobardes de siempre, provoquen a la policía, que tiene la misión de evitar los desordenes públicos.

Lo de la semana pasada, protagonizada por los Mossos de Esquadra, la policía autonómica catalana y los anti-todo, no puede volver a repetirse; si bien las autoridades del ayuntamiento barcelonés deberían tomar medidas ejemplares con, por ejemplo, detenciones masivas de todos esos alborotadores, que una vez más, son los de siempre, porque son los mismos que boicotean las celebraciones del Barça.

Hoy por la tarde hay una manifestación, no autorizada, en Barcelona, que pretende recorrer las Ramblas para efectuar su protesta contra el Plan Bolonia. Concentración no autorizada que debe acabar con detenciones de los alborotadores, en cuanto haya el mínimo conato de violencia callejera, y no cómo los hechos de la semana pasada.

En otros lugares, como Cantabria, los encierros de estudiantes no acaban en la calle, de palos con la policía, sino que son atendidos por, incluso, el vicerrector, y dialogando. No echo la culpa a los estudiantes, pero con los anti-sistema hay que tomar medidas ejemplares.