Cada 19 de enero

Hace, hoy, siete años, que mi padre dejo de estar entre nosotros. Para quien os escribe, desde entonces, es un día complicado. Todos los días, y más desde que tengo hijos, me acuerdo de él, pero hoy, ha sido diferente, cada 19 de enero es diferente. Esta mañana, al dejar a mi hijo mayor en la guardería, me han venido muchos recuerdos de hace 40 años cuando él nos llevaba al colegio en su Seat 600 amarillo, más tarde en su Citroën 2CV, y después en alguno de aquellos automóviles que tanto le gustaban.

“Cuando tengas hijos”, me lo decía en repetidas ocasiones, te darás cuenta de muchas cosas. Es cierto, no nos da la vida para echar la vista atrás, y sin embargo, en días como el de hoy, en situaciones económicas como las actuales, le echo de menos. Por una parte es un sentimiento de agradecimiento por haberme dado la vida y por otro es una congoja, al recordar sus últimas horas en este mundo, que coinciden con la hora en que escribo esta entrada.

Hasta hoy, 19 de enero, no había re-estrenado el blog, y echo de menos, el ponerme un par de horas a escribir sobre tecnología, marketing, nuestros clientes, vivencias de quién os escribe. 2012 ha empezado diferente, pero sabía que de hoy no podía pasar.

Cada 19 de enero ocurren cosas especiales y éste no ha sido diferente. Va por ti, papá!!!!!!!