Cambia tu entorno: emprende

Cuando hace unos meses empece a trabajar en UNIR, en el área de postgrados, me llamo la atención la presencia de un Máster para Emprendedores. Me explicaron que ante la falta de demanda de plazas se había decido posponer el mismo. Soy de la opinión que para crear tu propio negocio, para desarrollar tu idea, necesitas otro tipo de apoyos, como los que ofrece la Universidad con sus programas de postgrados que te pueden facilitar una visión más clara del potencial de un futuro emprendedor, o los que ofrece la escuela de negocios Advance Business School, que imparte programas de postgrado más enfocados en esta línea.

Al mismo tiempo UNIR presentaba en julio el programa UNIR Emprende, una convocatoria de inversión y aceleración de proyectos con una dotación de 2 millones de euros, además de otros apoyos a nivel tecnológicos que ofrecía la Universidad Internacional de La Rioja. Una convocatoria con vocación universitaria que pronto salto las barreras locales y autonómicas, para convertirse en un referente del movimiento emprendedor en España.

emprender

A muchas personas les produce cierta desazón oír la palabra “emprendedor” pues piensan que no se puede vivir montando tu propio negocio sin pasar por una mala época, sobretodo a nivel económico. Pero el problema de fondo es que esas mismas personas no tienen muy claro que significa emprender.

Emprender es definir, es crear algo donde antes no había nada, es provocar cambios, y como dice mi amigo Enrique Dans, es una pasada.

Para hacer entender a esa ingente mayoría que emprender se convierte en un estado natural de determinadas personas, hay que explicarles que en determinados momentos de la vida profesional las personas que tienen una idea tratan de desligarse de su status quo trabajando para otros, para embarcarse en una aventura soñada, en la que crear un servicio, un producto, una acción para los demás, se convierte en el leiv motiv de sus vidas.

Desde finales de verano de 2012 hasta el 15 de noviembre del mismo año he mantenido un estrecho vínculo con el movimiento emprendedor a través de UNIREmprende. La convocatoria ha llegado a su fin, al fin de seleccionar los proyectos en los que la Universidad Internacional de La Rioja va a invertir el fondo económico que dispuso y los apoyos tecnológicos y educativos que va a prestar a los mismos. La experiencia ha sido increíble. Vivir desde dentro lo que he visto en otro tipo de instituciones desde fuera, requiere un post mucho más extenso, que espero escribir en breve.

A finales de 2009 monté mi propio negocio de consultoría de marketing online, desde el que hemos provisto a algunas empresas de los medios necesarios para tener una estrategia de comunicación digital bien definida, bien aprovechada, para conseguir unos objetivos, sus objetivos de negocio, utilizando herramientas y hojas de ruta que sirviesen a los mismos.

En el trabajo que desarrollo en UNIR hay muchas ocasiones de ayudar a conseguir los objetivos de negocio de la Universidad utilizando los conocimientos y experiencias adquiridas en estos tres últimos años. Emprender, hacer algo diferente, definiendo nuevos procesos de actuación, inspirado por profesionales como Marc Vidal, Antonio Domingo, Antonio Gimeno y la inestimable experiencia profesional de mi padre y algunos de sus seguidores como Javier Díaz Colmenar y mi hermano, que en momentos de crisis trató de seguir adelante, hasta que pudo, con su idea de provocar cambios, me han conducido a no detener mi mentalidad emprendedora.

Emprender dentro de  UNIR, la Universidad en Internet, es posible todos los días, tratando de poner en práctica experiencias, nuevas ideas e interacciones de profesionales del marketing que con su quehacer emprendedor han puesto un punto de cordura en este mundo cambiante que nos esta tocando vivir.

Finalmente, si en algún momento te planteas una idea de negocio, montar tu propia empresa, en definitiva emprender, piensa que, al principio, estarás sólo. Define que quieres hacer, que quieres aportar, decide que cambios provocara tu idea y ponte manos a la obra. Y, sobretodo, no tengas miedo al fracaso, los errores, las equivocaciones deben servirnos para levantarnos, y darnos cuenta de aquellas cosas que tuvieron un planteamiento erróneo. Se positivo, caer no es malo, lo importante es levantarse con nuevo ánimo para recomenzar, una o las veces que haga falta.

 

La fotografía pertenece a UOC